El Amanecer de los Muertos, el remake de James Gunn y Zack Snyder

«Cuando no queda sitio en el infierno, los muertos caminarán sobre la Tierra», decía el slogan de la película original de George Romero, y así lo repite el guión de James Gunn para la película de Zack Snyder. Allá por 2003 y con el 28 días después de Danny Boyle todavía muy reciente, los zombies habían resurgido con toda la fuerza del mundo y por eso lios productores Marc Abraham y Eric Newman decidieron que era una buena idea que la tercera película de su nueva productora fuera un remake de Dawn of the Dead, lo que por aquí se llamó «Zombi» a secas. Y sí, dieron en el clavo con el momento.

El mayor pecado de esta película es que buscas Dawn of the Dead en youtube y casi todo lo que sale es de esta película y no la de Romero.

Porque hace veinte años EEUU estaba rodeada de terrores, algunos reales, otros inventados, la mayoría basados en pura paranoia, y allí donde las peliculas originales de Romero se habían movido entre la paranoia racial y la guerra fría, el no hay futuro o directamente la deshumanización de la sociedad y la muerte de los valores, ahora ya se buscaba un terror completamente irracional que consistía básicamente en un ser que corría mucho y te mataba muy rápido. Y sobre eso trabajó un guionista que era fan declarado del original, James Gunn, creando una «reimaginación» de la historia original que poco tiene que ver con la ella más allá de que la mayor parte de la acción ocurre dentro de un centro comercial. La introducción ha cambiado por completo, los personajes ya no tienen nada que ver y se introducen varias de las típicas preguntas que se hacían los fans de los zombis que doy por hecho que a Romero ni le importaban ni le interesaba sacar en una película, como la forma en la que un zombi podía infectar a una embarazada y la forma en la que eso podría afectar al feto y una completa falta de finalidad a una buena parte de las escenas de la misma; las cosas ocurren sí, pero no parece haber un plan a largo plazo, un tema o una historia que te quieran contar a lo largo de la misma. No hablamos de que la película necesite una lección moral o algo parecido, si no de que, para una película que supuestamente vende como uno de sus temas la redención, no se preocupa en lo más mínimo en desarrollar el proceso que te lleva hasta ella en ningún momento. Pero claro, estamos hablando de una película de Zack Snyder, la primera película de Zack Snyder como director.

Los planos de tráfico desmadrado y la carretera remiten al 28 días después de Danny Boyle.

Para que os hagáis a la idea, Snyder venía de dirigir publicidad y ésta está considerada como su «película buena». Todavía no ha desarrollado sus tics que tomará del 300 de Frank Miller, y la película cuenta con Matthew Frank Leonetti como director de fotografía, un veterano de películas como Límite 48 horas con Walter Hill o Días Extraños con Kathryn Bigelow, con lo que a buen seguro para Snyder esta fue una oportunidad para aprender mucho de un maestro, y probablemente por eso seguramente sea la única película de Snyder en la que la fotografía no está machacada como un diente de ajo en una fiesta del alioli. Es una fotografía algo quemada, a la que parece que le han metido demasiado rato en una cubeta de lejía, pero sirve perfectamente al propósito del film y no llega a parecer ridícula. En lo que sí que creo que está la marca Snyder es en los montajes musicales a lo largo del film, algo muy de James Gunn que seguramente tenía ya en el guión pero que Snyder ha explotado constantemente y que en esta película tiene uno de sus mayores exponentes, utilizándolos de la misma forma que en Watchmen para ponerte en situación de cómo ha empezado la pandemia zombi; aunque en este caso hace algo mucho más perverso, que es ponerte como primera escena del montaje no a gente siendo mordida por un pangolín o algo parecido, si no a gente rezando en una mezquita. Una imagen que a primera vista no tiene nada que ver con todo lo que pasa después en el montaje, pero que en esta película y en el contexto de su estreno cobra otro significado bien claro: la película está hablando de la xenofobia y la «guerra contra el terror», pero no de una forma tan eficaz como Romero hablaba de estos temas.

¿Por qué?

Desconozco como llegó a estar el mensaje de la película «lost in translation», pero doy por hecho que vosotros también tenéis vuestras sospechas. El poner una oración en la mezquita puede significar que la paranoia nos lleva a la ruina, que el virus lo inventaron terroristas islámicos -¿recordáis la paranoia por los sobres rellenos de ántrax?- o, si pensamos fatal, que le está echando la culpa a los musulmanes en general y ésto es una racistada tremenda. Teniendo en cuenta lo mucho que intenta la película alejarse de todo mensaje político -que lo intenta muchísimo y con todas sus fuerzas, vaya que sí- como que me quedo con la idea de que Gunn intentó introducirlo en la película y Snyder lo diluyó por completo porque joder, conocemos a Zack Snyder y su trastorno de déficit de atención; es un tipo que puede llegar al set dispuesto a hacer una secuencia que explique perfectamente la trama principal de la película y acabar pasándose la tarde haciendo un plano que se le acaba de ocurrir porque le parece estéticamente muy bello. Y a las pruebas me remito, porque en esta película se dedica mucho tiempo a lo estético y poco tiempo a la narración, con planos totalmente irrelevantes a los que se les dedica mucho tiempo como cuando la protagonista, Ana, se lava la mano en una fuente y nos ofrecen un plano subacuático en cámara lenta para enseñarnos como la sangre se mueve lentamente bajo el agua. Totalmente irrelevante y equívoco, porque puede hacerte creer que Ana está infectada -que no lo está- o que hay algo que la vigila desde el fondo del agua -que tampoco-. Simplemente a Snyder le gustó y lo casco en el montaje final.

¿Se está lavando la culpa del superviviente o qué?

No, no la considero una gran película y creo que es el ejemplo perfecto de por qué los zombis lentos y tontorrones de Romero funcionan mucho mejor; allí donde las bestias rabiosas de Snyder no cuentan absolutamente nada más allá de parecerse a Jay Leno o Burt Reynolds, en la película de Romero la caracterización de muchos zombis te cuenta quienes eran y cómo murieron. Falta atención por el detalle, el zombi no tiene personalidad y la película no tiene más ambición que darte un par de sobresaltos y hacerte pasar el rato con gente corriendo y sufriendo. Una pena.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

11 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Roger
Roger
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Aunque no he visto ninguna (el género de zombis no me atrae), Dawn of the Death contenía un elemento de crítica social. Unos supervivientes se encierran en un centro comercial y se enamoran tanto de los lujos que allí tienen que se niegan a dejarlo (incluso con un apocalipsis zombie en marcha).
Personalmente, siempre me ha parecido que un apocalipsis zombie, tiene una lectura racista: es una invasión de gente de aspecto extraño y desagradable, hambre insaciable, que habla raro… Es lo que imaginan los de Vox cuando piensan en la inmigración.

Simonix
Simonix
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Una de las «flojas» de Romero escupía esta interpretación a la cara del que la quisiera oir, pero como eso sería política se dedicaron a insistir en que ya estaba mayor y que «land of the dead» era un bodrio

Lord_Pengallan
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

La xenofobia la puede tener todo el mundo. Los fanáticos de la izda ven como zombis a cualquiera que no sea de su grupo. De hecho la peli original de Romero es eso. Los zombis son paletos rurales, usease, machistas y racistas. La xenofobia no es patrimonio de una ideología política sino del pensamiento de pureza, es decir, del fanático de algo, sea eso una religión, un partido o un equipo. Es un pensamiento prehumano, mira a los felinos, y por eso al que se deja llevar por lo irracional le sale enseguida,

winter
winter
8 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

«Es lo que imaginan los de Vox cuando piensan en la inmigración»
Exacto, que Romero decia que se valía de las peliculas de zombies para hacer critica social. Este video trata el tema, aunque es un poco viejito sigue vigente:
http://minchinela.com/repronto/2009/04/15/capitulo-23-lo-que-viene-de-abajo/

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Yo la imagen de una muchedumbre rezando en una mezquita la interpreté como una de las posibles reacciones de la gente ante un apocalipsis zombi (ponerse a rezar), que al fin y al cabo aquí en España tenemos rogativas a la Virgen pidiéndole que llueva, y que fuera en una mezquita o ante la basílica de San Pedro era algo indiferente, pero tal vez mi interpretación fue tremendamente cándida.

Without Name
Without Name
9 meses han pasado desde que se escribió esto

No estoy muy seguro, pero creo que la gente rezando en la mezquita viene a mostrar simplemente gente temerosa de Dios.

Antonio Jota Comu
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Esta versión de Snyder me cabrea mucho por lo que comenta Roger. La original lanza una crítica tremenda al capitalismo, al racismo, a la cultura armamentística yanqui y, sobre todo, al consumismo. El centro comercial se ve como un ejemplo de la decadencia de nuestra cultura, y no hay nada más patético que ver a los zombis deambulando por él porque es lo que hacían también en vida. En la versión de Snyder es todo lo contrario: no existe tal crítica, enseguida deriva en un porno de armas y el centro comercial se contempla como todo lo contrario, como el último baluarte de la civilización. Me jode, sobre todo, porque estoy convencido de que, en el proceso, se cargó el guión de Gunn, y que muchos elementos que aparecen en la peli de forma serie era satíricos en el libreto, como el telepredicador o el francotirador de la tienda de armas.

Antonio Jota Comu
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Y lo de la mezquita al comienzo de la misma creo que sólo se puede interpretar de forma islamófoba; por la época en la que salió la peli, por el contexto de la propia película (por ejemplo, y de nuevo, el telepredicador que culpa de todo a los gays, abortistas y similares) y por cómo retrata el Snyder a los árabes/musulmanes en otro de sus filmes. Se puede argumentar que en el cómic de ‘300’ ya existía esa carga islamofóbica antes que en la peli… pero es que, en la peli, convierte a los persas directamente en monstruos de pesadilla, mientras el tebeo aún tenía la decencia de mostrarlos como humanos.

Zatannasay
Zatannasay
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Es que hay un arte, que es la narración con imágenes, de la que Snyder carece.

El cine es transmitir una información, es una comunicación. Snyder solo amontona escenas molonas, que narrativamente se pelean unas con otras.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Los zombies de 28 días NO son zombies, son infectados. Lo dice aqui Enjuto Mojamuto justo al final.

https://youtu.be/pvgNB1ND-jM?si=GmaN3a1g052x-o5A

Lord_Pengallan
9 meses han pasado desde que se escribió esto

La peli es muy mala. Yo la vi porque decían que estaba bien y a mi las de Romero me gustan mucho, pero es aburrida porque es larga y no aporta. No recuerdo bien el principio pero creo que claramente indica que los musulmanes son potenciales enemigos de EEUU, qué estamos en el 2003!!! Qué pasó en NY en el 2001? De todas formas si algo demuestra esta peli es que Snyder es un cabeza hueca. No tiene pensamiento. Es decir, esas imágenes están por moda.