Dawn of the Dead y los zombies de rebajas

Por aquí no solemos hablar mucho de zombies, porque quieras que no los zombies a estas alturas están muy machacados. Con esto no quiero decir que sea un género muerto, si no que casi todas las historias que se han hecho con ellos eran un desastre o directamente aburridísimas. Aun así, hoy me gustaría hablar de una película de zombies en concreto, porque si hay alguien que realmente sabía hacer historias de zombies, ése era George Romero y éso es lo que hizo en Dawn of the Dead o, como se conoció por estos lares, El Amanecer de los Muertos.

Nada que ver con Zack Snyder, aunque hiciera un remake «reimaginado» con guión de James Gunn.

La película la estrenó en 1978 con el apoyo de un grande del terror italiano, Dario Argento, y venía a ser una secuela de la Noche de los Muertos Vivientes, que había estrenado unos diez años antes. Su trama, fotocopiada hasta la náusea a posteriori, viene a contarnos como una grupo de supervivientes se hace fuerte en un centro comercial y consigue vivir una vida «normal» en el mismo, disfrutando de los placeres del capitalismo y tal. Aun así, Romero siempre se quejó de que sus sucesores se quedaban siempre en la superficie y que no conseguían más que rascar la superficie de todo lo que sus historias de zombies podían hacer, y vista esta película con los ojos de generaciones posteriores que han conocido el género por The Walking Dead o los infectados de 28 Días Después, como que se te hace lenta, los personajes no son carismáticos o interesantes y lo más importante de todo, te enfadarás porque los zombies son una broma.

Aunque todo se ha ido a hacer puñetas, la gente sigue haciendo programas de televisión, porque hay que mantener la calma y la «normalidad» sea como sea.

Y es que los zombies de Romero son gente pintada de azul, tal cual. En muchos casos ni siquiera tienen manchas de sangre o la ropa rota, más que zombies parecen una versión homo sapiens de los pitufos negros, alguien les mordió y se transformaron en señores azules con la vista perdida. Peor todavía, estos zombies son lentos de cojones, y la mayor parte de la película hay que reconocer que como máquinas de matar son un pelín torpes. Para entendernos, estos zombies durante casi toda la película apenas matan a nadie y los protagonistas los marean como el protagonista de cualquier videojuego de Resident Evil en los tramos finales del juego, esos en los que ni te molestas en reventarlos porque tienes algo más importante que hacer. Y claro, es normal que los que están acostumbrados a los infectados de la película de Danny Boyle, que corren cual perro rabioso en pos de su presa, crean que estos zombies son un desastre, porque al final parecen más parte del mobiliario que una amenaza o un peligro real.

Más que zombies parecen pitufos borrachos.

¿Qué es, entonces, lo que hace de los zombies de Romero algo tan importante, tan interesante? ¿Es solo una cuestión «seminal», de que el que lo inventó se merece todo nuestro respeto, pero se quedó obsoleto con sus sucesores? Nada más lejos de la verdad, porque los zombies de Romero tienen una personalidad tremenda. Los propios personajes de la película lo explican en un par de ocasiones; estos zombies en realidad son un eco de la persona que eran, no son simples máquinas de matar hambrientas de carne humana. Son tontos de narices, no son capaces de hacer un razonamiento básico para cualquier animal, porque en realidad no razonan y tienen dos funciones: salir detrás de la carne humana y repetir la misma acción una y otra vez, esa acción que su cuerpo llevaba a cabo cuando estaba vivo. Así, los zombies de esta película se pasan el día metidos en el centro comercial, porque en vida eso era lo que hacían. Se dan vueltas por las tiendas una y otra vez, y les da absolutamente igual todo lo que ocurra a su alrededor, ya puede venir la tercera guerra mundial o una pandemia mundial (otra, se entiende) que ellos van a seguir con su rutina, van a seguir haciendo lo mismo sin pensar por un momento en que están haciendo o qué está pasando.

Y se suben a las escaleras mecánicas tan frescos, y no se toman un vino en una terracita porque no estaba de moda por esos lares, que si no…

Romero explora estas ideas contando pequeñas historias con las acciones que realizan estos zombies, un zombie madre con su hijo o un zombie con una herida en el pómulo que se pasa el rato mirando el cañón de su escopeta, dejando claro que intentó suicidarse para no acabar convertido en zombie y la cosa le salió mal. Y así es como los protagonistas se establecen en el centro comercial, despachan a los zombies «propietarios» del centro y los engañan para que nunca entren en ciertas zonas del mismo, con lo que pueden vivir una vida relativamente normal ahí dentro. Como toda historia de zombies, esa fortaleza acabara cayendo eventualmente y la estupidez o soberbia de los «vivos» quedará patente cuando la realidad zombie se imponga e invada de nuevo el centro comercial que es «suyo» por derecho porque por algo lo patean todos los días. Pero claro, ¿cómo les vas a decir a los zombies que tienen que salir a buscar comida en otro lado, que ya se han acabado los vivos disponibles y están buscando una ganga en pantalones que nunca va a llegar?

¡Abrid ya que queremos ir a las rebajaaaaaas! ¡Rebaaaaaajaaaaaaas!

Puede que Dawn of the Dead haya envejecido en muchos aspectos y note mucho más los tics de su época que su predecesora de los años 60, pero la idea principal de Romero sigue estando más presente que nunca. Romero seguiría haciendo más películas de zombies porque eran las únicas en las que realmente le dejaban hacer, y hasta llegó a escribir algunos cómics sobre el tema para DC y Marvel. Para entonces le habían salido montones de imitadores, pero tristemente muy pocos de ellos tuvieron en cuenta que los zombies eran solo una herramienta y no un fin en si mismo, con lo que el género zombie se transformó rápidamente en «diarios de supervivencia» que eran bastante menos interesantes que las críticas sociales de George A Romero…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

13 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
M'Rabo Mhulargo
Admin
04/01/2021 12:02

Se mas directo y di que la version de snyder no le llega a esta ni a la suela de los zapatos!

M'Rabo Mhulargo
Admin
04/01/2021 20:41

Una película de snyder sin puñetera gracia?? Inaudito!!

Arlequín
Arlequín
04/01/2021 22:30
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Nunca va a ser tan mala como Man of Steel o sus tristes secuelas.

Snyder empezó su carrera como un mediocre y empeoró cada vez más.

Payton Wynn
Payton Wynn
04/01/2021 12:14

Aorovechando que mencionáis a los pitufos negros, es curioso ver que ese cómic es un ejemplo perfecto de epidemia zombi: ahora tenemos el primer contagio, se empieza a extender porque no saben de qué se trata, cuando los decubren, se ponen a buscar al Paciente Zero, y pierden a casi todo el grupo de búsqueda antes de encontrarlo, empiezan a buscar una cura mientras las infecciones se disparan… hay escenas, como la de un pitufo recién infectado que va corriendo detrás de otro y diciéndole «¡Me ha mordido! ¡Me ha mordido!» mientras éste intenta dejarlo atrás y le grita «¡Vete!… Leer más »

Last edited 6 meses han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
M'Rabo Mhulargo
Admin
04/01/2021 20:39

En la película Things to Come/La Vida Futura, de 1936 y escrita por HG Wells se mostraba un arma biológica que se utilizaba durante una guerra y que dejaba a sus victimas convertidas en zombis, viéndose obligados los supervivientes a dispararles para frenarles y que era otro precedente claro de los zombis.

M'Rabo Mhulargo
Admin
04/01/2021 20:33
Responde a  Payton Wynn

Ya hablamos de ese gran comic por aquí hace unos meses y si que es curioso ver lo adelantado que fue a su epoca y lo bien que ha envejecido.
https://brainstomping.com/2020/05/29/de-pitufada-con-peyo-y-los-pitufos-negros/

Lo que me recuerda que debería releerme el resto de los álbumes de los personajes en cuanto tenga una oportunidad.

zatannasay
zatannasay
05/01/2021 01:41

Es que las historias de terror son un grandísimo espejo de la sociedad. Ese es su verdadero valor. Yo me quedo con los Hare Krishna zombies, eran zombies antes y después de morir. Espejos de los miedos de la sociedad como las historias de mounstruos radiactivos durante la Guerra Fria. O los «sacamantecas» durante la época del hambre. Walking Dead como cómic sí funciona bien. En el sentido de que los verdaderos mounstruos son los vivos; mientras los zombies son parte del paisaje más que otra cosa. Pero en las obras de los imitadores en las que estos se dedican… Leer más »

Asylum
05/01/2021 14:04

Buenas, la película en España no se conoció como «El amanecer de los muertos», sino como «Zombi». Lo peor de estos zombis es el maquillaje (aunque hay excepciones, la caracterización de Flyboy es una de ellas) y hombre, matar no matan mucho al igual que ocurre en La noche de los muertos vivientes, porque el verdadero peligro está en los propios seres humanos. Por otro lado, por lentos que sean, su fuerza está en el número, eso es lo que hace grandes a los zombis romerianos. A mí la sensación de peligro sí me la transmiten. Por ejemplo los policías… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
05/01/2021 18:54

No sé nada yo de zombies, pero dire que me quedo con los zombies del voodoo antes que con los de los virus y la ciencia. Lo que es decir, me quedo con esas ideas que Gerber exploraba con Simon Garth (aunque fueran similares a las que exploraba con Man-Thing).