El pasado domingo llego por fin ese momento esperado por unos y temido por otros, el primer episodio de una nueva etapa en Doctor Who en la que ha cambiado todo delante y detrás de las camas, el showrunner, los guionistas, el compositor, el sexo del/a protagonista… Una etapa que dependiendo de a quien leyésemos iba a ser un punto de inflexión revolucionario para la veterana serie o su sentencia de muerte… Una etapa de la que tras ver el primer episodio solo puedo decir que… pse.

De momento la serie ha empezado con un “podría mejorar”

En un rincón perdido de Gran Bretaña la bucólica paz y monotonía ha sido rota por la llegada de un extraño ser venido de muy lejos, una criatura extraña de orígenes e intenciones desconocidos que podría ser una terrible amenaza para la humanidad. Pero la Tierra no esta indefensa, sigue contando con la protección de alguien que hará todo lo que este en su mano para protegerla de cualquier amenaza, pero eso sera si consigue recuperarse de su ultima regeneración a tiempo…

Hay cosas que nunca cambian del todo

Pues al final la cosa como ya digo ha sido un poco pse, ni frio ni calor, un comienzo de etapa un tanto soso y desangelado para todo el revuelo que se había armado. Y si, se que es un tanto injusto juzgar esta etapa solo pro su primer episodio, pero es que un primer episodio debería ser capaz de enganchar al espectador. Aunque de todas formas esto no pretende ser una critica furibunda, solo una primera toma de contacto de una nueva etapa que pese a no comulgar con algunos de los cambios (sigo pensando que el Doctor debería haber seguido siendo un hombre y que la BBC tendría que haber sacado una serie paralela protagonizada por Jenny, una rescatada y regenerada Susan Foreman o mejor aun, River Song)

¡Que grande podría haber sido!

Pero pese a que hubiese preferido otro enfoque estaba dispuesto a darle una oportunidad (y voy a seguir dándole unas cuantas mas) a esta nueva etapa mas que nada porque gracias a la serie de Broadchurch tanto Chris Chibnall, el nuevo showrunner, como Jodie Whittaker, la nueva Doctor, se habían ganado mi respeto, y eso pese a que lo único que había visto del trabajo de ambos tenia un tono bastante alejado de lo que es Doctor Who, pero talento había y me fiaba de ellos. Es por eso por lo que este comienzo de temporada me ha dejado un poco frío, porque esperaba algo mas y lo que me he encontrado es un poco mas de lo mismo.

De momento voy a seguir fiándome de ellos un poco mas

Bromas infantiles sobre lo extraño que le resulta su nuevo cuerpo que ya les veía poca gracia en tiempos de David Tennant, una Doctor (yo veo la serie en ingles, para mi sigue siendo Doctor) desorientada tras su regeneración, adoptar como companions (que ahora son llamados “friends of the Doctor”, porque eso de companions debía sonar ofensivo o algo) a las victimas de la amenaza de la semana… Cambiarlo todo para que todo siga igual. Algo por otra parte comprensible ya que nadie quiere alienar a sus espectadores, pero aun así esperaba algo un poco mas arriesgado o por lo menos no tan convencional.

Lo que si me esperaba y temía, es que al igual que ha sucedido en el mundo del cómic ante cambios similares, Chibnall, o alguien de su equipo, han sentido la necesidad de ponerse a la defensiva y justificar por boca de su protagonista, que los cambios son buenos, que en el fondo todo sigue siendo lo mismo y blablabla. Una postura defensiva que nunca me ha gustado ya que soy de la opinión de que los creadores lo mejor que pueden hacer en estos casos es ignorar por completo las criticas (pese a que en mas de una ocasión, como esta que nos ocupa, yo he sido uno de esos críticos) y dejar que el propio trabajo sea la mejor y única defensa, evitando meter escenas pegote en las que los personajes se justifican ante su audiencia. Una actitud que sumada a las escenas del trailer en la que mas de un personaje cuestiona a la nueva Doctor por ser mujer queme hace temer que ahora se va a cruzar con todos los machistas del Universo para poder seguir justificándose ante sus criticos, sigh.

¿Donde ha quedado aquello de Show, don’t tell?

Pero donde si que me he sentido realmente decepcionado es justo en el apartado en el que casi tenia mas miedo, en el musical. Y es que tras trece años de admirable trabajo, desde el comienzo de la etapa moderna de Doctor Who en 2005, Murray Gold había dejado su faceta de compositor de la serie, un puesto que ahora ocupa el compositor Segun Akinola. Y si esta nueva etapa me había parecido algo sosa, su banda sonora me ha resultado terriblemente anodina, en la que lo único minimamente destacable es el nuevo tema de la serie, que básicamente es una reinvención con pocos cambios del tema clásico de los sesenta. Porque el resto de la música que hemos podido escuchar en este debut ha sido una de las cosas mas sosas e insulsas que he escuchado en mucho tiempo, completamente alejadas del sentido de la épica que había alcanzado Gold en temas como “All Strange Creatures”, “The Majestic Tale” o “A Good Man?”. Un apartado que espero que mejore porque es por el momento uno de los puntos mas débiles de la nueva era.

Snifs, esto si que era una banda sonora en condiciones

De como es, o mas bien será esta nueva encarnación del Doctor (de momento le he visto mas cosas positivas que negativas a Whittaker) o sus companions, perdón, “amigos”,(aunque quizás tres al mismo tiempo sean demasiados) ya habrá tiempo de hablar en unos meses cuando acabe la temporada junto con la evaluación de la misma, que no seria la primera vez que personajes que detesto (Donna, Rory) acaban convirtiéndose en algunos de mis favoritos. Y como decía mas arriba no quiero juzgar la serie antes de tiempo ya pese a todo lo dicho mas arriba aun le guardo cierta confianza al nuevo equipo de la serie. Aunque dicho eso también digo que si esta nueva etapa tiene el mismo éxito y longevidad que la de Christopher Eccleston nadie me vera quejarme.

Anuncios