Threads [BBC] – El horror de la guerra nuclear mostrado con toda su crudeza

El horror nuclear y los escenarios postapocalipticos son temas que siempre me ha interesado en la ficción, pero habitualmente cuando están lo suficientemente alejados posibles de la realidad como para que me resulte sencillo el evadirme. Por eso suelo alejarme de la ficción que presenta estos temas desde un punto de vista mas realista, mas plausible, que se aleja de la fantasía para mostrarnos la cruda realidad y cuyo resultado es dejarme por los suelos. Pero pese a ello cuando hace unos días descubrí la existencia de Threads, una coproducción británica de los ochenta en la que participo la BBC, y la unanimidad con la que todo el mundo hablaba de su calidad (y su dureza) me decidí a verla a sabiendas del estado en el que seguramente me iba a dejar. Lo que no esperaba era que mis previsiones fuesen a quedarse tan cortas y que Threads fuese no solo lo que prometían sino mucho mas. Por ello quiero recomendarla aunque con la advertencia de que no se trata de una película para estómagos sensibles ni para verla en un mal estado de animo.

Esta no es la clase de película que te deja indiferente

Mientras los habitantes de la ciudad inglesa de Sheffield viven su rutina, sus alegrías y sus miserias la mayoría de ellos viven ajenos a la tensión creciente entre los Gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética en torno a Irán. Una tensión que no deja de crecer y hace que los gobiernos locales comiencen a realizar preparativos ante una posible emergencia que en el fondo pocos creen que vaya a declararse. Hasta que esos meses de tensión estallan, los misiles nucleares comienzan a volar en todas las direcciones y los habitantes de Sheffield, ciudad que alberga bases militares e importantes centros industriales, recibe el impacto de uno de esos misiles durante el ataque de los Soviéticos contra Estados Unidos y sus aliados…

Y nada de lo que hagan podrá prepararles para lo que se avecina

Decir que Threads es una película dura es quedarse muy, muy corto, pero hay que entender el contexto de la misma. En aquellos años el pánico a una guerra nuclear y las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética seguían estando en un punto bastante alto (curiosamente ahora eso parece importar menos pese a que la mayoría de las bombas atómicas están en manos de gentuza como Trump y Putin) y por ello no parece casual que en esa década, quizás en parte por aprovechar la paranoia del publico pero sobre todo por tratar de advertir del abismo al que se asomaba la humanidad, se realizasen algunas de las mejores y mas duras películas de este subgénero como El Día Antes, Cuando el Viento Sopla (no soy capaz de verla sin acabar llorando), la Tumba de las Luciérnagas o la que hoy nos ocupa, Threads.

Yo creía que nada podía destrozarme tanto como esta película

Una película que le debe también en parte su existencia a una producción previa de la BBC de 1966, The War Game, una mezcla de drama y documental que tanto la cadena como el gobierno consideraron demasiado duro y horrible para el publico y se cancelo su emisión, aunque se realizaron proyecciones privadas y se presento a algunos festivales, retrasándose su emisión en televisión hasta 1985. Pero el director de la BBC en aquellos años la había visto y para sorpresa de la cadena quiso hacer una película que tocase un tema que seguía siendo tan sensible como entonces si no mas. La idea era hacer una película lo mas realista posible y que presentase el escenario mas catastrófico (básicamente el único que puede surgir de una guerra nuclear)

Película que se encuentra en dominio publico y se puede ver en este enlace

Para ello se realizo una investigación exhaustiva sobre el tema con expertos en todos los campos, se estudiaron los testimonios de las victimas de Hiroshima y Nagasaki y se incluyo incluso la ineficacia de los planes del gobierno para un escenario de esta magnitud, llegando el director Mick Jackson ni el guionista Barry Hines a pasar un par de semanas en el centro de entrenamiento para los funcionarios y oficiales que debían ocuparse de tratar de reconstruir el país tras un ataque nuclear y comprobaron (sin duda con horror) lo desorganizado y poco preparado que iba a estar el país si algún día sucedía lo peor. El resultado de todo esto fue una película durisima que no hace concesiones y que agarra por el cuello al espectador para obligarnos a contemplar ese horror con el que durante tanto tiempo hemos convivido.

Y aun así hay gente que cree que es posible ganar…

Para mi uno de los mayores aciertos de la película es el dedicar tanto tiempo (casi la mitad de su metraje) a mostrarnos las vidas de los habitantes de Sheffield en su rutina diaria, con sus preparativos de bodas, obras caseras, el salir al pub a tomar una copa después del trabajo, cuidar del jardin… recordarnos que las victimas de algo así van a ser gente corriente como todos nosotros. Y todo ello mientras de fondo vemos como a través de titulares en la prensa o fragmentos de noticias en radio y televisión que se intercalan entre las conversaciones de los personajes vamos asistiendo a una escalada de esa guerra no declarada entre Estados Unidos y la Unión Soviética o a esos torpes preparativos del gobierno en la que funcionarios conscientes de que si sucede lo peor van a poder hacer poco para ayudar tratan de creer que todo eso se quedara en teoría sobre el papel.

Tenían tantos planes de futuro…

Y tras ese largo tramo de la película en la que vamos sintiendo como se nos encoge el corazón ante la inevitabilidad de lo que se avecina (el saber lo que va a suceder no ayuda a prepararnos, todo lo contrario) la tensión estalla y solo nos queda contemplar el horror. El titulo de la película, algo mas sutil que el de otras cintas del genero, alude a los tenues hilos que unen a la sociedad y que se ven rotos tras el ataque, mostrándonos una sociedad absolutamente destruida. Ni Jackson ni Hines se contuvieron en lo mas mínimo, y mostraron con toda su crudeza las consecuencias que tendría un crimen como este, el horror de los primeros días tras el ataque,  la desesperación de los supervivientes la impotencia de las autoridades, y a diferencia de en otras películas que han tocado este tema, también las consecuencias a largo plazo de una destrucción tan absoluta de la sociedad. Todo ello acompañado de pequeñísimos fragmentos de información documental intercalados a lo largo de la película que aportaban información fundamental de las consecuencias de algo así sin afectar a la narrativa de la película.

El futuro de una situación algo así es negrisimo…

Una película en la que aunque no contaban ni con los medios ni presupuesto de una gran superproducción, a base de talento e imaginación (en la BBC ya tenian experiencia en hacer grandes cosas con cuatro duros), utilizando unos pocos decorados y combinándolos con fotomontajes y lo que parecían ser fotografiás de las victimas de los bombardeos sobre Japón y juraría que alguna maqueta que otra, fueron capaces de sumergir al espectador en la historia de tal forma que esas pequeñas carencias pasan desapercibidas. Algo en lo que contribuyo un reparto que sus responsables llenaron de caras poco o nada conocidas y que en su mayor parte fueron capaces de aportar a sus papeles una naturalidad que ayuda mucho a creernos que se trata de simples personas normales y corrientes viviendo una pesadilla. Un reparto en el que destaca por méritos propios la actriz Karen Meagher en el papel de Ruth, el personaje que nos sirve de guía en este horror y que era una ferviente activista contra las armas nucleares y lo dio todo para aportar su granito de arena a la hora de concienciar a la sociedad.

Aun me cuesta ver fotogramas de la película sin sentirme angustiado

Pero aunque Threads es una grandísima película, ahora mismo para mi la mejor de las que he visto que tratan este tema, reitero mi advertencia del principio, no es una película fácil de recomendar ni apta para todo tipo de públicos, que a mi personalmente cuando la acabe anoche (la noche del miércoles) me dejo destrozado y sin ganas ni de moverme del sillón y en el momento de escribir esto sigo sintiéndome mal. Pero quienes tengan animo para enfrentarse a su visionado se van a encontrar con una gran película que cumple con creces su doble intención de contar una historia y transmitirnos un mensaje de advertencia que treinta y cinco años después de su estreno no ha perdido su vigencia.

A cuantos les hace falta meterles este mensaje en la cabeza…

6
Deja una respuesta:

avatar
4 Hilos
2 Respuestas
4 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
4 Autores de comentarios
CesardilesRogerMake Mine MarvelDiógenes Pantarújez Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Roger
Invitado
Roger

Es de esas pelis que no me atrevo a ver para que no me traumaticen. Existe una peli americana de tipo similar (el día despues) que cuenta cómo es Kansas después de una guerra nuclear. No hay ni insectos gigantes ni tribus de Amazonas montando tiranosaurios. Hay gente muriendo por radiación y marines fusilando gente por robar latas. Dicen que verla motivó a Reagan a firmar un tratado antimisiles con gorbachov. A ver si alguien se la pasa a Trump… Por esa época John Ostrander escribió una saga de Firestorm en la que el héroe nuclear empezaba a desmantelar bombas… Leer más »

Diógenes Pantarújez
Admin

Eh, no te olvides de Superman juntando todas las armas nucleares y tirándolas al sol! Peliculón de la Canon!!

Roger
Invitado
Roger

Espero que no lo hagan, porque eso provoca que nazca un monstruo mutante con superuñas radioactivas… Y aquí no tenemos ningún kryptoniano.

Diógenes Pantarújez
Admin

Bastante tengo ya con la biografía de Iger como para ver una película que me meta el miedo a la radiación justo en un momento en el que el botón rojo lo tienen unos taraditos con problemas graves de ego!

Make Mine Marvel
Invitado
Make Mine Marvel

La serie Chernobyl de Hbo es uno de esos momentos de reflexión y ver cuanto equivocación existe en el mundo.

Cesardiles
Invitado
Cesardiles

Esa escena final,que nunca se te saldrá de la cabeza…tan aterradora como el sutherland usurpado en la pelicula de kauffman.