Dioses y monstruos: Así he visto Ahsoka (SPOILERS) (II)

Tras extenderme ayer lo más grande con el Thrawn de Lars Mikkelsen, creo que es de justicia hablar de los otros dos grandes malos de Ahsoka, el Baylan Skoll de Ray Stevenson y la Shin Hati de Ivana Sakhno, dos personajes completamente nuevos de la serie entre un montón de veteranos que aun así han encantado a buena parte de los espectadores pese a que no se sabe gran cosa de ellos más allá de que son jedis oscuros pero no sith.

La que liaron estos dos, que debían de haber estado todo este tiempo escondidos debajo de una piedra.

Creo que lo que más seduce al personal es la idea de que haya gente usando la fuerza y no vaya por las coordenadas de las sectas principales (Orden Jedi/Sith), y de que Baylan Skol sea un antiguo jedi de la Orden que busca una forma alternativa de hacer las cosas, otro camino en la fuerza. El hecho de que su búsqueda de ese camino lo lleve a ayudar a Thrawn o a sacrificar a su propia aprendiz (que la pobre no sabe ni por donde anda, parece estar deseando ser una criatura de odio y venganza pero su maestro no le enseña eso ni por asomo) hace que su última escena en la serie, subido en lo alto de unas estatuas de El Padre, El Hijo y La Hija acabe siendo mucho más dramático; para entendernos, esas tres figuras son una de las tramas más metafísicas de Clone Wars, una especie de seres espirituales que habitan en la fuerza y que poco menos que podrían ser los creadores de la propia fuerza, siendo el Padre el que simboliza el equilibrio y los hijos el lado oscuro y el luminoso; en Clone Wars Anakin Skywalker tuvo un encuentro con ellos en el que el Padre se preguntó si el chaval podría traer el equilibrio, pero su aproximación acabó fatal y el Hijo, el símbolo del lado oscuro, acabó reforzado. El que tras la caída de Palpatine la figura de la Hija sea la que está destruida y no la del Hijo da mucho que pensar…

Los «dioses de Mortis» eran unos elementos de cuidado que iban más allá del bien y del mal.

Aunque lamentablemente, es probable que no veamos mucho más de Baylan Skol, porque lamentablemente Ray Stevenson falleció hace poco y habrá que recurrir a algún tipo de magia digital o cambio de actor para mantener al personaje. No será lo mismo, pero lo que sería lamentable es sembrar a estos dos personajes para no llevarlos a ningún lado, sobre todo teniendo en cuenta que el final de Ahsoka nos muestra a las dos parejas de maestro y aprendiz exiliados en el mismo planeta de otra galaxia. Está claro que en la siguiente temporada acabaremos teniendo una bronca entre ambos tarde o temprano, y quién sabe si llegarán a un entendimiento y colaboren para volver a su galaxia. Ni Ahsoka ni Baylan Skol son jedis dogmáticos, van por su propio camino, aunque les diferencien los medios para conseguir sus fines, a pesar de que la supuestamente «buena» sea Ahsoka y a la vez la única que ha matado a alguien en toda la serie, porque por mucho que Shin Hati intentara matar a Sabine Wren o Baylan diera por muerta a Ahsoka, lo que cuenta es que al final no llegó a hacerlo, con lo que por muy pringados del mal que estén, lo que la serie nos pone sobre la mesa es un conflicto repleto de tonos de gris, llegando hasta a reconciliar a Ahsoka con la traición de Sabine al «venderse al enemigo» con tal de reencontrarse con Ezra.

¡La que has liado Sabine!

Un Ezra que, seguramente, es el personaje al que mejor le sienta la transición a la «imagen real»; Eman Esfandi consigue formar un personaje que reconcilia el pasado de Ezra como delincuente juvenil con su condición de jedi ya formado, de jedi empático únido a la naturaleza más que ninguno de los vistos hasta ahora y probablemente el que tenga que liderar un movimiento de coordinación y resistencia junto a Hera Syndulla (Mary Elizabeth Winstead) para conseguir movilizar al ejército de la Nueva República contra lo que se les viene encima. Se me antoja raro, eso sí, porque éso aleja a Ezra de la parte metafísica del cuadro y se lo cede todo a Baylan/Ahsoka, cuando en las series de animación siempre fue el de Lothal el que se encontró con las criaturas más extrañas de la fuerza como las ballenas espaciales o el árbol parlante. Sí, en Rebels pasaron cosas muy raras.

No, no hace gran cosa Hera en esta serie.

He querido dejar para el final a la propia Ahsoka, porque personalmente me ha acabado pareciendo el personaje más flojo de toda la serie. No dejas de ver a Rosario Dawson al ver al personaje, y su actitud es más sosa y aburrida que en sus apariciones en El Mandaloriano. Supuestamente ésto era algo intencionado, y tras su encuentro con Anakin en El Mundo Entre Mundos -o más bien, su experiencia entre la vida y la muerte- es lo que hace que se reconcilie con el universo y con sus frustraciones como maestra de Sabine y vuelva a «sonreir». Pero aun así sigue sin ser Ahsoka, es Rosario Dawson en una serie en la que el personaje menos interesante de todos es la protagonista. Pasa algo parecido, pero con menos intensidad, con Sabine y con Hera, la segunda porque no le dan mucho con lo que trabajar y la primera porque… No veo a Sabine por ningún lado. Han pasado los años, está cabreada con Ahsoka porque la «abandonó» y su única motivación real es recuperar a Ezra como sea, y lo único que eleva las escenas de ambas es Huyang, el androide jedi interpretado por David Tennant que funciona como figura paternal de ambas y explota realmente cuando se cruza por fin con Ezra.

Cuando dos personajes funcionan mejor juntos, lo último que debes hacer es separarlos por una galaxia de distancia.

Pero por lo demás… En fin, ya habéis leído el post de M’Rabo especulando con la identidad de Marrok (que no era nadie) y no creo que merezca la pena extenderse sobre personajes como Morgan Elsbeth, una fanática que acaba sacrificándose por una causa de la que se está aprovechando Thrawn. Podríamos hablar sobre la posible relación entre Baylan Skoll y los Caballeros de Ren, porque conocemos a Dave Filoni y le encanta eso de «arreglar» las películas dándoles un trasfondo que realmente de sentido a los mayores despropósitos, pero en el fondo sería pura especulación porque tampoco tiene mucha base; es posible que los Caballeros de Ren sean un grupo que apoya a uno u otro lado de la fuerza en función de cuál de ellos esté al alza, pero viendo los sables rojos que portan como que veo la cosa complicadilla. Y la verdad, prefiero no hablar de las secuelas…

Y bueno, que estos llevan sables más bien naranjas y no rojos.

Mi conclusión personal es que FIloni todavía tiene el chip de las series de animación y yo también, y por eso esta temporada me ha sabido a muy poco. Una temporada más larga con muchas más situaciones le habría dado tanto a Ahsoka como a Sabine más tiempo para evolucionar y retratar su relación, y la sensación que me ha quedado de la serie es que entre tantas escenas de acción y a pesar de lo mucho que se empeña Filoni en mostrar a los personajes hablando, su caracterización sigue siendo «de bajo relieve», y éso es lo último que habría deseado para las protagonistas de una serie que destacó por conseguir que te acabaran enamorando. Pero vaya, es Dave Filoni. El cabrón solo tiene que cogerle el tranquillo, tú dale y tiempo y verás…

 

 

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

13 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Me esperaba algo muuuuucho peor (tampoco es que me hayan dado ningún alegrón, ojo).

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto

A lo de crear algún tipo de relación entre Baylan Skoll y los Caballeros de Ren le encuentro la misma necesidad que dar una explicación biológica de la naturaleza de la Fuerza con los dichosos midiclorianos. Y creo que lo de «arreglar cosas» nos vuelve a hacer caer en el síndrome de «Perdidos»: todo tiene alguna relación, todo ha de ser alguna pista, todo debe ser analizado…

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto

No me quejo tanto de «Perdidos» como de la necesidad que pareció surgir posteriormente de que todo tuviera que ser una sucesión de misterios que se iban planteando sin haber pensado de antemano en una posible solución; me viene a la cabeza «Battlestar Galactica», donde los guionistas explicaron (y yo me llevaba las manos a la cabeza mientras les escuchaba) que plantearon el misterio de que había cinco cylons infiltrados en la Flota Colonial sin tener ni idea de quién iban a ser, y luego acabaron decidiendo quienes eran más o menos al azar.

Y, bueno, con «El Despertar de la Fuerza» vi a alguien tratando de deducir quienes podrían ser los padres de Rey en base a cómo empuñaba ésta el sable de luz en una escena concreta. Era verle decir todo satisfecho «¡Es que esta manera de blandirla no puede ser casual!» y creo que lo que más me aterraba fuera que pudiera tener razón, porque este «todo debe ser analizado y puede ser una pista pero también puede ser que no lo sea» me parece casi enfermizo, y que los propios guionistas fomentaran esta actitud para tener a los fans «enganchados» me genera muchísimo repelús.

Álvaro
Álvaro
9 meses han pasado desde que se escribió esto

¿Lo de los midiclorianos sigue siendo canon?

Tío Salustio
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Álvaro

Si, efectivamente. Según el salmo 4, versículo 10 de George Lucas …

Erminzah
Erminzah
9 meses han pasado desde que se escribió esto

A mí es que lo del Padre-hijo e hija me pareció de lo peor, como si no tuvieramos ya bastante santísima trinidad con el catolicismo. Era mucho mejor cuando la fuerza no estaba definida más que como Diría Carl Sagan » Todos estamos hechos de polvo de estrella» y que de alguna forma cuántica eso nos uniera la materia y energía en una red » de la fuerza. Fíjate que lo de los midiclorianos aún podia colar como una forma de medir como incide en ti ese campo » cuántico» ( si con un poco de sci-fi se arregla todo, aunque esto ya parezca la serie de Fundación), como para meter «Dioses» y convertir la fuerza en una religión más de chichinabo.
Por lo demás, ya comenté que a mí me ha gustado mucho la serie, al principio te cuesta un poco ver los personajes de animación pasados a la carne, pero a mí me funcionan, aunque en una serie de estas características no les de tiempo a trabajar tanto su relación personal o hacerles saber al público general cual era.

Después de obin Wan yo esperaba menos y esto es más, después de Andor yo esperaba más y esto es menos.

Así que Bien alto rozando el Notable 😛

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Erminzah

Teniendo en cuenta que en Reino Unido ya hay gente que ya ha declarado oficialmente que profesa la religión Jedi… (Sí, hay gente muy tonta …en todas partes) Y sí, lo de la Fuerza funcionaba mejor cuando era una cosa más misteriosa y mística (medio samuráis, medio monjes). Empezar a explicarlo todo lo mandó al cuerno. Ni hacía falta mucha ciencia (con la tontuna de los seres microscópicos …y la patita asomando del concepto de superioridad genética que encantaría a los nazis), ni un panteón divino (y trino).?

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Erminzah

A mí lo de los midiclorianos, que al fin y al cabo se dejaba a entender que eran unos seres microscópicos que residían en quienes tenían una gran sensibilidad en la Fuerza, pero no la creaban (como mucho, creaban algún tipo de sinergia con el ser en el que habitaban) y por lo tanto al final lo único que ofrecían era una manera de calcular el «potencial como jedi» de un individuo, en plan unidades de combate de «Dragonball Z», no me rechinó tanto como todo el tema de la profecía del elegido que debía traer el equilibrio a la Fuerza y el «no hubo padre», que le daban a Anakin un toque mesiánico que en la trilogía clásica jamás vi por ningún lado (creo recordar que en los cómics donde se contaban las historias de Nomi Sunrider y los hermanos Qel-Droma aparecía un jedi o el holocrón de un jedi contando que en el futuro aparecía un «Sky-Walker» que sería importantísimo, pero en los cómics también aparecían conejos verdes antropomorfos y otros dislates).

En general, cada vez que han tratado de desarrollar la «mitología» de la Fuerza, los resultados me han dejado bastante desencantado. Con lo del Padre, el Hijo, y la Hija, yo también me quedé en plan «y el Espíritu Santo, amén», y las Hermanas de la Noche dan para unos cosplays estupendos, pero a mí me genera cierto repelús que la única «organización de usuarios de la Fuerza» que nos hayan mostrado como alternativa a la Orden Jedi sean una mezcla de guerreras amazonas y brujas pirujas con un «gendered magic» implícito (que en el Universo Expandido original era ya directamente explícito, aderezado con algún que otro androicido; no, no es que «El Cortejo de la Princesa Leia» haya envejecido mal, es que ya era muy rancio cuando se publicó, en 1994).

Tío Salustio
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Lo de «no hubo padre» de Anakin fue de traca, jaja … pensé que estaba viendo una peli de romanos de las que ponen en semana santa …
Si no tenían más «ideas» mejor se las podían haber ahorrado …
Hasta luego, Luucaasss … !!!

Tío Salustio
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Tío Salustio

Pero bueno, todo es superable … como ver a Rey luchando como un jedi sin haber recibido instrucción previa … de manera espontánea, oye …
En este caso, pensé que estaba viendo un episodio del show de Benny Hill, jaja …

Payton Wynn
Payton Wynn
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Erminzah

«Así que Bien alto rozando el Notable»

¡Me congratula que siga habiendo gente que para puntuar cosas se acuerde de que hay otros números aparte del 1, el 2, el 9 y el 10, y que además considere que un 6, un 7 o un 8 son buenas notas!

Erminzah
Erminzah
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Cosas de ser profesora 😉