Entre unas cosas y otras la reseña del primer numero de Heroes in Crisis se ha retrasado mas de la cuenta, pero si soy sincero tampoco es que me apeteciese demasiado ponerme con ella. Y es que no se si es que me estoy volviendo demasiado mayor para esto de los eventos o si simplemente me inunda la desconfianza por las malas experiencias de eventos pasados, pero es que ni siquiera con un escritor como Tom King, cuyo trabajo suele encantarme, y un pedazo de dibujante como Clay Man a su lado, este cómic ha conseguido provocarme mas que indiferencia y un poco de curiosidad morbosa por ver como acaba todo esto. Pero entremos en materia a ver que nos ha ofrecido este primer numero y cuidado, que hay SPOILERS por todas partes.

Ahora a cruzar los dedos para que esto no sea como el resto de eventos de los últimos años

Con la enorme cantidad de eventos traumaticos que la comunidad superheroica presencia y sufre era solo cuestión de tiempo que muchos de ellos necesitasen una ayuda que difícilmente podían conseguir por medios convencionales. Para ello Superman, Batman y Wonder Woman construyeron Santuario, un lugar donde los héroes (y algún antiheroe que otro) podían recibir la ayuda que tanto necesitaban en un entorno seguro. Pero esa seguridad ha saltado por los aires, ya que alguien ha destruido Santuario y asesinado a todos el personal y sus pacientes, y lo mas grave y trágico de todo es que todo indica que ha sido un trabajo desde dentro, que la persona que ha cometido esos horribles crímenes es precisamente alguien a quien Santuario trataba de ayudar…

En serio, espero que esto sea mucho mas que una simple búsqueda de venganza

Hay que reconocer que la idea detrás del cómic no es mala, que exista algo como Santuario tiene muchísimo sentido en un mundo en el que los superhéroes se enfrentan casi a diario a situaciones que en muchos casos van mas allá de la vida o la muerte. El problema es que en lugar de ofrecernos un retrato sobre como el trauma afecta las vidas de estos personajes (como la parecer es/era la intención de Tom King) lo que me he encontrado en este primer numero me ha recordado muchísimo mas a la (para mi cada vez mas) infame Identity Crisis que a la idea que nos habían vendido en un principio.

Agradezcamos que Tom King tiene mucho mejor gusto que Brad Meltzer

Ya desde este primer numero nos encontramos con que Santuario ha sido destruido y sus pacientes asesinados, situación que como era de esperar provoca que nos encontremos con un montón de “carne de cañón” asesinada, entra la que encontramos a personajes semi olvidados como el Bluejay de los Heroes de Angor/JLI (quien tiene un destino especialmente macabro) el Citizen Steel de la JSA (mejor no nos preguntemos como es que existe sin la existencia de aquellos) o el Lagoon Boy de Young Justice a otros que para mi eran absolutamente desconocidos como Hot Spot de los Teen Titans noventeros. Unas muertes a las que se añade la de un par de personajes bastante mas populares para no dar demasiado el cante, una de las esperadas, Roy Harper/Arsenal y otra que me gustaría decir que me ha sorprendido pero en cierto modo la esperaba, la de Wally West.

Cuando casi tienes que tirar de Wikipedia para saber quienes son los muertos…

No negare que me decepciono enormemente que kyle rayner no palmase como esperaba, aunque quizás sea mejor y mas satisfactorio para mi que siga como hasta ahora, marginado en un rincón asomando de vez en cuando en alguna viñeta que otra sin aportar nada a la historia. Pero en lugar de esa muerte tenemos la de Wally West, el Flash de Brainstomping una muerte que tiene cierta lógica si nos ponemos conspiranoicos y pensamos que fue Geoff Johns quien orquestó su regreso en Rebirth y que ahora que sus nuevas responsabilidades le apartan un poco mas del cómic los Didiotas han visto barra libre para librarse de el de nuevo. Pero conspiranoias aparte esta es una muerte que no me acabo de creer del todo.

¡HIJOS DE P…! ¡ME QUIEREN QUITAR A WALLY OTRA VEZ!

Si, es fácil pensar que han devuelto a Wally al limbo editorial del que mas de uno en DC no parecía querer sacarle, pero me cuesta creer que después de todo el tiempo y el esfuerzo que le han dedicado al personaje para restablecerlo, devolverle sus recuerdos poco a poco y su status en el Universo DC vayan a quitárselo de en medio sin mas (aunque recordemos que Dan Didio estaba como loco por matar a Nightwing hace unos años, así que todo es posible) pero es que hay un par de elementos en juego que me hacen mantener la esperanza.

¡ESTO TIENE QUE TENER UN FINAL FELIZ!

Por una parte tenemos que hacia el final del cómic se nos insinúa de forma nada disimulada que el responsable de las muertes de Santuario no es otro que Booster Gold, aunque habrá que esperar al siguiente numero para comprobar si esto es una afirmación literal, y realmente el ha matado a todo el mundo, o si simplemente es responsable involuntario de lo sucedido. Y es especialmente interesante que sea precisamente Booster el principal sospechoso porque si se encuentra en Santuario es porque hace nada sufrió y provocó, en las paginas del Batman de Tom King, un evento bastante traumatico que acabo deshaciendo vía viajes temporales, así que es perfectamente posible que todo lo que hayamos visto en este primer numero sea un “engaño” (pese a que ya hemos podido ver las primeras repercusiones de lo sucedido aquí en otras series) y que todo o parte de lo sucedido aquí acabe deshaciéndose.

Formas de deshacerlo todo hay alguna que otra

Y ese otro elemento que citaba que me hace desconfiar de lo visto aquí es justo el responsable de eso ultimo, Tom King. Este escritor, aparte de ganarse mi respeto con unos cuantos cómics de esos que dejan huella, se ha especializado en jugar con el lector, o mas bien con nuestras expectativas, como si fuese un prestidigitador, haciéndonos mirar hacia un lado convenciéndonos de que una historia va por un lado para sorprendernos dándonos algo completamente distinto, como ya hizo con Visión, la boda de Batman (aunque el amargado de Diógenes dirá que el siempre lo vio venir) o lo que esta haciendo ahora en Mr. Miracle, así que yo de momento no me creo nada.

Yo no me creo nada

El problema es que aunque confío en Tom King (hasta cierto punto), este primer numero me ha recordado tanto en temática y tono al Identity Crisis de Brad Meltzer (tampoco ayuda que nos lo hayan querido vender casi como un sucesor espiritual de esta) que me ha provocado mas rechazo que interés. Y eso pese a que a que creo (y espero no equivocarme) que la historia no va a ir por donde parece, pero ya sabemos de sobras que los mandatos editoriales son mas fuertes que la voluntad de los autores y que da igual las buenas intenciones o ideas que tengan estos, siempre puede haber un editor o editor jefe al acecho para cargársela en aras de una subida de ventas gracias al morbo fácil.

Lo reitero, crucemos los dedos para que nos acaben dando mas de lo mismo

Así que de momento la cosa esta así (debería insertar aquí uno de esos dibujos de Diógenes…) en este primer numero la historia es exactamente lo que parece y prometían, muertes, morbo y un misterio. Ahora lo que nos toca es esperar, ver como deriva la historia y ver que expectativas se cumplen, si las de los que creemos que aquí Tom King nos esta haciendo una de las suyas y nos va a sorprender o si las de los que (con razón) se temen que ya no hay evento bueno y que da igual quienes lo realicen, el resultado sera cualquier cosa menos satisfactorio.

Anuncios