Un nuevo numero de Flash y con el nuevos resquicios de esperanza de que todo se va a arreglar y me van a devolver al Wally West de antes de Flashpoint. Porque a diferencia de en anteriores ocasiones esta vez no se ha quedado en un par de guiños aislados en un numero concreto de la serie de Flash, sino que estos han continuado en el numero siguiente y eso es mas de lo que me habían dado en el pasado (el clavo ardiente parece que lo tenga Etrigan en la boca pero se soporta el calorcito) Así que de nuevo toca analizar que nos ha ofrecido en esta ocasión este cómic para que casi me tengan convencido de que esta vez va a ser la buena de verdad…

Así a ojo veo a los Titanes de Wolfman y Perez, el origen de Wally, Savitar, Impulso… snifs

Tras lo sucedido en el numero anterior toca hacer un pequeño interludio en el que Hunter Zolomon, mas conocido como Zoom, rememora su vida, su carrera como policía, amigo de Wally West y como supervelocista malvado y de como es que se las ha arreglado para conservar sus recuerdos pese a los cambios sufridos por la linea temporal. Básicamente es culpa de Eobard Thawne, quien le sacó de prisión antes de los eventos de Flashpoint y le dio refugio en su propia época en el Siglo 25. Y es que no podemos olvidar de que esta cosa rara del New52/Rebirth ya se ha mostrado en ocasiones anteriores como una especie de “burbuja temporal” que afecta solo al presente del Universo DC mientras que futuros como el del Flash reverso o el de la Legión de Superhéroes no se han visto afectados, llegando incluso en este ultimo a referirse a eso como el “Efecto Flashpoint” (Allá por 2011 nada menos). ¿Y que han estado haciendo los dos villanos? Pues básicamente planear como enredar mas en las vidas de sus respectivos Flashes.

¡Cuantos años llevan jugando con mis sentimientos!

 

Pero regresando al presente nos encontramos con que Wally aun esta sufriendo los efectos del shock del numero anterior y que nadie parece tener respuestas para lo que le sucede. Una situación similar a la de su tía Iris que pese a que en dicho numero parecía recordarlo todo, aquí vemos que eso solo es a medias, y que recuerda a gente cuyos nombres desconoce (¡Se llaman Linda, Jay e Iris!) Que se note que hay que estirar esto un poco mas.

¡Dejad de jugar con mis sentimientos!

Mas interesante resulta ver que Barry ha reclutado la ayuda de su amigo Cyborg (sigh) y del padre de este, el Doctor Stone, para estudiar lo que le esta sucediendo a Wally, aunque sin ningún resultado prometedor aparente. O al menos no hasta que Wally harto de incontables pruebas mira hacia el hombre que le esta ayudando y en lugar de ver al compañero de Barry en la JLA ve a su viejo amigo Vic de los Titanes con algunas de sus anteriores apariencias… (¡esta vez es la buena!)

Mira que de cintura para abajo el diseño clásico de Cyborg ha envejecido un poco mal, pero aun así sigue siendo muy superior al de Jim Lee

Después tenemos alguna escena que otra en la que Barry trata de hablar con Batman y Booster Gold, el primero por su experiencia con estos embrollos temporales como se vio en “The Button” (Y eso que Barry aun no le ha mencionado a Wally lo de aquel anciano vestido de rojo y azul y con un casco alado al que “conoció” en dicha historia, sigh) y al segundo por su experiencia en viajes temporales. Eso y a Zolomon y Thawne debatiendo sobre la mejor forma de interferir en la vida de los Flashes y como este ultimo partió hacia su muerte tal y como se vio en la ya mencionada “The Button”.

Así de frustrado me siento yo con estas historias

Pero de nuevo regresamos a lo interesante cuando vemos que Wally para despejarse ha corrido hacia los lugares mas importantes de su pasado, su viejo hogar, el laboratorio donde adquirió sus poderes, etc. Un viaje que ha terminado en su favorito, el Museo de Flash. Un museo en el que podemos ver esculturas dedicadas a el mismo en viejas batallas jamas ocurridas, a su primo Impulso, recordatorios de cuando empezaron las diferentes eras de los Flashes (y del cómic)…

¡La mejor la edad de Bronce, la ochentera!

Solo para descubrir que no es real, que Wally ha estado paseando por una alucinación de un pasado que ha sido borrado y que solo el recuerda de forma fragmentada (aunque aun no recuerda a sus hijos) Pero como siempre Barry esta ahí para prometerle que siempre estara a su lado para ayudarle.

Ese solar vacío representa mis ilusiones y esperanzas sobre el Universo DC

Aunque nada de estos satisface a Zoom/Zolomon, que tras la perdida de su nuevo mentor Thawne, algo de lo que culpa a Flash, ha decidido cambiar su propósito de convertir a ambos Flash en grandes héroes y ahora solo quiere llevarles a la guerra. Y aunque no se dice explícitamente, dado el contenido de estos números me reafirmo en mi teoría de que lo que va a desembocar en la guerra entre Wally y Barry sera que el primero descubra cuanto le ha costado personalmente el embrollo que provoco Barry con Flashpoint (que técnicamente parece que es culpa del Doctor Manhattan, pero aquí ya no hay quien se aclare)

A ver si esto consigue superar las expectativas

Tristemente Flash sigue sin ser un gran cómic. Joshua Williamson sigue siendo un guionista justito, que no llega a ser malo pero que no es todo lo bueno que merecería una historia como esta. Aunque es de agradecer que para la ocasión, y dado que se nos contaba como es que Hunter Zolomon seguía existiendo y recordando su vida, hayan contado para la ocasión con Scott Kollins, el co-creador del personaje. Que no se diga que al menos el apartado gráfico de esta serie no esta cuidado. Ahora lo que toca es esperar unas cuantas semanas mas para ver como sigue desarrollándose todo esto, que de momento, y aunque no quiero quemarme mas los dedos, parece querer ir por el buen camino al menos en lo de reparar a los personajes, pero ya se vera en que queda todo que no es la primera, ni la segunda, ni la tercera ni enésima vez que nos prometen mucho y no nos dan nada. Pero como digo siempre, ahí esta Superman volando con sus calzoncillos por fuera de los pantalones, todo es posible en DC.

Anuncios