Esta semana se emitió el final de temporada de Star Trek: Discovery, una serie que no pareció dejar indiferente a casi nadie tras su estreno, que dividió mucho a los fans de Star Trek “de toda la vida” y ante la cual yo tuve algunas reticencias que poco a poco se fueron disipando. Y tras una corta temporada en la que la polémica siempre ha acompañado a la serie (aunque cada vez menos) este final de temporada que a mi me ha encantado parece que ha vuelto a dividir al publico precisamente por lo contrario de su inicio, demostrando una vez mas que nada va a dejar nunca contento a todo el mundo pero que mientras yo disfrute no me pienso quejar… Así que vamos a ver que es lo que nos ha ofrecido esta primera (esperemos que primera de muchas) temporada. Y como siempre cuidado con los SPOILERS. (y si alguien se lo pregunta, esto entra dentro de la (Media) Semana Negra porque la protagonista de la serie no es blanca ni muchísimo menos…)

Esperemos que la vida de esta serie acabe siendo larga y prospera

Ya reconocí en su día que tras aquel falso comienzo que supuso el piloto de Star Trek: Discovery creía estar ante una gran serie de ciencia ficción pero no sabia si estaba ante una gran serie de Star Trek. Por suerte el tiempo, y los episodios, confirmaron mi primera impresión e hicieron pedazos la segunda, ya que en esta (cortisima) temporada me han demostrado una y otra vez que Star Trek: Discovery no solo es una serie de ciencia ficción enorme, sino que no tiene nada de lo que avergonzarse ante el resto de la franquicia (al menos tal y como yo la entiendo).

¡GUERRA!

Y es que tras el comienzo en falso del piloto y el inicio mas convencional del segundo episodio, donde ya pudimos conocer a la tripulación de la Discovery, yo temía que nos encontrábamos ante una serie de corte mas militarista, que se dejarían un poco de lado aquel aspecto de la Star Trek clásica de explorar lo desconocido para zambullirnos en una guerra sin cuartel contra los Klingons y que iba a tener mas en común con la moderna versión de Battlestar Galáctica que con los ideales de Gene Rodenberry. Una sensación que los protagonistas de la serie no dejaban de reforzar, con una Michael dispuesta a traicionar sus ideales y a su mentora con tal de obtener la victoria y a un Capitán Lorca que parecía todo lo opuesto a lo que debería ser un miembro de la Flota Estelar.

Si es que esto parecía que iba a ir por otro camino

Pero a lo largo de la serie hemos visto el viaje emocional de Michael (que aun me tiro de los pelos cuando recuerdo que había gente que la definía como a una psicópata) que no solo ha aprendido a ser mas “humana”, sino que a lo largo de su viaje en la Discovery la hemos visto crecer como persona para darse cuenta de lo muy equivocada que estaba y que el fin no puede justificar los medios si acabas convirtiéndote en aquello a lo que odias. Un odio que acaba revelándose como algo absurdo cuando (sorpresa) Michael se da cuenta de que los Klingons, esos a los que ha odiado desde que algunos de ellos asesinaron a sus padres, en el fondo no son tan diferentes de los humanos y que son capaces de los mismos sentimientos.

Al final el universo sigue estando lleno de sorpresas

Un elemento para el que ha sido imprescindible la figura de Ash Tayler/Voq (inmenso Shazad Latif) el Klingon fanático decidido a destruir a la Flota Estelar y a la humanidad que fue transformado en humano para infiltrarse y destruirles desde dentro solo para enamorarse de una humana y renegar de su odio e incluso de su identidad. Y aunque es cierto que el retrato d ellos Klingons en esta serie ha sido un tanto polémico por lo diferente de su representación mas clásica, y que a saber como habrá sentado a los mas puristas este personaje, a mi me ha dejado mas que satisfecho por lo que representa, lo absurdo de odiar al “otro” solo por ser el “otro”.

Que poco me lo vi venir y que grande ha sido

Y a la hora de representar el crecimiento de Michael, otro elemento importantisimo ha sido la visita de la Discovery a un escenario clásico de Star Trek, el Universo Espejo. Una visita que ha servido para mostrarnos esa mentalidad de “el fin justifica los medios” que había provocado el motín de Michael, llevado a sus ultimas consecuencias. Un universo que ademas ha dado pie a uno d ellos giros argumentales mas satisfactorios de la serie (y que yo personalmente no me vi venir) que ese Gabriel Lorca amante de las armas, de las soluciones violentas y de hacer lo que fuese necesario, por despiadado que fuese, con tal de ganar, era en realidad el doble malvado del Universo Espejo del “autentico” Gabriel Lorca. Aunque no dejo de lamentar que se hayan librado de el ya que Jason Isaacs estaba perfecto en su papel, tratándose de una serie como esta confío en que encuentren la forma de recuperarle, que después de todo no hemos visto el cadáver del Lorca de la Flota Estelar (y ya puestos tampoco el de la Michael del Universo Espejo)

Y cuanto sentido tenían tantas cosas tras esta revelación

Después de todo la existencia de este mundo alternativo ha dado pie para el regreso de Michelle Yeoh como Philippa Georgiou, aunque en esta ocasión como Emperador del Imperio Terrano y madre adoptiva de la Michael Burnham  de su Universo. Un siniestro reflejo de su Capitana y mentora a la que Michael no pudo evitar salvar y que afortunadamente se ha quedado dando vueltas por el Universo principal, por lo que confiemos en que no desaprovechen la oportunidad de seguir contando con una actriz de su talento porque su personaje es otro al que da gusto ver en pantalla.

Lo dicho, mas vale que en la siguiente temporada salga mas aun

Pero dejando a un lado el impresionante reparto, y el crecimiento emocional de Michael, que la ha convertido en uno de mis personajes favoritos de la franquicia (y eso que en esta serie es difícil tener un solo favorito) El otro elemento destacable para mi en esta temporada ha sido en su fina. Un final que de nuevo ha provocado una polémica casi tan fuerte como su comienzo y que de nuevo ha dividido a los espectadores. Y es que la Guerra contra los Klingons no ha terminado en una mega batalla espacial llena de explosiones, torpedos de fotones volando en todas direcciones y un vencedor alzándose sobre los restos de sus enemigos. Ha terminado con una persona (y una tripulación) amotinándose contra los planes de sus superiores de aniquilar a sus enemigos y encontrando una solución (relativamente) pacifica que evite mas derramamientos de sangre, y todo en nombre de los ideales de la Federación. Para mi la serie no podría haber terminado de mejor forma me ha dejado con unas ganas tremendas de ver ya su segunda temporada.

Si es que al final hablando se entiende la gente, incluso cuando son de diferentes mundos

Yo personalmente no podría haberme quedado mas contento con el resultado final de esta serie, ya que no solo dieron vuelta a las expectativas que muchos nos habíamos creado al comienzo para encontrarnos con que aquí de nuevo la compasión, la búsqueda de la paz y el maravillarse ante todo lo que ofrece el universo sigue siendo lo mas importante. Y es que aunque el universo de Star Trek parezca ya absolutamente cartografiado, en esta serie hemos aprendido que aun nos quedan muchas cosas por descubrir y que al final realmente nos han llevado a donde nadie ha ido jamas…

Si, esto ha sido “fanservice” puro y duro, pero yo me he emocionado, snifs

Anuncios