El mundo del cómic sigue siendo una fuente de inspiración inagotable para el cine y la televisión, y hace unas pocas semanas nos ha llegado la enésima adaptación de un popular cómic, los Runaways de Marvel. Una adaptación que al mismo tiempo me ilusionaba y me aterraba, al tratarse de un cómic al que le tengo bastante cariño. Y tras haber visto los tres primeros episodios tengo que reconocer que pese a los cambios sufridos pro algunos personajes y algún casting poco afortunado, la serie ha comenzado bastante bien, mucho mas de lo que esperaba. Así que a falta de esperar a que termine su corta primera temporada, vamos a echar un primer vistazo a esta adaptación tan esperada.

Yo aun no me creo que esto también sea una realidad

Alex, Nico, Gert, Chase, Karolina y Molly se han conocido desde siempre gracias a la amistad y sobre todo a los negocios conjuntos de sus padres, quienes forman la asociación conocida como The Pride. Pero los años y una tragedia personal separaron sus caminos hace tiempo y aquella lejana amistad ahora es solo un recuerdo. Pero Alex echa de menos los viejos tiempos y quiere recuperar aquella amistad, para lo cual aprovechando una reunión de los padres de todos invita a sus amigos de la infancia a celebrar una fiesta. Una fiesta a la que aunque con reticencias todos acaban acudiendo y volverán a unirse de nuevo pero no gracias a los recuerdos del pasado, sino a las aterradores revelaciones de un presente lleno de secretos.

Los buenos viejos tiempos

Como decía al comienzo la adaptación de Runaways, que llevaba dando vueltas por ahí casi una década, me ilusionaba y aterraba casi a partes iguales. Pero es que el increíble trabajo que realizaron Brian K Vaughan (quien ha trabajado en esta serie como consultor, aunque según el mismo parece que ha sido mas bien algo honorifico) y Adrian Alphona en 2003 no merecía menos, ya que pese a que los autores que continuaron su trabajo no siempre estuvieron a la altura y a que Marvel ha maltratado bastante a la mayoría de los personajes, la enorme calidad de esta primera etapa era demasiado grande como para no desear ver las aventuras de estos entrañables personajes en la pequeña o la gran pantalla.

Y lo que ha mejorado Alphona desde entonces

Un deseo que finalmente se ha cumplido en esta ocasión en la cadena Hulu, pese a lo cual se “supone” (o eso dicen por ahí) que esta ambientada en el MCU y que esta todo conectado y blablabla, lo que tanto si es cierto como si no en la practica va a suponer lo mismo que con las series de la ABC o Netflix, que no se van a cruzar con nadie y que las referencias a las películas serán escasas o directamente nulas. Pero Continuidades aparte, la serie de los Runaways, pese a no ser perfecta, de momento me tiene bastante contento. Y cuidado a partir de aquí porque hay SPOILERS tanto de la serie como alguno del cómic, así que si alguien aun no se lo ha leído, que corra a hacerlo y deje de leer este post.

Tienen cara de estar viendo spoilers

De entrada uno de los mayores aciertos, e irónicamente desaciertos, de la serie es su casting. La mayor parte de los actores, especialmente los jóvenes, son perfectos para sus papeles y prácticamente parecen los personajes del cómic que han cobrado vida. Especialmente acertado (con toda la mala leche del mundo hacia los espectadores que no conocen el comic) es el de Rhenzy Feliz como Alex Wilder, ya que su aspecto inocente e inofensivo de no haber roto un plato en su vida va a provocar que a mas de uno se le desencaje la mandíbula cuando conozcamos al autentico Alex.

Que majo y que buena gente parece…

Por desgracia no todos los actores han sido igualmente bien escogidos, y es el personaje de Molly la que mas ha sufrido en este aspecto. La actriz que la encarna, Allegra Acosta, pese a ser de hecho mas joven que el resto de los actores (tiene solo 14 años) entre que parece algo mayor de lo que realmente es y que tiene prácticamente la misma altura que muchos de sus compañeros de reparto, se ha perdido la sensación de que realmente era la benjamina del grupo, ya que originalmente era un personaje que parecía inspirada por personajes como Punky Brewster o la niña fan de Thor de “Aventuras en la gran Ciudad” y que aportaba al grupo una inocencia infantil que la apartaba del resto de sus compañeros, mientras que ahora es solo una adolescente mas del grupo. Curiosamente en un flashback podemos ver a Molly de pequeña y da rabia ver que esa actriz hubiera sido perfecta para ser la Molly del cómic. Pero supongo que es mas fácil trabajar con una actriz adolescente que con una niña pequeña (como nos ha enseñado Stranger Things…sigh)

Al menos podrían haber buscado una actriz mas bajita

Pero mi mayor problema con la serie, aparte de que el desarrollo de la trama quizás esta siendo algo mas lento de lo que me gustaría, es como se han dedicado a quitar de lado los elementos mas fantásticos de la historia, o dicho de otra forma, de nuevo nos encontramos con ese concepto al que cada día tengo mas rabia de que la magia en realidad es tecnología muy avanzada. Los Gibborim aquí parecen haber sido reducidos sencillamente al nombre de un culto religioso liderado por los padres de Karolina (por suerte esta parece conservar sus poderes, aunque habrá que ver si se atreven a revelar que es una alienigena o ya puestos que los padres de Chase son viajeros en el tiempo)

Hay que reconocer que han perdido buena parte de su estrafalario encanto

Y los sacrificios que The Pride (que pese a no ser trigo limpio tampoco parecen ser los lideres del mundo criminal de la Costa Oeste) hacían a estos para obtener el poder con el que gobernar el mundo se han convertido en un extraño experimento científico del que aun no conocemos (al menos yo aun no, que llevo la serie algo retrasada) su propósito final. Las cosas han llegado a tal extremo que incluso “The Staff of One” de las Minoru parece una herramienta fruto de la tecnología (pese a que en Doctor Strange aparecía un personaje acreditado como Tina Minoru empuñando ese mismo bastón, viva el “esta todo conectado”) Por suerte (y de forma sorprendente para mi) al ser fruto de la ciencia y no de la magia, si que podemos contar con la presencia del entrañable Old Lace, aunque espero que tenga mayor protagonismo que Mandibulas en la infame serie de los Muyhumanos.

Confiemos en que no se quede inconsciente cada dos por tres por exigencias del guion

Son pequeños detallitos que en principio no afectan demasiado a la serie, aunque me sigue resultando ridículo que en un mundo como el nuestro en el que los libros y las películas de Harry Potter cosechan ingentes cantidades de fans por todo el mundo, la magia en la ficción seria un filón bastante interesante que aprovechar. Pero pese a todo la serie no ha comenzado nada mal, y aunque no esta a la altura de los mayores éxitos televisivos de la Marvel (contando Marvel y Fox), de momento esta consiguiendo ser mas fiel y entretenida que muchas otras de las que esperábamos mucho mas, y eso ya es algo.

Anuncios