Ayer ya sorprendí a mas de uno con mi afirmación de que había salido moderadamente contento de ver en el cine la película de la Liga de la Justicia. Una sorpresa que solo debió aumentar cuando pase a listar solo lo que no me había gustado. Pero es que me suele gustar dejar lo mejor para el final, y aunque la película dista mucho de ser buena y tiene numerosos (demasiados) problemas, seria injusto no destacar también todo lo bueno que ha tenido, incluyendo esos elementos que me hacen tener una moderada esperanza por el futuro del DCU cinematográfico. Así que sin mas dilaciones vamos a ello y cuidado con los SPOILERS.

Aquí ya empieza a haber algo de luz y de color

Nada mas comenzar la película ya podemos apreciar el muy necesario cambio de rumbo al que han sido sometidos los personajes de la mano de Whedon, con esa escena inicial en la que a través de un flashback nos encontramos a un Superman que no es ese ser distante y alienigena que habíamos sufrido en las películas anteriores, sino un Superman cálido y cercano que tiene tiempo para dejarse entrevistar por unos niños, un Superman amigable y sonriente… en resumen, que por fin después de cuatro años vemos a Superman. Una escena que resulta evidente que es obra de Whedon no solo por mostrarnos a un Superman tan humano, sino porque esa boca tan rara de Henry Cavill (se nota menos en movimiento de lo que parecia en las fotos) deja claro que estamos ante una de las nuevas escenas rodadas en las que le han borrado digitalmente el bigote.

Poco a poco se va acercando a lo que debería ser

Otro cambio agradable y mas que necesario es que por fin podemos decir adiós a esos filtros y efectos de desaturación que tanto marcaban el estilo de Snyder y de pronto estos personajes viven en un mundo de brillantes y vibrantes colores (aunque es cierto que la textura del traje de Superman no se lleva muy bien con eso y probablemente necesite un traje diferente para la siguiente película). Un cambio en el que de nuevo se nota la mano de Whedon y que hace que por fin los personajes luzcan como deben lucir, como si hubiesen salido de las paginas de un cómic.

Efectivamente, por una vez la publicidad no era engañosa y aquí hay colores de verdad

Y para lucimiento el de Wonder Woman, que pese a que no tienen tanto protagonismo como debería, resulta de lo mas agradable el encontrarse con que su caracterización es mucho mas cercana a la de la película de Patty Jenkins que a la de Batman v Superman (poco a poco van aprendiendo). Así que aquí de nuevo nos encontramos a una Wonder Woman heroica y optimista, una que lucha por los que no pueden defenderse y no aquella que se había mantenido alejada de la humanidad durante décadas porque había dejado de creer en los mortales. Otro error corregido que aquí es difícil saber a quien agradecer (pero seguro que es a Jenkins o a Wheedon), pero es que es mas que bienvenido.

Con lo que han maltratado en DC al personaje y como les esta salvando…

Un cambio de caracterización que se puede apreciar también en Batman, dejando atrás ese fanatismo y rabia que le cegaban en BvS y que le acerca aquí un poquito mas a como es en los cómics, aunque no deja de ser curioso ese giro tan radical que le ha llevado de parecer el de Dark Knight Returns a casi ser como el de la Silver Age. Y eso que pese a que como señalaba ayer, los problemas personales de Afleck parecen haberle pasado factura y en algunos momentos se le veía desganado en pantalla. Pero si consigue recuperarse de sus problemas como le deseo, y se mantiene el rumbo iniciado por esta película, podríamos estar ante un Batman realmente grande.

Y luego en DC decían que Batman no se podía sentar

También ha sido tan satisfactorio como esperaba, y eso pese a que en ocasiones las explosiones y los diálogos no dejan apreciarla como se merece, el poder escuchar la banda sonora de Danny Elfman en la película. El poder decir adiós a aquella cosa insulsa de las entregas anteriores y poder ver el Batmovil correr a toda velocidad mientras suena el tema clásico de 1989, hicieron que me diesen ganas de saltar del sillón. Y aunque al final no se dio la sorpresa de incluir el tema del Superman de John Williams en su totalidad tal y como deseaba, el fragmento que ya habíamos escuchado como parte del tema “The Final Battle” suena exactamente cuando debía sonar y consigue que la escena en la que aparece resulte mucho mas épica de lo que podría haber sido (aunque no tanto como DEBERÍA haber sido)

Podría haber sido mucho mas, pero no ha estado nada mal

Otro elemento que se agradece y mucho es el humor. Algo que parecía anatema para el Universo cinematográfico de DC (como si Marvel hubiese inventado los chistes en el cómic de Superhéroes), o al menos para Zack Snyder y sus admiradores, esos que a ratos parecen mas bien seguidores del monje Jorge de Burgos. Un humor que evidentemente tiene que ser obra de Joss Whedon y que aunque resulta agradable ver a personajes que no se toman tan en serio a si mismos en todo momento, hay que reconocer que en algún momento le ha quedado algo forzado, o al menos en boca del personaje menos indicado. Que a Batman le puede quedar muy bien el Humor en sus dosis y tono adecuado, pero en esta película no siempre ha sido así, funcionando mucho mejor su escena final en la que mas que humor hace un comentario sarcástico que si que funciona a la perfección con el.

A Batman no le sirve cualquier tipo de humor

Y luego están todos esos pequeños momentos que han conseguido emocionarme de verdad, que aunque no consiguen salvar la película, no son solamente pequeños rayos de esperanza pro el futuro del DCU, sino la clase de momentos que había estado soñando con ver en estas películas desde que Zack Snyder se dedico a pisotear mis ilusiones y que son difícil de explicar sin entrar en mas detalle, por lo que a partir de aquí hay que tener mas cuidado del habitual que se avecinan SPOILERS de los importantes.

Yo quería usar una foto de River Song, pero Diógenes amenazo con volver a darme el pan duro en lugar del fresco

Pese a que Steppenwolf es una mierda de villano y solo rehacerlo por completo podría haberle salvado (lo bien que hubiese quedado alguien como Hafþór Júlíus Björnsson, The Mountain en Juego de Tronos, enfundado en una armadura real y con alguien doblándole a lo Darth Vader en lugar de ese muñecajo CGI) el flashback en el que se nos narra su primer ataque a la Tierra casi consiguió emocionarme. En una escena que parece copiada del Señor de los Anillos, podemos ver como para detener la invasión de Apokolips se forjo una alianza entre las Amazonas, los Dioses, los Atlantes, los hombres y… ¡¡EL GREEN LANTERN DEL SECTOR 2814!! No es nadie que me suene del cómic, es un miembro de los Corps anónimo con forma de reptil que recuerda mucho a Isamot Kol, pero aun así, menuda gozada verle crear constructos de pura fuerza de voluntad o el ver tras su sacrificio a su anillo partir a a búsqueda de alguien digno y sin miedo que ocupe su lugar… snifs.

A ver si hay suerte y a la segunda va la vencida

Y si lo peor es Steppenwolf, lo mejor sin duda es Superman, o mejor dicho, SUPERMAN, ya que por primera vez desde que Snyder tomo las riendas del personaje, he podido ver a Henry Cavill interpretar a un personaje tan cercano al autentico Superman que aun me cuesta creerlo. Pese a un regreso desesperanzador, que eso si que debió ser 100% cosa de Snyder, en el que de nuevo nos encontramos con ese Superman frío y distante que casi parece un dios entre mortales, no tardamos demasiado en encontrarnos con el Superman de verdad, alguien cercano, amigable y capaz de sonreír y bromear. Un Superman que, en una escena que parece un gigantesco corte de mangas hacia Man of Steel (gracias Whedon), no solo en ningún momento se plantea siquiera matar al villano (que ni muere), sino que abandona inmediatamente la pelea contra este al darse cuenta de que hay vidas inocentes en peligro, ya que su prioridad es salvar gente… como haría el autentico Superman.

Si, es la misma foto de antes, con una sonrisa photoshopeada y un rizo pegado de cualquier manera, pero y lo bien que queda…

Pero lo ¿mejor? Es el darnos cuenta de que no hay nada que argumentalmente justifique este cambio de personalidad que hace que Henry Cavill por fin sea Superman. Porque aunque muchos podrán argumentar que su resurrección, el encontrarse con una segunda oportunidad, le ha hecho cambiar su actitud ante la vida, no solo transcurre demasiado poco tiempo para que se de un cambio así, sino que en el flashback del comienzo de la película, ambientado meses antes de su muerte, ya nos encontramos con ese mismo Superman. Por lo que el cambio parece que obedece sencillamente a que Joss Whedon quería al autentico Superman en la película.

¿Para que conformarse con sucedáneos desaturados pudiendo tener al de verdad?

Un Superman al que podemos ver de nuevo en la primera de las escenas post-creditos (porque si, ahora las películas del DCU tienen múltiples escenas postcreditos) en la que Whedon se da el capricho de meter un enorme guiño a los cómic que no solo sirve para reforzar esa sensación de que estamos ante un “nuevo” Superman, sino que es difícil que no emociones a cualquiera que conozca desde hace tiempo, una escena en la que Flash reta a Superman a una carrera para comprobar quien es el mas rápido… snifs. Si, es una tontería de escena, no aporta demasiado a la trama, pero que bien que queda ver eso en la pantalla grande (pese a que ese Flash deje mucho que desear).

Aunque esta versión sigue siendo mejor

Y si la primera escena post-creditos no encajaba nada con el estilo Snyder (afortunadamente) la segunda no se queda atrás. En ella nos encontramos con un Lex Luthor que (que tristemente sigue estando interpretado por Jesse Eisenberg) que ya se va pareciendo algo mas al Luthor del cómic y que no solo se ha fugado de prisión, sino que ha contratado los servicios de Deathstroke para formar una “Liga” propia con la que enfrentarse al grupo de héroes (que curiosamente en ningún momento ni ellos ni nadie se refiere al grupo por dicho nombre) Un Deathstroke al que da vida un Joe Manganiello que a diferencia de Manu Bennet en Arrow si que se ha teñido el pelo de blanco, consiguiendo que el parecido con Slade Wilson sea increíble. Una escena que se supone sienta las bases de lo que sera esa hipotética secuela que quizás veamos algún día (si Warner no la caga).

A ver si poco a poco se va enderezando el DCU

Finalizando aquí con los SPOILERS no quiero terminar estos artículos sin añadir otro gran elemento de esta película, que de una forma mucho mas personal ( y mezquina) me ha dejado tremendamente satisfecho, las reacciones de los los fans de Zack Snyder ante esta película. Ver a toda esa gente rasgándose las vestiduras porque les han “robado” la película que se merecían, que se indignan ante las numerosas afirmaciones de que es AHORA cuando Superman realmente parece Superman o que exigen a la Warner que edite una “versión del director” con el montaje de Snyder y banda sonora de Zimmer y Junkie XL, me ha dejado casi mas satisfecho que la película en si. Un grupo de gente a la que la educación y moderación a la que Diógenes me obliga a mantener solo puedo decirles que Ajo y Agua.

¡AJO Y AGUA!

Ahora solo queda esperar que nos deparara el futuro. La película, pese a que no esta funcionando mal en taquilla, no esta funcionando todo lo bien que debería funcionar la adaptación de un grupo que reúne a personajes tan tremendamente populares. Algo que se achaca a motivos tan diversos como el hartazgo de la forma de hacer cine de Snyder (después de sufrir Batman v Superman muchos habrán preferido quedarse en casa) como a la certeza de que esto no seria una película de Snyder y que por ello no valía la pena verla. Sean cuales sean los motivos detrás de esta taquilla no tan exitosa, solo espero que esto no desanime a la Warner a seguir por el camino marcado por Patty Jenkins y Joss Whedon y tengamos por fin un Universo cinematográfico de DC que ilusione ver. Ah si, y Cyborg también sale en la película.

Anuncios