Es complicado expresar con una sola palabra todo lo que significó Don Gregorio Esteban Sánchez en la España de los 90, una de las grandes bestias del humor que ayer nos dejó a los 85 años.

¡Me cago en tus muelas, cobarde!

Chiquito de la Calzada inventó su propio idioma y puso patas arriba el mundo del humor, provocando una transición entre la caspa y el surrealismo que terminaría en la stand up comedy que lo dominaría todo con la llegada del siglo XXI. Chiquito era capaz de salir al escenario, contar el chiste con menos gracia del mundo y hacer que todo el público se descompusiera de la risa, porque lo importante no era lo que contaba si no cómo lo contaba. Más de veinte años después de que se convirtiera en un fenómeno, todavía hay cobardes que no se ríen con Chiquito, que no se dan cuen. No saben lo muchísimo que compadezco a los pobres pecadores de la pradera…

Yo por mi parte voy a volver a ver la gran obra maestra del fin del siglo XX, Aquí llega Condemor. A su salud, Don Gregorio.

 

 

Anuncios