Como ya señala el titulo, este ha sido un verano trágico en lo que se refiere al genero de la ciencia ficción televisiva. Dos de mis series de ciencia ficción favoritas han dicho adiós, aunque han sido dos despedidas muy diferentes. Una ha sido agridulce aunque esperada, y la otra ha sido sorprendente y ha sentado como una puñalada a traición. Pero así es el mundo de la televisión, es mejor no encariñarte con nada no sea que el día menos pensado la mayoría del publico decida dejar de apoyar algo con calidad o que alguna cadena piense que no les compensa seguir produciendo algo que no les pertenece. Así que vamos a recordar estas dos series que tan buenos momentos me han hecho pasar, animar a quienes no les dieron una oportunidad lo hagan ahora y a ver si es posible resucitar de alguna forma a una de ellas en el ultimo momento.

Y luego los culebrones duran mil años…

Recuerdo que a Orphan Black me costo un poco darle la primera oportunidad ya que pese a que se trataba de ciencia-ficción, esa trama de experimentación en humanos y clonación me parecía demasiado pedestre y convencional para lo que yo estaba buscando en aquel momento (siempre he sido mas de space operas y similares). Pero tras pasarme un año leyendo solo buenas criticas sobre la serie, y sobre todo de su actriz protagonista/s me decidí a darle una oportunidad para comprobar por mi mismo a que venia tanto revuelo. Una decisión de la que no me arrepiento porque aquello fue amor a primera vista.

Y pensar que casi no la veo solo porque no me parecía lo suficientemente “fantástica”

Si, la serie no tenia la espectacularidad que yo buscaba, no había naves espaciales, grandes batallas, multitud de alienigenas ni avances científicos de esos a los que aun no nos hemos ni acercado en la realidad, peor lo compensaba de sobras con unos personajes interesantisimos y mucha humanidad. Ese fue precisamente el punto fuerte de la serie, la humanidad de los personajes, unos personajes que pese a sus poco ortodoxos orígenes solo querían ser ellos mismos y no ratas de laboratorio al servicio de una oscura corporación. Y unos personajes que también sirvieron para redefinir lo que se entiende por familia, al mostrarnos que da igual tus orígenes o la vida que hayas llevado, al final la familia de verdad es la que cada uno escoge.

Y Helena es lo mas grande que ha tenido esta serie

Pero si por algo destaco Orphan Black por encima de todo, y sin querer desmerecer al gran reparto con el que ha contado la serie, es por el inmenso trabajo de la actriz Tatiana Maslany dando vida a Sarah Manning y sus “sistras”. A estas alturas he perdido la cuenta de todos los clones a los que dio vida en pantalla, y digo lo de dar vida casi en el sentido mas literal de la expresión porque su trabajo aquí ha sido de quitarse el sombrero. Maslany no se limito a cambiar de peluca o de acento, cada personaje tenia su forma de expresarse, sus tics, su lenguaje corporal propio, llegando a rizar el rizo en todas las ocasiones en las que interpreto a una de las clones haciéndose pasar por otra y consiguiendo que resultase creíble. Algo que consiguió que, y seguro que no soy el único, en mas de una ocasión me olvidase de que no eran media docena de actrices diferentes sino una sola que valía por todas.

Y no exagero, realmente hay momentos en que uno se olvida de que todas ellas (y muchas mas que no salen en la foto) son la misma actriz

Por suerte para todos sus seguidores Orphan Black pudo llegar a su fin en sus propios términos, cerrando todas sus tramas y dando unos finales satisfactorios y consecuentes para la mayoría de sus personajes. Aunque si que es verdad que en algunos puntos concretos da la impresión de que quizás la serie hubiese necesitado unos pocos episodios mas para rematarlo todo a la perfección, pero en conjunto creo que no nos podemos quejar del resultado final. Ahora nos ha quedado una gran serie para el recuerdo (que no me sorprendería que el tiempo acabe poniendo como un clásico) y a una gran actriz a la que me muero de ganas por ver en sus próximos proyectos.

Ha sido triste decir adiós pero al menos ha sido una bonita despedida

Muy diferente era Dark Matter y por eso mismo me puse a verla desde el primer momento. Aquella serie basada en un cómic que a su vez estaba basado en una propuesta para serie de televisión que había sido rechazada tenia buena parte de lo que me gustaba de la ciencia ficción televisiva. Acción, humor, un futuro lejano, naves espaciales, guerras estelares, una tripulación de granujas que en el fondo eran un cacho de pan… Es cierto que no era perfecta y que sus protagonistas respondían a los estereotipos mas clásicos, pero pese a ello la serie resultaba tremendamente divertida y, honestamente, tampoco es que tuviésemos muchas mas opciones dentro del genero.

Y a estos se les irían añadiendo muchos mas tripulantes

Pero poco a poco la serie fue ampliando la complejidad de sus tramas y personajes, volcándose mas de lleno en el aspecto mas fantástico de la ciencia ficción. Viajes en el tiempo, universos paralelos, gemelos malvados, invasores alienigenas, la rebelión de las maquinas… Todo tenia cabida en Dark Matter y todo era bien aprovechado. Especialmente interesante fue el desarrollo de la trama robótica encabezada por la Androide de la nave, llamada sencillamente así, Androide, y a la que dio vida de forma perfecta la actriz Zoie Palmer. Un personaje que poco a poco se convirtió en el mas interesante de la serie y que con su desarrollo consiguió dejar en pañales a muchos otros androides de ficción…

Una Androide adicta al chocolate, que fácil resulta identificarse con ella

Tristemente, y pese a que las audiencias no eran malas del todo, Dark Matter no era propiedad de la cadena SyFy sino de sus creadores, y por ellos beneficios que la serie le proporcionaba a la cadena no eran tan elevados como los de otras series cuyos derechos si que les pertenecen. Por ello cuando toco decidir que series renovar y cuales cancelar, Dark Matter fue la serie a sacrificar dejándonos con el corazón en un puño, muchas tramas abiertas y un cliffhanger mas grande que su propia nave. Pero pese a lo dramático de la situación aun hay un pequeño clavo ardiente al que agarrarse.

¡Esto no puede estar sucediendo!

La reacción de los fans reclamando la salvación de la serie ha sido muy sonora, y según Joseph Mallozzi, uno de los co-creadores de la serie, esto ha despertado el interés de algunas de las plataformas a las que han tanteado para poder continuar la serie, aunque aun les falta algo mas para decidirse a dar acogida a una serie que no debe ser barata de producir. Pero el tiempo corre en contra de Dark Matter, ya que los actores no pueden estar de brazos cruzados indefinidamente y el mantener en pie los decorados de la serie resulta caro, por lo que si no se convence lo antes posible a alguna cadena/plataforma online de continuar la serie, el adiós a Dark Matter sera definitivo. Por ello Mallozzi esta movilizando a todo el mundo para demostrar que el interés por la serie es real y en su blog da algunas ideas de como se puede colaborar para intentar salvar a esta gran serie, por si alguien se anima a echar una mano. Que es difícil conseguirlo, no imposible, que esta no seria la primera serie que consigue salvarse en el ultimo momento.

¡Aun no esta todo perdido!

Un adiós ha sido mas definitivo que el otro y es posible que en el ultimo momento ocurra el milagro y se salve Dark Matter (y ojala, que en Brainstomping somos del #TeamRaza) pero aunque al final ocurra lo peor y sean realmente dos adioses, nos queda el consuelo de que series como estas han ayudado a que el genero de ciencia ficción parezca estar mas de moda que nunca y que la oferta de series de este tipo es poco a poco mas extensa y variada. (¡Pero aun así mas vale que Dark Matter continúe, que necesito saber quien vive y quien muere y como se resuelven todas esas tramas!)

Anuncios