Sobre la Novela Gráfica

La novela gráfica. Y se quedaban tan anchos. Durante años debatiendo sobre el término, Eisner y Steranko peleando por ver quién había inventado el término, como si en su carrera no tuvieran ya suficientes méritos como para preocuparse por inventar un término que en realidad hizo más daño que otra cosa. Novela Gráfica, con mayúsculas, porque es una Cosa Seria, Importante. Éstos no son tebeitos, necesitan una Times New Roman, caracteres delgados y con serifas, a ser posible con contraportada en negro y letras blancas. Seriedad, oye, que ésto es importante. Un cuerno, la novela gráfica es una vergüenza.

Te cobramos más y te ponemos más colores, pero cuando empecemos a tener todos los tebeos coloreados por ordenador esto ya no tendrá sentido.

Una novela es una novela, se publique en papel higiénico o en vidrieras en una catedral. Es una novela impresa en ventanas, nada más. Y un cómic es un cómic, un tebeo, una historieta, vaya en grapa o en tomo gordo con colores bien. Allá por los 70, y con los complejos de inferioridad bien arraigados, en EEUU se intenta crear un cómic «adulto» que no vaya por las coordenadas del underground, si no algo contundente, una historia completa y larga, como una película o una novela. A los ya citados nombres de Steranko y su Red Tide, o el Contrato con Dios de Will Eisner, se le unieron otros como el Sabre de Don McGregor mientras Marvel y otras editoriales hacían movimientos hacia el público adulto empezando a realizar revistas de cómics en blanco y negro o en color al estilo Heavy Metal. Había un cambio en las temáticas, un acercamiento a las de la extinta EC Comics pero llevando siempre el escudo que decía que no, que ésto no era para niños, que ésto era en blanco y negro, de mayores. El problema venía de que el Creepy de Warren llevaba ya años experimentando con esos mismos formatos, con lo que en ese caso el creador de la novela gráfica sería Warren o, para ser exactos, Archie Goodwin y Gil Kane por publicar una historia de más de cien páginas con lomo. Parecía una novela, pues debía de ser una novela.

Si está pintado, es novela gráfica. Hala.

Y a partir de ahí pues sí, se cebó al monstruo. Las novelas gráficas pasaron a ser cómics pintados y, si eran muy delgados, Forum los llamaba «prestigios», de Formato Prestigio. El formato prestigio en realidad era un cómic con un papel muy satinado y cubiertas de cartoné plastificado, mientras que las novelas gráficas tenían guardas -como los libros de tapa dura de verdad- pero no tenían tapa dura si no cartoné de algo más de gramaje. El tamaño de página era más grande, pero por lo demás era lo mismo que el prestigio y, comparados con los álbumes en tapa dura de Astérix o Tintín, pues como que se quedaban un poco desmejorados. Norma también pasó a editar sus álbumes de «cómic europeo» en tapa dura, a un precio espantósamente caro, pero la calidad había que pagarla, oye. Mientras tanto y ya entrados los 90, Forum exploraba nuevas formas de crear formatos económicos que hicieran rentable la edición de algunas de las series más emblemáticas de Marvel que habían acabado cerrando en España por las malas ventas. Los tomos, de unas doscientas páginas, se llamaron «Tomos Grandes Sagas», con lomo y cubiertas de cartoné plastificado y hasta brillos metalizados, pero con el papel habitual de la grapa, que ya por aquel entonces había mejorado su calidad respecto a lo que veíamos en los 80. Y no, aquello no era novela gráfica porque no era caro ni tenía papel tan gordo.

¿Notais el reborde metalizado? Que no os engañe, que ésto no es novela gráfica, ¡no señor!

Mientras tanto, Norma estaba publicando el Slaine de Pat Mills y Simon Bisley en tomos de tapa dura y papel del bueno, y aquello sí que era novela gráfica sí, nadie lo pondría en duda, a pesar de que era material publicado originalmente en 2000 AD, una revista semanal que se editaba en papel infecto y a unos pocos peniques. Pero aquí era Novela Gráfica, sí. Y Akira también era novela gráfica, porque tenía color informático de Steve Oliff y tapa gorda, tenía la sofisticación del Kurosawa del cómic, Katsuhiro Otomo… Y estaban todos con el monóculo puesto hasta que el mercado se rompió por completo con Dragonball.

Tapa dura, ¡pero dura dura dura! ¡Y cara!

El cómic japonés se vendía en tomos gordísimos de papel malo y se hacía fundamentalmente en blanco y negro, dando pie a la publicación de cómics baratos en grapa, en tomos chiquitajos, tebeos accesibles y atractivos para la chavalería, a pesar de que tanto Norma como Planeta intentaron editarlos con tapas de cartoné -plastificado en algunos casos- y en grapa como si fueran un comic book americano. Pero no funcionó, la cabra tiraba al monte y, exceptuando casos puntuales como Taniguchi, poca «novela gráfica manga» se vió, sobre todo porque en Japón aquellas novelas gráficas se llamaban Seinen y su nombre no dependía de su formato, si no de su contenido, del tipo de historias que se contaban dentro de ellas. La irrupción por todas partes del coloreado informático y la mejora de los metodos de impresión, que hizo mucho más accesible el poder imprimir tebeos pintados, dejó claro que Marvels o Kingdom Come eran los últimos de filipinas del «formato prestigio» y la dichosa novela gráfica… Aunque no exactamente.

Y pensar que todavía me encuentro a gente que cuando me suelta la palabra cómic se me disculpa y luego se corrige diciendo «bueno, novela gráfica». ¡NO SEÑOR MIO, LO QUE ME OFENDE ES LO DE NOVELA GRÁFICA!

Porque hoy en día eso de la Novela Gráfica viene a traducirse en una sección de los grandes almacenes con tebeos con tapa (sea dura o no), que es lo que se publica en esos sitios porque no suelen tener sitio para la cochina grapa. Pero vamos, que los Omnigold van en el espacio de la Novela Gráfica igual que un recopilatorio de Youngblood, todo arrejuntao y a veces hasta lo mezclan con los shonen japoneses de toda la vida o hasta los Super Humor de Mortadelo, que como también iban en tapa dura con letras de oro seguro que eran una novela gráfica. Lamentable que todavía dure la tontería…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

21 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto

«(…) lo que me ofende es lo de novela gráfica!»😂😂😂😥

Miki
Miki
19 días han pasado desde que se escribió esto

«(…)tebeos con tapa (sea dura o no), que es lo que se publica en esos sitios porque no suelen tener sitio para la cochina grapa»
¿A qué sitios dices que te refieres? ¿A las editoriales? XDDD

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto

Los Tebeos de El Boletín #309-313 (con Robin Robot #1-5 de Sanchís, el papá de Pumby …Robin Robot, una especie de Flash Gordon cómico fue su principal aporte a Bruguera, editorial con la que no solemos vincularlo, dada su producción para Valenciana). «Grapas» de solo 16 páginas a seis euros la unidad (es lo que tienen las ediciones limitadas) … luego os quejáis aún de las grapas de Panini y ECC (que sí, que son caras …hace tiempo).

Kitty Pryde
Kitty Pryde
19 días han pasado desde que se escribió esto

Primero, me hace mucha gracia ver un anuncio propagandistico del partido VOX en esta web, sabiendo que a Diogenes deben de rechinarle los dientes cada vez que oye a Santiago Abascal y que M’Rabo de poder hacerlo pues les aplicaría una solución digna de Juego de Tronos…

Lo segundo, un youtuber qué sigo (uno decente aclaro, no de los que viven del escándalo y se van a vivir a Andorra) dijo que el cómic es hermano del cine, dado que ambos crean una narrativa basada en imágenes en vez de en palabras cómo hace la literatura
Una conclusión muy acertada y que hace también al término «novela gráfica» aún más obsoleto si cabe

Zatannasay
Zatannasay
19 días han pasado desde que se escribió esto

Scott McCloud comentó lo de que el «arte secuencial yuxtapuesto»

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Kitty Pryde

Los del «partidito» son muy amigos de las viñetas al parecer (ya tienen alguna demanda por usar alguna caricatura con fines propagandísticos cambiando el contenido de los textos del original😈).

Roger
Roger
18 días han pasado desde que se escribió esto

A mí también me chirriaba ver a Vox por aquí. Anda que no dan mal rollo.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
18 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

También colaron anuncios en la web de Universo Marvel ayer y anteayer. Aquí ya lo hicieron muchas veces. Ya solo falta que entren a anunciarse en ADLO (😈la web de cómics española que más caña les ha dado😂).

Flaus
Flaus
19 días han pasado desde que se escribió esto

«poca «novela gráfica manga» se vió, sobre todo porque en Japón aquellas novelas gráficas se llamaban Seinen y su nombre no dependía de su formato, si no de su contenido, del tipo de historias que se contaban dentro de ellas»
Es gracioso porque en Japón SI que hubo termino equivalente.
El Gekiga fue un movimiento hecho para luchar contra el estilo de Tezuka, e iba con series Seinen(Golgo, la del tío que se comunicaba con las ratas) y shonen(Isamu que es uno de los primeros prototipos de la Jump en la creación del shonen de pelea era técnicamente gekiga).
¿Que pasó con el Gekiga? Que Tezuka(black Jack) y gente que hacía manga empezaron a imitar el estilo y poco a poco se fueron mezclando ambas visiones dando lugar el manga como conocemos.
Es gracioso como los japoneses y yankees pasaron por el mismo momento pero los primeros entendieron que esa división fue una estupidez como un pino.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto

Hace tiempo que no es fácil distinguir. Algunos shonen tienen un dibujo muy shojo, algunos shonen son más picantes en erotismo que muchos seinen, hay seinen que de seinen tienen solo el ir supuestamente dirigidos a un público más maduro o tocar temas sensibles (pero lo hacen con mucho tacto y sin muy «suaves» mientras algún shonen es bastante crudo), hay cosas con estilo de dibujo muy infantil que son tirando a sórdidas (y cosas con un estilo bastante bizarro y feista que cuentan historias muy para críos),…

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Flaus

Incluso antes del Gekiga ya tenían el precedentes de los primeros mangas «encuadernados» unitarios (un volumen con una historia completa, que muy rara vez se continuaba en nuevos volúmenes) dirigidos al mercado de las librerías de alquiler de finales de los cuarenta y los años cincuenta (sin serialización previa en revistas además, por lo general), mercado que precisamente permitió el surgimiento del Gekiga.

Álvaro
Álvaro
19 días han pasado desde que se escribió esto

Para mí el problema de fondo es que no tenemos una buena palabra para definir… «esto». «Comic» hace pensar en algo cómico, y no pega con cosas como From Hell. «Tebeo» hace referencia al estilo Bruguera que, de nuevo, no pega nada con algo como From Hell. «Novela gráfica» hace que el medio esté supeditado a la literatura, como si fuera una rama de ella en vez de algo independiente. «Noveno arte» suena tan pretencioso que hay que ponerse el monóculo para decirlo. Lo mismo con «narrativa secuencial». En definitiva, ningún término encaja bien.

Antonio Jota Comu
19 días han pasado desde que se escribió esto

A mí me gustaba más cuando ‘comedia’ se usaba para representar el teatro en su conjunto, en lugar de ‘drama’ («corral de comedias», ‘El arte nuevo de hacer comedias’), y cuando ‘cómico’ y ‘actor’ venían a ser sinónimos. ¿Por qué hemos pasado a darle esa importancia al drama sobre la comedia?

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
19 días han pasado desde que se escribió esto

El punto está en pensar que novela denota prestigio; como si no existieran novelas basura y todo fueran obras cumbres.
Yo es que considero a la Novela gráfica en un orden subordinado al cómic. Otro formato dentro del medio, de mayor extensión y usualmente pintado. Pero solo denota eso; es un cómic largo (ni mejor ni peor, Dazzler: The Movie tendría que haber sido la imagen para representar los Marvel Graphic Novel).
Blackmark me cae pesadisimo al punto que no sabría si realmente llamarlo cómic o novela ilustrada, las revistas de Curtis de Marvel eran una ruleta como el resto de Marvel en los ’70, y a las cosas de Eisner suelo decirles cómics a no ser que sean tiras, xD.
Pero mi idea de un cómic está fuertemente influenciada por un formato específico estadounidense de los ’60 en adelante, con las antologías, tebeos y álbumes europeos no siendo realmente algo en lo que sea muy conocedor. Ni que hablar ya el mundo del manga que no consigo romper la barrera que tengo desde niño con el estilo japonés.
Supongo que la novela gráfica tiene ese aspecto de “ser más” por el número de páginas, la calidad del papel, el precio, etc. etc. pero mi cerebro está entrenado a un cierto ritmo de 20ypocas páginas que hace que muchas veces formatos más extensos me parezcan que se mueven demasiado lento y/o tienen relleno y/o (en consecuencia) son demasiado ligeros (mi problema con muchos cómics modernos).
El término novela gráfica me acaba cayendo más como una distinción entre los que creen que caro significa prestigioso y los que realmente leen distinguiendo el arte de su valor comercial.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
19 días han pasado desde que se escribió esto

Ya en los años cincuenta usaron los términos de novela gráfica y novela visual en el mercado americano (habitualmente para ediciones de pequeño formato que se parecían a las novelitas de edición barata …cosas como la «picture novel» It rhymes with lust dibujada por el bueno de Matt Baker). Y Gil Kane, aparte de Blackmark, tenía lo de His name is…Savage (personaje creo que recuperado hace unos años por Steven Grant y Jesús Antonio Hernández). Y ya en 1930 el bueno de Milt Gross usaba para Él fue malo con ella (He done her wrong …No lo hagáis en casa, niños🧐) en portada (y en la «portadilla» interior) la leyenda promocional «The great american novel …and not a word in it» y «no words – no music» …vamos, una novela visual sin palabras ni musica) …novelitas visual muy deudora del cine mudo, por cierto (por estilo narrativo y temática).

Erminzah
Erminzah
19 días han pasado desde que se escribió esto

El término Novela gráfica acabo convirtiéndose en una señal de baja autoestima de cualquiera que lo usara en lugar de » hago comics», como si se avergonzara o sonara poco serio dedicarse a ello. Era el » Soy gerente de ventas en una multinacional que..» sí sí..eres el comercial.

Roger
Roger
18 días han pasado desde que se escribió esto

El término «novela gráfica» es algo pretencioso. Sirve, como decís, para que la gente que lo usa se sienta más adulta.
Esnobismos aparte, un problema que le veo es que los autores parecen escribir más pensando en conseguir historias que quepan en un solo tomo que en hacer largas temporadas en series regulares.