Volviendo a Mongo con el Flash Gordon de Al Williamson

Hoy toca hablar de un clásico con mayúsculas, de uno de esos cómics por los que parece que el tiempo no ha pasado y que resultan tan apasionantes y espectaculares como el día en el que se publicaron por primera vez y uno al que le tengo un especial cariño, el Flash Gordon de Al Williamson. Un puñado de historias (no tantas como me gustaría, sigh) que llevaban demasiado tiempo inéditas en nuestro país y que Dolmen ha recuperado en una edición de lujo que nos devuelve la magia de una de las mejores versiones del personaje jamás realizada.

Que grande era

Aunque Flash Gordon fue creado por le gran Alex Raymond y paso por las manos de otros grandes del cómic como Dan Barry o Mac Raboy (o mas recientemente la divertida etapa de Jeff Parker y Evan Shaner), para mi el personaje siempre tendrá la fisonomía de la que le doto Alfonso “Al” Williamson (Básicamente la del actor Buster Crabbe). Una versión que descubrí hace mas años de los que quiero admitir en la paginas de un Pocket de Ases de Bruguera en el que ni siquiera la edición miniaturizada, una reproducción del color algo deficiente y la horrible rotulación mecánica consiguieron evitar que estas historias me llamasen la atención por encima del resto.

La edición no le hacia justicia pero aun así estas historias dejaban huella

Y ahora por fin contamos con una recopilación de todas aquellas historias, las que Williamson realizo para King Cómics a mediados de la década de los sesenta, la adaptación al cómic de la película de 1980 la miniserie que el y Mark Schultz hicieron para Marvel en los años noventa e incluso un puñado de historias publicitarias para promocionar una fabrica de plásticos. Una recopilación que aunque prescinde del color original de aquellas historias, esto es algo que en algunos casos (no todos) no es precisamente algo negativo, ya que nos permite apreciar aun mejor el increíble trabajo de Williamson en estas historias que, como decía al comienzo, siguen conservando la frescura y encanto inocente de cuando se publicaron.

No hay color, en mas de un sentido

El tomo comienza con las historias que Al Williamson, en algunas de ellas junto con Archie Goodwin, realizaron para King Cómics entre 1966 y 1967. Historias que Williamson se tomo como una continuación directa de la era de Alex Raymond, devolviéndole al personaje sus aspectos mas fantásticos y de pulp y en las que tras un corto resumen de aquellas primeras historias nos presenta a unos Flash Gordon, Dale Arden y Doctor Zarkov que regresan de nuevo a Mongo para vivir nuevas aventuras. Se trata de apenas seis historias cortas que saben a muy poco pero en las que Williamson volcó todo su talento e imaginación mostrándonos un Mongo mas hermoso, fascinante y peligroso que nunca poblado por todo tipo de monstruosas criaturas y amenazas entre las que se encontraba el inevitable regreso del despiadado Ming.

La de aventuras que les esperaban de nuevo

Tras esto nos encontramos con la adaptación al cómic de la película de 1980, un trabajo que para Williamson, quien trabajo aquí con el guionista Bruce Jones, resulto tremendamente frustrante, ya que por un lado el retraso en suministrarle material de referencia de la película y las reescrituras del guion de la misma provocaron que tuviese que realizar numerosos cambios a lo largo de todo el proceso. Algo que se complico por su disgusto tanto por la elección de algunos de los actores, que no se correspondían a la imagen que Williamson tenia de esos personajes por los que sentía autentica reverencia y especialmente por el tono casi auto paródico de la película.

Esta adaptación fue como ver lo que podría haber sido la película

Pero pese a ello el resultado es bastante notable, Williamson respeto las caras de los actores pero tratando de acercarlas lo máximo posible a la imagen mas icónica de los personajes, mientras que a la hora de adaptar la historia el y Jones redujeron al máximo, en muchos casos eliminaron por completo, los momentos mas humorísticos y ridículos de la película, siendo el resultado un cómic que pese a seguir fielmente la misma trama de esta, se encuentra mucho mas en la linea de las historias mas clásicas del personaje. Un cómic que además en lo visual resulta espectacular, casi mas que en su anterior incursión en el personaje, con momentos como la llegada a la Ciudad Celeste de los Hombres Halcón. Y además se trata del caso en el que la falta de color beneficia al cómic, ya que el coloreado original no le hacia justicia al trabajo de Williamson y la reproducción aquí en blanco y negro permite apreciar mejor tanto el intrincado y detalladísimo trabajo de este como su dominio del claroscuro.

Williamson derrochaba talento

De ahí este recopilatorio salta a 1995, al regreso de Al Williamson al personaje, esta vez junto con Mark Schultz (alguien que sin duda es no solo uno de sus mayores admiradores sino también uno de sus mas aventajados discípulos) en una miniserie para Marvel repleta de nostalgia. Habían transcurrido casi treinta años desde aquella primera ocasión en la que este se había encargado de narrar las aventuras del personaje, y como en aquella ocasión nos vuelve a presentar al trío de héroes regresando una vez mas a Mongo en una serie que se siente como una continuación directa de aquella (incluidas muchas referencias a elementos introducidos allí) como si esas tres décadas no hubiesen tenido lugar.

Acabar, lo que se dice acabar…

Y pese a contar con sesenta y cuatro años en aquel momento, su trazo era tan espectacular, detallado, minucioso y elegante como cuando era un veinteañero y su imaginación igual de desbordante. En estos dos números de los que consto la miniserie y que de nuevo supieron a muy poco, Flash volvió a embarcarse en una aventura tremendamente clásica en la que visito nuevos y misteriosos rincones desconocidos de Mongo, se enfrento a monstruosas criaturas y de nuevo se batió en duelo contra su eterno enemigo. Una historia que quizás no sea rompedora e innovadora, que se podría acusar de ser lo mismo de siempre, pero Williamson tenia un arte tan grande que conseguía que todo ello resultase fresco y apasionante tanto entonces como hoy en día.

Flash era todoterreno

El tomo termina con unas historias que yo desconocía por completo y que son tremendamente delirantes en su concepto. Se trata de las habituales historias publicitarias que hemos visto incontables veces en las que populares personajes de cómic promocionan todo tipo de productos. En esta ocasión se trataba de promocionar la gran gama de plásticos. y derivados de la compañía Union Carbide (famosa especialmente por un desastre mortal en los ochenta en el que murieron miles de personas en la India y del que jamás han querido responsabilizarse) Historias en las que Flash acaba convertido en poco menos que un comercial de dicha empresa tratando de vender a sus aliados todo tipo de productos. Unas historias que aunque no se encuentran a la altura de alguien de la talla de Al Williamson resultan una peculiar curiosidad histórica que a la vista del resultado este se tomo tan en serio como cualquier otro trabajo.

A Flash debian darle una buena comisión por cada venta

Pese a las décadas transcurridas desde la primera vez que leí estas historias y las muchísimas relecturas a lo largo de esos años, he disfrutado de estas historias tanto como el primer día, la mejor prueba de que lo imperecedero del trabajo que realizaron aquí Williamson junto con Goodwin, Schultz y el resto de sus colaboradores, creando uno de esos cómics atemporales de los que uno puede disfrutar indefinidamente. Cómics que ahora podrán descubrir una nueva generación de lectores (que espero que esto no llegue solo a los nostálgicos como yo) ya que por suerte vivimos en una época en la que cada vez resulta mas sencillo tener al alcance de la mano todos esos clásicos que en su día parecía un sueño poder encontrar en las librerías. Así que por supuesto recomiendo efusivamente la lectura tanto de este tomo como del resto de etapas del personaje que Dolmen ha puesto a nuestra disposición, que el personaje lo merece y mas cuando sus aventuras estuvieron en manos de autores tan grandes como Al Williamson.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

28 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Zatannasay
Zatannasay
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Al williamson es descomunal.
Tal vez, el ultimo de los ilustradores de gran formato; de esos que llenaban páginas de periódicos del siglo XIX.

Y sí. Es un topicazo lo que he dicho. Pero es que esas imagenes no son solo maravillosas ilustraciones. Es que evocan universos, que es lo más dificil.

Por cierto. Intentad decir el último bocadillo de Flash, correctamente, de corrido, y sin parar para respirar.

Concretamente: «materiales plásticos como fenólicos, polietilenos, vinilos, polisulfonas, resinas epoxi, uretanos o poliestirenos…»

Si sois capaces mereceis llamaros salvadores del Universo.
Aunque hagáis publicidad de Carbide.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

Defensores de la Tierra (con tanto plástico y derivado del petróleo) seguro que no.?

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

Flash Gordon fue el que me introdujo al genero del planetary romance, esa mezcla de ciencia ficción y pulp tan mágica.

sahiher
sahiher
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Valenciana publicó en color y a tamaño correcto algunas de las historias de Williamson de Flash Gordon. La del pocket de ases de bruguera aquí, por ejemplo:

comment image

En mi opinión, error, y motivo de mi no compra, no publicar estas historias en color.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  sahiher

Tampoco los anglos lo han reeditado a color en mucho tiempo. Y mucho mejor esto que los Pocket de Ases. Incluso lo de Valenciana no era tan buena edición (aunque el papel era mejor que el de los comic-books americanos). Si quieres los números de los sesenta que no dibujaba Williamson (muy inferiores pero aceptables) sí tienes que recurrir a esas ediciones.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Yo incluso diría que ha Williamson, Frazetta y Hal Foster se los disfruta incluso mejor en B/N dados sus trazos tan característicos (lo que no quita que casi siempre prefiera que lo que se ha publicado originalmente a color se reedite en color y lo que se ha publicado originalmente en B/N se reedite en B/N sin coloreados absurdos …y dijo casi siempre y no siempre porque hay autores como Bernie Wrightson que han a menudo tenido que incorporar el color a su obra por imposición comercial, siendo autores a los que no les gustaba publicar a color, mucho menos obras un poco personales, ni siquiera cuando supervisaban el color).

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  sahiher

Yo conocí a Flash por la edición de Tebeos.
Hay que decir que esa portada parece de la etapa en que Flash iba más de astronauta que de salvador del universo. Recuerdo que incluso rompía con Dale Arden porque ella quería ser ama de casa, y él se liaba con una pelirroja. Lástima que no haya más continuidad en la carrera de Flash.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Quitando alguna lámina de edición limitada y un par de ilustraciones cedidas a fanzines está TODO el Flash Gordon de Al Williamson (abarcando décadas de su carrera). Pena que no hiciese más, pues junto con Alex Raymond y Dan Barry, Al Williamson está en la trinidad de dibujantes del personaje (me gusta Mac Raboy, pero estos tres MUCHO más).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Para el que se haya quedado con ganas de más Williamson que eche un ojo a sus trabajos de SciFi en la EC Comics (a veces en compañía de Frank Frazetta o Wallace Wood, otros dos grandes del dibujo que se pirraban por el pulp).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Y Dark Horse (y Diábolo ya nos ha completado en castellano Weird Science).

Save
Save
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Eso a iba a decir, que Diabolo está editando todo esto en castellano (amén de otras series
de los 50) en unas ediciones bastante buenas.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Save

Me las estoy pillando todas. El Frankenstein de Dick Briefer y las antologías de Alex Toth y Bernard Krigstein son auténticas joyas, por ejemplo. También la antología dedicada a las Criaturas del Pantano. Y hay cosas tan rarunas como el serial de Kirby dedicado a lo onírico (El extraño mundo de tus sueños)…algo así como Freud meets Dalí.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Save

También ha completado Tales from the Crypt. Y lanza (si no hay problemas que lo retrasen) este año tres nuevas series EC (vale que una de las de tomo único).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Y al que busque un complemento a este tomo de Dolmen que se lance a por el librito (ensayo de Yexus) editado por don Manuel Caldas (Libri Impressi) dedicado al gran dibujante (amigo de chaval allá en Latinoamérica de nuestro Buylla, el dibujante de Diego Valor, el Dan Dare español): Al Williamson: El último aventurero (de hace cosa de un lustro al menos, pero todavía encontrable …y muy recomendable)

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Salió un libro hace unos años muy curioso: Flash Gordon contra la censura. Te cuenta como el franquismo impedía a las reinas de Flash salir en bikini (sacrilegio) o que Flash organizara repúblicas al liberar Mongo.

Jesús Manuel Martínez Otero ll m ll pl lp PP PP l
Jesús Manuel Martínez Otero ll m ll pl lp PP PP l
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Les dibujaban rebequitas encima o jerseys para tapar escotes y les alargaban las faldas. Lo curioso es que muchas de esas comic-strips americanas (por ejemplo todas las de Hispano Americana de Ediciones) ya venían de Italia, donde ya habían sido censuradas previamente (y sería peor todavía la censura de la posguerra que la del régimen de Mussolini en lo tocante a las publicaciones infantiles y juveniles, pues tanto los comunistas como los cristianos coincidían en que era necesario un mayor control sobre qué leían los influenciables chavales), pero aquí no les parecía suficiente y lo volvían a censurar.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Ming volvía y volvía (hasta clonado). Y cuando no volvía aparecía uno de sus hijos (sí, en plural …o algún nieto clavadito a él y criado en otra dimensión en la que el tiempo no transcurría paralelo).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Su versión de la peli es mucho mejor que la peli (y más próxima a Raymond, claro, que para él era la referencia a seguir).

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto

La peli es tan mala que es buena.

Jesús Manuel Martínez Otero ll m ll pl lp PP PP l
Jesús Manuel Martínez Otero ll m ll pl lp PP PP l
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

A mí me hace gracia, pero le sobra comedia, el prota está mal escogido y su Flash tiene pinta de gañán. Mala mala es la peli de Brenda Star (otra comic-strip la de la Reporter creada por la talentosa Dale Messick, acá bastante desconocida), con la Brooke Shield (Nick Fury agente de Brooke SHIELD?) de prota (y Timothy Dalton como el galán enmascarado a lo Zorro… así que hay punto de conexión, ja, fracaso y adaptación fallida aparte). La de Flash Gordon, con todas sus pegas, es divertida, como la de Popeye (otro fracaso, incluso mayor). O la de The Shadow con Alec Baldwin (que con su punto Serie B era hasta adecuada como adaptación pulp, pese a algún fallo) y la noventera de The Phantom (con Billy Zane …y una jovencita Catherine Zeta Jones como líder de las Piratas del Aire). Las disfruté más que la de Dick Tracy (otro fracaso notorio) de Warren Beatty (con Pacino y Madonna).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Pena que Planeta se resista a completar los sus tiras de prensa de Star Wars (también con Archie Goodwin).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Todavía recuerdo con cariño los seriales de Buster Crabbe (que también fue Buck Rogers y Tarzan) que descubrí de muy chico. En DVD debo tener el segundo me parece.

Zatannasay
Zatannasay
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Yo recuerdo la serie moderna, del 79 ? de Buck Rogers. El gran padre de todo lo que vino después.
Con una estética disco entrañable, necesitada de meter peleas a puñetazos, y olvidada; pero se atrevía a tratar temas profundos.
La soledad del desplazado temporal, la crisis ecológica, vislumbrar el límite de lo que se entiende por humano, la inteligencia artificial, villanos con los que empatizas, en fin.

Similar al Doctor WHO de la bufanda en muchos sentidos, y al Flash Gordon de la película. Entrañable.

Last edited 11 meses han pasado desde que se escribió esto by Zatannasay
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

Muy querido en Galicia el Cuarto Doctor (de Tom Baker). Y mi favorito todavía (fue el Doctor de Marvel UK además…con efímera presencia en la Marvel USA …Reeditado parcialmente en los tres últimos lustros por Panini UK y me parece recordar que IDW, si no fue otra «pequeña» editorial USA …incluso se recuperó la parte principal de los seriales de Abslom Daak Dakek Hunter y Kroton The Cyberman with soul, mis dos spin-offs favoritos del Doctor). Mi Doctor favorito todavía (y me gusta Tennant …y le pillé cariño a la versión más humana de Smith).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Lo de la publicidad de plásticos fueron solo unas tiras puntuales, escasas (te sobran dedos) y anecdóticas (que con la publicidad poco lucimiento permitían …pero seguía siendo Williamson).