Shang-Chi y los juegos de engaño y muerte: El día en que Frank Miller salvó Marvel (XII)

Decía Diógenes la ultima vez que le dio por hablar de el día en que Frank Miller salvó Marvel que iba a hacer trampas porque de nuevo ha mordido mas de lo que podía masticar (no lo decía con esas palabras pero estaba implícito) y tras aquella trampa y dos semanas de escaqueo ahora me ha encasquetado a mi hablar de los cómics de Marvel que se publicaron en aquel lejano y añorado 1981 con la excusa de que el no sabría que decir del cómic que tocaba ahora, el Master of Kung Fu numero 96. Y aunque es un tramposo y un caradura, como aquellos que siempre manipulaban al pobre Shang-Chi, hay que reconocer que algo de verdad tenían sus palabras ya que el no seria capaz de hacer justicia a una serie como esta.

Fue una decisión arriesgada colorear así la portada, pero no se puede negar que lama la atención

Cuando este cómic se publico hacia unos cuatro años que el dúo formado por Doug Moench y Paul Gulacy habían concluido su mítica y épica etapa en la serie, aunque Moench siguió escribiéndola casi hasta el final de la misma. Y aunque a Gulacy se le echaba de menos la serie no tardó en contar con un nuevo grande en el apartado artístico, Mike Zeck, quien junto con el entintado de Gene Day (quien acabo encargándose en solitario de dibujar la serie hasta su trágica muerte a la corta edad de treinta y un años) fueron responsables de una etapa que en lo artístico poco tenia que envidiar a la anterior, algo que no siempre se les reconoce.

Esta serie tuvo a menudo un apartado artístico de lujo

Y es justo ahí donde encaja el cómic que hoy nos ocupa, una historia auto conclusiva de unas densísimas veinticuatro paginas que leídas hoy en día cunden como dos o tres cómics modernos de esos que criticaba muy hipócritamente Tom Brevoort no hace mucho. Una historia en la que nos encontramos conque Shang-Chi y sus aliados han acabado rompiendo sus lazos con el MI6 para establecerse por su cuenta bajo el anodino nombre de “Freelance Restorations” y seguir haciendo lo que mejor saben hacer, ayudar a los demás y ocasionalmente salvar el mundo, pero sin dejarse arrastrar por aquellos juegos de engaño y muerte que tanto detestaba Shang-Chi. Aunque como pronto descubrirá este, tanto trabajando para el gobierno como siendo independientes es imposible trabajar en ese mundo del espionaje internacional y escapar de esos juegos que tanto han marcado su vida desde que su padre le entreno para convertirle en un arma.

El pobre Shang-Chi no veía la hora de dejar de estar metido en ese mundo de espías

Todo comienza de forma aparentemente inocente, con una invitación casual (y que vista hoy en día suena un poco fea) para presenciar un combate de artes marciales en el que un luchador británico, Rufus Carter (que parece haber escapado del cine de Blaxploitation), vuelve al ring tras haber perdido un ojo en un accidente. Shang-Chi queda primero sorprendido por lo estrictas de las reglas de este tipo de enfrentamientos y mas tarde asombrado por la increíble habilidad de Carter peleando.

Eso de que siendo orientales seguro que les interesa el torneo de artes marciales suena un poco mal

Un asombro que es mutuo desde el momento en el que Carter desde el ring presencia lo rápida y eficientemente que Shang-Chi despacha a un matón que quería quitarle su asiento. Algo que provoca que Carter, quien conoce el nuevo negocio al que se dedican Chi y sus aliados, les pida ayuda para solucionar un problema que tiene con unos extorsionadores que le han amenazado a el y a su tienda de antigüedades.

Había mas espectáculo fuera del ring que dentro de el

Un trabajo de lo mas inocente que casi parece una de aquellas misiones del Equipo-A en la que humildes ciudadanos mataban moscas a cañonazos, pero en la que nada es realmente lo que parece. Y es que como no podía ser de otra forma Shang-Chi acaba descubriendo que todo eso no era mas que una fachada, que la realidad era muy diferente y mucho mas sórdida y que una vez mas le habían envuelto contra su voluntad en esos juegos de engaño y muerte de los que jamas dejo de quejarse, aunque en esta ocasión encontró un alma afín en Carter quien como el también se encontraba demasiado cansado de seguir “jugando” a ellos.

Al final la única forma de ganar era dejar de jugar a ese juego

Como decía al comienzo nos encontramos con un cómic tremendamente denso pero que se lee del tirón como nada, uno de esos ejemplos de lo mucho que ha perdido el cómic narrativamente hablando por culpa de la pereza de muchos autores de escribir pensando en el tomo y que han provocado que leer mes a mes muchas series hoy en día (por suerte no todas) sea algo que no vale la pena. Pero este cómic es todo lo contrario, veinticuatro paginas le bastaban a Moench, Zeck y Day para contar a los lectores una historia completa y auto conclusiva repleta de acción en la que se presentaba a un nuevo personaje, se lidiaba con las secuelas de la historia que había terminado en el numero anterior, se desarrollaba a los personajes secundarios de la serie y sus tramas (durante varias paginas) y servía tambien como punto de entrada perfecto para los nuevos lectores. Algo que en aquellos años solía ser lo común pero que ahora no es precisamente lo habitual, aunque por suerte ya han reconocido públicamente que eso es un problema y con algo mas de suerte aun no se quedara en simples palabras vacías.

Si es que en los comics de antes daba tiempo para todo

Un cómic que además, y como decía antes, cuenta con un apartado gráfico de lujo. Es cierto que cuando se habla de esta serie siempre se acaba hablando inevitablemente de la mítica etapa de Moench y Gulacy, y que ambos autores dejaron el listón altísimo, pero de forma muy injusta se suele olvidar que lo que vino después siguió siendo un cómic muy grande (precisamente la etapa en la que yo descubrí este cómic y se convirtió en uno de mis favoritos para siempre).

Zeck y Day formaban un gran equipo

Tanto la etapa dibujada entre Mike Zeck y Gene Day como la posterior etapa de este ultimo en solitario siguen siendo grandísimos cómics que es todo un placer admirar, y este numero es el ejemplo perfecto de ello. Zeck y Day manejaban como querían la ambientación y el lenguaje corporal de sus personajes, pero era en las escenas de acción, en las coreografías de las peleas, donde esta fluía casi como si estuviésemos viendo el cómic en movimiento, donde brillaban como pocos. Algo por lo que esta etapa debería ser reivindicada mas a menudo.

Con cosas así se hacia mas llevadero añorar a Gulacy

Y se suponía que tenia que hablar de Frank Miller o algo así, así que añadiré que conociendo sus gustos y lo mucho que se flipo en aquellos años con el mundo de las artes marciales y el misticismo oriental, no me cabe ninguna duda de que este cómic debió encantarle, pese a no tener prueba alguna de que alguna vez lo leyese. Ahora esperemos que Diógenes no siga haciendo trampas la próxima semana y retome la sección porque yo ya me empiezo a sentir con el como Shang-Chi con sus juegos de engaño y muerte…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

37 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Violencia racial!

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Frank quién?

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Ya en serio: Moench, Zeck & Day, un equipo estupendo. También Moench & Day. Y Moench & Gulacy (y McGregor & Gulacy). …Y Moench & Buscema (WeirdWorld y Merlín: Quest of the King).

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Moench y Sienkiewicz no?
Vamos, que Moench es un clásico no reconocido.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Caballero Luna!

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

los simpson

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  ToxOgt

Godzilla King of the Monsters!?

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

mmmm, yo lo decia por el color de los personajes pero Shang Chi nunca pero nunca a interactuado con Ben Grimm ni Richards no asi con su mujer y con su cuñado…..

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  ToxOgt

El Godzilla de la Toho a su paso por Marvel sí interactuó con los 4F (y SHIELD …y los Vengadores …y los Campeones …Y Dinosaurio Diabólico!)?

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Pero no a los defenders no a los Xmen

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  ToxOgt

No, aunque creo que Spidey hacia un cameo (como luego en Transformers). Y salía Yetrigar, el Bigfoot gigante, que parecía más propio de los cincuenta que de los setenta. El Ronin Rojo, que debutó allí, luego se pasó por los Vengadores (bien recordado por la Generación Forum?). También salía Dum Dum Dugan, al frente del Escuadrón Godzilla de SHIELD, si la memoria no me traiciona ya demasiado.?

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

aqui salio un mecha gojira en la decada de los 70-80 publicado por La Prensa donde hundia barcos comunistas de Cuba, jajaja en Agente Internacional que eran las mismas portadas pero cambiaba la traducion y era Nick Furia agente de CIDEL

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  ToxOgt

El chino sí salvó el culo a SHIELD en Marvel Team-Up (en compañía de Spiderman y la Viuda Negra).

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Es muy cierto de hecho salió cuando iban contra scorpio o séptico o una mamd que termino siendo el primer hijo de Fury

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  ToxOgt

Creo recordar que los villanos eran Víbora y el Samurái de Plata (hace mucho ya que lo leí, pero lo tengo por casa, así que acabaré releyendo eso). El hijo de Nick (el primero, criado por su madre, la resentida ex de su hermano cómo hijo de aquel para vengarse de papá Fury), el primero (y segundo Scorpio) creo que debutó en la primera novela gráfica de Lobezno/Nick Fury (Goodwin y Chaykin, si recuerdo bien), después padre e hijo se reconciliaran y el chaval se uniría a una de las encarnaciones de SHIELD y a una de las células de los Guerreros Secretos (lo que le costaría la vida a él y a toda su célula, en la que tenía «bromance» con un antiguo compañero de estudios)…en aquella serie de Hickman se nos revelaba además que el hermano pequeño de Nick no solo estaba muy vivo sino que además siempre fue su infiltrado en Hydra y otras organizaciones criminales y terroristas (y que el primer Scorpio era principalmente fachada … aunque eso incluso con retrocontinuidad difícilmente hacia encaje, y pocos se lo compraron a Hickman).

ToxOgt
ToxOgt
11 meses han pasado desde que se escribió esto

si, era de Chaykinen Mexico se publicaron historias y era «agente Internacional» Nick Furia agente de C.I.D.E.L.pero eran culebrones lo de scorpio y despues creo que era leviathan como el de DC, creo era Editorial La Prensa y publicaron el Dr.Stange de Ditko y el Spiderman de Ditko y luego las historias propias del spiderman en Mwexico

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

De lo que más disfruté de Vértice y Surco Shang-Chi (incluso camiseta sacaron del Maestro del Kung-Fu …en aquellos tiempos en que estas cosas de merchandising por acá prácticamente no se veían fuera de cromos, pegatinas, calcomanías, posters y postales).

Payton Wynn
Payton Wynn
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Creo que la primera vez que vi algo dibujado por Mike Zeck fue en las «Secret Wars» originales, y siempre me ha gustado el trabajo que hizo ahí, sobre todo en los números que parece que pudo hacer con menos prisas (también me da la sensación de que el trabajo de la colorista, Christie Scheele, no logró realzar su dibujo).

comment image

Last edited 11 meses han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Mike Zeck fue muy grande en los 80.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Su Capi con DeMatteis, su saga de Kraven, la miniserie del Castigador con Steven Grant,…

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Zeck lo hizo bien en Secret Wars, pese a su sufrimiento con las fechas de entrega (peor fue todavía lo del tramo final de la mini del Castigador, aunque ahí la culpa fue de los editores principalmente…en aquella época tenía la manía de ser demasiado estrictos con las fechas de salida incluso si se trataba solo de miniseries). Al concluir la maxiserie, en recompensa por el sufrimiento, Shooter les envió a Zeck y los entintadores unas botellas de un champán decente.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Shang-Chi creo que es otro de esos puntos que Roy Thomas se anota para sí como con Conan y Star Wars; no es una licencia pero por supuesto tiene a Fu Manchú y está intentando exprimir un género de forma tan clara que hasta lo parece, con el reemplazo generacional del Judo que todos los héroes sabían en los ’60 por el Kung Fu de Bruce Lee (o David Carradine??), xD.

Roy Thomas realmente tenía aptitud como editor; los autores que hoy se tienen como figuras esenciales de la década de los ’70 son traídos a Marvel por él, ya fuera Steve Gerber o Don McGregor (contratados originalmente como proofreaders), Steve Englehart, Gerry Conway, Jim Starlin, Paul Gulacy entre otros. Además del trabajo de Neal Adams en Marvel que sería en colaboración con el mismo Thomas como escritor.
Roy Thomas tenía muchas conexiones del fandom como una de las eminencias en la «Era de Oro» de los cómics y, junto con una DC que necesitaba tremendamente ser más a lo Marvel (y unas Charlton y especialmente Warren Publishing que también aprovechaban la misma «sangre nueva»), terminaron de definir la era de los «letterhacks»; fans que escribían con regularidad a los editores y acreditan en parte a esa familiaridad en su entrada a los cómics (caso de Tony Isabella, Marv Wolfman, Irene Vartanoff, etc. etc. etc.). Creo que la más reciente serie de Hey Kids! Comics! de Howard Chaykin trata un poco de esta era.

Volviendo a Roy, Marvel durante sus años a cargo se vería en desmesurada expansión mientras los cómics de súperheroes con los que habían hecho toda su (merecidísima) fama de revolucionarios comenzaban a bajar en ventas; los esfuerzos de Thomas serían porque Marvel se diversificara sin abandonar nada de lo que hacía a Marvel; ya fuera el universo compartido o el estilo Marvel de producción. Los dos John (Verpoorten y Romita) asistirían tremendamente a Roy Thomas ya fuera educando a los nuevos artistas, diseñando nuevos personajes o haciéndose cargo de un Spiderman post-Stan Lee (xD) mientras la línea de Marvel se expandía hacia la espada y brujería (Conan), las artes marciales (Iron Fist), el blaxploitation (Luke Cage), el terror (Tomb of Dracula, Man-Thing), lo cósmico (Warlock), lo filosófico y político-social (ya fuera Gerber, Don McGregor con Black Panther o Englehart en Capitán América) con excelentes resultados cuando no en ventas en la calidad (e influencia) del trabajo.
Visualmente su Marvel está marcada por los dos Buscema (John y Sal) con el primero siendo la guía para dibujar cómics de Marvel desde probablemente ya su Estela Plateada donde no quería a Sinnott como entintador y el segundo siendo capaz de manejar todo lo que fuera puesto delante de él; fueran Vengadores, Defensores, Daredeviles, etc.
A ya veteranos como George Tuska, Don Heck, Jim Mooney, Gene Colan, o el mismo Romita Sr. se sumaba una ola de nuevos artistas como Jim Starlin, Mike Ploog, Frank Brunner o Paul Gulacy además de un absolutamente excelente Billy Graham que tomaban tanto de Kirby y Ditko como de Steranko pero ya también de John Buscema (Williamson, Frazetta, et al). Y es imposible no reconocer un cómic de la época con las omnipresentes portadas de Gil Kane (fueran enmarcadas o no) que definieron tanto como su trabajo en interiores en Spiderman, el nuevo Capitán Marvel y el nuevo Warlock (antes «Him» o «Él»).

Esta época tampoco esta desprovista de puntos bajos: después de todo la inconsistencia es la marca de muchos de los (muy jóvenes también) autores que definen estos años y muchas de las series «no nuevas/experimentales» se verían naufragar en sus intentos de escapar a la sombra de la década anterior (fuera la etapa San Francisco de Daredevil, los huérfanos 4F o también los experimentos menos exitosos). Igualmente es notable el manejo que se hace en toda la línea en cuanto a los límites de Marvel; que tanto podían estirarse y romperse, cosa que teniendo en cuenta lo inédito de lo que se hacía en la editorial no se hace para nada una tarea fácil ni mucho menos evidente.

El trabajo de Roy Thomas como guionista probablemente oscurezca sus logros como editor, especialmente teniendo en cuenta que así como tuvo un apreciable cenit también tuvo un considerable nadir, pero realmente merece reconocimiento más allá de ser el hombre que salvó a Marvel consiguiendo las licencias de Conan y Star Wars para la editorial.

Miki
Miki
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Creo que puedo aportar algo a tu primer párrafo, esta colección no surgió de una licencia per se, pero sí que utiliza la licencia de las novelas de Fu-Manchú de Sax Rohmer que Marvel tenía aunque no había hecho nada con ella.
Thomas, como apuntas, aprovecha la idea de Englehart y Starlin de crear una adaptación comiquera de la serie de tv de Kung-Fu de David Carradine, que les acababan de rechazar en DC, y les encarga la mezcla de ambas adaptaciones para hacer algo a medio camino y Englehart sale con el nombre (porque ya lo tenía apuntado, después de darle al I-Ching unas vueltas, como un posible sidekick del dr. Extraño) y Starlin le da el aspecto. La conexión con Bruce Lee viene del dibujante Paul Gulacy, que sucedió a Starlin, porque le dió los rasgos de éste.
Por cierto, Thomas creo que también empezo la costumbre de traerse proofreaders a Marvel que luego serían quionistas con Dennis O´Neill a Marvel, aunque éste llo asociemos más a DC en nuestra cabeza.

Last edited 11 meses han pasado desde que se escribió esto by Miki
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Miki

Sí, les impuso tener que incorporar a Fu Manchú y sus secundarios. Y una vez empezó a leerse las novelas Englehart decidió dimitir porque le parecía muy racista todo (Starlin lo hizo también, en parte en simpatía). Englehart y Starlin querían hacer una serie a lo Kung-Fu pero con personajes propios (aunque el prota entre ser mestizo y las filosofías entre pelea y pelea y los flashbacks iba a rozar el plagio … porque por supuesto no se iba a hacer una adaptación oficial y pagar derechos, aunque hubiese sido rentable …para qué? Ese planteamiento es demasiado fácil de imitar alterando cuatro cosas y llevándolo a la actualidad, coño hasta en la tele lo hicieron con la secuela/reboot de Kung-Fu). La dimisión casi fue lo mejor que le pudo pasar a la serie, pues el hambriento Moench no solo no tenía problema con Fu y compañía, lo hizo todo suyo dándole un cambio de pintura y jamesbondizandolo y con Gulacy y sus referencias fotográficas cinematográficas acabó de perfeccionar la fórmula. Como con Steranko en Nick Fury solo se puede lamentar que no durase más, pero al menos aquí hubo otras etapas de altura (y no cortas).

Antonio Jota Comu
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Según tengo entendido (aunque puedo estar muy equivocado), de hecho intentaron hacer la adaptación al cómic de la teleserie, pero la susodicha estaba producida por Warner, que ya era dueña de DC.

Miki
Miki
11 meses han pasado desde que se escribió esto

De lo de la marcha primero de Englehart no sabía nada, como al primero que dejas de ver es a Starlin (Deadly hands…#17 es su último número y a Englehart aún le salen dos números más dibujados por Gulacy) pensaba que había sido al revés, pero claro, como Englehart en su página no habla de dejar la serie por ravismo sino que dice que fue por carga de trabajo tampoco puedes adivonar esas cosas:

«Jim Starlin and I loved the television show Kung Fu and wanted to play with its Eastern philosophy. Nobody else at Marvel believed in it, but we got a slot in a previously-reprint title called SPECIAL MARVEL EDITION, and we co-created SHANG CHI. I meditated for a long time on the I Ching to create his name, which means «The Rising and Advancing of a Spirit,» and I envisioned the title as a companion book to DR STRANGE.

After just two issues, the series was such a sensation that the the book officially became MASTER OF KUNG FU – and – Marvel added a second book, the black-and-white DEADLY HANDS OF KUNG FU! Shang Chi became Marvel’s most popular character for years thereafter.

Unfortunately, doubling my work load was something I couldn’t do with such a philosophical book, and rather than crank it out, I left it. This was too bad for me, but fortunately it was taken over by Doug Moench, who went on to work with a series of great artists like Paul Gulacy and Gene Day to make it one of Marvel’s truly memorable series.»

Miki
Miki
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Miki
Miki
Miki
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Miki

Donde hago mención a Deadly Hands of Kung-Fu en realidad hablo de Master of Kung-Fu, que se me ha ido ?

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Miki

Probablemente los siguientes números ya estaban escritos y entregados cuando Starlin se plantó, pero tampoco voy a jurarlo.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Miki

Mi primer párrafo necesita toda la información que se le pueda agregar, porque la verdad solo lo tengo para mencionar a Roy Thomas e irme por esa tangente.

Los proofreaders o «editores asociados» eran la asistencia editorial que cuando Marvel pasó a realmente competir con DC (bah, a pasar por arriba a DC, xD) se volvió imperiosa debido a la expansión en títulos y en equipos creativos. Marvel necesitaba el orden editorial que en DC ya existía pero a su vez ese talento aún era escaso; teniendo en cuenta todos los repentinos cambios que Marvel significa en las reglas a la hora de hacer cómics que incluso hoy en día no se consiguen percibir ni mucho menos entender del todo (mientras DC mantenía las mismas simples y anticuadas reglas).

El orden editorial a Marvel lo terminaría de traer Jim Shooter con hacerse Editor in Chief finalmente DCificando a la editorial. Pero mientras tanto Marvel sería el reino de un «solo Editor» y sus lacayos; y como muchos reinados de la historia durarían poco y se verían repletos de intriga y traición, xD. Len Wein, quien reemplazara a Thomas, sería muy bueno en usar lo que originalmente habían sido editores asociados para llevar a cabo series (Gerber en Defensores, Claremont en X-Men) mientras Marv Wolfman sería muy bueno contratando editores asociados siendo que trae a Roger Stern y a Jim Shooter de DC para esos puestos.
Y Conway… Y Archie Goodwin ya sería prácticamente una figura artúrica con todos los caballeros de la mesa redonda que Marvel había ido aunando en los años anteriores (Thomas, Wein, Wolfman, Claremont, Shooter por qué no, etc. etc.).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Don McGregor venía de la Warren (fichado por el propio Warren tras un choque inicialmente muy poco amistoso en una convención con este), por donde curraba también Archie Goodwin, capo de Marvel luego …o los Simonson (aunque Weezie todavía era una Jones, y no escribía mucho). Tuvo buena fortuna con Goodwin y muy mala con Shooter.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
11 meses han pasado desde que se escribió esto

La gran mayoría comienzan en Warren escribiendo para Creepy o cosas por el estilo, pero aún así ni se hicieron de un nombre ni eso significa que Thomas estuviera haciendo su búsqueda de talentos allí. Otra historia ya es Archie Goodwin y en especial Louise Jones que definitivamente tiene una conexión con Warren importante que precede a Marvel.
Y quien no tuvo mala fortuna con Shooter y buena con Goodwin, xD!

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Los Romita (hasta contrató de secretaria a la esposa de John Víctor), entre otros (Don Perlin). Y económicamente les fue bien a todos (subió todas las tarifas, especialmente las más bajas, mejoró la situación laboral, los empezó a mandar a convenciones a hoteles decentes y en vuelos decentes, empezó a repartir regalías vinculadas al nivel de ventas e incluso a devolver los originales (dos cosas a las que Marvel siempre se había negado y que Stan Lee decía que eran imposibles). Incluso le regaló a su ex jefe Goodwin (al que le había hecho un juego de tronos en connivencia con Stan) una línea propia (Epic). Eso sí, se volvió mucho más rígido con los plazos de entrega y los contenidos…y sus últimos años fueron casi de terror a lo Robespierre.

Roger
Roger
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Aunque se diga aquí que Frank MIller «salvó» a Marvel (es una hipérbole, entiendo. Salvó Daredevil, más bien), en esa época había muchos buenos profesionales en la editorial, más allá de Miller y Claremont. Aquí tenemos una muestra de buen oficio y profesionalidad en una colección «menor».

Nikito Nipongo
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

La marvel actual bien podría recuperar al robot de Mordillo: Brynocki.
Tenía su gracia y servía de contrapunto a la maldad de Mordillo.
Aparte, se rumorea que fue la inspiración de José Luis Moreno para llevar a cabo su show.
Aunque acabo como acabo.
!! Angelito !!

Diógenes Pantarújez
Admin
11 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Roger

Era hipérbole en el caso de Alan Moore y lo es en el de Miller. Todo es un trabajo en equipo y los hay que influyen más o menos, pero siempre hay un factor suerte de estar en el momento justo en el lugar adecuado.

mespinpe
mespinpe
11 meses han pasado desde que se escribió esto

Para mi la de Zeck es la otra etapa imprescindible de Shang Chi.