El verdadero Adversario: La Patrulla X en Australia (X)

Cualquiera podría haber pensado según empezó 1988 para la Patrulla X que los dejarían un poco en paz, que por algo se habían ido a Australia. Pero no, en absoluto, porque con el viaje a Australia se perdió algo más que una mansión y un jet privado supersónico y un holodeck estupendísimo, no, se perdió también algo más irremplazable: Ann Nocenti. Ya avisé la semana pasada de que ésto era el principio del fin…

¡Se acabó lo bueno, cada uno a su casa!

El Daredevil de Ann Nocenti y John Romita Jr es una auténtica maravilla, pero uno no deja de preguntarse que habría sido de Uncanny si estos dos hubieran seguido en la serie. Es verdad que los problemas de Uncanny vinieron a partir del momento en el que la burbuja postWatchmen se empezó a hinchar de tal manera que absolutamente todo el mundo quería meter la cuchara en la serie y Nocenti habría tenido que padecer las mismas presiones que su sucesor, pero conociéndola y por la experiencia que tenía ya hasta entonces, probablemente habría soportado mucho mejor el temporal. O tal vez no, lo cierto es que tras la partida de Jim Shooter las comunicaciones entre el bullpen y «arriba» eran bastante más impersonales, con lo que lo único que contaba eran los fríos números. Y, ¿qué mejor forma de mejorar los números de tu mayor superventas que hacer la serie quincenal a la menor oportunidad? Desconozco si fue idea de Tom DeFalco o de alguien de más arriba, pero a partir de 1988 los pesos pesados de Marvel (X-Men y el Amazing Spider-Man de McFarlane)pasaron a ser quincenales durante todos los veranos, y eso no iba a ayudar precisamente a un Claremont que estaba intentando quitarse carga de trabajo para poder empezar con Excalibur… Pero antes que ponerme con eso, mejor hablamos de Bob Harras…

Pues sí, el mal. Que no sé a santo de que tenemos esta portada de Forum en la base de datos, pero me viene pintiparada.

No nos engañemos, Bob Harras venía del corazón de las tinieblas, del mal, de X-Factor. Sí, ya os lo avisé, al final todo es volver a Factor X, todo lo malo viene de ahí y Bob Harras no iba a ser menos, pero la forma en la que empezó a editar la serie fue más tenebrosa todavía; en un principio era el veterano Mike Carlin -el editor que más tiempo le duró a Byrne en sus 4F- el encargado de sacar la serie adelante, pero Jim Shooter rechazaba sistemáticamente todas las portadas que le entregaban. La paciencia de Carlin llegó a su límite cuando, una vez entregado por fin el número 1, Shooter también lo rechazó y exigió que lo rehicieran por completo en dos semanas (quién sabe, tal vez al gigantón le reconcomía la conciencia, o tal vez era tan iluso que se esperaba que Bob Layton estuviera a la altura del trabajo de Claremont) cosa que a Carlin le pareció por completo imposible, sobre todo teniendo en cuenta que se suponía que ese primer número iba a ser de 64, y así es como mandó el proyecto al cuerno. Y todos habríamos sido muy felicies si en aquel momento y sin editor a la vista el proyecto hubiera muerto ahí mismo, pero… Como si fuera el mismísimo Mefisto, en ese momento apareció Bob Harras. Y no, seguramente no lo hizo en medio de una explosión de azufre, pero el daño a la humanidad iba a ser el mismo.

EL MAL.

Hasta aquel momento Bob Harras había sido un asistente de editor de títulos de segunda fila, de licencias, trabajando en una especie de subeditorial al margen del bullpen; para que os hagáis a la idea, en aquellos años las licencias las llevaba el Managing Director Bob Budiansky en un piso distinto al del Bullpen, con lo que Budiansky y sus asistentes tenían que encargarse de las licencias más flojas de la editorial como Robotix, Defenders of the Earth o Kool Aid Man. Paralelamente a esto y porque Shooter animaba a todo el personal de la editorial a guionizar algunos cómics, Harras había escrito algún número suelto, pero todavía tardaría en escribir su gran proyecto como guionista, NIck Fury VS SHIELD, pero a nivel editorial no parecía tener el currículum como para encargarse de una serie de perfil tan alto como X-Factor. Pero claro, en aquel momento Shooter no tenía editor, la nueva serie era una patata caliente que los editores veteranos no querían ni ver acercarse porque les hubiera supuesto escuernarse con Shooter en su etapa más «tiránica», con lo que cuando Harras llegó para quejarse de que estaba harto de hacer licencias y pedir algo mejor, de repente se encontró en el lugar y momento adecuado. Y así es como el todoporoso Jim Shooter decidió darle una oportunidad, sin ni siquiera imaginarse la maquinaria que estaba poniendo en marcha…

Un día editas Robotix, al día siguiente te la cancelan sin que llegue al número dos y al siguiente te dan Factor X, lo normal.

A estas alturas de la película y con lo verde que estaba Harras en aquel momento -tres años de experiencia como ayudante en una sección «aparte» de Marvel de la que no salió ningún editor- sigo pensando que X-Factor estuvo coeditada en un principio por el propio Jim Shooter. Y vaya, no debió de caerle mal al jefazo porque Harras no tardó en empezar a encargarse de más y más series, empezando por alguna del Nuevo Universo como Codename:Spitfire (que se hizo con un presupuesto ridiculísimo y debía hacerla casi gratis) otras licencias de más fuste como GIJoe o Robocop o el Incredible Hulk de Peter David. Según fue pasando el tiempo y Shooter fue fusilado por los nuevos propietarios de Marvel, X-Factor pasó a manos de Louise Simonson y poco a poco empezó a ser una serie «funcional» y no el desastre de los primeros números de Layton, con lo que el nuevo editor en jefe Tom De Falco debió de ver en Harras el relevo natural de Ann Nocenti en las tres series de mutantes que todavía seguía editando, New Mutants, las reediciones de Classic X-Men y por supuesto la joya de la corona, Uncanny X-Men. Y así es como en el número 232 aparecieron tres plagas que amenazaban por devorarlo todo; la menos peligrosa era el Nido, la más inofensiva en apariencia era el ya mencionado aumento de periodicidad veraniego y me dejo para el final la más siniestra, malvada y tenebrosa que era, evidentemente, el propio Bob Harras.

Aquí, presagiando Inferno…

Eso sí, que nadie culpe a Nocenti de dejarle a Claremont con el marrón, porque quieras que no ella se esforzó en dejar la serie en condiciones decentes; entre la «muerte del grupo» y el primer número de Harras hay dos números de lamentaciones por la muerte del grupo (uno coguionizado por el mismísimo DeFalco y que probablemente reutilice alguna historia de su Dazzler, el otro con Illyana y Coloso que ya lo comenté en su día aquí) y un par del grupo estableciéndose en Australia, recogiendo el cariño de los Merodeadores -que volverán, ya te digo que si volverán- y dejando los juguetes en su sitio para la nueva etapa, para el nuevo editor. Y precisamente es esa historia del Nido que Claremont llevaba preparando desde más de un año antes la primera que editará Harras, una historia de esas que Nocenti y Claremont planearon un día en el que él entró en su despacho balbuceando ideas por encima y esperando la aprobación de ella, uno de tantos días que treinta años después Claremont y sus editoras recordarían con tanta nostalgia… Y con razón, porque ahora es cuando nos toca empezar a sufrir.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

24 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Payton Wynn
Payton Wynn
03/08/2021 10:06

Del Nido cabe señalar lo bien que los dosificó Claremont como villanos recurrentes, porque a lo largo de la década de los ochenta creo que no aparecieron más de tres veces; primero como aliados misteriosos de Ave de Muerte, luego, cuando secuestran a la Patrulla-X, y por último durante la etapa australiana. Y dejando a un lado aciertos puntuales como el personaje de Broo (Nydo), ninguna de sus apariciones posteriores ha sabido volver a transmitir ese malrollo que tenían en los ochenta y que los hacía ser algo más que unos xenomorfos de marca blanca. Quizás la clave está en… Leer más »

Payton Wynn
Payton Wynn
03/08/2021 15:46

Lo bueno de lo poco que contaban del trasfondo del Nido es que dejaba abierta la posibilidad de que fueran algo más que una plaga de langostas galáctica. En su primera aparición, nadie sabía a qué raza pertenecían y no se nos contaba nada de cómo se repreoducían, por lo que se limitaban a ser unos aliados siniestros de Ala de Muerte cuyo interés en que se produjera un cambio de gobierno en el imperio shi’ar parecía únicamente político. Luego, cuando secuestran a la Patrulla-X, aparte de revelarnos su forma de reproducirse, podíamos ver un poco de su «mundo trono»,… Leer más »

Last edited 1 mes han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
Payton Wynn
Payton Wynn
03/08/2021 13:00

En la portada de «Factor X», es curioso ese recuadro que anuncia el complemento de Power Pack con ese «El reto del poder» que diría que poco tiene que ver con la historia, pero querrían meter «power/poder» de un modo u otro.

Last edited 1 mes han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
Payton Wynn
Payton Wynn
03/08/2021 14:41

Acabo de consultar el título en inglés del primer número de «Power Pack» y veo que es «Power Play», con lo que puede que efectivamente fuera traducido como «El Reto del Poder». Sabiendo eso, ya me cuadra más esa frase, porque el juego de palabras con el apellido de los protagonistas es intraducible.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
03/08/2021 19:07

No creas que no nos damos cuenta que esto es para saltarte el número co-escrito por DeFalco. Layton y Harras son el fin de los X-Men de Claremont. No solo en el tipo de historias que buscan contar sino en cuanto afectan al como se cuentan. Hay cosas generales como querer limitar los cabos sueltos y cosas más particulares como que las secciones oníricas que uno esperaría fueran más prominentes con Nocenti considerando su trabajo como autora, se vuelven no solo más prominentes sino que bastante menos definidas con Harras (ambas transformaciones de Maddie en la Goblyn Queen que sucede… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
03/08/2021 23:08

Para mi el momento de claudicar ante Harras es Inferno. Nada tiene sentido antes, durante y después de ese evento desde los principales villanos y sus planes a los arcos de todos los personajes (especialmente Illyana y Madelyne Pryor). Obvio que tiene sus momentos con Claremont y Simonson pero es como leer una serie completamente distinta donde personajes S&M se pelean con personajes «vanilla» por razones de posesión demoníaca que originan en el abuso de una niña que se muere al final de la historia. Deprimente en todos los sentidos posibles. Poco después Byrne y Harras devuelven a Magneto a… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
04/08/2021 18:31

Para mi es tan simple y tan complejo como que Claremont va contra todo su trabajo como autor en Inferno. Y eso es hasta peor que simplemente dejar la serie.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
04/08/2021 18:47

Pues me aguanto hasta entonces, xD.

JB VS
JB VS
04/08/2021 00:10

tengo el vago recuerdo de que el primer número de xmen vol 2 lo editó carl potts, o era el editor en jefe, no recuerdo bien,
por cierto estos posts son un claro ejemplo del decompressive storytelling

JB VS
JB VS
04/08/2021 00:58

pues por lo menos los últimos tres estuvieron muy cortitos, y se pudieron contar en un solo post,

M'Rabo Mhulargo
Admin
04/08/2021 01:28

Que lo estas estirando todo para trabajar menos! BENDIS!!!

JB VS
JB VS
04/08/2021 21:10
Responde a  M'Rabo Mhulargo

sí, a eso iba

Simonix
Simonix
04/08/2021 22:43

Yo voy a romper una lanza y a agradecer el repaso exhaustivo. Aquí estaba yo llegando a mus diez primeros comics seguidos de una misma serie y el cambio de direccion de los x men fue mi perdida de la inocencia. Así que el dolor en dosis breves