Action Comics 10 (1939) – El Superman del ayer que necesitamos hoy

Ya que lo que esta sucediendo en Event Leviathan me tiene con el alma en vilo y las otras “novedosas” e “innovadoras” ideas de Bendis como que el hijo de Superman desaparezca una temporada y vuelva convertido en adolescente/veinteañero o que vaya a perder su identidad secreta, me apasionan tanto, he decidido que mejor me ponía a leerme la etapa de Siegel y Shuster. Y es que a veces no hay nada mejor que echar la vista atrás a tiempos aparentemente mas simples cuando los autores de cómics tenían algo que contar y no se limitaban a encadenar un golpe de efecto tras otro. Y para ser mas concretos hoy quiero hablar del numero 10 de Action Comics de 1939 y de la historia en la que Jerry Siegel y Joe Shuster enviaron a Superman a prisión.

Y para variar la portada no tienen absolutamente nada que ver con el interior

Cuando el periodista estrella del Daily Star, Clark Kent, recibe una misteriosa llamada citándole para revelarle una información digna de aparecer en portada, no esperaba encontrarse allí con un presidiario fugado que le narra una aterradora historia de malos tratos y torturas por parte del propio alcaide de la prisión. Indignado por ese descubrimiento, ya que considera que nadie, ni siquiera un criminal convicto, merece ser tratado de esa manera, hará todo lo que este en su mano, tanto en su identidad de Clark Kent como en la de Superman, para llevar ante la justicia a ese autentico criminal que abusa de su poder sobre los mas débiles.

¿Como podía creer que esa dirección ni existía? ¿No podía consultar un mapa o algo?

En los últimos meses he ido leyendo cada vez mas etapas muy alejadas de la actualidad por puro aburrimiento, y en el caso de Superman he retrocedido tanto como para llegar a unos orígenes de los que había leído muy poco, encontrándome en ellos, o reencontrado mas bien, la evidencia de porque Superman alcanzo tantísima popularidad en su momento. Y es que aunque Siegel y Shuster estaban un poco verdes y a nivel técnico había muchos otros autores que les superaban, su trabajo en Superman tenia una fuerza y una frescura tan grande que ochenta años después de su publicación siguen siendo grandes historias. Aunque eso si, desde un punto de vista actual resulta curioso comprobar lo densas que resultan (no en el mal sentido ojo), que a ellos con catorce paginas les daba para contar lo que otros autores actuales nos contarían en tres o cuatro números.

Que grandes fueron y cuanto les debe la industria

Pero lo que mas me ha sorprendido de esta historia en concreto, es el tema escogido, ya que aunque desde sus inicios este Superman se había caracterizado por ponerse siempre de parte de los mas débiles. e indefensos y en contra de los opresores, resulta curioso, tanto como debió resultarlo entonces, que aquí las victimas sean delincuentes convictos. Y eso sorprende mas aun teniendo en cuenta que el propio padre de Jerry Siegel murió de un infarto tras sufrir un atraco en su tienda, por lo que hubiese sido mas que comprensible que no sintiese ninguna simpatía por los delincuentes, pero se ve que para el y Joe Shuster, así como para su famoso personaje, nadie, absolutamente nadie, merecía recibir los abusos de aquellos que se aprovechan de su posición de poder.

Da igual quien sea la victima de una injusticia, Superman le defendera

Aquí Siegel y Shuster no se nadaron con tonterías a la hora de retratar esos abusos, con un alcaide convertido en un autentico monstruo que torturaba a los prisioneros a su cargo sin mostrar el mas mínimo ápice de compasión, un villano con todas las letras a quien nos llegan a mostrar incluso matando a latigazos a uno de esos prisioneros, para que al lector no le quedase duda alguna de la maldad de ese alcaide.

Y este Wyman no necesitaba ser un supervillano para dar miedo y asco

Aunque lo mejor en todo esto es la actitud de Superman al respecto, en ningún momento nos lo muestran dudando o pensando que quizás ese delincuente fugado se lo merecía o que este mintiendo para escapar de prisión., su respuesta ante esta situación es de lo mas simple, alguien esta haciendo algo mal, hay que detenerle y de paso reformar la forma en la que funcionan las prisiones.

Y aunque a Shuster a veces se le olvidase dibujar elementos tan visibles del traje de Superman como el emblema de su pecho, da gusto ver esa decision del héroe a la hora de salvar a la gente

Y aunque es cierto que del plan de Superman al respecto se podría decir que es innecesariamente complicado, es todo un placer ver hasta que extremos es capaz de llegar para probar la culpabilidad del alcaide y conseguir que esas torturas dejen de producirse, incluyendo algo que era todo un clásico en la época, Superman irrumpiendo de noche en casa de alguna autoridad para que certificase lo que estaba sucediendo.

A cuanta gente saco Superman de la cama de esta forma…

Pero dejando a un lado lo mucho que he disfrutado con este cómic pese a su aparente simplicidad, no deja de ser un poco triste ver como en aquellos años ni autores ni editores parecían tener problemas a la hora de publicar una historia como esta, en la que se cuestiona el funcionamiento del sistema penitenciario o la inanición de las autoridades, mientras que hoy en día parece casi imposible que algo así se publique en alguna de las dos grandes, a no ser que se encuentre extremadamente camuflado para evitar levantar suspicacias o alienar a según que sector de los lectores (que ya vemos lo que suele pasar cada vez que se mete contenido político evidente en alguna historia) provocando que aunque hoy en día los cómics sean estéticamente mas espectaculares, sean un poco “cobardes” comparados con lo que se hacia antes.

Es todo un placer ver como trataba a tipejos como estos

Porque leyendo estas historias y viendo como esta hoy en día la actualidad, no me cabe duda de que si Siegel y Shuster hubiesen creado a Superman hoy en día, y les hubiesen dado la misma libertad con la que contaron en los años 30, Superman se encontraría hoy derribando muros, apaleando neonazis y liberando a niños de campos de concentración dentro de sus propias fronteras. Pero como algo así dudo que lo veamos a corto plazo, que es mas importante mostrarnos las consecuencias de que Superman pierda otra vez su identidad secreta, siempre nos queda un legado de ocho décadas de historias entre las que podemos encontrar autenticas maravillas con las que seguir disfrutando.

22
Deja una respuesta:

avatar
7 Hilos
15 Respuestas
11 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
12 Autores de comentarios
zatannasayLord_PengallanM'Rabo MhulargoTheDodoRoger Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Exteban
Invitado
Exteban

A mí la sensación que me da es que los autores actuales se basan en las reducciones de los personajes y en sus clichés y estereotipos. ¿Que la gente (que no los «entendidos») perciben a Superman como un Boy Scout? Pues, que así sea. Luego alguien se sale un poco de ahí y piensa que está partiendo la pana, cuando el realidad sólo es una sombra de lo que fue.

Roger
Invitado
Roger

Si Superman recordara sus orígenes, empezaría por deshacer Guantánamo.
Recuerdo que leí una historia de Shiegel y Shuster en la que Superman se enfrentaba a… un esposo maltratador. Y le daba un poco de su propia medecina.

Vizh
Invitado
Vizh

La verdad es que estos comics son fascinantes, teniendo en cuenta que su éxito supuso no sólo los cimientos de toda la historia de Superman, sino de todo el género de superhéroes. Y es una pena que, mientras que con Batman en los 70 autores como O’Neill o Englehart entendieron que la renovación del personaje debía venir de volver a la oscuridad y misterio de los primeros números de Finger y Kane, y eso ha perdurado en las décadas posteriores, en el caso de Superman a nadie se le ha ocurrido mirar a estas historias de Siegel y Shuster para… Leer más »

Diógenes Pantarújez
Admin

Un día de estos habría que hablar de la percepción que se tenía de muchos personajes en los años 50, y como se consideraba que el pulp era «algo viejo y pasado, caduco». Y luego llegó una generación de escritores criados con el pulp y se hartaron a recuperar conceptos y personajes del mismo en cómics, TV y de todo!

Roger
Invitado
Roger

Tienes toda la razón. Y lo interesante es que Superman no es justiciero vigilante, sino un justiciero social, reformista, que busca cosas como que las prisiones sean más humanas.
En los años 50 fue muy popular un serial radiofónico en el que Superman se enfrentaba al Kukluxklan. Organización muy popular entonces.
Por desgracia, demasiados autores se quedan solo con la vertiente de superheroe de ciencia ficción.

David
Invitado
David

Es que es verdaderamente interesante. Es lo que pensaría Superman respecto a luchar contra el crimen y quitar las concertinas en Ceuta y Melilla. O la ley de género.
Superman representaba la justicia. Hoy , eso, es gris.
Quizás, irónicamente, Morrison fue quien entendió que es un antisistema con un Código moral propio.

Miki
Invitado
Miki

Esta proactividad se recuperó veladamente por Wolfman, tras el reinicio postcrisis, en un par de detalles, pero poca cosa y desde entonces nada (lo de Morrison duró otro suspiro). Dudo mucho que vayamos a ver a Superman de esta manera hasta que los derechos sean de dominio público (si es que alguien está interesado, que esa es otra porque Conan está libre y aparte de la serie de adaptaciones francesa no hay más y Conan es más popular que Superman hoy día).

Ismamelón Sobrino
Invitado
Ismamelón Sobrino

Están sacando un Conan italiano por aquí (Karras cómics) y en Brasil estaban por producir otro. También tenemos una nueva antología de relatos escritos por gentes españolas: Espadas salvajes. Muy recomendable, recrea varios personajes howardianos. Pero no creo que Conan supere en popularidad al amigo Superman.
¡Comprad el Popeye de Lelis! (Ese personaje creo que sí «está» libre; lo de Conan es una prejubilación o que se ha hecho mediopensionista.)

Diógenes Pantarújez
Admin

Old Man Popeye! Que hablando de Popeye, la mar de interesante el Popeye’s Cartoon Club, mezclando a gente como Roger Landgridge, Stan Sakai o los creadores de Cuphead: https://www.comicskingdom.com/popeyes-cartoon-club

Diógenes Pantarújez
Admin

Eso de que Conan sea más popular que Superman hoy en día habría que verlo, ¿eh?

TheDodo
Invitado
TheDodo

Un pocotramposo elplanteamiento de la historia. O simplista más bien. Pone a todos los presos en la misma tesitura. Si el alcaide está torutando a un desgraciado que acabó en la cárcdl porun delito menor pues vale, empatizo con la labor de Superman. Pero si el preso es Ana Julia o el Chicle pues no podría sentir empatía ninguna. Entiendo que Superman debería detener al alcaide en cualquier caso por que el Alcaide se estaría tomando la justicia por su mano, y eso lo rebajaría al nivel de un Batman cualquiera, y Superman no se rebajaría jamás a colaborar con… Leer más »

Diógenes Pantarújez
Admin

Batman no es un sádico torturador.

TheDodo
Invitado
TheDodo

¿No? ¿Cuantas veces lo hemos visto amenazando a un delincuente con tirarlo al vacío mientras cuelga de una cuerda para sonsacarle información? Una tortura psicológica brutal. Y muchas veces con choricillos comunes, no con Darkseid precisamente. Ya van unas cuantas veces que le ha metido una palizasalvaje al Joker al punto de cuasi matarlo, aunque Jim Gordon, Grayson o el que sea le ha parado los pies y le ha hecho recapacitar. Batman no mata nunca ni usa armas dd fuego pero torturar vaya si tortura. Y sin juicio ni procedimiento legal de por medio. Claro que jamás vemos las… Leer más »

Lord_Pengallan
Invitado

El cómic este viene de los varios escándalos que hubo en el mundo en los 20 a cuenta de lo duras que eran algunas cárceles. El asunto era decencia no apoyo a los presos. Además hay que tener en cuenta quentonces todo el mundo sabía que había mucho inocente condenado porque la ciencia entonces daba para poco y muchos jueces eran de la escuela de condenar a quien sea porque no querían enviar el mensaje de que no se castiga el crimen y que el sistema falla , y mucho delincuente menor en una cárcel en la que un año… Leer más »

zatannasay
Invitado
zatannasay

De hecho en Estados Unidos desapareció la condena a Trabajos forzados entre otras cosas (presión de los sindicatos para proteger el trabajo, eliminación de la esclavitud encubierta,etc), porque disparaba la corrupción en las carceles.
La película Cadena Perpetua es un buen testimonio de aquellas épocas.

JB VS
Invitado
JB VS

Y no será que no quieren que se relacione nada del Superman actual con el del pasado para que no haya problemas con la demanda legal que hay o había enyre los familiares de los creadores de Superman y DC?

Ya no sé en qué va o acabo eso