Neverwhere – La apasionante fantasía urbana de Neil Gaiman

Mi historia con Neil Gaiman es una de retrasos, primero tarde (literalmente) décadas en leerme su Sandman (me leí antes 1602 y Los Eternos que Sandman)y me dio pro empezar a leerme sus libros el año pasado, pero como se suele decir, mas vale tarde que nunca. Y en este descubrimiento tardío de la obra de Gaiman ahora le ha tocado el turno a uno de sus primeros trabajos como novelista, Neverwhere. Una historia que comenzó siendo una serie de televisión y que Gaiman convirtió en novela ampliándola y mejorándola. Y el resultado fue una novela que mas de dos décadas después y pese a su simplicidad en algunos aspectos resulta fascinante y atrayente y en la que el escenario de la misma acaba siendo casi en el máximo protagonista.

Y como no podía ser de otra forma la novela contó con una portada de Dave McKean

Richard Mayhew tiene una vida absolutamente normal, corriente y monótona. Vive en un pequeño apartamento en Londres, trabaja en una oficina, de vez en cuando sale con sus compañeros a tomar algo y tiene una novia que quiere convertirle en la mejor versión de si mismo. Pero una noche regresando a su casa se encuentra con algo inesperado, una joven herida a la que nadie mas parece capaz de ver claramente pero a quien su instinto lleva a ayudar. Una buena acción que le llevara a descubrir un mundo misterioso y sobrenatural que se oculta a simple vista bajo sus pies y que le atrapara embarcándole en una aventura en la que pondrá a prueba todo lo que creía saber sobre la realidad y sobre si mismo.

Richard no tiene ni idea de lo mucho que va a cambiar su vida

Neverwhere ha sido uno de esos libros que me ha enganchado de principio a fin y que me he tenido que leer del tirón. Algo en lo que se nota el talento de un Gaiman que aunque por aquella época (1996) no puede decirse que estuviese “verde” (ya había escrito Sandman que no es poco) aun no tenia aun una gran experiencia como novelista. Pero Gaiman consiguió salir mas que airoso, atrapando al lector con una historia a la que aunque podemos acusar de de ser un tanto simple, de contar con unos personajes en ocasiones demasiado arquetípicos y cuya trama no es demasiado difícil de intuir, pero en la que todo funciona a la perfección. Todo gracias a la enorme habilidad de Gaiman como narrador o cuentista, “distrayéndonos” con su forma de contar la historia para que disfrutemos de algo que en manos menos capaces hubiese sido solo un batiburrillo de ideas ya vistas.

Menudo talento tiene el jodido

Una novela que tiene ademas un origen de lo mas peculiar, ya que originalmente fue el guion de una serie de televisión para la BBC que pese a contar con un gran reparto y una buena historia, paso con mas pena que gloria, quizás en parte porque los niveles de producción casi parecían los mismos que los del Doctor Who de los setenta, y que yo mismo intente ver hace años y apenas conseguí pasar del primer episodio. Una serie cuyo estreno vino acompañado por la publicación de la novelizan de la historia, siendo uno de esos extraños casos en las que la novelizan supera con creces a la obra original y en la que Gaiman aprovecho el formato para explayarse mas en determinados aspectos de la historia y en recuperar elementos de su guion original que habían quedado fuera de la serie. Una historia que años mas tarde contó con una adaptación al cómic (en la Linea Vertigo de DC) a cargo de Mike Carey y Glenn Farbry y otra radiofónica con un reparto de autentico lujo que tengo pendiente de escuchar.

Si es que solo de imaginarmelos juntos se me ponen los pelos de punta

Pero sin duda con lo que mas he disfrutado de Neverwhere es con su “escenario”, el Londres de abajo. Esa ciudad inmensa, secreta y misteriosa compuesta por a partes iguales por restos abandonados del mundo de arriba y fragmentos de otras eras entrelazados de forma mística, en la que residen toda una fauna de personajes pintorescos rechazados por la sociedad de arriba o pertenecientes a familias antiquísimas, que forman una compleja sociedad llena de rituales y complicados equilibrios de poder en las que acechan peligros estremecedores en cada esquina. Un mundo en el que pese a lo aterrador y ajeno que resulta se respira un extraño aire de libertad, de libertad de las ataduras sociales, de la rutina, de la presión del mundo moderno con la que Gaiman apela a ese anhelo de huir de la cotidianidad que todos hemos sentido en algún momento que otro. Un mundo que me daba pena que Gaiman no hubiese revisitado en otras obras posteriores, porque tras leer Neverwhere me quede con la sensación de que ese Londres de Abajo tenia un potencial enorme esperando a que lo exploten. Por suerte buscando información para el articulo descubrí que hace un par de años Gaiman confirmó que ya había comenzado a escribir la secuela, titulada Seven Sisters.

Sin desmerecer a Farbry, creo que solo alguien como McKean o Sienkiewicz hubiesen sido capaces de captar la atmósfera del Londres de abajo

Mi admiración por el trabajo de Gaiman no deja de crecer con cada obra suya que leo (recordemos, mas vale tarde que nunca) y me sigue maravillando ese talento para aunar la realidad con su particular visión de la fantasía y lo natural que es el resultado. Por ello no me queda otra que seguir poniéndome al día con su obra, algo para lo cual ya tengo sobre la mesa el siguiente libro preparado, que me he quedado con ganas de reencontrarme con Azirafel y Crowley…

8
Deja una respuesta:

avatar
2 Hilos
6 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
4 Autores de comentarios
Diógenes PantarújezlucasM'Rabo MhulargoZatannasay Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Zatannasay
Invitado
Zatannasay

“distrayéndonos” …

Ahí has acertado mucho, pero mucho, mucho…

Gaiman tiene en eso su mejor baza como escritor, la habilidad de hilvanar historias con las que «distraer» al lector para mostrar luego como lo importante iba por otros lados.

Que eso también es lo que mucha gente le achaca como escritor. Que parece que se dispersa; que el lector se siente perdido; que se sienten trampeados en la lectura…

Siendo consciente de sus argucias como escritor y del peligro de que uno se pueda sentir estafado por ellas, yo digo que Gaiman es un grandísimo distractor.

Diógenes Pantarújez
Admin

Pero eso de distraer al público para que mire donde a él le conviene mientras prepara el truco por otro lado es cosa de magos, ¿no? A ver si va a resultar que el mago es Gaiman y no Alan Moore…

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

¡Eso no lo llaman el «prestigio»?
¿La traduccion de la película del truco final es correcta?

Diógenes Pantarújez
Admin

Nonono, la distracción y el engaño es lo que hace posible el poder realizar el truco final, el prestigio, pero no es una parte del truco en sí. La distracción es como el pase que te dan mientras te cuelas detrás de las líneas del contrario, tu metes el gol, tu haces «el prestigio», pero solo te ha sido posible porque toda la defensa estaba mirando al otro jugador cuando deberían haber estado cubriéndote también a ti.

lucas
Invitado
lucas

hace unos dos años entré a una librería intentando comprar ready player one, no lo tenían así que me llevé armada del mismo autor pero tenian una promoción llevando otro título y me llevé este. me encantó, tengo pensado releerlo y diría que incluso me pareció mejor libro que american gods muy buen libro pero con altibajos…ah armada seguramente lo termine vendiendo o permutando, nuff said

Diógenes Pantarújez
Admin

Jo, que bonitas son las historias con final feliz! ^^