Al ritmo que van las cosas da la impresión de que en unos pocos años no habrá serie de televisión que no este inspirada de una u otra forma en algún cómic, y eso es algo de lo que no me pienso quejar (que me crie en una época en la que UNA serie ya era un milagro) Y es por eso que aunque al principio no me fiaba mucho de esa idea de realizar una serie protagonizada por el abuelo de Superman, desarrollada por un David Goyer que lleva una racha muy mala y a la que definían como “Juego de Tronos” en el espacio, poco a poco y a medida que se fueron conociendo mas datos sobre la misma, me fue apeteciendo cada vez mas ver Krypton. Y ahora, tras haber visto los dos primeros episodios, tengo que reconocer que la serie es mucho mejor de lo que me esperaba y si amargados sin corazón y sin alma como Diógenes quieren achacar eso a lo que el llama “fanservice” que así sea, que yo me lo estoy pasando muy bien. Y cuidado que hay SPOILERS moderados de los dos primeros episodios.

El día menos pensado tendremos un drama medico protagonizado por el Doctor Thomas Wayne…

Generaciones antes de que la nave del pequeño Ka-El escapase a la destrucción de su mundo, Krypton era un mundo orgulloso y aislado que se consideraban los únicos habitantes del universo y que cualquier desafío a esa idea era considerada como una traición. Una idea cuya defensa por parte de Val-El convirtió a la Casa de El en unos proscritos sin rango ni titulo condenados a vivir a la sombra de la opulencia de las clases altas y las torres de la ciudad de Kandor. Una situación que ha llevado a Seg (Cameron Cuffe ), el nieto de aquel científico, a ser un paria que sobrevive como puede y que ya no piensa que ni el ni su casa tengan ningún futuro. Una situación que cambiara radicalmente cuando un misterioso extraño que afirma venir de otro mundo y del futuro aparezca ante el para advertirle de que una peligrosa amenaza del futuro ha viajado a su época para acabar con el y con su casa y evitar así el nacimiento de uno de los héroes mas grandes que el universo conocerá jamas…

Un tipo extraño, misterioso, en el espacio… snifs

Hay que reconocer que pese a mis reticencias iniciales, que la premisa de la serie cambiase de “las aventuras del abuelo de Superman” a “Adam Strange y Hawkgirl (a la que aun no hemos podido ver) viajan al pasado para detener a un villano que quiere evitar el nacimiento de Superman” hizo que esta ganase muchos enteros, aunque es cierto que una buena idea no es suficiente para mantener una serie. Pero al final, y tras haber visto los dos primeros episodios, tengo que reconocer que pese a que la serie no es tan buena como podría ser, es muchísimo mejor de lo que me hubiese atrevido a imaginar cuando esta se anuncio (mas que nada porque esperaba muy poco).

¡Y hay quien compara esto con Smallville! ¡Insensatos!

De ese tono a lo juego de Tronos del que presumían creo que lo único que podemos encontrar es que hay unas cuantas familias en danza muy implicadas entre si y poco mas. Un elemento que aquí se utiliza mas que nada para que la serie tenga un punto “culebronero” de gente que se odia pero tiene que coexistir a su pesar o que se aman pero no pueden estar juntos, un tono que espero que no acabe engullendo la serie y esta se acabe contagiando de los peores elementos de sus series “hermanas” de la CW (con las que no habrá ningún tipo de crossover ya que estamos) Y como en este tipo de historias el morbo es lo que vende, aquí nos han liado al futuro abuelo de Superman con la futura madre del General Zod (o quizás del Val-Zod de Earth2), cuyas casas no solo tienen una relación problemática en el futuro sino también en el presente (que los Montescos y los Capuletos nunca pasan de moda)

Esta relación es demasiado retorcida…

Pero si hay suerte y la serie consigue mantener a raya estos elementos y se centra en lo que realmente tiene interés, la inminente llegada de Brainiac a Krypton, ese misterioso villano del futuro que quiere acabar con Superman (y que podría ser o no el propio Brainiac) y la llegada al pasado de los héroes del futuro, podríamos estar ante una serie tremendamente divertida. De estos por el momento solo hemos podido conocer a Adam Strange (Shaun Sipos) un personaje que pese a la paranoia y manía persecutoria de Diógenes solo se parece a Geoff Johns en que llevan la misma gorra (un estadounidense con gorra de béisbol, lo nunca visto) pero que de momento parece tener mas del Starlord cinematográfico que del Adam clásico del cómic, pero del mismo modo que ya ha perdido esa gorra que tanto cegaba a algunos, espero que poco a poco se vaya convirtiendo en ese héroe del cómic que parecía la fusión de Flash Gordon y John Carter (y que se traiga del futuro su mochila cohete y su pistola láser).

Le quedan ocho episodios para cambiar

Sobre la serie en si, se nota que SyFy no ha escatimado en medios a la hora de realizarla y visualmente es bastante superior a lo que se suele ver en televisión, lo que les vendrá bien si de verdad piensan sacar todo lo que tienen planeado. También resulta espectacular ver la versión de Brainiac que están utilizando aquí, que pese a que solo hemos podido verle brevemente, su físico no solo parece tremendamente fiel al cómic, sino que viene acompañado por su gigantesca nave espacial con forma de cráneo. Ademas resulta agradable ver que Krypton no tiene demasiado que ver con Man of Steel (demos gracias a Rao) y que a ratos casi parece que se han querido inspirar mas en el World of Krypton de Byrne y Mignola (algo lógico por otra parte) como se puede apreciar en la utilización de Black Zero como organización terrorista (terroristas ante los ojos del gobierno).

Y lo que hubiese molado una adaptación directa de esto

Pero claro, es que una serie como esta tenia que estar plagada de guiños al cómic, y así es como nos encontramos con que Val-El ya tenia su propia Fortaleza de la Soledad, con estatuas de sus antepasados incluida, que este fue el autentico descubridor de la Zona Fantasma o el ver que la capa de Superman que Adam Strange se ha traído del futuro, tiene el clásico emblema amarillo cosido a ella. Aunque la principal señal de que con esta serie quieren alejarse del tono de Man of Steel, y que no es un guiño al cómic sino a algo igualmente clásico, no es algo que podamos ver precisamente, sino escuchar. Y es que ya en el piloto, en dos momentos especiales como la revelación de la Fortaleza de la soledad o al final del episodio cuando Seg recibe de manos de Adam Strange la capa de su futuro nieto, podemos escuchar como esas escenas están acompañadas por ¡EL TEMA DE SUPERMAN! Si, vale, no es exactamente el mismo de las películas de Donner que magistralmente compuso John Williams sino una versión mas solemne, pero esta ahí, el autentico tema de Superman, ese del que en la Warner renegaban, el tema mas perfecto jamas compuesto para una película de superhéroes…snifs

¡Por fin!

Pero por lo visto lo mejor aun esta por llegar, ya que según Cameron Welsh, el showrunner de la serie, esta no se va a limitar a explorar solamente el planeta Krypton, sino que también veremos la tierra, Rann, el mundo adoptivo de Adam Strange, y… ¡THANAGAR! Y si va a salir Thanagar eso significa que la Hawkgirl de esta serie no va a ser Shiera Hall o Kendra Saunders, sino que va a ser Shayera Thal, y todos sabemos que donde esta ella no puede estar muy lejos su esposo Katar… Unas revelaciones a las que se unen los deseos del showrunner (solo deseos de momento) de introducir también en la serie a los Omega Men y a ¡LOS GREEN LANTERN CORPS! ¿Podremos ver a Tomar-Re como protector del sector 2013? ¡Ojala! Si es que solo les falta hacer que otro de los viajeros en el tiempo sea Jack Knight (quien en el cómic ya viajo al Krypton del pasado y conoció al abuelo de Superman) para que esta serie se convierta en todo un sueño hecho realidad…

¡Podría pasar!

Como se puede apreciar yo estoy mas que satisfecho con la serie, lo visto (y escuchado) hasta ahora me ha encantado, lo que se avecina me tiene de los nervios por la expectación y encima el que se trate de una primera temporada de tan solo diez episodios me hace tener la esperanza de que no tendremos que sufrir ningún tipo de relleno y que irán al grano con la historia. Eso si, es curioso ese pequeño detalle de que si uno ve la serie en versión original, Krypton parece una colonia británica, debe ser que eso es lo que los estadounidenses consideran como un acento alienígena o algo así.

Anuncios