Soy el primero en reconocer que no tendría que haberlo hecho, que tendría que haber sido fuerte y haberme negado, pero al final la tentación ha sido mas fuerte que mi sentido común y… me he puesto a ver una nueva serie de televisión. Pero lo peor no ha sido eso, lo peor ha sido que he visto el episodio piloto de esta nueva serie y me ha gustado, por lo que ahora tendré que ver que clase de malabarismos voy a tener que hacer para añadir una serie mas a mi lista de visionados semanales. Pero es que Instinct, pese a ser en principio un procedimental formulaico mas, aunque uno bastante entretenido, tiene ademas algunos puntos interesantes que lo apartan algo de lo habitual que bien aprovechados pueden suponer que la serie acabe siendo algo un poco diferente de lo habitual.

Quizás sea mas de lo mismo, quizás sea algo diferente, pero como poco es divertido

El Doctor Dylan Reinhart (Alan Cumming) ha dejado atrás su vida como agente de la CIA y lleva ahora una vida de lo mas tranquila y hogareña, tiene un marido que le adora, un buen trabajo como profesor universitario y es ademas un autor de éxito. Pero cuando un asesino en serie utiliza su libro como inspiración para cometer sus asesinatos, la Detective Needham (Bojana Novakovic) reclutara su ayuda para resolver el crimen y Reinhart se vera arrastrado de nuevo a un estilo de vida lleno de emociones y peligros que en el fondo echaba de menos…

La vida de profesor no da el mismo tipo de emociones

Como decía mas arriba en la superficie esta serie no deja de ser un procedimental formulaico como hay muchos, de hecho no hay mas que ver como la premisa del piloto se parece tantísimo al de un éxito relativamente reciente como el de Castle que uno casi se siente como si estuviese viendo un remake. Pero formulas a un lado, tengo que reconocer que este tipo de series que emparejan a policías con investigadores aficionados peculiares y excéntricos me pierden, por lo que no me cuesta nada dejar pasar por alto estas formulas que se repiten metódicamente en tantas series y disfrutar de ellas, algo que aquí es bastante sencillo principalmente gracias al gran trabajo de Alan Cumming.

Como suele pasar en estos casos, el éxito o el fracaso de este tipo de series suele recaer exclusivamente en el carisma de su protagonista

Y es que es en su personaje donde vemos las mayores diferencias con lo habitual en este genero. De entrada el que sea gay nos evita ver como los guionistas tratan de desarrollar esa en ocasiones forzada trama recurrente de la “tensión sexual no resuelta” entre sus protagonistas, aquí no hay nada de eso ni lo va a haber, por lo que Reinhart y Needham no tendrán mas remedio que ser colegas y amigos que se respetan mutuamente, lo que sera un pequeño soplo de aire fresco. También me ha resultado sorprendente como en lugar de arrastrar el secreto de Reinhart como ex-agente de la CIA durante toda la temporada, ya en el piloto hemos visto como la detective Needham ha deducido enseguida que este no puede ser simplemente un escritor y este en lugar de negarlo se lo ha confirmado al instante. Se que son solo pequeños detalles, pero si los creadores de la serie siguen por este camino de alejarse de los tópicos del genero podríamos estar ante una serie bastante interesante.

Lo triste es que esto sea algo casi novedoso

Aunque es cierto que por ahora es demasiado pronto para saber como se desarrollara todo esto, no seria la primera vez que lo que parece que va a ser una serie de “el caso de la semana” acaba convirtiéndose en algo mucho mas grande (véase Person of Interest). Pero incluso en el peor de los casos, si esta serie no deja de ser lo que parece, otro procedimental mas, al menos estaremos ante uno mas que correcto, con un protagonista interesante y una pequeña dosis semanal de misterios de lo mas entretenidos, y eso ya es algo.

Anuncios