Hay montones de millenials salvajes recomendando Steven Universe, una serie de un niño con un diamante en el ombligo y una banda de gemas que salvan el universo y hacen sus cosas mientras tratan de convencer a la audiencia de que tener defectos es humano y hasta algo a celebrar. La verdad es que nunca pude entender la serie, he visto algunos episodios haciendo zapping y siempre me ha parecido más simple que el mecanismo de un botijo, con diálogos tontorrones y vacios e historias que no acabo de entender como pueden gustarle a alguien en un planeta en el que existe Avatar.  Pero hoy creo que he empezado a comprender por qué puede ser que no acabe de engancharme…

‘Nuff said!
Anuncios