Un mes después de haber regresado al mundo de Geralt de Rivia con la segunda entrega de la saga de videojuegos de Witcher, creo que puedo hablar con mas conocimiento de causa (la falta del cual no dejaba de echarme en cara Diógenes porque solo sabe criticar) del que tenia cuando compartí por aquí mis primeras impresiones. Unas primeras impresiones que me crearon unas expectativas altisimas que temía que no acabasen cumpliéndose, pero que superaron todo lo que esperaba y ahora me han puesto el listón tal alto en cuanto a que esperar de un videojuego que tengo miedo de no ser capaz de volver a disfrutar de otro juego de la misma manera (con la mas que probable excepción del Witcher III) Un juego que ademas me ha servido para descubrir a un secundario que casi se merecería tener su propio spin-off y al que siempre he sido leal como a un hermano pese a las mentiras que sin duda difundirá Diógenes en los comentarios.

Que bonita es la amistad, snifs

Pese a que mi experiencia con los videojuegos no es tan extensa como la de otros (Diógenes es a los videojuegos lo que la mitad de los personajes de The Wire a la heroína) y que me he perdido buena parte de los lanzamientos de los últimos quince años, y que debido a ello a lo mejor no soy capaz de juzgar adecuadamente los juegos que estoy probando ahora mismo… Pero es que aun me cuesta creer lo que ha sido capaz de hacer la gente de CD Projekt RED con el Witcher II. Lo que al principio me pareció una historia rica y compleja ha terminado siendo algo muchísimo mas grande de lo que me había atrevido a esperar. La historia no tiene nada que envidiarle , e incluso supera, a la de muchos libros, películas o series de televisión. Y no se trata de una historia que se desarrolla entre escenas animadas mientras en medio completamos misiones sin contenido de ir de aquí para allá recogiendo cosas y matando cosas, ya que aquí cada elemento del juego forma parte de esa historia.

Aunque hubiera podido vivir sin pelearme con ese bicho… menuda pesadilla

Y eso que la gente de CD Projekt RED se ha permitido un divertido guiño a esa clase de juegos incluyendo una de esas misiones absurdas que están metidas para rellenar y en la que Geralt simplemente tiene que ir obteniendo unos ítems concretos sin recibir una explicación satisfactoria, solo unas monedas . Una misión que te permite regresar para ver el grotesco y sorprendente resultado final de aquella absurda búsqueda y que permite obtener una recompensa a la altura. Que no se diga que estos polacos no tienen un gran sentido del humor.

Hay que buscar a este tipo en el juego y aceptar la misión que nos ofrece, el resultado no tiene precio

Aunque lo mejor que me he encontrado en este juego ha sido el descubrir que prácticamente son dos juegos en uno. Poco antes de finalizar el primer capitulo, aun en la ciudad de Flotsam, se nos ofrece una doble alternativa que nos obliga a escoger entre seguir a dos personajes diferente. Una decisión que tienen consecuencias tan extremas en el juego que se da esa división que casi la convierte en otro juego. Dicen las malas lenguas que han traicionado la corona de Temeria, la memoria de Foltest y la amistad con Vernon Roche, que una de esas alternativas consiste en aliarse con el elfo Iorveth y termina con Geralt y compañía en una ciudad bajo asedio de un reino enemigo. O eso me han contado algunos traidores…cof,cof.

Si es que son como dos juegos diferentes

Pero si somos unas personas decentes y honradas haremos que Geralt mantenga su alianza con Vernon Roche, agente secreto, asesino y sobre todo amigo de sus amigos. Un personaje complejo y fascinante al que tras ver en acción durante todo el juego no he podido evitar empezar a llamarle el Jack Bauer de Temeria. Siguiéndole durante el segundo capitulo del juego descubrimos un lado completamente diferente de la historia, hasta el extremo de que hay multitud de revelaciones en cada camino de las que Geralt jamas se entera si escoje el otro. Pero esa es una elección que tiene una peculiaridad, ya que incluso abandonando a Roche este sigue siendo leal a su amistad con Geralt, haciendo que toda esa escoria que decidió acompañar a Iorveth acaben odiándose a si mismos.

¡Ojala la serie de televisión de Witcher sea así! Que Kiefer Shuterland seria un Vernon Roche cojonudo…

Y esta es una división de tramas que se mantiene incluso en el capitulo III y en el epilogo, donde ambos caminos convergen en la misma ciudad pero que pese a ello nos ofrecen dos experiencias completamente diferentes, con multitud de quests que solo están disponibles en uno u otro camino. Una muy inteligente decisión por parte de los desarrolladores del juego (que a lo mejor es algo mas común de lo que yo creo y aquí solo habla mi ignorancia) y que obliga a rejugar mas de medio juego para poder disfrutar del juego en su totalidad (algo a lo que yo me he negado porque jamas traicionaría a Roche por un elfo…)

Si ya lo dice debajo del minimapa… ¡Por Temeria!

Todo esto desemboca en un epilogo que pese a ser común a ambos caminos tiene sus sustanciosas diferencias, y que como todo a lo largo del juego nos obliga a tomar complicadas decisiones que pueden tener repercusiones en siguientes entregas de la saga. Y este es otro elemento del juego que me ha dejado maravillado y en ocasiones algo frustrado, la cantidad de decisiones que tenemos que tomar a lo largo de toda la historia y que pueden cambiar muchísimo el resultado final, haciendo que dudemos en todo momento a quien matar, a quien perdonar, con quien aliarnos… Y puede que de nuevo hable aquí mi inexperiencia, pero no pensé que hubiese videojuegos que le sacasen tanto jugo a la idea del Rol como este, que casi que en mi vida real tengo que tomar menos decisiones que aquí.

Cuando llegamos a este punto nos embarga la tristeza de saber que el final esta cerca…snifs

Pero todas experiencias llegaron a su fin hace unos días y ahora me he quedado como vacío y sin propósito y con miedo a no volver a disfrutar de otro videojuego de esta manera. Porque si, podría ponerme a jugar ya al Witcher III, ¿Pero y después que? ¡Si juego ahora a ese luego me quedare sin nada a saber por cuanto tiempo! Por ello ahora me tocara buscarme algún entretenimiento vació y sencillo que me haga matar el rato mientras añoro el vivir aventuras con Vernon Roche y resisto la tentación de volver a empuñar una espada de acero y otra de plata y ver si estos polacos locos han sido capaces de superarse a si mismos una vez mas.

Anuncios