Como ya vimos ayer nuestros héroes no pueden descansar ni en el día de Martin Luther King. El mal no descansa y por mucho que Visión y Wanda quieran vivir una vida normal y apartarse de su vida superheroica, es difícil conseguirlo cuando tu casa es atacada por demonios que quieren matarte. Así que a nuestros héroes no les queda mas remedio que unirse a su camarada (y futuro Vengador) Luke Cage y detener al demonio, por mucho que embarcarse en una misión así no sea nada sano para una mujer en el estado de Wanda.

Quizás un poco coloridos para ser cazademonios…

Así que nuestros héroes se dirigen a Nueva York en la nave de Mercurio para buscar los ídolos de Zor y destruirlos, y como no es cuestión de dejar aparcada la nave en cualquier lado buscan un lugar seguro para dejarla, el tejado de la mansión de los Vengadores. Eso sí, cuando ya la han aparcado Wanda recalca que no quiere que los Vengadores se vean implicados en su misión… ¡¿Y entonces para que aparcas la nave en su tejado?! Ya, deben ser cosas hormonales de esas…

Eso, no queremos implicarles, no les digas que nos has visto…

Pero llegar hasta donde están los ídolos no será nada fácil, el sacerdote de Zor está utilizando sus poderes para crear ilusiones que les confundan y no sean capaces de llegar a su destino. ¿Cómo es que las ilusiones afectan a los sensores ópticos de Visión cuando hace dos números de nada era capaz de ver a través de las ilusiones del falso Mente Maestra? Pues como decía Lucy Sinley en los Simpson, “Lo hizo un mago”

Dos ilusionistas en tan poco tiempo… Englehart se repite

Pero no hay peligro de perderse, con ellos está el hombre negro de Marvel por excelencia, Luke Cage, y se conoce la ciudad como la palma de su mano, así que no tendrá problemas en guiarles hasta su objetivo por muchas ilusiones que les lance el sacerdote de Zor. Si, el sentido de la orientación de un tipo de Harlem es mucho mejor que la mente y sentidos computerizados de la Visión. Si, se nota que Englehart es muy fan de Powerman.

Si, es como las películas de Tarzan, el mejor guía siempre es un negro

Pero las ilusiones no son lo único que hay en el repertorio del Sacerdote de Zor, y al ver que son capaces de orientarse incluso en medio de sus ilusiones, les envía una horda de demonios alados para que les detengan, algo que no tiene el éxito deseado para él. Pero que digo yo que si el Sacerdote no sabe donde están los ídolos y tiene que esperar a que Wanda y compañía le guíen hasta ellos… ¿Para qué trata de detenerles? ¿Tiene el también problemas hormonales que le hacen actuar de forma irracional?

Parademonios de tercera regional

Como su lugar de destino está algo lejos deciden atajar cogiendo el metro, algo que bajo las ilusiones del Sacerdote de Zor parece algo sacado de la pesadilla de un diseñador de videojuegos de rol. Y como no, allí también son atacados por mas demonios enviados por este. Igual no fue buena idea eso de meterse en un recinto tan cerrado y pequeño del que no se pueden bajar… Pero si nuestros héroes cayeran la serie se terminaría aquí mismo, así que obviamente derrotan a esos nuevos demonios y siguen su camino.

Entre estas viñetas ha tenido lugar una nada épica batalla que hemos decidido ahorrar a nuestros lectores

Por fin llegan a su destino, las torres gemelas del World Trade Center, un lugar muy sutil para esconder unos ídolos gemelos… Pero claro, el sacerdote de Zor no va a ponérselo fácil, así que ha cortado la electricidad del edificio para que no puedan subir en los ascensores, y es allí a donde necesita subir Wanda para lanzar el hechizo que destruirá a los ídolos. Este tipo más que un demonio parece un raterillo de poca monta… cortarles la electricidad…

A lo mejor no ha sido el demonio, a lo mejor es que alguien no ha pagado la factura

Pero el demonio no contaba con el ingenio de la Visión, que mete a sus compañeros en la cabina de uno de los ascensores y se cuelga del cable al tiempo que aumenta su densidad para que el peso extra haga subir el ascensor a toda velocidad hasta la azotea. Ante ataques chorras soluciones simples.

Si, es una chorrada, pero ha funcionado

Allí les espera el sacerdote de Zor con muchos más demonios a sus órdenes, la batalla final esta lista. Wanda prepara sus hechizos más poderosos para destruir los ídolos al mismo tiempo que el Sacerdote trata de acceder al poder de estos para contrarrestar el ataque de la Bruja… Pero no sucede nada. Los ídolos jamás estuvieron en las torres. ¿Pero dónde estaban escondidos?

Las caras de sorpresa de Cage y Pietro no tienen precio

Pues siempre estuvieron guardados en su casa de Leonia donde Crystal ha estado utilizando sus poderes elementales para reducir a cenizas incluso los átomos de los ídolos, asegurándose de que jamás vuelvan a ser un peligro para nadie. Y como no, celebra su éxito paseando de la mano con el vendedor de casas, lo que escandaliza nuevamente a Holly. Esta chica se pasa el día espiando a la inhumana.

Claro, tanto calentarse y sin su marido cerca…

Pero la celebración en las torres no es igual de festiva, Pietro se enajena por lo mucho que su esposa ha tardado en reunir el poder para destruir los ídolos y además esta indignadísimo de que ni ella ni su hermana Wanda le contasen el plan, y eso de que Cage le agarrase, pese a que con ello le salvo la vida, tampoco le ha gustado un pelo. Pero Luke está feliz ya que a su modo ha podido celebrar el día de Martin Luther King, ya que él ha visto esa batalla como la prueba de que todos somos iguales, negros, blancos, mutantes… Eh, cada uno se consuela como puede.

Eso, los cuerdos y los locos también somos iguales…

Una nueva amenaza ha sido derrotada y puede que esta vez sí Visión y Wanda consigan tener un poco de tranquilidad, pero en el horizonte acechan más conflictos. Pietro esta cada vez mas enajenado, y Crystal lleva meses poniéndole los cuernos con un vendedor de casas de Leonia, está claro que esto no acabara bien. Si a esto le sumamos que nuestra querida pareja son un imán para los problemas está claro que mientras dure la serie no nos aburriremos, Pero eso ya lo veremos el próximo miércoles. Hasta entonces.

Anuncios