Clásicos de los 80 – Tango & Cash

El clásico ochentero del que vamos a ocuparnos hoy recibió tres nominaciones a los Razzie en las categorías de peor actor, peor actriz de reparto y peor guion, el new York Times la masacro en su crítica atacando todos los aspectos de la misma, el argumento, el guion, las actuaciones… Pero pese a todo esto se convirtió en un clásico de culto dentro del género del cine de acción. Así que vamos a ver qué es lo que la critica n fue capaz de ver ni disfrutar de la película de hoy, Tango & Cash.

 Me repito mucho pero es verdad, ya no se hace cine de acción como el de antes

Esta película se inscribe en el clásico subgénero del cine de acción de las “buddy-movies” con una pareja de policías que pese a no llevarse del todo bien se ven obligados a trabajar juntos. Los policías en este caso son el Teniente Ray Tango (Sylvester Stallone) y el Teniente Gabriel Cash, de la policía de los Ángeles. Ambos son los policías más duros y más eficientes de la ciudad, ningún criminal escapa de ellos y sus hazañas salen en los periódicos casi a diario, pero pese a trabajar en la misma ciudad lo hacen en diferentes comisarías y jamás se han cruzado.

La extraña pareja en el cine de acción, que gran invento

Stallone como Tango presenta aquí una imagen muy diferente a la que estábamos acostumbrados a ver de él en aquellos tiempos. Tango es un policía educado, siempre perfectamente vestido como para salir en «Mad Men», pelo perfectamente cortado y peinado, gafas y armado con un pequeño revolver. Una imagen muy diferente a la de Rocky Balboa o John Rambo. De este último incluso se permite hacer un pequeño chiste cuando un policía le compara con este personaje y Tango responde que “Rambo es una nena”.

Muérete de envidia Don Draper

Kurt Russell en el papel de cash no es tan diferente a sus papeles más famosos, Cash era una mezcla entre la profesionalidad del “Serpiente” Plissken de “Rescate en New York” y la fanfarronería y sentido del humor del Jack Burton de “Golpe en la pequeña China”. Un poli duro, desarrapado y con una gran afición por los “gadgets” armamentísticos como sus botas pistola o las futuristas miras laser de sus armas, mas propias del futuro apocalíptico de Plissken.

Me hacen más alto y te pueden matar, soy un fashion victim

Pero a los criminales de Los Ángeles no les hace la mas mínima gracia la existencia de estos policías, no pueden traficar con droga tranquilamente, porque como dice el malo malísimo de la película (Jack Palance) en un momento de la misma “Cuando no es tango es Cash, y cuando no es Cash es Tango”, por lo que planea junto a otros jefes criminales una forma de librarse de ambos de una vez por todas. Así que se ponen manos a la obra y les tienden una trampa falsificando pruebas para acusarles de un asesinato que no han cometido, con la idea de que den con sus huesos en la cárcel y librarse así de su acoso.

¿Nos han metido en la cárcel o somos extras de Misfits?

Pero claro, les saldrá el tiro por la culata y esto conllevara a que ambos policías se conozcan y acaben trabajando juntos muy a su pesar para acabar con esa banda de criminales. Así que tras fugarse de la cárcel, Consiguen averiguar quién les ha tendido la trampa contando con la ayuda de Katherine, la hermana de Tango (una tremenda Teri Hatcher antes de ser una aburrida ama de casa) y el amigo, fabricante de armas particular y quizás pariente de Cash, Owen. Armados con la información que han conseguido y con las armas que Owen ha preparado para ellos se lanzaran en su ataque final contra el criminal que ha tratado de acabar con ellos.

¿Los matamos o los matamos? – Yo digo que los matemos

La película contiene todos los tópicos del cine de acción, no es un prodigio del séptimo arte y sin duda no se estudiara en ninguna academia de cine, pero tiene algo que todos esos críticos no supieron ver, es tremendamente divertida.  La historia no deja un momento de respiro, la pareja protagonista funciona muy bien, las escenas de acción están bien resueltas, y al tratarse de una cinta de los ochenta no hay que soportar todas esas absurdas coreografías en peleas y tiroteas de las que hoy en día parece imposible librarse. Es diversión por diversión, ni más ni menos.

Si, ese es Kurt Russell travestido, al lado de una liliputiense Teri Hatcher

Así que si como me sucede a mí, estas aburrido del cine de acción actual consistente en una explosión detrás de otra cada vez más grandes, tiroteos plagiados hasta la nausea del cine de Hong Kong y no tienes ganas de esperar hasta el estreno de “Expendables 2” para ver si cumple lo que se espera de ella, Tango & Cash es tu película.

Deja una respuesta:

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
Notifícame de