Hoy vamos a hacer un pequeño descanso de tanta actualidad y vamos a volver nuestra vista al pasado. Hace décadas existió una gloriosa época en la que dioses de ébano desfilaban por las pantallas de cine, por la televisión y también por las páginas del comic. Una época en la que ser negro era sinónimo de tener éxito en el mundo de la ficción, la época de la Blaxploitation. Hoy vamos a recordar una de esas grandes historias, una protagonizada por uno de los más grandes héroes de la Marvel, el paradigma del poder de la negritud, Luke Cage. Y descubriremos que no es aconsejable robarle su dinero al hombre negro.

Esta es la cara que pone un negro cuando le debes pasta

Nuestra historia comienza en el “Hero for Hire” nº8. Luke está por Harlem cumpliendo un encargo y se enfrenta a un grupo de pandilleros, nada fuera de lo normal para alguien que se dedica a ser un héroe de alquiler. Lo novedoso es que al golpear a uno de ellos este se deshace en mil pedazos revelando un cuerpo robot bajo su falsa piel humana. ¿Qué está pasando? Por suerte Luke no carecía de recursos y una amiga suya telefonista averigua que quien le había contratado le había llamado desde una embajada en pleno Nueva York, así que allí se dirigió Luke dispuesto a averiguar qué estaba pasando.

Menudo cachondeo como todos los negros seamos así por dentro

Después de entrar por la fuerza en la embajada y asaltar a algunos de los allí presentes Luke descubre donde está realmente. Acaba de entrar en la embajada de Latveria y ante él se encuentra el mismísimo Doctor Víctor Von Muerte. Tras las presentaciones de rigor el Dr. Muerte pone al corriente a Luke de lo que está sucediendo en Harlem.

¡Esta fiesta era de etiqueta! ¡Y tu ni siquiera te has abrochado la camisa!

Esos robots son creación suya pero se han vuelto en su contra y se habían ocultado en Harlem disfrazados de negros. Pero para poder perseguirles sin levantar sospechas debía buscarles un negro, y ya que Latveria está en Europa y en Europa no hay negros y ninguno ha querido emigrar a Latveria no le quedo más remedio que contratar a Luke para que les buscase él. ¿Por qué no envió a otros robots también disfrazados de negros a buscarles? ¿Qué es eso de que en Europa no hay negros? ¿Y cómo es que nadie quiere irse a vivir a un bonito país casi medieval en el que rige una dictadura?

Si, en Europa hay menos negros que gays en Iran

Luke se deja convencer por el Dr. Muerte y accede a perseguir a los robots negros a su guarida, después de todo 200 dólares no son una mala cantidad de dinero. El doctor que no se acaba de fiar del todo envía con él una cámara espía para poder ver en directo todo lo que sucede. Lo que sigue a continuación solo puede ser descrito como una ensalada de ostias que se suceden sin parar en cuanto Luke entra en la guarida de los robots negros. Que se han despojado de sus pieles falsas dejando al descubierto su esquelético cuerpo verde, aunque el por qué llevan unos zapatitos verdes como los de Robin es algo que escapa a mi comprensión

¡Zaz en toda la… en todas partes!

Una vez destruidos todos los robots Luke corre como alma que lleva al diablo hacia la embajada de Latveria, ha cumplido su parte del trato y quiere sus 200 dólares. Pero al llegar a la embajada se encuentra con una desagradable sorpresa. En la puerta le espera el portero con un mensaje del Dr. Muerte. Este lo ha visto todo por su cámara espía y le felicita por su trabajo. Pero según el portero el Doctor Muerte nunca suelta el dinero si puede evitarlo, así que ha cerrado la embajada y el y todo el personal de la misma han volado de vuelta hacia Latveria. ¡No puedes fiarte de un gitano! ¿Qué puede hacer Luke para cobrar su dinero? Habrá que leer el siguiente número de su serie para comprobarlo o pasar al siguiente párrafo.

¡Gitano chorizo! ¡Esto no quedara así!

Luke Cage no es un hombre que se rinda fácilmente, así que si para cobrar sus 200 dólares tiene que viajar hasta Latveria lo hará. ¿Y qué mejor forma que entrar al asalto en el edificio Baxter para pedirle a Mr. Fantástico que le preste un avión con el que viajar allí? Pues eso fue lo que hizo exactamente nuestro héroe de ébano.

¡Que yo solo venia a pedir un favor, ostia ya!

Más ostias como panes, Luke esta tan cabreado por el dinero que le han timado que es capaz de hacer frente el solo a todos los 4 Fantásticos. Mr. Fantástico consigue calmarle y Luke les explica su situación, el Dr. Muerte le ha timado y el necesita que le presten un cohete para viajar a Latveria. A esto La cosa le responde que le va a costar recuperar pasta del viejo Muerte. ¿Sera que Víctor Von Muerte aun le debe dinero de sus tiempos en la Universidad? Malditos gitanos ladrones…

Si, me fío de ti, te prestare uno de mis carísimos cohetes

Reed Richards pese a la violenta entrada de Luke decide confiar en él, ha leído en el periódico, en la columna sobre Broadway, que Luke es un tipo honesto y honorable. Richards es realmente un tipo confiado ¿Y cómo es que hablan de Luke Cage en la columna sobre musicales del periódico? ¡Todo era posible en los años 70! Reed le presta a Luke uno de sus cohetes, le pone el piloto automático para que le deje junto al castillo de Muerte y mientras Luke se aleja volando Richards le desea buena suerte, porque va a necesitar toda la que pueda conseguir. Pero al mismo tiempo tiene la sensación de que Luke es la clase de hombre que puede conseguir todo lo que se proponga. ¡Tal es el poder de la negritud! Aunque tampoco hubiera estado mal que le acompañasen los 4F en su misión si tanto se preocupan por el…

Buena suerte y no me rayes el cohete al aterrizar

Cuando Luke llega a Latveria se encuentra con que ha estallado una guerra civil. Un robot alienígena llamado Faceless One está dirigiendo la revuelta robótica que busca deponer al Doctor Muerte. Todo eso a Luke le da igual, el solo quiere sus 200 dólares, pero acepta ayudar al robot con tal de poder entrar en el castillo de Muerte.

Si, el malvado robot golpista era ademas alienigena

Luke ayuda a los robots a asaltar el castillo y se abre camino hacia la mismísima sala del trono. Allí le espera el Doctor Muerte en persona. Este le dice que cuando sus hombres le informaron que un negro loco había aterrizado en una de las naves de los 4F ya se imagino que sería el. A esto Luke Cage le responde con una frase ya mítica “Where’s my money, honey?” “¿Dónde está mi dinero, cariño?” Solo un hombre imbuido por el poder de la negritud tendría los santos cojones de hablarle así al Doctor Muerte.

Llamar cariño al Doctor Muerte esta al alcance de muy pocos

El Doctor Muerte se indigna, no puede creer que Luke haya montado todo esto por una ridícula deuda de 200 dólares, estaba convencido de que no era más que otro de los planes del odiado Richards para arrebatarle su poder. Llama loco a Cage en su cara y le dice que es ridículo montar todo esto por una deuda tan pequeña. Luke le dice que ninguna deuda es pequeña para él y que quiere el dinero que se ha ganado con el sudor de su frente. Pero como La Cosa le había avisado no es fácil sacarle dinero a Muerte, así que no queda más remedio que resolverlo a ostias.

¿Que has venido por el dinero? ¡Sucio negro avaricioso!

Los golpes se suceden uno detrás de otro. Luke le dice a Muerte que puede que se haya criado en Harlem pero que no es estúpido y que quiere su dinero. Este se burla de su ridículo capitalismo, pero finalmente y tras numerosos golpes sucede lo impensable para Muerte, Luke ha destruido los circuitos de su armadura a base de golpear una y otra vez en el mismo sitio. Nunca subestimes la obstinación de un negro que quiere su dinero. Es entonces cuando entra en escena The Faceless One.

Has conseguido lo que ni la Cosa ni Hulk consiguieron, no me lo creo… (ni nosotros tampoco)

Este dispara contra ambos, Luke lucha contra él y le hace huir. Muerte entonces le ordena que le siga y atrape. A lo que Luke le responde que aun no ha cobrado por su primer trabajo y que no piensa hacer este. Muerte estala en carcajadas ante la respuesta de Luke y le pregunta que si le puede contratar de nuevo. Luke se niega y Muerte le dice que al menos le dará las gracias por salvarle la vida, Luke le dice que no puede cobrar de un muerto.

Me caes bien, señor negro. Gracias por salvarme 

Luke se ha ganado el respeto de Muerte, según el eso es más difícil de conseguir que los fondos para financiar sus planes ¡Por eso no le pagaba, incluso a él le afecta la crisis! Muerte abre el cajón de un mueble y saca un fajo de dólares de él. Luke los cuenta lentamente hasta asegurarse de que efectivamente hay 200 dólares, ya no se fía del Doctor. Una vez con su dinero en el bolsillo Muerte le indica un pasadizo secreto por el que puede salir del castillo y le grita que no vuelva jamás.

Ala, toma tu dinero y no te lo gastes todo ¡Que no crece en los arboles!

Luke se aleja tranquilamente en dirección al cohete de Richards mientras escucha el ruido de la batalla en el interior del castillo de muerte, pero eso no es asunto suyo, así que se sube al cohete y pone rumbo de regreso a Nueva York donde le esperan los 4 Fantásticos ansiosos por escuchar las noticias de su viaje.

Bah, que se maten, yo ya he cobrado

Pero Luke está cansado y no le apetece hablar, solo quiere ir a su casa a darse un baño y dormir algo. Esto indigna a La Cosa, quiere todos los detalles de la batalla, saber con pelos y señales como ha conseguido sacarle el dinero al Doctor Muerte. Pero si Luke no se ha dejado amedrentar por Muerte no lo hará ante la cosa, así que tranquilamente baja a la calle, se sube a un taxi y se aleja dejando atrás a un frustrado Ben Grimm.

¡No puedes dejarme así! ¡Calienta******!

La moraleja de esta historia es sencilla. Si le pides a alguien que haga un trabajo asegúrate de pagarle por él. Y sobre todo, no le toques los cojones al hombre negro si no quieres que este te patee los tuyos.

Anuncios