La única esperanza de la humanidad es Walter Simonson: El día en que Frank Miller salvó Marvel (XXIV)

Pero qué bonito es el amor. Battlestar Galactica no cambiaría la historia del cómic, pero no deja de ser la serie en la que Walter Simonson trabajó como autor completo con su futura esposa Louise como editora. Y ya solo por eso, por reunir a la pareja más encantadora de la historia de Marvel y DC, pues como que ya tiene garantizado su puesto en la historia. Pero bueno, si la idea es comparar Galactica al Daredevil de Miller, pues como que me parece que sois un poco cabrones…

¡Ese Volstagg espacial ahí al fondo, chupando portada bien fuerte!

Lo primero de todo es recordar que BattlestaR GALACTICA (no es una errata, se escribía así y les debía de parecer requetemolón) fue una serie estrenada en 1978 por el creador de El Coche Fantástico, Glen A Larson. La serie aparece aprovechando el éxito de Star Wars el año anterior y cuenta con el diseño artístico del mismísimo Ralph McQuarrie, el principal visionario de los mundos y naves de la saga de George Lucas, con lo que esta claro que en NBC/Universal no repararon en gastos… Y por eso la serie ni siendo el mayor éxito del año consiguió llegar a ser rentable. Galactica duraría una temporada en todo su esplendor, y a partir de ese momento empezaría un lamentable recorte de gastos que engendraría la muy olvidable Galactica: 1980 en la que se pasaba de la grandiosidad de las maquetas y escenarios espaciales a los pedestres escenarios de la Tierra de 1980 que arrastraron la serie al más profundo de los fondos de las listas de audiencia. Y en medio de todo esto, a Marvel se le ocurrió comprar la licencia de Galactica y hacer tebeos con ella, con lo que no es de extrañar que en enero de 1981 se publicara el último número de la serie, el 23. Sí, justo hemos llegado por los pelos para leer el último número de la serie, ¿no somos afortunados?

Este señor se llama Boomer, y su nombre ha pasado completamente de moda y hasta parece sucio. Boomer. Puto Boomer. Que asco de Boomers…

¿La historia del cómic? Un pelín enrevesada, a pesar de que básicamente lo que nos cuenta es que la flota de la humanidad que escapa de la extinción a manos de los malvados cylones (que eran Terminator antes de Terminator) se encuentra con un pequeño problema de robos dentro de la flota, porque un grupo de criminales desconocido está saqueando algunas de las naves, con lo que la mayor parte del cómic es una aburridísima investigación a cargo de personajes como Apolo, Starbuck, Boomer o un tal teniente Jolly, que creo que Simonson se inventó para la ocasión. Dicho esto me toca hacer una aclaración, si en otras ocasiones procuré simular como que desconocía los numeros posteriores y anteriores al cómic del que hablo cada semana, en este caso no me he leído un solo cómic de la Galactica de Simonson. Sí, es algo lamentable teniendo en cuenta que es uno de mis autores favoritos -si no el que más, procuro no hablar en absolutos- pero la serie es complicada de conseguir y no tiene ninguna pinta de que la vayan a reeditar. Lo que es peor, es Simonson aprendiendo a guionizar, y me da miedo de lo que me pueda encontrar…

Eso sí, como dibujante Walter Simonson estaba ya en plenas facultades.

Y lo que me he encontrado es un dibujo bastante sólido en el apartado gráfico -con el entintado de Klaus Janson, que como ya sabéis en ese momento estaba encargándose de las páginas de Miller en Daredevil- en el que Simonson demuestra como dibuja naves espaciales como nadie, y con un guión que como ya decía, es tremendamente enrevesado inútilmente, pero que acaba atando todos sus cabos sueltos justo para cerrar la serie y darle una conclusión más o menos satisfactoria a pesar de que para entonces ya se había emitido Galactica 1980 y se había dejado claro que la flota de la Galactica acabaría llegando a la Tierra y trasladando su guerra con los cylones hasta nuestra puerta (gracias por nada). Las páginas de Simonson sufren con la caracterización de tanto personaje televisivo con tanto parecido forzado a sus homólogos televisivos, y se nota que para él es mucho mejor empezar por un solo personaje que lleva dibujando desde que era un crío (Thor) e ir abriendo la serie a varios secundarios. Sin embargo, es de valorar su valentía o locura, porque constantemente está pasando de un personaje a otro en una historia más o menos coral en la que, como decía, tiene que limpiar todas las tramas sueltas y por eso acaba teniendo que hacer aparecer a última hora a varios personajes para que tengan su historia cerrada y sacarlos a todos sonriendo al final.

¿Se echa en falta a John Workman? Sí, pero ya se ve de sobra que Simonson ya iba en esa dirección desde un primer momento.

Y al final el cómic es eso, una curiosidad de ver cómo se formó Simonson como guionista, algo que tal vez vuelva a revisitar en un futuro para ver su evolución completa; por lo que recuerdo cuando intenté empezar a leer estos cómics y los suyos de Star Wars, la cosa no es muy salvable y el salto de calidad a su llegada a Thor es tremendo… Pero mejor no vendamos la piel del geólogo antes de cazarlo, ¿vale?

La semana que viene cosas de las alcantarillas en una historia que... En fin.
Bueno, algunos tebeos no iban muy allá, para qué engañarnos.

La semana que viene tenemos a los Vengadores tras la debacle de su número 200, con David Michelinie y Carmine Infantino siendo entintado por el recientemente fallecido Dan Green. ya queda menos para llegar al final de esta serie y a ratos parece que el pescado ya está todo vendido, pero en dos semanas vamos a tener algo que seguramente os va a sorprender…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

14 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
belfasus
belfasus
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Lo de Galactica fue un poco mala suerte.
La premisa de la serie era muy interesante, pero se fue a pique por las demandas de Lucas, que decía que le habían robado equipo, maquetas e ideas de Star Wars, y porque los juguetes de Matel causaron la muerte de 2 niños que se tragaron las bolitas usaban los blasterts como munición.
Si el mercado de juguetes se va a pique, tu franquicia va detrás.

La serie del 2003 fue una buena manera de retomar el tema y atar cosas que quedaron sueltas en la serie anterior.
Los comics los he llegado a leer, pero los perdí en alguna mudanza. Están reguleros. Son para fans puros y duros, la verdad.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  belfasus

Aquí Bruguera solo publicó un álbum con la adaptación del piloto/película.

Payton Wynn
Payton Wynn
2 meses han pasado desde que se escribió esto

El teniente Jolly no es invención de Simonson; era un personaje (muy) secundario que aparecía de forma recurrente al ser uno de los pilotos de cazas Viper (https://en.battlestarwiki.org/Jolly_(TOS). ¡En la trama de estos cómics le hicieron un «cambio radical» para hacerse pasar por pirata que dudo mucho que el actor de la serie hubiera estado dispuesto a adoptar (o igual sí, vete a saber)!

Palatino
Palatino
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Si esto sirvió como entrenamiento para sus Star Slammers, bienvenido sea.
Y ya puestos, el número dibujado por Infantino tenía su encanto vintage.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Palatino

Por la serie también estuvieron Sal Buscema, Jim Mooney, Rich Buckler y Brent Anderson, pero el principal dibujante fue Simonson (seguido muy de lejos por Ernie Colón en los primeros números y por «our pal Sal»).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto

De esta serie Titan reeditó los primeros dice números (media serie, vamos) en un par de tomitos: Saga of a Star World y The memory machine.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Los Simonson ya se conocían de Warren, no?

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Simonson se llevó los guiones en el segundo año porque no había precisamente gente haciendo cola para escribir la serie. Al inicial Roger McKenzie le sustituyeron efímeramente Mantlo y DeFalco y tuvo que volver luego McKenzie (y como con Miller poco antes compartió también el primer par de guiones de Simonson …supongo que en Marvel del joven Simonson se fiaban lo justo, o no, que, bueno, entonces era habitual que los dibujantes que se metían a escriba y los escribas venidos de otros medios tuviesen inicialmente un compañero/supervisor con rodaje …y en los siguientes números le acompañaría Steven Grant, supongo que hasta que consideraron que ya tenía rodaje para fiarle el timón del bote sin tutorías).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Hay que tener en cuenta el toque de las tintas del no suficientemente ponderado Klaus Janson (también compañero del joven Giffen en sus mejores números de Los Defensores), muy vinculado a esos años del joven Simonson: Encuentros en la Tercera Fase, Alien (también en álbum gigante de Bruguera), buena parte de estos Battlestar Galactica (Colón creo que se entintó a sí mismo, pero Janson hizo casi todos los demás números, salvo por el dibujado por Pat Broderick en pocos más debió faltar) y si no recuerdo mal unos cuantos Star Wars.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
2 meses han pasado desde que se escribió esto

No me sé nada de Galactica (bah, no sé nada de nada, pero de Galactica menos aún, xD). Así que lo mejor que puedo hacer es hablar de los Simonson de la forma más general posible; hay un tono muy específico a sus historias que es una evolución o refinación muy interesante del tono de Stan Lee, una cierta ironía y/o conciencia por parte de la historia que en vez de romper la narrativa la hace mucho más cercana y real al lector. La historia sabe lo que significa cada elemento que presenta y por lo tanto lo reconoce como tal ante el público; es decir, si algo es ridículo no hay temor por parte de la historia (que no tanto los personajes) a dejarlo claro. Pero no para distanciarse de la obra o excusarlo sino que para arriesgarse a no solo aceptarlo sino que a abrazarlo con todas sus fuerzas y tomárselo con toda la sinceridad posible. Ejemplo: Thor es un sapo. Wanna make somethin’ of it?
Se puede decir que son historias sin complejos pero creo que va más allá porque involucra al lector de forma auténtica asistiéndole a deshacerse de sus reparos más infundados y no solo a través de ser irreverente o darse al desenfreno. Es un equilibrio durísimo de conseguir porque reclama una enorme precisión narrativa para que el autor y el lector vean la historia con los mismos ojos; se necesitan aceptar muchas ideas disparatadas y se necesita que se rechacen muchas ideas preconcebidas mientras se balancean aspectos de humor, drama, tragedia, etc. etc. Es lo que mucha gente considera el tono de un cómic; ese tono similar al de las películas de Raimi que solo supo volverse cada vez más y más popular.

Roger
Roger
2 meses han pasado desde que se escribió esto

AL principio creí que eran Luke Skywalker y Han Solo! Me preguntaba quien era el bigotudo que quedaba al fondo…
Galactica era algo que solo conocía de pequeño de una mención en un Superlopez «Barcelona es una ciudad moderna! Hasta acabamos de soportar… digo de ver… Galactica».
Luego vi dos temporadas de la versión de los 2000 y me gustaron dos temporadas, luego la cosa empezó a ponerse metafísica y perdí el interés.
Realmente Simonson apuntaba maneras ya de jovencito.

Lord_Pengallan
2 meses han pasado desde que se escribió esto

Ahora ya sé de dónde viene Billy Rayos Beta… Rom+Galactica.

ToxOgt
ToxOgt
2 meses han pasado desde que se escribió esto

pero Simonson pauso y luego retomo algo importante los tie-in valiosos como el de Thor y la masacre mutante y no ahora como spitterman y su gang van wars