Adios a Keith Giffen con La Legion de Heroes Sustitutos

Ayer perdimos a uno de los grandes del comic, Keith Giffen. Un autor completo y único que durante décadas nos hizo reír gracias a su personalísimo y absurdo sentido del humor que mantuvo hasta el final y que nos ha dejado un poco huérfanos. Pero para recordarle voy a pasar de obituarios y recordar lo que le hizo grande, como escritor y como dibujante, de la forma en la que probablemente hubiese querido, hablando de un cómic protagonizado por una panda de perdedores patéticos de los que casi nadie se acuerda, La Legión de Héroes Sustitutos.

Cualquier héroe podía ser algo grande en sus manos

En este especial publicado en 1985 que Keith Giffen dibujo (entintado pro Karl Kesell) y que co-escribió con su colaborador habitual en la serie de la Legión de Superhéroes, Paul Levitz, encontramos un precedente directísimo de lo que un par de años mas tarde se convirtió en una de las mejores y mas memorables etapas de la Liga de la Justicia, aquella en la que junto a J.M. DeMatteis y Kevin Maguire llevaron el humor dentro del genero superheroico a unas cotas que pocas veces se han alcanzado. Y al igual que allí aquí nos encontramos con un puñado de segundones que sueñan con ser grandes héroes y que pese a ser una broma para todo el mundo se ven enfrentados a una amenaza que les viene muy, muy grande.

Estos tres hicieron historia

El punto de partida de esta historia no podría ser mas adecuado. Matter-Eater Lad, uno de los miembros mas ridículos de la Legión, dotado del poder de poder consumir cualquier sustancia, tiene un mal presentimiento acerca de los nuevos ordenadores gigantes que el gobierno de su mundo natal de Bismoll, ha creado para que se encarguen de la economía de su mundo. Unos ordenadores con un aspecto tremendamente familiar que resulta raro que mas que despertar un mal presentimiento no hiciesen saltar todas las alarmas.

Definitivamente es muy mala idea poner a un ejercito de Computos a dirigir tu planeta

Pero como ese presentimiento es algo vago (porque esta claro que no se ha repasado bien los archivos de misiones pasadas de su viejo grupo), Matter-Eater Lad no se atreve a llamar a sus camaradas de la Legión, por lo que opta por pedir la ayuda de la Legión de Héroes Sustitutos. Estos se encuentran extasiados al comprobar que todo un Legionario les toma lo suficientemente en serio como para pedir su ayuda, y sin pensar demasiado en lo mucho que pueden acabar complicándose las cosas se preparan para partir. En este punto ya empezamos a encontrar elementos que serian una constante en la JLI un par de años mas tarde, el líder serio que trata de que el grupo funcione como es debido, una enlace gubernamental que lamenta la casa de locos en la que ha acabado metida a su pesar y un grupo de héroes algo torpes en ocasiones pero llenos de entusiasmo.

J’onn J’onzz se sentiría muy identificado con Polar Boy

Como era de esperar las cosas no tardan en complicarse y en Bismoll reaparece uno de los enemigos mas peligrosos de la Legión, Pulsar Stargrave (un villano robótico de Colu que afirmaba ser la versión futura de Brainiac) convocado por los ordenadores de ese mundo para que les libere. Otro elemento que también resultará familiar a los lectores de la JLI, donde no era nada raro que el grupo tuviese que enfrentarse a viejos enemigos de la JLA que parecían demasiado peligrosos para ellos.

Los Héroes Sustitutos no estaban preparados para esto

Lo que sigue es un divertido y absurdo enfrentamiento en el que estos héroes hacen lo que pueden contra un villano que les supera a todos los niveles, cayendo muchos de ellos derrotados de forma ridícula por su propia torpeza sin llegar siquiera a encontrarse con este villano que por momentos se esta frustrando tanto como ellos al encontrarse en esa situación tan absurda en un mundo perdido que no le importa a nadie y enfrentado a este incordio de héroes que no le dejan en paz.

Pulsar no debía sentirse muy respetado por allí

Un enfrentamiento en el que Giffen hace gala de su humor mas absurdo al ofrecernos un momento genialmente sublime dentro del cómic superheroico, cuando Matter-Eater Lad hace gala de sus estrafalarios poderes para atacar a Stargrave de una forma en la que nadie había sido capaz en toda su historia. Uno de esos momentos que sintetizan a la perfección lo que hizo grande a Giffen, como por grave que fuese la situación siempre había que hacer algo de espacio para el humor aunque fuese en su forma mas ridícula.

Esto es algo que no se ve todos los días

Un humor que llega a su punto culminante con la derrota ignominiosa y fuera de cámara del villano que ya estaba harto de todo y que esta a la altura de lo que uno podría esperar de un enfrentamiento contra un grupo como la Legión de Héroes Sustitutos. Un grupo que pese a que autores previos habían tratado con cierta seriedad, en manos de Giffen se convirtieron en una broma y es difícil no culparle teniendo en cuenta que contaba entre sus miembros con personajes como Chlorophyll Kid, Porcupine Pete o el inesperado héroe de esta historia, Stone Boy, entre otros.

El héroe que Bismoll necesitaba

Un cómic en el que además del humor absurdo de Giffen (apoyado por Paul Levitz) pudimos disfrutar también de su talento como dibujante. Un dibujante cuyo personalísimo estilo sufrió unas cuantas evoluciones bruscas a medida que iba encontrando nuevas fuentes de inspiración. En este especial podemos apreciar como la influencia de Jack Kirby aun se encontraba muy presente en su estilo, especialmente a la hora de representar esas descargas de energía y explosiones tan habituales dentro del genero. Pero también podemos reconocer aquí la influencia tan grande que estaba ejerciendo en Giffen el trabajo del argentino José Muñoz, algo especialmente apreciable en la forma en la que utilizaba manchas de negro para resaltar o poner énfasis en determinadas situaciones.

Giffen sabia impactar al lector

Cómics como este son la prueba perfecta de que no hay malos personajes y que en las manos adecuadas incluso los mas ridículos y absurdos podían dar pie a cómics tan divertidos como este. Algo que Keith Giffen demostró una y otra vez a lo largo de su carrera tanto en solitario como en buena compañía, fijándose siempre en los perdedores, en los marginados, en esos que nadie se tomaba del todo en serio y por quienes Keith Giffen pareció sentir cierta afinidad. Y aunque sea doloroso saber que nunca volveremos a disfrutar de nuevas historias de este cascarrabias dotado de una inmensa creatividad, nos quedan unas cuantas décadas de grandes cómics de los que disfrutar una y otra vez, cómics con los que espero que las editoriales se pongan las pilas y nos den ediciones dignas de algunos de ellos, que cosas como Ambush Bug hace tiempo que merecen un pequeño ómnibus. Por lo demás, adiós Keith Giffen y gracias por hacernos reír hasta el ultimo momento.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

22 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Con Cómputo se vivía mejor!

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Cómputo acabó con la corrupción! (Bueno, acabó con los políticos)

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

El muchacho Devorador de Materia es el héroe de Mike Tyson.????

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Stone Boy el primer superhéroe con una discapacidad sería? …Vale, el doctor Charles McNider y el letrado Matt Murdock eran ciegos (como el también leguleyo justiciero pulp The Black Bat), pero la severa limitación móvil de Stone Boy está en otro grado.?

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Horas y horas de risas con la JLI. No tantas con el entonces muy exitoso Lobo, pero reconozco que el Lobo Paramilitary Christmas sí que lo disfruté.
…Larga vida a la Legión! (Y a la JLI).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Ese Omnibus del Ambush Bug va a estar complicado (acá al menos).

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Ya que no la segunda etapa Shooter clásica sí al menos se debería reeditar la etapa Levitz completa (y lo posterior a esta de Giffen que en su día publicó Zinco …menos mal que conservo todo lo de la Legión de Zinco…y también aquella cutre edición jibarita de los Clásicos DC de Planeta, que con ECC hay que armarse de paciencia …Tampoco debería sorprendernos, que tampoco publican cosas tan comerciales como el Batman preCrisis de los últimos setenta y primer lustro de los ochenta, con autores como Marv Wolfman, Len Wein, Roy Thomas, Gerry Conway, Mike W Barr y sobretodo Doug Moench, acompañados de Don Newton, Gene Colan, Trevor Von Eeden, Michael Golden, Tom Mandrake,… el Batman y los Outsiders de Mike W Barr, Jim Aparo, Trevor Von Eeden, Alan Davis, Kevin Nowlan,… el Man-Bat de Marshall Rogers… El Espectro de Neal Adams… El Espectro de Fleisher & Aparo… Superman de Marv Wolfman & Gil Kane…)

Zatannasay
Zatannasay
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Muchas cosas pides tú.
Ha hecho falta un crownfunding para sacar los Nuevos Titanes.

De traca.

Jim Aparo es un desconocido para la generalidad de los mortales. Su nombre no hace ventas. Para los demás su Batman es el icónico; en su justa medida en todas sus cualidades.

Los numeros de Batman con Colan, Newton, Alcala y Golden de la primerísima Zinco los guardo como un tesoro. Sabedor de que una nueva edición es improbable.

Si los tomos de Colan que sacó planeta, se encuentran facilmente a día de hoy.
Muy triste.

Last edited 9 meses han pasado desde que se escribió esto by Zatannasay
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

El mayor éxito con diferencia de entre sus campañas de mecenazgo (tras decirnos durante la última década que los Titanes en España no vendían …hombre, la mierda que sacaban ellos fijo que no, pero también tienen buenas etapas, incluso al margen de Wolfman & Pérez, de hecho podrían haber seguido más o menos hasta el ’92, que la mayoría todavía era bueno). Lo de Aparo es triste, que sí fue muy leído en la última década y pico de Novaro y durante la Era Zinco (incluso en los Clásicos DC jibarizados de Planeta), con ECC poco se ha reeditado en cambio (y recientemente la mayoría).

Zatannasay
Zatannasay
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Me acuerdo, al final de la etapa de La Cacería de Titanes, ya cayendo totalmente en el noventerismo, de un artículo de Carlos Pacheco; en el que venía a decir lo mucho que le fastidiaba que cerrasen la colección de Nuevos Titanes.

Los Nuevos Titanes tenían un desarrollo colosal y un nivel medio muy alto. Pacheco se había sentido crecer con ellos y los sentía suyos. Y eso lo comparto con él.

Lo siguiente con Grummet y compañia mantenía un nivel alto. Por mucho, que al final era intragable y había que cortar por algún lado.

Nos salvamos de ver muuuucha basura. Como el final de Clandestine con Hitch; que el Marvel Limited se olvida afortunadamente de incluir.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

La saga de La cacería de Titanes estaba bien todavía. La serie todavía seguía unos años, lamentablemente (ya los últimos números de Grummett como dibujante eran apenas legibles). El tramo final de la colección (con algunos de los dibujantes rozando lo impublicable …o incluso cruzando la línea) ya era lamentable, pese a la presencia todavía de Wolfman (que pocas cosas legibles ha escrito desde ese tramo final …y sino echad un ojo a su Nightwing). Algo publicó Vid de ese horror. Pero hasta el ’92 la mayoría está bien, incluso algunos de los productos derivados (que eran lo más flojo, claro) se podían leer a gusto (como la segunda serie, Tales of The Teen Titans y la miniserie con los orígenes de los nuevos miembros …o algunos números de la ya más floja Teen Titans Spotlight, serie en la que ya se veía el plumero , como en los derivados mutantes …Team Titans en cambio ya era explotación noventera)

Roger
Roger
8 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

En Batman siempre actúan como si todo empezara con Year One de Miller, y la transición de la Silver Age a la Bronze Age tiene mucho interés.

kgoku
kgoku
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Adios, maestro y genio.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  kgoku

Se le echará en falta.?

Zatannasay
Zatannasay
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Giffen tenía la cualidad, de hacer que todos los personajes que trataba se hiciesen conocidos tuyos de toda la vida.

Rocket 7, Manga Khan, Major Desastre, Hielo y Fuego, Blue Beetle…
¿No te los llevarías a todos de bares?

¿Qué tendría Giffen que metía en sus personajes, para que todos fuesen tus favoritos automáticamente?
Una maravillosa humanidad creo yo.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
9 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Zatannasay

Alguien aria a Ted Kord de no ser por la JLI? (Lo de Ditko, fuera de en su época, no se lo leyó casi nadie, ni en USA, y su serie DC postCrisis no aguantó demasiado tampoco …y tampoco merecía correr mejor suerte, la verdad) Y el Booster Gold de Jurgens era bastante sosainas. Conseguían Giffen y DeMatteis que hasta un hideputa corporativo arquetípico como Maxwell Lord te cayese bien (o medio bien). O un impresentable como Guy Gardner.

Zatannasay
Zatannasay
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Guy Gardner es un gilipollas, pero le deseas que le vaya bien en la vida y mejore como persona.
Maxvell Lord era un manipulador y un arribista. Pero se lo perdonabas.

Es difícil conseguir algo así. Giffen lo lograba.

Y de paso construía universos.
¿Qué es construir universos?
Pues contar historias con personajes que no les interesa a nadie; que hagan que tengas ganas de leer más historias de ellos.
Si logras eso, has cimentado un Universo.

Erminzah
Erminzah
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Se va a echar de menos el sentido de humor y personalidad de sus personajes.
Descanse en paz o resucite con un Bwha ha ha.

Stravinkay Modelarus
Stravinkay Modelarus
9 meses han pasado desde que se escribió esto

Marvel le echó en falta en los ’80 (ni que hablar en los ’90), y eso que eran los años buenos de Marvel. En los ’70 probó ser lo más llamativo y rescatable de los Defensores de Kraft a pesar de que todavía le quedaba por crecer como artista y escritor. Y en los 2000 fue la única chispa del aburridísimo lado cósmico de Marvel de Andy Schmidt (y tuvo esa mini serie de Defensores con DeMatteis y Maguire, que diablos, tendrían que haber hecho los Vengadores!).
Es en la segunda mitad de los ’80 cuando varios de los autores que llevaban trabajando desde los ’70 comienzan a querer traer un tono más ligero a su trabajo, esencialmente dedicarse a hacer lo que Mary Jo Duffy hacía mientras ellos completaban y cumplían con sus sagas oscuras definitivas a principios de la década. Tenías a Byrne creando los Great Lake Avengers, Claremont con Excalibur, Walt Simonson convirtiendo a Thor en un sapo, lo que fuera que estuviera haciendo Englehart en Marvel (xD) y hasta lo último de Stern en Vengadores parece apuntar en esa dirección (y también comienza el Hulk de Peter David aunque PAD no venía de los ’70). Y con esa competencia, con la DC post-crisis bateando 1000 y lo difícil que es hacer humor; la JLI consigue ser el mejor ejemplo de esa oleada sin lugar a dudas, siendo una obra tremendamente adictiva cuya lectura solo mis traumas personales no me han permitido completar (es que es llegar a Legends y no soportar el no haberme leído la primera aparición de Katma Tui… necesito ayuda, xD¿?).
El humor y la humanidad de los personajes van de la mano en una excelente combinación de una narración moderna que mantiene muchas herramientas clásicas, unos textos excelentes y ritmos absolutamente imprescindibles con un dibujo de Maguire que eleva todo a la perfección. Solo puedo tomar la palabra de otros lectores en muchos casos sobre el manejo de los personajes debido justamente a mi desconocimiento del universo DC, pero es claro que con todo el humor la serie los respeta muchísimo (eh, quizás no a Guy o Booster, xD) y definitivamente les tiene un cariño que escapa a la página y hace su parte en que te encariñes a la vez de esos mismos personajes.
Y ni siquiera hago mención a la creatividad absoluta y espontáneidad natural que todo lo que he leído de su trabajo exuda constantemente.
Y honestamente, como a muchos de su estatura, la industria del cómic no estuvo a su altura tristemente.
Tengo mucho por descubrir de Giffen, lo que me alegra aún con lo que me entristece el saber que ya no nos acompaña en este mundo. Y ese es un gran logro; seguir alegrando al mundo aunque ya no seas parte de él.
Gracias, Giffen. QEPD.

Last edited 9 meses han pasado desde que se escribió esto by Stravinkay Modelarus
ToxOgt
ToxOgt
9 meses han pasado desde que se escribió esto

a Keith siempre le cago lo que hicieron con Roccet Raccon que bueno que lo recordaron con la Legion

Roger
Roger
8 meses han pasado desde que se escribió esto

Nunca he tenido claro que parte del guión de JLI era mérito de Giffen y cual era de JM de Matteis, pero el resultado fue la mayoría de las veces genial, épico, desternillante. Si la JLI dejó de ser un panteón de héroes de cartón piedra y fue realmente un grupo vivo fue gracias a la JLI. El gran duo cómico Beetle y Booster; Guy Gardner, tu sicópata patriota favorito; J’Onn J’Onnz, el padre paciente y suspirante, etc.
Luego ya más tarde conocí su Legión de Superhéroes y su Lobo y también te partes la caja con ellos. Giffen tenía un humor a distintos registros (desde sitcom hasta el más negro) muy completo.
Adiós al genio.