Star Trek: Picard – Un final por todo lo grande que espero sea un hasta pronto

La semana pasada llego a su fin la tercera temporada de Star Trek: Picard y con ella la serie. Una serie que en sus dos primeras temporadas había sido muy irregular, llenas de nuevos personajes, buenas ideas y propuestas interesantes que demasiado a menudo no se desarrollaban de forma satisfactoria. Por ello pese al prometedor comienzo de su tercera temporada estaba algo intranquilo, temía que una vez mas todo el potencial de la serie seria desperdiciado y la serie terminaría dejándonos un mal recuerdo a los espectadores, por suerte estaba completamente equivocado y esta tercera temporada ha resarcido con creces mis expectativas rotas de las temporadas previas. Así que vamos a ver que nos ha ofrecido esta temporada avisando de que habrá mas SPOILERS que piedras de corcho en la serie original.

Pues si, a la tercera fue la vencida

Tengo que reconocer que la idea de querer hacer algo diferente con Picard tenia su merito, introducir nuevos personajes y conceptos, contar otro tipo de historia y mostrarnos que la Federación y la Flota Estelar habían perdido un poco el rumbo y sus ideales y que estas debían recuperar su esencia o traicionarse a si mismas… El problema es que el desarrollo de todo ello en las dos primeras temporadas se cargo todo ese potencial a base de no saber desarrollar todas esas ideas que habían introducido, tener serios problemas de ritmo y convertir dichas temporadas en esas que uno acaba con la sensación de que le han sobrado episodios.

Esto podría haber sido mejor…

Pero en esta tercera temporada y tras cambios de dirección, la serie quedo en manos de Terry Matalas (quien había sido co-showrunner junto con Akiva Goldsman en la segunda temporada) alguien con conocimiento y experiencia en la franquicia tanto en su vida personal como fan de toda la vida de Star Trek: The Next Generation como por su trabajo como asociado y asistente de producción en Star Trek: Voyager y Star Trek: Enterprise y guionista de un par de capítulos de esta ultima (Aparte de ser el creador de la serie de televisión de 12 Monos que ahora tengo muchas ganas de retomar). No era un curriculum impresionante pero el comienzo de esta temporada me había gustado mucho, así que me atreví a esperar a que efectivamente a la tercera seria la vencida.

Este tío es que ha mamado Star Trek toda su vida

Y vaya que si lo han conseguido, esta tercera temporada ha sido lo que yo esperaba que fuese la serie desde el principio y mucho mas, y todo en buena medida a base de explotar algo muy denostado por algunos, la nostalgia. Para ello Matalas y su equipo han dejado de lado prácticamente todas las tramas y personajes introducidos en las temporadas anteriores, en muchos casos sin molestarse en mencionarlos de nuevo o limitándose a algún comentario de pasada. Porque en esta tercera temporada la serie de Picard iba a ser tanto un homenaje en toda regla a la serie de la Nueva Generación como esa despedida en condiciones a aquellos personajes que su ultima película no fue capaz de darles.

Al final tocó hacer limpieza…

A menudo se habla de si la nostalgia es buena o mala, pero yo siempre digo que esta, como esa continuidad que aquí también se ha utilizado mucho, no son mas que herramientas narrativas que bien utilizadas pueden dar resultados mas que notables, algo que han demostrado aquí Matalas y su equipo una y otra vez hasta el final. Un uso de la nostalgia que me ha sorprendido por la forma en la que han sido capaces de utilizarla de tal forma que ha afectado incluso a quienes no teníamos motivos para sentir ninguna o casi ninguna por estos personajes.

Para mi estos solo eran los culpables de que y ano hiciesen mas películas de la Enterprise de Kirk

Que yo personalmente jamás había visto un solo episodio de la Nueva Generación o de Voyager (aunque tras acabar Picard he comenzado a ver la primera y admito que me lo estoy pasando bien) y a estos personajes solo los conocía por las películas que hacia mas de veinte años que no veía o de oídas. Pero el verlos todos aquí reunidos actuando como viejos amigos, mencionando historias de un pasado desconocido para mi, ha provocado que sienta un interés enorme en conocer ese pasado y un cariño por ideas y personajes de los que solo tenia un conocimiento superficial en muchos casos, y eso tiene bastante merito. Y de ello quizás uno de los mejores ejemplos sea ese reencuentro entre Data y LaForge, cuya amistad jamás vi desarrollarse en su día y de la que solo vi fragmentos en unas películas que tengo medio olvidadas, pero entre un guion que ha sabido utilizar esa nostalgia casi como un ariete y un LeVar Burton de lo mas emotivo he sentido ese momento casi como si hubiese sido un fan de toda la vida de los personajes.

La culpa es de ellos por ser tan buenos en su trabajo

Y ya que hablamos de Data, Incluso el querer recuperar una vez mas a Brent Spiner, a quien hemos visto interpretar en estas tres temporadas a unos cuantos personajes diferentes , ha sido todo un acierto especialmente por como han desecho el que para mi fue uno de los mayores errores de la primera temporada, la (segunda) muerte de su clásico personaje. Con este personaje nos habían vuelto a contar eso que cada vez mas suena a miedo a la muerte de algunos escritores de que es morirse lo que da sentido a la vida, que para ser humano de verdad hay que temer que tenemos fecha de caducidad y que hay que no solo aceptar eso, sino casi celebrarlo. Pero aquí nos encontramos con un Data que vuelve a vivir una vez mas y en esta ocasión siendo tan humano (a nivel emocional al menos) como siempre quiso serlo y con unas ganas de vivir enormes, un nuevo capitulo en la vida de este personaje con el que Spiner parece habérselo pasado de miedo.

Pese a las apariencias este Data tiene ganas de vivir

Entremezclado con ese sentimiento de nostalgia tan bien llevado nos encontramos también con un uso muy acertado de la continuidad de la saga, ya que aunque se han rescatado aquí algunos cabos sueltos que habían quedado perdidos desde los finales de la Nueva Generación, Voyager, Espacio Profundo Nueve y algunas de las películas. Y aunque eso podría haber resultado confuso para quienes como yo no conocían mucho estos personajes o su pasado, todo esto se nos ha presentado de forma en la que ha sido posible entender las acciones, motivaciones y orígenes de todos estos personajes y al mismo tiempo tejer con ello una historia que sin ser rompedora o innovadora (pero que parece haber tomado alguna idea prestada de Lower Decks) si que ha sido muy emocionante y emotiva.

Incluso este no del todo sorprendente regreso esta perfectamente justificado

Y uno de mis aspectos favoritos de esta temporada ha sido como pese a que el rumbo de la historia en esta temporada final, si que ha habido un aspecto en el que me han sorprendido y muy agradablemente. Porque en estas historias crepusculares en la que los viejos héroes tienen que volver a la acción una vez mas (una idea que me encanta) demasiado a menudo esto se trata de forma trágica, con heroicos sacrificios o muertes estúpidas que no siempre son necesarios para la historia. Pero aquí Matalas y su equipo han ido en otra dirección y han tenido el atrevimiento de darle un final feliz a todos. Nadie de la serie original ha muerto, han vuelto a la vida incluso quienes habían muerto en temporadas anteriores y todos los problemas que estos arrastraban desde el comienzo de la serie se han solucionado dejándolos listos para encarar un hipotético futuro en el que puedan volver aunque sea a modo de cameo en las aventuras de sus sucesores.

De vez en cuando uno necesita finales felices

Pero de entre todo lo que hemos podido disfrutar en esta temporada (que en mi caso han sido muchas cosas), quiero destacar dos elementos, o mas bien dos personajes, que para mi personalmente han sido lo mejor de esta despedida que espero que sea solo un hasta luego. Lo primero ha sido un personaje de nuevo cuño con el que los responsables de la serie han roto mis expectativas y un poco mi corazón, el Capitán Liam Shaw. Este se nos presento como el típico antagonista antipático que sigue las reglas al pie de la letra, que existe en la historia solo para entorpecer un poco las acciones de los héroes y que por su trato hacia su primer oficial (Seven of Nine) daban ganas de arrearle. Pero de nuevo la combinación de un buen guion y un actor extraordinario como Todd Stashwick, consiguen que Shaw sea un personaje complejo con el que acaba resultando difícil no empatizar o incluso darle la razón, un tipo corriente que no buscaba la gloria o las heroicidades pero que acaba haciendo lo correcto sencillamente porque es lo correcto, y que para cuando acaba la serie uno acaba añorándole como si fuese un personaje al que hemos conocido toda la vida.

Que mal me caía al principio…

Un personaje que al final muere por no tener esa “plot armor” que poseen los personajes de las viejas series. Pero Terry Matalas ya ha dicho que si esta en su mano esto no sera el final de Shaw, que piensa traerle de vuelta si consigue sacar adelante su proyecto de Star Trek: Legacy y Stashwick esta entusiasmado con la idea de volver (después de todo ha sido fan de la serie desde su mas tierna infancia e incluso tuvo un pequeño papel en la serie de Enterprise). Un regreso del que Matalas afirma tener una forma de hacerlo, que probablemente sea algo tan obvio como introducir a su versión del Universo Espejo o convertirle en un holograma como el Doctor de Voyager o los que tenia el Capitán Rios a bordo de la Sirena al principio de la serie, pero sea como sea yo espero con ganas su regreso.

Y ahora solo quiero que vuelva

Y de un personaje nuevo pasamos a uno clásico que para mi hasta hace poco era absolutamente nuevo, Seven of Nine, y que se ha convertido en uno de mis favoritos de la franquicia. Si mi conocimiento de la Nueva Generación era escaso el de Voyager era prácticamente nulo, sabia que la serie existía, había visto fotos de los personajes y algún video suelto pero poco mas, por lo que al personaje interpretado por Jeri Ryan no lo conocí de verdad hasta verla aparecer en la primera temporada de Picard.

Al final era mucho mas que una cara bonita

Y pese a que las dos primeras temporadas de la serie fueron bastante irregulares uno de los elementos que siempre destaco para mi fue su personaje. A lo largo de estas tres temporadas la hemos visto sufrir por no encontrar su lugar en el mundo, no del todo Borg y no del todo humana, casi añorando el sentido de pertenencia del colectivo pese al trauma que aun arrastra por ello y siendo rechazada por la Flota Estelar, y pese a todo seguía luchando por lo que era justo aunque tuviese que hacerlo al margen de la ley.

 

Si las cosas no se consiguen por las buenas tocará probar por las malas…

Una lucha constante que poco a poco le ha valido ganarse el respeto de todos quienes seguían viendo en ella un enemigo, abriéndose puertas (con un poco de nepotismo todo hay que decirlo) hasta llegar a una posición en la que ni yo mismo me atrevía a soñar pese a que desde el comienzo de esta temporada quería verla protagonizando su propia serie en el futuro, Capitana de la nueva USS Enterprise. Un puesto con el que hace historia por partida doble al la primera mujer  bisexual que Capitanea la Enterprise (lo mal que le habrá sentado eso a mas de uno) Y eso es algo que se han ganado tanto el personaje como Jeri Ryan, alguien que en su día fue contratada principalmente por su atractivo físico y que ha demostrado al menos aquí (no he visto Voyager aun y no puedo juzgar su trabajo entonces) que es una gran actriz gracias a la cual hemos podido sentir de primera mano la vulnerabilidad y determinación de Seven y a la que con algo de suerte podremos volver a ver en este papel en un futuro no muy lejano.

Y ahora a esperar que esto solo sea el prologo de su nueva historia

Pero aunque en su mayor parte esta temporada me ha entusiasmado, hay algún elemento que otro que me ha chirriado y no quiero terminar sin mencionarlo, el tratamiento recibido por los Changelings. A través del personaje de Vadic, la villana del primer tramo de la serie a quien da vida la actriz Amanda Plummer, nos encontramos con el lado mas siniestro de la Federación y la Flota Estelar, como planearon un genocidio en toda regla para ganar su guerra contra el pueblo de Vadic (y como no he visto entera Deep Space Nine no se si allí se trato con profundidad todo esto) y como la Sección 31, que reúne todos lo peor de los servicios de inteligencia del mundo real, experimento con ella y sus compañeros como si fuesen animales de laboratorio.

Fue una gran villana que tuvo un final apropiado, pero su historia merecía consecuencias

El episodio en el que se revela todo eso tiene momentos muy poderosos…Pero una vez que se descubre que detrás de todo lo malo que había estado sucediendo en la serie estaban los Borg OTRA VEZ, ya no se vuelve a tocar el tema ni vemos que haya consecuencias ni nada, los malos han perdido, los buenos han ganado y hay que explorar extraños nuevos mundos. Y es una pena que el final no incluyese aunque fuese una mínima escena en la que alguno de los personajes clásicos plantee hacer una buena limpieza en su organización.

Que en la Flota Estelar actúan como nazis pero aquí no ha pasado nada…

Pero aunque esto se haya acabado aun tenemos Star Trek para rato. Ahora mismo Paramount tiene en marcha el próximo estreno de la segunda temporada de Strange New Worlds, nuevas temporadas de sus series animadas Lower Decks y Prodigy y la temporada final de Discovery. Pero entre el final de esta y de la propia Picard les van a quedar un par de huecos en su parrilla, y aunque existe en el horizonte ese proyecto de serie sobre la Academia de la Flota Estelar (que no esta claro aun en que época se situará) y aquel proyecto de serie sobre la Sección 31 que iba a protagonizar Michelle Yeoh y que se ha convertido ahora en película, yo espero que quieran apostar por la secuela de esta serie de Picard que ha tenido un recibimiento extraordinario tanto a nivel de critica como de publico, y que no tardemos demasiado en poder disfrutar de los viajes hacia la frontera final de la nueva nave estelar Enterprise al mando de la Capitana Seven of Nine y Terry Matalas y su equipo, que se lo han ganado con creces.

Esta serie aparte de ser la mejor de la Star Trek actual, es una serie muy visionaria
Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

16 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
10 meses han pasado desde que se escribió esto

Una serie marcada por la nostalgia (ni existiría sin esta), pero que deja algunos grandes momentos. Aunque las temporadas anteriores se iban desinflando rápidamente (bueno, lentamente, que casi acababas pidiendo que abreviasen hacia el final de cada una) y daban mucho menos de lo que prometían.

Payton Wynn
Payton Wynn
10 meses han pasado desde que se escribió esto

A mí me parece terrible ese «que en la Flota Estelar actúan como nazis pero aquí no ha pasado nada»; es un «¿Los guionistas son conscientes de las implicaciones de lo que están mostrando? No, parece ser que no. Al fin y al cabo la serie ha terminado con una auténtica carnicería entre las tripulaciones de la Flota Estelar y parece que eso para la Federación es un martes cualquiera».

kliku
kliku
10 meses han pasado desde que se escribió esto

Se te olvida comentar cómo, TODO, desde los títulos de crédito, el diseño de la producción o incluso la elección de las bandas sonoras alude a los dos (teóricos) mejores momentos Trek de la historia. Esto es, «La Ira de Khan» y «Primer contacto».

… Si hasta hay una persecución en el interior de una nébula…

Payton Wynn
Payton Wynn
10 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  kliku

El primer episodio empezaba con un texto diciendo «En el siglo XXV», mientras que «La ira de Khan» empezaba con un texto diciendo «En el siglo XXIII», y a partir de ahí, las referencias son continuas.

Payton Wynn
Payton Wynn
10 meses han pasado desde que se escribió esto

La serie de la Academia de la Flota Estelar, por una descripción que dieron sobre ella en la que decía algo así como «la Academia lleva cien años sin admitir estudiantes», se daba a entender que ocurrirá en la época en la que han transcurrido las temporadas más recientes de «Discovery».

Last edited 10 meses han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
kliku
kliku
10 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  Payton Wynn

Es difícil de encontrar pero allá por el 98, cuando Marvel tuvo los derechos de Star Trek brevemente, hubo una serie de «StarFleet Academy» que me gustó mucho… Era un poco como los Nuevos Mutantes en el espacio…

Payton Wynn
Payton Wynn
10 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  kliku

Sí, recuerdo que transcurría en la época de «Deep Space Nine» porque uno de los protagonistas era el ferengi Nog.

Payton Wynn
Payton Wynn
10 meses han pasado desde que se escribió esto

«Nadie de la serie original ha muerto». De hecho, hay un personaje que sí lo ha hecho, y fue miembro de la oficialidad del puente durante tres temporadas, aunque no sé si la actriz llegó a aparecer en los títulos de crédito por considerarla más personaje secundario recurrente que parte del elenco principal.

«[…] como no he visto entera Deep Space Nine no sé si allí se trató con profundidad todo esto». Se trató, se trató, y la Sección 31 en sí no sólo aparece en esa serie mucho menos de la que pueda parecer por todas las veces que se ha hecho referencia a ella en series posteriores a «DS9», sino que se la trataba de una forma mucho más ambigua; bien llevada, es una organización que podría ser el equivalente en «Star Trek» a los Espectros de «Mass Effect», la gente a la que a veces necesitas recurrir para hacer frente a amenazas existenciales y entre cuyas filas puedes encontrarte a «Sarens» pero también a «Sheppards» (o, dicho de otra manera, algunos siguen la senda del «Renegade» y otros la del «Paragon»), pero es que todas las veces que ha vuelto a aparecer esta organización han acabado mostrando a sus agentes como villanos de folletín a los que todos sus planes siempre les explotan espectacularmente en la cara.

Last edited 10 meses han pasado desde que se escribió esto by Payton Wynn
kliku
kliku
10 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Pues ten cuidado, que la primera temporada duele XD. Y no me refiero a «vista con los ojos y la mentalidad de ahora»… Cuando alquilabas 3 capítulos en el videoclub ya dolía…

Hasta mitad de la tercera temporada, y sobre todo a partir de la cuarta (cuando Roddenberry ya no pintaba nada, me temo) la serie no despega.

Jesús Manuel Martínez Otero
Jesús Manuel Martínez Otero
10 meses han pasado desde que se escribió esto
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Y ahorrar.?

Majestic
Majestic
10 meses han pasado desde que se escribió esto

Yo tengo sentimientos encontrados. Me parece una muy digna octava temporada de TNG, pero como tercera temporada de Picard está «al debe» y mucho.

1.- Se nos prometió (en palabras del mismo Patrick Stewart) que el concepto de serie sería precisamente algo que no es esta temporada sino más bien (con lo irregulares y todo) las anteriores: una serie en que Picard señalaba el camino a una nueva generación y una exploración a un escenario post-TNG.
2.- Se deshicieron de todo el cast original que le daba sentido a esta serie. Salvo una actriz que su personaje no digamos que fuese tan relevante en la trama y solamente se percibe ahí por un tema de paridad de género.
3.- Se antoja totalmente innecesario el nuevo resurgir de Data. Su arco estaba cerrado. Pudo ser interesante que se pudiera redimir a Lore, que en el fondo y si uno lo piensa, técnicamente es él, pero: para efectos prácticos es Data para la producción y para ti como espectador.
4.- El showrunner simplemente evita la permanencia de toda idea que no sea algo como lo establecido, así que ideas atractivas y que pueden seguir siendo desarrolladas simplemente son descartadas: 7de9 con una serie explorando los Rangers Feris, Chris Ríos cómo capitán de la Stargazer, tener a Shaw vivo y seguir utilizando un personaje que es controversial.
5.- Salvo el plan de conquista Borg, lo demás son muchas ideas sin inspiración y que son excusa para darle un escenario a esta temporada que pudo ser mejor como una miniserie especial de despedida. ¿Otra vez los Borgs? ¿Otra vez Q? ¿La siguiente generación son los hijos de Picard y LaForge? ¿Lo siguiente es 7de9 en la Enterprise-G?
6.- Lo de Laris no tiene justificación alguna viniendo de Matalas que es responsable de las temporadas 2 y 3. Lo de Picard y Laris tiene su química y sentido pero no tiene sentido que ese arco no tenga cierre, aún más si es una expectativa que te abren como audiencia desde el minuto uno de esta temporada.

Etc.

Yo soy fan de TNG, mi primer contacto con ella fue de niño. Pero esta forma de cierre, aún cuándo la valoro, la siento fuera de lugar dentro de esta serie y me recuerda bastante a como mal cerraron otra serie de ST y me refiero a Enterprise.

Saludos.