De El Hombre del Mañana a arruinar el legado de Jim Shooter: John Byrne (IV)

En realidad, el que John Byrne trabajara para DC no era nada nuevo, y es que allá por 1980 John ya había realizado el primer número de The Untold Legend of the Batman, una miniserie guionizada por Len Wein en la que se venía a recontar los orígenes del Caballero Oscuro. Sin embargo, Jim Shooter no tardó en blindar exclusivamente a su estrella y aquella colaboración con DC había quedado un tanto desdibujada porque había tenido que ser terminada por Aparo, que marcó tremendamente su estilo sobre los lápices de Byrne en un intento de darle cohesión a toda la obra. Seis años después John Byrne había dejado expirar el contrato que le ataba a Marvel y recibía una llamada del vicepresidente de DC, Dick Giordano…

John Byrne ya había trabajado para DC en el número 1 de The Untold Legend of the Batman, en 1980.

La DC a la que volvía era una muy distinta; toda una institución de la editorial como Julie Schwartz acababa de jubilarse, y Paul Levitz recibía poderes absolutos de parte de Jenette Kahn para hacer y deshacer a su gusto. La idea fundamental de la nueva DC post-Crisis era la de intentar atraer nuevos lectores «marvelizando» la editorial, creando un universo más interconectado y con un agresiva campaña de crossovers. Refugiados de la era Shooter como Len Wein, Marv Wolfman o George Pérez habían llevado a la editorial a esta nueva era, y el fichaje de Byrne venía a significarse en una especie de «segunda generación» de la marvelización. Las cosas habían cambiado muchísimo desde los tiempos en los que, según Jim Shooter, los ejecutivos de Warner habían dado a DC por un caso perdido y habían ofrecido sus personajes a Marvel, con John Byrne encargándose de Superman. La cosa por lo que sea no acabó de fructificar y así es como años después DC había resurgido de sus cenizas y estaba plantándole cara a Marvel con una de las mejores etapas de su historia. Y ahora tenían a John Byrne.

¿El origen definitivo de Superman?

La llegada de Byrne a DC fue como la de un crío a una juguetería, en todo su trabajo se nota una excitación tremenda carente del desgaste de su última etapa en los 4 Fantásticos. Siempre teniendo claro que el centro de su estancia por esos lares iba a ser Superman, los primeros trabajos de Byrne para la editorial son portadas de varias series y una página suelta del Batman 400, realizadas todas ellas mientras iba empezando a realizar el plato gordo: Man of Steel, serie limitada que recreaba el origen de Superman y lo ponía al día a los nuevos tiempos. Siempre según el propio Byrne, su idea original era de respetar lo ya establecido en el personaje, pero los editores de DC lo empujaron a romper con el pasado, a decir que Superman era el último Kyptoniano -en el nuevo canon no había lugar para Supergirl, Krypto o el General Zod, él era el único- y a modernizar al personaje en todo lo posible. Y es que así es como lois Lane empezó a ir vestida a la moda, con los múltiples cambios de look tan característicos de los personajes femeninos de Byrne, mientras que Clark Kent abandonaba su eterno traje azul para mostrar un look menos amanerado y más agresivo, lo que algunos por la época llamaron «aspecto de yuppie».

Clark Kent por fin se vestía como alguien de su edad en 1986.

Sin embargo y a pesar de todo esto, el Superman de Byrne mantenía un cariño tremendo por el personaje original, y aunque Lex Luthor pasara de ser un científico loco que se arrastraba por las alcantarillas a ser el dueño intocable de una corporación que dominaba Metrópolis, la esencia de Superman estaba ahí, reforzada ahora por el hecho de que en la nueva continuidad sus padres seguían vivos y reforzando los lazos de Superman con ellos, convirtiendo la personalidad de Clark Kent en la verdadera identidad de Superman, la de un granjero de Kansas que quiere echar un cable a los demás. El relanzamiento de Superman no supondría una excusa para recontar historias pasadas del personaje como se podría pensar en un primer momento, porque Byrne pronto empieza a querer jugar con más juguetes y va introduciendo personajes en función a lo que quiere contar, destacando especialmente Darkseid y otros personajes del Cuarto Mundo de Jack Kirby…

¡SuperApokolipsman!

Y es que Darkseid, Orion y demás criaturas de Jack Kirby no tardarían en asomar por Action Comics, con lo que sumamos a todo esto que uno de los primeros trabajos de Byrne tras su gran fichaje por la editorial fue su colaboración como dibujante en el primer gran crossover después de Crisis, Legends, tenemos a un Byrne que coge con ganas los pocos personajes de Kirby que le quedaban por tocar. Y aunque en aquel momento no consigue hacer Demon -siempre según Byrne, «por no querer dejar en el paro a los que estaban preparando una serie del personaje en aquel momento»- la disponibilidad que parecía tener Byrne para hacer lo que le viniera en gana en la editorial nos daba a muchos la impresión de que Byrne había firmado la exclusividad con DC, pero la realidad era otra tal y como se demostró en cuanto Jim Shooter fue despedido de Marvel: en todo momento Byrne había sido un agente libre, y como tal era capaz de compaginar su trabajo en Superman con volver a Marvel con el único objetivo de hundir en la miseria el legado de su odiadísimo Jim Shooter. Pero supongo que para esto necesitamos una explicación un poco más larga…

Starbrand, la gran esperanza de Jim Shooter. O su marysue, yo que sé.

Allá por 1986 y para celebrar el 25 aniversario de Marvel, a Jim Shooter no se le ocurrió otra cosa que crear «un nuevo universo Marvel». Sería una línea totalmente distinta, más apegada al mundo real y en la que los personajes serían completamente nuevos, creaciones de los mejores autores de la editorial y con un aspecto completamente nuevo y diferente al Universo Marvel original. Sin embargo sus jefes de Cadence no vieron con mucho interés el proyecto, por lo que el presupuesto que le permitieron dedicar a su gran proyecto fue tan mínimo que Shooter solo pudo recurrir a editores y personal de la editorial con escasa experiencia como escritores, dibujantes amigos suyos que casi lo hicieron como un favor personal y demás. De entre las ocho series con las que se lanzó el proyecto destacaba Starbrand, dibujada por John Romita Jr y escrita por el propio Jim Shooter, que venía a contar las aventuras de un chaval de Pittsburgh que recibía maravillosos poderes gracias a una marca alienígena. Siendo como es Shooter de Pittsburgh, todo el mundo vio al protagonista Kenneth Connell como una especie de avatar del propio Shooter, lo que hoy en día llamarían una Mary Sue o Gary Stu, con lo que en cuanto Shooter fue despedido y John Byrne recibió una llamada del editor Howard Mackie -amigo personal suyo- la sonrisa diabólica que puso debió de ser digna del mismísimo Mefisto…

Un tipo simpático este Kenneth, sí.

Y el resultado os lo podéis imaginar, lo primero que hizo Byrne es mostrar a Kenneth como un tipo engreído que en las primeras páginas del cómic se dedica a decir que su mejor amiga es una imbécil, que otro de sus amigos lo llame idiota llorón egocéntrico y que, cuando por fin Kenneth sale de su miseria y trate de convertirse en el superhéroe que debería haber sido desde el principio, decida que para demostrar su valía lo mejor que puede hacer es pisotear las pisadas de Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la Luna y posar el módulo lunar del Apolo XI en los jardines de la Casa Blanca. Con dos.

Ya, ya sé que con el entintado de Tom Palmer no se nota mucho, pero esto lo dibujó John Byrne.

No contento con ello, el propio John Byrne se introduce en la serie como un personaje «de fondo» y aprovecha para decir que piensa hacer cien números de «super…» y quejarse de los fans que no paran de preguntarle si volvera a dibujar X-Men, tras lo cual su avatar -y el de Howard Mackie y otros editores de Marvel- le comunican al pobre Kenneth que su disfraz de superhéroe funcionaría en un tebeo, pero que en la vida real se vería claramente su color de piel y ojos, lo prominentes que son su barbilla y nariz y que con un poco de trabajo podrían identificarlo entre todos los habitantes de Pittsburgh. Tras un par de números demostrándonos lo imbécil y mala persona que es el pobre Kenneth, Byrne culmina su maldad mostrándonos como es el peor superhéroe de la historia y más el idiota al desoir todas las advertencias de seguridad y llevar a cabo una manipulación de sus poderes que termina destruyendo por completo Pittsburgh, la ciudad natal de Jim Shooter. Hala, así, por la cara. El resto de la serie -que tampoco duró mucho- Byrne se dedicó a matar al resto de secundarios creados por Shooter, en una orgía de sangre y destrucción que ríete tu de Miracleman, los Ultimates y demás angelitos de la caridad.

Esto en realidad debió de habérsele ocurrido para Superman, pero le venía bien para rematar al último secundario que quedaba en la serie…

Para cuando Byrne acaba con Star Brand, sus amigos de Marvel ya han conseguido convencerlo para que pegue otra espantada del Hombre de Acero y se vuelva por completo a Marvel. El estado en el que deja Superman es un tanto polémico, porque tras dos años de llevar al personaje a las esencias, de repente Byrne muestra como durante su enfrentamiento contra el General Zod de una realidad paralela se ve «forzado» a matarlo a él y a sus esbirros. Y con la papeleta esa deja a Jerry Ordway y el resto del futuro supersquad, con un Superman mancillado que no volverá a ser el mismo, con lo que uno se pregunta que es lo que pretendía Byrne en realidad con esa «despedida».

Así termina la etapa de Byrne en Superman, con esa sensación chunga que no tiene el de Snyder…

La versión de los hechos de Byrne viene a decir que DC no lo protegió lo suficiente, que constantemente se hablaba por aquellos tiempos de que «estaba el Superman de Byrne y luego el Superman de verdad», de rumores que nadie desmentía como el de que el propio Byrne había echado de DC a Curt Swan… Según cuenta, el último clavo del ataúd de su Superman vino cuando en el especial de la revista Time por el 50 aniversario de Superman, se afirmaba que su relanzamiento del personaje era «innecesario». John Byrne pegaba la espantada con el número 22 de Superman y pronto ya tendría nuevo destino: Los Vengadores Costa Oeste o, como en aquellos tiempos los conocíamos por estos lares, Los Nuevos Vengadores.

¿Os quejabais de las locuras de Englehart, Vengadores? Ahora es cuando vais a empezar a sufrir…

47
Deja una respuesta:

avatar
11 Hilos
36 Respuestas
11 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
12 Autores de comentarios
lucasStravinkay ModelarusTom FrenzZatannasayZiggy Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Me pregunto… ¿Es posible que Byrne aprovechara su destrozo del «Star Brand» de Shooter para convertirlo en laboratorio de pruebas y ensayar a convertirlo en su «Miracleman» personal, jugando a ver lo lejos que podía llegar con el género de súpers? (lo digo por detalles como el bebé superpoderoso cuya inteligencia evoluciona rápidamente, la mala uva y tal). Alan Moore ya era el guionista de moda por entonces que yo recuerde (sobre todo por su «Cosa del pantano»; no recuerdo si «Watchmen» se había publicado ya), puede que fuera el intento de Byrne de comprobar si podía ser una especie… Leer más »

Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Por otro lado, lo de modernizar a Superman en realidad implicó devolverlo casi-casi a sus orígenes ¿no? Me refiero a lo de quitarle el legado de Supergirl, Krypto, su juventud como Superboy, etc… Porque en realidad todo eso eran elementos que se habían ido añadiendo a los cómics de Superman, cuando al principio, que yo recuerde, ya era el último superviviente de su planeta natal. Digo «casi-casi» porque de volver a sus inicios totalmente solo le hubiera faltado hacerle supersaltar en vez de volar, pero es que a esas alturas y tras tantas décadas, Superman sin volar hubiera sido demasiado… Leer más »

Drfabius
Invitado
Drfabius

Ños, que gore la viñeta de la embarazada, esa tambien es de Star-Brand?

Meisenhauser
Invitado
Meisenhauser

Pues que yo recuerde sí. Lo gracioso es que parece que hubieran querido suavizar la imagen no mostrando sangre ni tripas ni ná. Pero el concepto sigue siendo igual de bestia XD.

De hecho, diría que ese estilo de cómic más convencional de la época que el rollo más «sucio» que se empezaba a ver en cómics proto-Vertigo y en Miracleman, en realidad lo realza más, por el contraste. Es curioso.

Vizh
Invitado
Vizh

Pues con el regreso a Marvel llegamos a la época en que a Byrne, que todavía está a un nivel altísimo como dibujante, se le empieza a ir la olla como guionista. Y seguramente la culpa es justo de la ausencia de Shooter y el que le toquen editores como su amigo Mackie que le dejan manga ancha para hacer lo que le dé la gana, sin tener en cuenta el perjuicio que suponen buena parte de sus ideas para los personajes a la larga. Buena muestra de ello es el papelón que les deja a sus sucesores en Superman,… Leer más »

Tom Frenz
Invitado
Tom Frenz

Yo creo que los personajes Marvel le interesan realmente y actúa más como fan y en DC, tiene menos pasión por ellos y es más profesional.

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

La segunda mitad de los ’80 cuando la DC post-Crisis se empieza a comer a la Marvel del Shooter caído y DeFalco. Para mi no hay duda de que Man of Steel es uno de los mejores cómics de su década. Y teniendo en cuenta que esa década es los ’80; uno de los mejores cómics de la historia. Es tan inteligente en como usa el medio mientras honora a uno de sus personajes más famosos y longevos con todo su cariño hecho trabajo encima de su increíble talento. Parece casi una obviedad ahora pero cuantas veces se han juntando… Leer más »

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Byrne practica la técnica de la conquista y tierra quemada: ¿Llego a un sitio? Pues hago como que no existieron los que antes estuvieron y lo reconstruyo todo a mi recto entender. ¿Me voy de un sitio? Pues lo dejo todo impracticable para que se apañe como pueda el que venga detrás mia. Que conste que sus Nuevos Vengadores los disfruté, aunque era un campeonato de a ver a que personaje torturaba más este mes. Tenía un morbillo malsano y sádico. Y… ¿Aparte de Starbrand hubo algo que valiese la pena del Nuevo Universo? Me acuerdo de toda la publicidad… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

¿Podría ser algo más progresivo lo de Byrne? Osea, más que una técnica en realidad sea que quiere contar una historia que realmente lo valga, que realmente cambie las cosas por algo que sea mejor que lo que ha sido hasta ahora pero sin renegar de lo que ha sido sino que usándolo. Sí, en su decadencia perdió la brújula y no supo distinguir que podía y que no «reformar», pero en su mejor momento supo revolucionar con la medida exacta de pasado y modernidad y sus espantadas parecen venir de quemarse cuando llega al punto que ve que la… Leer más »

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Buf… No sé si Byrne hace lo de la tierra quemada a proposito con ánimo de joder. O es que le sale así sin querer. Pero es la sensación que queda después de leer muchas etapas suyas. Me da, y es opinión personal mía, que tiene ensañamiento cuando le importa poco la serie o los personajes se la refanfinflan o tiene una idea para la serie pero le surge otro proyecto y la deja sin resolver lo que ha planteado o … a saber. Lo de que cuando llega actua como si lo anterior no existiese… yo me quedo con… Leer más »

Stravinkay Modelarus
Invitado
Stravinkay Modelarus

Claro que con She-Hulk tiene aliciente porque sin él la serie se hunde directo al nivel de la Marvel noventera (con la suerte de tener a Bryan «Alan Davis» Hitch).
En esencia, ha hecho muchas cosas buenas evitando ese MO haciéndome dudar que sea su MO. Pero a su vez ha hecho muchas cosas malas con ese MO haciéndome dudar que no sea su MO. xD

Pepito Pérez
Invitado
Pepito Pérez

Hace mucho leí esta etapa y quisiera leerla de nuevo pero DC es un verdadero espanto a la hora de recopilar esta etapa. Creo que hubo algún tpb de MoS pero que está descatalogado desde hace años. Irónicamente la mejor edición viene de la mano de ecc que en esa colección de grandes autores se sacó todo o al menos una buena parte de esa etapa. Es decir, tenemos alrededor de veinte ediciones de la Corte de los Búhos y distintos tomos de todo lo que salió de Rebirth pero absolutamente nada de esa época. Y cuando sacan cosas, como… Leer más »

lucas
Invitado
lucas

que tiempos aquellos en los que dc ponía a hacer fill ins al mismísimo Alan Moore. la etapa de Superman de byrne es caótica porque va a haber tres colecciones: Superman a secas lejos la mejor en la que el canadiense se replantea como funcionan los poderes del personaje: porque puede mover una montaña sin que se le deshaga? etc etc; en action byrne va haciendo team ups que son entretenidos sin más y dp esta adventures (la anterior Superman a secas) comandada por wolfman y ordway que es la que vuelve realmente que los origines con un Superman no… Leer más »

Save
Invitado
Save

A mí es que reconociéndole su talento, subnormalidades (porque eso es de ser subnormal, te caigan como te caigan Shooter y Byrne) como la de Starbrand hacen que me caiga bastante mal. Y de estas hizo unas cuantas aunque no fueran tan cantosas.

John Byrne a.k.a. Ego el Planeta Viviente.

Ziggy
Invitado

No hay que olvidar que incluso estando en DC le lanzaba sus ladrillos a Shooter. Como la venta de ropa que aparecia en un numero de Superman llamado «el evento Blanco» o la parodia al mismisimo Shooter en el evento «Legendas», con el personaje de Sunspot, quien «tenia el poder de crear un nuevo universo» y a quien Guy Gardner sumariamente,le reventaba la mano. Y un pie.

Roger
Invitado
Roger

Sobre Luthor, mucha gente opina que la versión de Byrne es una imitación del Kingpin de Miller. No estoy conforme, porque su Luthor tiene un peculiar sadismo y un aura de depredador sexual que no tiene Kingpin. Siendo además que Luthor está convencido de su invulnerabilidad financiera, mientras que Fisk en el fondo sigue siendo discreto. Tienen elementos en común, pero Fisk nunca ha tenido una sonrisa tan odiosa como la de Mister L, que dan ganas de que Lois Lane le estampe un extintor en los morros… Recuerdo de esa época una historia titulada: 1.000 millas a Metrópolis (o… Leer más »

Roger
Invitado
Roger

Como ya dije en un post anterior, creo que no os detenéis lo bastante a valorar el legado de Byrne y vais muy directos a la crítica… Pero es interesante conocer también los tropiezos y fallos de Byrne. Yo creo que hay dos legados importantes de MoS: – El papel de Jonathan y Martha Kent crece muchísimo (me parece). Muchos autores de Silver Age pasaban del lado humano de Clark Kent y se centraban solo en la herencia kryptoniana y la sci-fi. Los padres de Clark se quedaron mucho tiempo, creo, en el papel de mejores padres del universo DC.… Leer más »

Ziggy
Invitado

Hombre, para que un extraterrestre superpoderoso terminara siendo un samaritano en traje de circo y no un tirano de colores primarios, tienen que haberlo criado los padres del milenio.