Joker: Los recortes sociales crean monstruos

Lo primero que quiero hacer es quitarme la espinita y decir que, al margen de todo lo que se ha dicho y visto, Joker es una película de superhéroes. Porque decir que esto no es una película de superhéroes es como decir que la mayor parte de los cómics de Batman que se publican hoy en día no lo son; los cimientos de la película están basados en conceptos del género, el tortuoso viaje de un tipo corriente hasta transformarse en un héroe o en un villano, la doble identidad, la reacción de una ciudad entera -Gotham- a lo que está pasando. Pero claro, si pensamos que el género de superhéroes se limita a gente con poderes pegándose, pues evidentemente el Joker no tiene poderes y no sería un «supervillano»… Pero Batman tampoco sería un superhéroe.

Con los tiempos que corren de cutradas haciéndose pasar por carteles cinematográficos, es de agradecer ver uno tan bueno como este.

Y es que gran parte de las ideas preconcebidas que ha tenido mucha gente sobre la película han nacido de ahí, del pensar que una película del género por definición es «PG13», a pesar de que tanto Logan como Deadpool habían dejado claro que no tenía por qué ser así. Que es cierto que Joker juega con fuerza sus referentes, tanto Taxi Driver como The King of Comedy o hasta Cape Fear, todos peliculones del que estuvo a punto de ser productor de Joker, Martin Scorsese, y en las que nos contaban la historia de dos pobres enfermos mentales que trataban de cambiar su vida de la forma en que veían posible, pero a pesar de todo esto y más allá de una ambientación basada en la «Nueva York del caos» ochentera, podríamos decir que ahí se acaban a grandes rasgos los paralelismos entre Joker y las otras dos, siempre teniendo en cuenta y sin olvidarnos de que DeNiro aparece en las tres. Joker, por el contrario, lo que nos cuenta es uno de tantos orígenes del Joker, que podría ser perfectamente otro de esos que se inventa delante de su psiquiatra de Arkham para justificar lo injustificable; una historia de sufrimiento terrible, dolor desgarrador y que le echa la culpa a este mundo cruel de todos sus problemas.

Sí, a partir de aquí spoilers. Y si no has visto la peli, ¡vete a verla! ¡Es de sufrimiento bueno!

Porque la película no se corta un pelo, desde un primer momento busca hacernos empatizar con este Joker -Arthur Fleck- que no deja de ser un pobre diablo que sobrevive como puede y con el que su entorno es total y absolutamente despiadado, llegando sus penurias al nivel de tragedia casi absurdo al que llegaba Lars Von Trier en Bailando en la Oscuridad -que seguramente sea una de las películas más sádicas con un personaje protagonista que haya visto jamás, sin llegar al gore o a la pornotortura rollo Saw, claro-. Este Joker vive en un piso miserable con una madre en estado de dependencia severo, su sueldo como payaso no le alcanza para llegar a fin de mes y aun así tiene que soportar todos los días como los ricos y poderosos como Thomas Wayne les hacen promesas vacias que no van a cumplir. Todo esto mientras los que están abajo en la sociedad no dejan de perjudicarse unos a otros por mera crueldad, provocando la cadena de acontecimientos que llevarán a Arthur en convertirse en el Joker, en una transformación que vemos mediante un trabajo magistral de Joaquin Phoenix, que el condenado está inmenso en todo momento; todas esas escenas en las que está encorvado, con la espalda desnuda delante de la cámara y parece una criatura llena de bultos, casi un monstruo grotesco, son de esas imágenes que se te quedan grabadas en la cabeza para siempre. Y sí, ese nivel de retorcimiento está presente durante toda la película, no solo en las escenas finales en las que el Joker ya es Joker, y todo esto a pesar de que Arthur no empieza su historia estando muy bien…

Phoenix se lo ha currado contorsionándose y pasando hambre, pero el director de fotografía Lawrence Sher se las ha arreglado para que según avanza la película esa espalda sea más y más monstruosa todavía.

Porque según empieza la película ya lleva años arrastrando una enfermedad mental, una incapacidad clara para relacionarse socialmente por un conjunto de enajenaciones -entre ellas una variación de Tourette que le hace reírse en estados de nerviosismo o ansiedad- y, lo más curioso de todo, vive obsesionado con dedicarse a la comedia a pesar de que carece completamente de sentido del humor. Y no puede decirse que sea un mal payaso, sabe moverse y la gestualidad la tiene bien cogida, pero no parece ser capaz de inventarse sus propios números, solo de imitar. Cuando se va a shows de stand up comedy para tomar ideas, sus apuntes dejan claro que no interpreta bien lo que ve, que se queda en la anécdota del chiste pero no en lo que lo hace funcionar, en el ritmo, en el momento certero para soltar el chiste. El apunta «chistes verdes siempre hacen gracia» y se queda tan ancho, y por eso no es de extrañar que luego, al hacer su propio show, la gente no se ría y el universo vuelva a maltratarlo; ya os digo, toda la película es un dramón, una tragedia inmensa, una constante patada en los genitales de los espectadores, con lo que sales del cine con un bajonazo tremendo.

La cosa empieza mal y acaba peor, claro. Pero el Joker en su cabeza ya es feliz, supongo.

Y es que esto es una historia de estar en un agujero mental, un socavón vital del que es imposible salir. El paisaje que nos pìnta Todd Phillips -el director de las infravaloradas películas de The Hangover, que ha demostrado muy buen ojo para el drama- es casi una trampa imposible, como si Arthur Fleck estuviera metido en una trituradora de basuras que lentamente empieza a cerrarse. Es despedido de su trabajo, mata a unos ejecutivos en legítima defensa -pero se toma su tiempo para rematar al último, porque disfruta con ello- para luego encontrarse con que los recortes sociales ya no cubren su ya de por si más que deficiente terapia y que se queda sin medicación -tres medicamentos tomaba al día para lo suyo, imagínate- y a todo esto hay que sumar que sus propios sentidos, sus ídolos televisivos y hasta su madre le acaban traicionando. Y claro, la única opción que le queda a Arthur Fleck es convertirse en el Joker. Porque para el Joker todo esto es perfectamente lógico, la sociedad es horrible y su miseria es la que me ha creado a mí, Batman. Porque esta película está contada por el Joker.

Arthur está amargado, la vida le trata fatal y el aguanta, aguanta y aguanta.

Desde el principio lo vemos, su interpretación de todo lo que hay a su alrededor está deformada, no ya solo en lo que la película deja claro -esa relación con su vecina- si no que hay detalles tan mínimos como que sus psiquiatras -hay dos en toda la película- curiosamente son muy parecidas, sus compañeros de trabajo son los típicos esbirros del Joker y caray, ¿por qué Arthur da sus reacciones violentas como algo natural y excusable? ¿Por qué hace hincapié en dejar libre a su compañero de trabajo enano «porque siempre le ha tratado bien» o suelta todo un discurso antes de matar al presentador de late night interpretado por DeNiro? El Joker siempre ha buscado el melodrama, la comedia, «la punchline» en el momento adecuado, y toda la película está hecha para convencerte, desde su retorcido punto de vista, de que lo correcto es ser el Joker. Has empatizado con el al ver su sufrimiento, todos hemos tenido ganas de mandar a la mierda al mundo de vez en cuando, todos tenemos impulsos negativos, él simplemente ha ido más allá. Y maldita sea, puede que tenga razón, porque tal y como se ve claramente en la película el pueblo está con el, los ricos de Gotham se lo merecen, hay que ir a por ellos porque Thomas Wayne tiene la culpa de todo, al cuerno las pruebas de que tu madre está loca, hay que acabar con ellos y mira, que dejen huérfano en un callejón al pobre Bruce Wayne al final es una anécdota. Viva Mister J, vamos a quemar cosas.

Alguno ha querido ver en esta escena del Joker mirando por la ventanilla del coche de policía un homenaje a The Dark Knight, pero yo lo veo más como un paralelismo a la imagen de Arthur en el autobús que veíamos en la foto anterior.

Pero claro, dejando de lado todo lo que sabemos sobre Batman, Gotham y Thomas Wayne -que saquen de la sala a ese desgraciado que habla de Flashpoint, ¡a callar gentuza!- ninguna de las salvajadas que hace este hombre están justificadas. Aunque fuera verdad todo lo que le pasa y no una deformación de su propia cabeza o una manipulación consciente o inconsciente, el salir a la calle vestido de payaso a pegar tiros al personal, el matar a alguien en prime time porque se atreve a decirte las verdades, nunca está justificado; todo el credo vital del Joker está basado en la idea de que lo único que diferencia a un hombre cuerdo de él es un mal día, idea que se esfuerza bastante en demostrar una y otra vez. Por eso me resulta tan tremendo que salga gente del cine diciendo que la sociedad es muy cruel y se compadezca del Joker -¡del Joker!- con lo que esa risa que se oye al pasar a negro después del cartel de «fin», justo antes de los créditos, nos viene a decir que la broma es a nuestra costa, a costa del espectador. Porque te la ha colado, porque empiezas a creer que es lógico matar a alguien en legítima defensa, luego por venganza y luego por gusto, porque al final estás viéndolo todo desde el punto de vista del Joker, y no deberías creerte absolutamente nada de lo que dice… O acabarás volviéndote loco.

If I’m going to have a past, I prefer it to be multiple choice! HA HA HA!.

48
Deja una respuesta:

avatar
10 Hilos
38 Respuestas
12 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
13 Autores de comentarios
Diógenes PantarújezJamemememesPablo Eduardo tesolinZatannasayRoger Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
Pepito Pérez
Invitado
Pepito Pérez

No estoy diciendo que mí interpretación sea la «correcta» ni por asomo, al final cada obra tiene sus interpretaciones. Pero siempre me pareció claro que en The Killing Joke el origen del joker es totalmente falso y es uno que se inventa para justificar las acciones del día, que a veces al joker lo motiva el dinero o la venganza, y en otros, sobre todo en la versión más contemporánea del personaje, el simple caos (lo cual tiene sentido, puesto que si el Joker es la antítesis de Batman, es lógico que uno tenga una motivación y un origen claro… Leer más »

Save
Invitado
Save

Ya que sale Taxi Driver a la plestra, que alguien me explique que pinta la escena del final cuando la rubia va a visitar a Travis, que no termino de entender su significado.

Zatannasay
Invitado
Zatannasay

Sin haberla visto me parece que el público es Harley Quinn creyendose las milongas del Joker.

En el fondo el Joker, es un psicópata a lo Charles Manson de libro. Encanto superficial, necesitado de atraer la atención y de ganar poder sobre la vida de otros, entre otras cosas para superar, que él mismo es un mediocre colosal.
¡Ah! Y manipulador del relato para darse importancia y justificarse.

Y la gente se siente hechizada por él…
Poca inteligencia emocional hay en la sociedad…

ropel
Invitado
ropel

La película demuestra por que están peligroso el Joker ya que tiene una facilidad de hacer que muchas personas bajen su guardia como la doctora que al final le costo la vida o muchos espectadores que sintieron empatia por el. Es gente que no conoce al personaje mas haya del cine porque los que hemos leído algo sabemos que no importa cuanto puedas entender de donde vienen sus actos jamas debes justificarlos ya que como comenta Zatannasay Harley Quinn lo justifico y termino muy mal . Pero bueno la película vale cada minuto y si black panther fue nominada al… Leer más »

Save
Invitado
Save

Prímcipe ahí nomsignifica heredero del rey o algo por el estilo. También es sinónimo de monarca y, lo que en este caso realmente importa, princeps en latín significa primer ciudadano, siendo el título de los hoy emperadores romanos (que de cara a la galería tenían que aparentar que la República aún existía) hasta la época de Diocleciano (que pasó a ser dominus o señor absoluto). Es un título en teoría honorífico que indica autoridad, no proveniente del rango, sino del prestigio (similar al primus inter pares). El título de príncipe payaso del crimen no me gusta (ridículamente largo) pero no… Leer más »

JB VS
Invitado
JB VS

Una duda. Al parecer el origen donde el joker es una persona que intenta ser comediante. Aparece en la broma mortal. Aparece en los dibujos animados (por lo menos en este que posteas. ) No sé si sea tomado de alguna película o de la serie animada. Y aparece en esta película Y aparte como bien reseñas. El joker dice que prefiere tener un pasado de elección múltiple. Mi pregunta es: ¿Se ha contado algún otro origen del Joker en los cómics. En el universo canónico? No en realidades alternativa, elsdworlds. Dibujos animados , videojuegos. Peliculas etc.

CapitánPescan0va
Invitado
CapitánPescan0va

Hasta donde yo sé, que tampoco es mucho, se han contado docenas de orígenes del Joker. Recuerdo un cómic en el que Ray Palmer se mete en el cerebro del Joker para quitarle no se qué tumor (que ya manda narices que haga eso por un payaso homicida y no por pacientes inocentes) y allí ve sus recuerdos y eran un pifostio de mentiras e historias ficticias que hacían que fuese imposible adivinar qué era real y qué no.

Ziggy
Invitado

Bueno, esta el origen de Batman de Tim Burton y en la serie animada de Bruce Timm, donde se planteaba que el Joker de antemano era un mafioso asesino. En cuanto a mi, lo que me dejo la pelicula, (intensa) fue que es mejor que nos tratemos mejor los unos a los otros pues nunca sabes quien puede estar a un tris de romperse a tu alrededor. Eso y que los medios y la sociedad son capaces de elevar a la categoría de héroe a cualquier persona mentalmente dañada que hable con un discurso emotivo y mire con ira a… Leer más »

Miki
Invitado
Miki

A mí me ha gustado mucho la peli, no hice ningún tipo de interpretación como la de Diógenes pero me cuadra mucho (al ver hacia el final al Joker bailando sobre el coche, son detalles que pasé por alto). Lo que sí digo es que se están haciendo interpretaciones superficiales de cojones por los críticos y comentaristas, al menos ésta se ha molestado en pensar sobre lo que ha visto.

Roger
Invitado
Roger

No he visto esa película y no creo que la vea, porque suelo pasar de pelis de psicópatas. Nunca he sentido esa fascinación que tantos tienen por los crímenes sanguinarios. Lo que sí me llama la atención es saber si dan algún indicio de que este Joker sea el mismo que el de Dark Knight. Personalmente yo opino que el Joker no necesita un origen. Aunque encuentro muy legítima la curiosidad sobre el asunto, creo que darle un origen es algo así como limitarlo. Por eso aprecié mucho que en Dark Knight contara cada vez una historia diferente a sus… Leer más »

Jamemememes
Invitado
Jamemememes

«el tortuoso viaje de un tipo corriente hasta transformarse en un héroe o en un villano»

¿Breaking Bad es una serie de superhéroes?

Jamemememes
Invitado
Jamemememes

«el tortuoso viaje de un tipo corriente hasta transformarse en un héroe o en un villano» ¿Entonces Breaking Bad es de superhéroes?