La llegada del Capitán Marvel: Del Capitán Billy a Shazam (II)

En 1940 tanto Charles Clarence Beck como William «Bill» Lee Parker más o menos contaban con la misma edad, unos treinta años. Beck era del mismo estado que el Capitán Billy (Minesota) y se había criado leyendo su Whiz Bang, mientras que Bill Parker venía de New Jersey y, aunque su trayectoria profesional se había centrado en el periodismo, dos años antes se había unido a Fawcett para editar revistas de cine, misterio y demás, y así le pilló en 1939 la proposición por parte de su jefe Ralph Daigh de encargarse de la nueva división de cómics y crear todos sus personajes.

Voló antes que Superman, pero maltrató coches después que el.

Y es que a pesar de lo que dijera Roscoe Kent Fawcett, el creador de todos los personajes de la nueva Whiz Comics fue el propio Bill Parker, encargándose del aspecto gráfico prácticamente en su totalidad el propio CC Beck. Parker crearía al Capitán Marvel en un principio bajo el nombre de Capitán Thunder, siendo más cercano a Doc Savage que a Superman, ya que en vez de tener los poderes de seis héroes mitológicos lo que hacía era liderar a seis tipos con un poder distinto cada uno, pero Daigh no acababa de ver el cómic como una historia de grupo -Whiz Comics era una antología con seis o siete héroes, no tenía sentido añadirle ocho más en una tira de trece páginas- y Parker decidió combinarlos todos en un solo personaje al que rebautizó como Capitán Marvel, entregándole el concepto a Beck para que diseñara su aspecto gráfico. Sin pensar en absoluto en Superman, Parker le indicó que el personaje debía una capa un tanto peculiar «de aspecto hessiano» y un emblema en forma de trueno en el pecho, con lo que el personaje de Beck rehuía todo parecido con Superman más allá de que era superfuerte, tenía capa y en vez de tener la capa roja su uniforme era el rojo (y antes de que lo diga alguien no, Superman en aquel momento solo saltaba, mientras que el Capitán Marvel volaba). Y sí, los dos levantaban el mismo coche en la portada de su primera aparición, pero en el caso de Marvel lo lanzaba contra una pared y que narices, puede que la identidad secreta de Superman fuera un periodista, ¡pero la del Capitán Marvel era un niño periodista que trabajaba en la radio y no en un periódico! ¡No había confusión posible entre los dos héroes!

CC Beck en 1982.

Pero todo esto daba igual, porque si Superman había sido un exito fulgurante, el Capitán Marvel lo iba a ser más, porque en un año ya había alcanzado tanto éxito como para tener su propio serial cinematográfico, su propia serie -Captain Marvel Adventures, siendo el primer número realizado por los mismísimos Joe Simon y Jack Kirby- y sus creadores empezaron a ganar mucho dinero, llegando Beck a cobrar 50 dólares por página; teniendo en cuenta que estamos hablando de 68 páginas al mes y calculando la inflación a través de Google, me sale que Beck se estaba metiendo al bolsillo cada mes unos 61000 dólares. Y todo esto con la Segunda Guerra Mundial en marcha y con la mayor parte de autores siendo llamados a filas, crisis del papel, etcétera, por no hablar de que en aquellos tiempos se daba lo que se llamaba el «método Fawcett»…

Dibujantes como el propio CC Beck, Pete Constanza, Jack Binder, Mac Raboy o Ed Robbins participaron del «método Fawcett».

El método Fawcett no tenía mucha mística, simplemente era una cadena de montaje. Y es que si el primer año del Capitán había sido dibujado exclusivamente por Beck, el éxito fulgurante del personaje y la demanda provocaron que se hiciera primero con un ayudante -Pete Constanza- y más tarde y con Shazam en la cresta de la ola, llegara a consolidar una cadena de montaje en la que uno abocetaba, el cómic se rotulaba a lápiz, luego se perfilaba el personaje del Capitán -esto lo podía hacer Beck o tres o cuatro de sus ayudantes- mientras el resto de dibujantes se encargaban de los demás personajes -teniendo cada personaje un dibujante que siempre solía ser el mismo- y, en palabras del propio Beck, «los fondos ya los hacía cualquiera». Pero la cosa no acabó ahí y terminó degenerando hasta tal punto que Beck empezó a funcionar más como un editor artístico -aprobando cada página- y menos como dibujante, limitándose a corregir alguna que otra cabeza según lo viera necesario y siempre como último recurso.

Estas viñetas si que son de CC Beck, y destacan como el personaje era una fusión de Jimmy Olsen con Superman… O no, porque Billy Batson es posterior a Jimmy Olsen.

Y mientras los Kirby, Siegel y Shuster y toda esa generación de autores acababan en el ejército con mayor o menor fortuna, Bill Parker también se veía imbuido por el espíritu del Capitán Billy y se unía a filas, siendo destinado a la guerra del Pacífico y llegando a alcanzar el rango de Mayor. Sin embargo, al volver de la guerra no parece estar nada interesado en volver a los cómics, a pesar de que en aquel momento todavía era el creador de la mayor parte de los personajes de la editorial. Parker tomaría un puesto de editor en Today’s Woman para acabar en la antigua Modern Mechanics and Inventions (por entonces ya rebautizada como Mechanix Illustrated) hasta su temprano fallecimiento en 1963 con solo 51 años. Mientras tanto, el Capitán Marvel iba a librar su propia guerra.

Según CC Beck, Kirby dibujó el primer número de Captain Marvel en unas circunstancias «muy poco idóneas». Por cierto, Sivana es anterior a Lex Luthor pero no al Ultrahumanita.

Porque los años cuarenta habían sido del Capitán Marvel y DC había ido viendo como sus personajes iban cayendo como pichones gracias al desinterés del público por sus publicaciones, con lo que la línea de títulos del Capitán Marvel se había convertido para entonces en el monstruo a batir mediante títulos como la propia Whiz Comics, Captain Marvel Adventures o la Marvel Family, que había introducido a personajes que acabarían con serie propia como Mary Marvel o el Capitán Marvel Jr. Visto el percal y conociendo a las criaturitas que gobernaban DC por aquellos tiempos como Jack Liebowitz o Harry Donenfeld, no era de extrañar que las similitudes entre el Capitán Marvel y Superman les dieran pie para meterle una demanda bien gorda a la Fawcett, litigio que comenzaría ya en 1941 y que se prolongaría a lo largo de toda la década simultaneamente al periodo de mayor popularidad del primero y menor repercusión del segundo; curiosamente la discusión no se resolvería hasta que DC se aseguró de tener el control total del Hombre de Acero, ya que no podemos olvidar que fue en 1947 cuando la editorial arrebató el personaje definitivamente de las manos de sus creadores.

Para 1946 Captain Marvel Family era uno de los cómics más vendidos, mezclando la línea clara del «estilo Beck» con el estilo más naturalista, más Harold Foster, de Mac Raboy en Captain Marvel Jr.

El juicio llegó finalmente en 1951 y… Llegaba tarde. Para entonces ni Superman ni el Capitán Marvel vendían lo que en tiempos, y Fawcett Publications ya no veía su sección de cómics con tanto interés. Por su parte National -que así se llamaba DC en aquellos tiempos- no tenía otro ingreso que los cómics, por lo que se agarró al pleito como una garrapata y, cuando perdió el primer juicio, apeló con todas sus fuerzas. Fawcett se dió cuenta de que esto costaba demasiado dinero y claudicó, acordando con National una indemnización de cuatrocientos mil dólares y no volver a publicar nada del Capitán Marvel ni personajes relacionados. Ésto se tradujo finalmente en que Fawcett cerró por completo su división de cómics, vendiendo algunos personajes a la Charlton y despidiendo a CC Beck y Otto Binder, que tras la marcha de Parker se había convertido en el guionista que más historias había escrito de Capitán Marvel y que no tardaría en ponerse a trabajar para National y padecer a Mort Weisinger.

El último número de Whiz Comics aparecía en junio de 1953 y dejaba claro en su portada que la era EC había llegado.

Tras una temporada en el campo de la ilustración publicitaria, Beck se retiraría a Florida y pondría un bar allí, teniendo alguna que otro intento frustrado por volver a hacer cómics. Ajeno a la debacle del Comics Code y el renacimiento del género de superhéroes, el Capitán Marvel durmió el sueño de los injustamente tratados hasta que, tras la retirada de Mort Weisinger y los inicios de la nueva era Infantino, DC decidió recuperar el personaje de Capitán Marvel y darle una serie propia, porque por lo visto los arribistas de una editorial de jipis llamada Marvel Comics habían decidido registrar el nombre de Capitán Marvel para un nuevo personaje. Pero eso ya es otra historia…

24
Deja una respuesta:

avatar
5 Hilos
19 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
8 Autores de comentarios
Diógenes PantarújezMrFlixzatannasayKatarholholSave Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
manolin
Invitado
manolin

Curioso . ¿ Son cosas mias o C.C. Beck en esa foto de los 80 se parece a los personajes que dibujaba C.C. Beck en los 40 ?
Dicen que los perros se acaban pareciendo a sus amos, sucede lo mismo con los dibujantes y sus personajes ?
Hay muchos ejemplos que demuestran que así es: Trimpe, Liefeld , C.C. Beck

zatannasay
Invitado
zatannasay

Hay que tener en cuenta que muchos dibujantes se usan a si mismos de modelos para las expresiones faciales, trabajando con un espejo delante.
Lógico que se parezcan a sus propios personajes.

zatannasay
Invitado
zatannasay

Muy buen artículo. Me clarifica bastantes cosas que más o menos sabía, pero que no tenía concretas.

¿61000 dolares al mes? Una pasta. ¿Eso cobrarían los autores que no estaban siendo explotados malsanamente?

Sobre como le comío la tostada el Capitán Marvel a Superman me quedan muchas dudas. Que en muy poco tiempo se multiplicasen las películas del personaje es bien sabido; ¿pero el número de comics vendidos al mes de ambos se puede saber de alguna manera?

Save
Invitado
Save

¿Pero merece la pena acercarse a estos tebeos? Pregunta seria

Vizh
Invitado
Vizh

Independientemente de si merece la pena o no, que es cuestión subjetiva, el problema es que no se puede (al menos por medios legales). DC los iba a reeditar coincidiendo con la película, pero entonces alguien se dio cuenta de que estaban llenos de los estereotipos raciales propios de la época, y en lugar de poner una de esas notas introductorias que avisan de este hecho y lo ponen en contexto (como se hace desde hace años con las obras de Hergé o Tezuka, por ejemplo, o en los DVDs de los cortos animados clásicos de Disney) en DC decidieron… Leer más »

M'Rabo Mhulargo
Admin

comment image

Eso es lo que están haciendo en los tomos que recopilan el Green Lantern de la Silver Age debido a que llamaban «Pieface» a Tom Kalmaku

zatannasay
Invitado
zatannasay

Lo triste es que es la escena más antiracista que uno se pieda imaginar.

zatannasay
Invitado
zatannasay

Y cuando decidan hacer eso en la Biblia… La nueva edición tendrá como 4000 páginas extra de «contextualización histórica».

Chistes aparte; es lamentable que algunas obras pasen por estas cortedades de mente terribles, mientras ninguno de esos hipocritas que defienden estas cosas diga nada sobre el libro que más influencia ha ejercido en la Historia y que más lleno de salvajadas está.

Katarholhol
Invitado
Katarholhol

Vaya pasada la última portada de Whiz Comics. Sobre el Capitán Marvel me llama mucho su atención la evolución de su uniforme: ¿cuándo perdió esas horribles hombreras? ¿Y el botón en el pecho? Veo además que en una de las viñetas lleva la faja en la cintura como lo dibujaba Alex Ross. De todas formas mi look favorito es el tradicional: Sin botón, hombreras ni faja. El más claro, sencillo e imbatible. El peor sin duda el de Geoff Johns/Gary Frank con la capucha , esa versión tan fea del relámpago, etc. Me dio mucha pena que el Gran Queso… Leer más »

MrFlix
Invitado
MrFlix

¿Vas a mencionar en futuros artículos, aunque sea de pasada, la curiosa génesis de Marvelm… quiero decir Miracleman?