Ace Combat 7: Nostalgia voladora

Ya era hora de que saliera un Ace Combat para PC, maldita sea. Habíamos tenido el Assault Horizon allá por 2013, pero aquello era un spinoff más simplificado de lo normal y que para colmo nada tenía que ver con la historia principal del juego, la de esa Tierra alternativa de gente muy loca que colecciona prototipos de aviones ultramodernos en la chatarrería del pueblo. Ace Combat 7: Skies Unknown por fin ha salido para PC, y anda que no nos hacía falta un buen arcade de tiros…

Y que puñetas, en el fondo nos gusta porque es toda una secuela espiritual de After Burner.

Ace Combat es una serie de Namco que nació siendo uno de los primeros juegos de la primera Playstation, y como tal fue uno de los primeros matamarcianos en 3D después de los Silpheed, Starfox y demás. Era la época en la que en el PC había montones de simuladores de aviones y naves, con lo que los pceros -yo incluido- no echábamos de menos el juego en nuestros ordenadores. Sin embargo y según fue avanzando la saga Ace Combat con sus historias locas al más puro estilo de los viejos Command & Conquer y a la vez que la simulación en PC se iba a haciendo más y más nicho -hasta el punto de que hoy en día son cuatro gatos y o tienes un joystick HOTAS de 200 euros o estás jodido- la propuesta de Namco se fue haciendo más y más atractiva, sobre todo teniendo en cuenta que otras series de «aviones» arcade como Rogue Squadron hace muchísimo que han desaparecido y lo único que nos quedan son los quiero y no puedo de un montón de juegos indie que nunca llegan a satisfacernos. Si sumamos a todo esto que llevábamos desde 2007 sin ver un nuevo Ace Combat de la serie principal -que encima salió solo para Xbox 360- podemos decir que Ace Combat 7 llega como agua de Mayo.

Este es el Eurofighter, ese avión en el que la UE se gastó una pasta y sigue siendo la mar de feo.

Y lo hace estupendamente, con unos gráficos adaptados a los nuevos tiempos y haciendo una actualización de la jugabilidad de entregas anteriores quizás hasta demasiado fiel. Y es que no podemos decir que traiga muchas novedades, aunque si que yo diría que le han subido un punto a la intensidad de su «aspecto cinematográfico», cosa de la que yo no me voy a quejar: las misiones suelen componerse de objetivos simples y directos -eliminar una cantidad de enemigos, escolta, etc- bastante scriptadas con conversaciones por radio y demás, nada dinámico ni aleatorio porque la idea es ser lo más peliculero posible. Esto hace que más de uno pueda echar en falta el poder salirse del guión del juego, buscar secretos por el mapeado, eventos aleatorios y demás que seguramente le habrían dado más vidilla al juego, pero tengo la sensación de que en esta entrega han querido ser conservadores porque al fin y al cabo y aunque sea la introducción de la franquicia a una nueva generación de jugadores, el prescindir de los veteranos más reaccionarios no habría sido buena idea. Es de esperar que una hipotética secuela con más presupuesto tenga más margen para las novedades.

Una personalización muy maja, sí.

Con esto no quiero decir que el juego sea pasillero, en absoluto, nos permite movernos por el mapeado a placer y elegir nuestros objetivos más o menos con libertad dentro de un orden, eligiendo siempre nosotros mismos a donde ir y siendo un arcade más parecido a Rogue Squadron que a Starfox. Nuestros aviones contarán con dos armas fijas (ametralladora y misiles) además de un arma complementaria a elegir entre tres opciones propias de cada nave, yendo desde las clásicas bombas que caen con aplomo hasta las inteligentes, misiles guiados que atacan a varios objetivos a la vez en aire o en tierra y hasta rayos láser al más puro estilo Star Wars. Sumado a todo esto también tenemos unos 10 huecos de personalizaciones para el avión, a elegir entre decenas de mejoras para la maniobrabilidad del aparato, la gestión de las armas, su aceleración, resistencia del motor, etcétera que se irán desbloqueando a lo largo de la campaña junto a montones de aviones como F14, F22, F35, Mirage, Eurofighter, Mig, Su57, y hasta algún prototipo muy loco.

Una alegoría del brexit.

Respecto al multijugador poco que contar, tiene un deathmach por equipos 4 contra 4 y un modo battle royale que de battle royale poco tiene, porque al final es un deathmach de los de toda la vida. Vas consiguiendo puntos según ganas o pierdas y con ello vas desbloqueando mejoras para tu avión, personalizaciones para el mismo, nicknames y demás pijaditas, pero por el momento la cosa es bastante básica y es una auténtica pena, pero supongo que los tiempos de partidas de X-wing Alliance con un porrón de jugadores atacando un destructor han pasado a mejor vida. Poco más que deciros aparte de que todavía está pendiente el soporte de joysticks para PCs y que seguramente la mayor novedad de esta entrega esté en el modo VR, pero como yo no tengo de eso poco o nada os puedo decir al respecto más allá de que parece que la gente está bastante contenta. En fin, que queréis que os diga, a falta de algo más potente (Star Citizen) Ace Combat viene a satisfacer nuestra necesidad de una buena campaña de matamarcianos.

La guinda sería que contrataran actores de imagen real para las cinemáticas, ¡a ser posible a Joe Kucan!

3
Deja una respuesta:

avatar
2 Hilos
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más polémico
Hilo más polémico
2 Autores de comentarios
Diógenes Pantarújezelemeefe Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notifícame de
elemeefe
Invitado
elemeefe

Joer, mira que no ponerle soporte de Joustick. ¿Pero está previsto?
Tengo mucho mono de este tipo de juegos…