Teniendo como tenemos a cosa de un mes escaso el estreno de Capitana Marvel y la introducción del conflicto entre los kree y los skrulls en el Universo Cinematográfico Marvel, no sería mala idea el hacer un repaso a quienes son los skrulls y que podemos esperar de ellos, que normalmente no suele ser nada bueno. Pero antes me gustaría puntualizar algo sobre los skrulls y los cómics de Marvel en general…

¡LOS SKRULLS SON COMO ANIMALES Y LOS ODIO!

Normalmente los tebeos de superhéroes suelen predicar un mensaje de paz y tolerancia a golpe de mamporro mágico -de ese que no hace sangrar ni rompe huesos- y tratando de demostrarnos que todos somos iguales y toda vida es sagrada… Excepto si eres un robot, que entonces los puñetazos no solo te revientan la cabeza, si no que te dejan las tuercas al aire y encima el superhéroe santurrón de turno puede partirte en dos con una sonrisa de oreja a oreja, “porque no eres de verdad”. En Marvel se empezó a discutir este paradigma del género con la invención de personajes como La Visión, el androide que podía llorar, que dejaba en evidencia el maltrato de su contrapartida en DC, Tornado Rojo, e hizo que nos empezáramos a cuestionar si nuestro ordenador tenía sentimientos. Así que la definición de “ser vivo” y, poniéndonos metafísicos, de “alma” se empezó a flexibilizar a lo largo de todas las publicaciones de la editorial y había que respetar a todos los alienígenas; Jean Grey tuvo que morir por cargarse a un porrón de Hombres Espárrago y hasta la vida de los Badoon parecía valer algo… Pero había una raza inferior creada solo para el mal: Los Skrull. Porque los Skrulls son escoria.

Se camuflan como si fueran tu señora y luego ponen un huevo, ¡son basura!

Los Skrull son el segundo enemigo al que se enfrentaron los 4 Fantásticos y probablemente sean también su mayor damnificado, porque no hay más que ver como aquellos primeros skrulls acabaron hipnotizados por Reed Richards para creerse vacas y con los años acabaron hechos filetes como cualquier bovino. Aquello dio pie para una miniserie de Grant Morrison sobre un grupo de pequeños psicópatas envenenados por comerse los susodichos filetes que tomaban la decisión de salir a exterminar skrulls, pero mejor no adelantamos acontecimientos y vamos al meollo de la cuestión, ¿quienes son estos seres verdes capaces de transformarse en cualquier cosa? ¿De que planeta vienen? ¿Por qué quieren conquistarnos, a que viene tanto odio por parte de unos y de otros?

¿Por qué se valora tan poco la vida de un skrull?

Supongo que la cosa empieza como siempre, con los skrulls en su galaxia de Andrómeda a su rollo y sin molestar a nadie. Y así estaban hace cientos de millones de años, en el sistema Drox en su planeta Skrullos, cuando un día llegaron de sopetón los Celestiales, una pandilla de Galactuses de segunda que en vez de pretender merendarse tu planeta prefieren hacer experimentos genéticos contigo y crear divisiones donde no las había, transformando a una parte de la población en Eternos -que como los eternos terrestres, eran unos flipaos que iban de elite superguay y eran inmortales- otra en los “normales” -que eran la versión skrull de los humanos de la Tierra, con la posibilidad de desarrollar poderes en un futuro lejano y dar un salto evolutivo tremendo- y al resto en desviantes, que eran genéticamente más inestables y tremendamente diversos. Una vez hecha esta chapuza que iban a repetir en multitud de planetas del Universo Marvel -¿dónde hay un buen god killer cuando hace falta?- los Celestiales se largaron a dar por culo a otro lado, con lo que eternos, desviantes y skrulls normales se liaron a tortas cosa mala.

Se lió una buena, sí.

Uno podría pensar que la cosa habría terminado como en la Tierra y los skrulls “normales” habrían ganado, porque los Eternos prefieren languidecer en sus palacios viviendo en el lujo y los desviantes están demasiado ocupados tratando de estabilizarse a si mismos, pero en Skrullos pasó algo totalmente distinto: Los desviantes tomaron control de su inestabilidad y aprendieron a transformarse en cualquier cosa o ser vivo, con lo que rápidamente acabaron con las demás razas -aunque retconeos posteriores han hablado de algún superviviente, ya llegaremos a ello- y tomaron el control del planeta, poniendose a hacer maldades por toda la galaxia como extender el capitalismo y crear un imperio comercial por todas partes que repartiera la riqueza entre las razas de otros mundos. Vamos, que son capitalistas y supongo que por eso deben morir. Por eso y porque son la mar de feos, todo hay que decirlo.

Luego también hay una versión “mitológica” de todo esto que usó Greg Pak para explicar todos los retconeos de Bendis, pero ya llegaremos a ello.

Hará unos diez millones de años los skrulls se cansaron de extender por su galaxia las bondades de su versión de Adam Smith y empezarón a salir a otras galaxias. Iban de buen rollo, en plan darte baratijas a cambio de que les dieras tu primogénito, así que cuando hace un millón de años se acercaron a la Vía Láctea y pararon a poner gasolina en la Gran Nube de Magallanes -que es algo así como lo que sería Canarias para la Vía Láctea- se encontraron con los Kree. Los Kree en aquel momento eran unos pelaos, cuatro idiotas correteando en taparrabos por su planeta Hala y creyendo a pies juntillas que con combustibles fósiles se podía ir a cualquier parte. A los skrull les cayeron en gracia y los metieron en su programa de ayuda humanitaria, basado en darles tecnología para la que sociológica y culturalmente no estuvieran preparados y que tuvieran que adoptar su cultura y unirse al Imperio Skrull o volverse tarumbas. Sin embargo, en este caso ocurrió algo que no habían previsto, los Kree compartían planeta con otra raza inteligente completamente distinta: Los Cotati.

Los skrulls iban por ahi de buen rollo. Buen rollo a su manera, porque esta diplomacia es un pelín lamentable.

Los Cotati eran vegetales telépatas a los que les iba el rollo pacifista y que hasta entonces habían pasado desapercibidos para los Kree, que estaban demasiado ocupados guerreando y cosas de esas de razas inferiores. Los Skrull, con cierta mala uva, decidieron que a Hala solo podía representarlo una raza, por lo que decidieron poner a prueba a ambas razas: enviarían durante un año a diecisiete Cotati a un satélite dejado de la mano de dios y a diecisiete Kree a otro -en este caso era la Luna de la Tierra, ya veréis la que se lía ahora- y les darían suministros para que realizaran un proyecto que les hiciera ser dignos de pertenecer al Imperio Skrull. Rápidamente, los Kree se montaron una ciudad enorme y chulísima en la que podía morirse Jean Grey o vivir de okupas una banda de inhumanos de mierda, con lo que los skrulls quedaron muy impresionados y estuvieron a punto de darles el premio gordo… Hasta que vieron que los cotati habían terraformado la luna entera. Y claro, a los Kree esto no les sentó nada bien.

¡Vegetarianos hijos de puta!

Mira que me gusta Sal Buscema, pero creo que al cabreo que se agarraron los Kree sus viñetas no les hacen justicia. Rápidamente masacraron a todos los Cotati -menos a algunos que fueron salvados por una pandilla de krees que eran un poco hippies, pero eso ya es otra historia- y les dijeron al embajador skrull aquello de que cuando solo hay una elección posible esa seguro que es la correcta, cosa que el señor verde se lo tomó bastante mal y les dijo que una mierda, que eran una banda de bárbaros y que pensaba largarse y dejarlos ahi en la mierda. Los Kree no podían aceptar su negativa y decidieron cargárselo, quedándose con toda la tecnología skrull y empezando a construir su propia flota de naves espaciales con las que empezar su conquista del universo.

Para esto se inventó la primera directiva, si es que no aprenden…

Como el viaje entre galaxias no estaba todavía muy desarrollado, los skrulls tardaron tela en enterarse de lo que había pasado en Hala, y para entonces los Kree ya estaban invadiendo su bonita galaxia de Andrómeda, con lo que tuvieron que sacar su lado más primitivo y liarse a palos con el invasor. Mundo tras mundo acabó siendo campo de batalla de un conflicto que duraría millones de años, en el que los skrulls vieron como su antaño pacífica sociedad se fue transformando en una cultura más agresiva y totalitaria. La cronología llegados a este punto es confusa, porque según algunas versiones el Imperio Skrull llegó a tener 50 planetas y en otras tiene miles, mientras que en otros casos se hablan de que el Imperio fue diezmado cuando crearon un Cubo Cósmico y se les salió de madre, posibilitando que el ataque de los Kree fuera mucho más exitoso porque la entidad resultante del cubo se puso a recalificar terrenos a golpe de desintegración, un asunto muy feo. Fuera como fuera el asunto aquel, lo importante es que los skrulls pasaron a convertirse en los macarras del universo, y así como los Kree empezaron a calmarse un poco y mejorar su reputación, los skrull se volvieron más marrulleros que nunca y empezaron a hacer bullyng a todos los planetas de su entorno que no se plegaban a su Imperio, con lo que gente como los xandarianos empezaron a tenerles cierta tirria.

La semana que viene hablaremos de los Kree y como se pusieron a hacer experimentos con todo el mundo para compensar su complejo de inferioridad, ¡menuda gentuza!

 

Anuncios