Como decía ayer por aquí, a estas alturas prefiero centrarme en las cosas buenas que me he ido encontrando a lo largo del año que recordar todo lo malo que ha habido (y ha sido mucho) en el 2018. Un año que dentro de lo que cabe ha sido bastante bueno en el terreno del cine, la televisión y el cómic y me he llevado mas de una gran satisfacción. Así que sin mas rodeos vamos a ver que es lo que mas me ha gustado de este 2018 que se ha quedado atrás.

Pues la verdad es que no ha sido un mal año después de todo

Aunque se estrenaron muchas películas a lo largo de 2018 (y aun estoy poniéndome al día, que no he tenido tiempo aun de ver Aquaman, Bumblebee o Spiderverse) para mi fue el año de Marvel. Un año que empezó de forma espectacular con un Pantera Negra (sigo odiando que no tradujesen el nombre) que jamas creí que podría ser tan respetuoso con el cómic y al mismo tiempo ser una gran película, pero Ryan Coogler, Chadwick Boseman y el resto del reparto me convencieron de lo contrario. Y si el listón ya había quedado alto con esto, unos meses mas tarde llego Avengers: Infinity War, una película con la que disfrute tanto que tuve que ir al cine dos veces a verla y que me ha dejado con unas ganas locas de que se estrene ya Endgame. Y aunque no fue tan espectacular, fue todo un placer ver en Ant-Man & The Wasp el debut de Hope Van Dyne como la Avispa y ver a la gran Michelle Pfeiffer como la Avispa Original, aunque su papel supiese a muy poco.

No me canso de ver esta escena

 

Y también dentro de Marvel, aunque no marvel, marvel, Masacre 2 fue un divertido regreso al peculiar subuniverso del personaje que fue capaz de mantener el nivel de su primera y sorprendente entrega y encima darnos un Cable bastante mas digno de lo que ha sido demasiadas veces en el cómic. Saliendo del cine de superhéroes, no puedo evitar recordar lo bien que me lo pase (y lo triste que me puse) con Bohemian Rhapsody, un bonito y emotivo homenaje a la figura de mi grupo favorito de toda la vida que sin ser perfecta consiguió arrancarme mas de una lagrimita.

snifs

Con la televisión también me ha sucedido como con el cine, demasiadas cosas que ver y demasiado poco tiempo. Pero hubo cosas como el estreno de Black Lightning, la enésima serie de superhéroes de la CW que nos presentaba a este clásico personaje y que aunque con sus defectos (muchos de ellos los habituales y esperados en la CW) consiguió aportar algún que otro punto de vista diferente a lo que suelen ser las series de la cadena. Otro estreno con el que disfrute mucho fue con Altered Carbon, la distopia cyberpunk basada en el libro del mismo nombre que nos monstruo un futuro desolador en el que para variar la vida vale poco si eres pobre. Y ademas he podido disfrutar del estreno de la mas que perfecta adaptación del Deadly Class de Rick Remender y Wes Craig. Y aunque no se tratase de estrenos fue de lo mas agradable poder disfrutar de los regresos de The Man in the High Castle y de Deutschland 86.

Grandisimo estreno del que tengo que hablar estos días

En cuanto al cómic tampoco nos podemos quejar, ya que entre tanto evento, periodicidades absurdas y demás problemas, el año no ha estado mal. Hemos podido disfrutar de cosas como del Spiderman de Nick Spencer y Ryan Otley, un mas que digno sucesor para la etapa de Dan Slott, la nueva, épica y cósmica etapa de Ta-Nehisi Coates, junto con el enorme Daniel Acuña, en Pantera Negra o su mas que interesante etapa en Capitán América muy continuista de la etapa de Brubaker. En DC disfrutamos de ese perfecto final para el Mr. Miracle de Tom King y Mitch Gerards, de recordar que Sean Gordon Murphy es mas que un grandísimo dibujante con su Batman: White Knight e incluso de descubrir con Oblivion Song que Robert Kirkman aun es capaz de escribir buenos cómics. Y eso sin olvidar ese perfecto y dolororisimo “final de temporada” (hasta dentro de un año) de Saga, que año tras año sigue siendo uno de los mejores cómics que uno puede leer. Y hablando de lo cual…

Y encima Coates por fin le ha pillado el ritmo a esto del cómic mensual

Definitivamente lo mejor del 2018 fue para mi el poder conocer en persona a alguien de la talla de Brian K. Vaughan, un escritor al que no es ningún secreto que he admirado durante muchísimos años (mas de los que quiero admitir) y que en persona resulto ser una persona de lo mas amable, atento y encantadora. Una visita en la que fue todo un placer poder charlar con el aunque fuese de forma brevisima sobre su trabajo y de la que me ha quedado un recuerdo imborrable.

¡No fue un sueño! ¡Sucedió de verdad!

Y si, se que el año tuvo muchos mas estrenos y cosas reseñables y destacables, pero entre que no hay tiempo para todo y que dedique buena parte del mismo a disfrutar de series, pelis, libros y cómics viejos, esto es un poco a grandes rasgos lo que mas me ha gustado del 2018. A Diógenes por su parte mejor ni preguntarle porque como siempre no le habrá gustado nada, y yo por mi parte solo espero que este 2019 que acaba de empezar acabe estando mas lleno de cosas buenas que malas, que bien nos hace falta a todos. Eso y que para los próximos salones a los que pueda acudir sigan trayendo invitados de nivel, que tengo aquí unos tomos de Fear Agent y Black Science que no se van a firmar solos…

Anuncios