Generalmente el genero de los “biopics” es uno que nunca me ha interesado demasiado, por no decir nada, pero cuando se anuncio hace unos años que se iba a rodar Bohemian Rhapsody mi interés se empezó a despertar. Un interés que no apagaron ni los rumores sobre los problemas en la producción, el reemplazo de quien iba a ser el protagonista o incluso el cambio del mismísimo director. De hecho con cada trailer mis ganas por ver esta película no hacían mas que aumentar mas y mas. Y tras haber visto (y disfrutado e incluso llorado) esta película, lo único que me queda por hacer es recomendar su visionado porque vale mucho la pena.

The Show Must Go On

A comienzos de los setenta unos músicos que habían perdido al vocalista de su banda conocieron a un tal Farrokh Bulsara, un joven tímido y humilde que se ganaba la vida recogiendo maletas en el aeropuerto de Heathrow y que les convenció para unirse a ellos y formar una nueva banda de rock destinada a convertirse en historia de la música. Un grupo que tuvo un éxito espectacular y fulgurante gracias al talento que rebosaban todos sus miembros y especialmente a la prodigiosa voz del hombre a quien el mundo acabó conociendo como Freddie Mercury. Un éxito repleto de luces y sombras que terminó en tragedia pero que al mismo tiempo le convirtió en una leyenda.

Para mi no hay ni habrá jamas mejor banda de rock

Al comienzo decía que los biopics no me suelen gustar y esto mas que una manía personal, que también, es porque a la hora de saber sobre la vida de algún personaje histórico prefiero el formato documental antes que la ficción biográfica ya que en esta ultima suele haber demasiado de lo primero. Pero la música. de Queen me gusta tantísimo y desde hace tanto tiempo que deje de lado toda mis reticencias y me fui a ver la película tomándola como lo que es, una historia basada en la realidad, nada mas y nada menos. Por eso me ha costado entender muchas de las criticas que ha recibido Bohemian Rhapsody precisamente por eso, por no ser un repaso exhaustivo, detallado y fiel de la historia de Freddie Mercury y Queen… Quiero decir, no es un documental, es una película ¿Que esperaban exactamente esos “críticos”?

No es su historia real (del todo) pero es una gran historia

Y si, eso es algo que incluso yo, que no soy muy dado a interesarme por la vida privada de la gente a la que admiro, pude notar en varias ocasiones a lo largo de la película (ayudo bastante ir a verla con una enciclopedia con patas de la música. que no podía evitar comentar en voz baja cada diferencia con la realidad) muchas de las licencias artísticas que se tomaron con la biografía del grupo. Hay momentos significantes en la historia de Queen (como su fundación) que se han condensado y simplificado, otros que han sido alterados, cuando no directamente inventados, para aumentar el dramatismo de la historia y se ha jugado a menudo con la cronología real de los hechos… tal y como era de esperar en una película.

 

Solo una película, pero muy buena

Una de la que también se ha criticado que solo se toque un poco de pasada los momentos mas íntimos de la vida de Freddie, como su su vida detrás de los focos, su sexualidad, sus relaciones sentimentales o el contagio del sida que tragicamente acabó con el o los mas sórdidos como esas fiestas en las que las drogas circulaban como si fuesen caramelos. Pero de nuevo, se trata de una película, no de un documental, y una centrada en su carrera musical no en explotar el morbo de lo que sucedía lejos de los ojos del publico, por lo que me ha parecido lógico que todo eso no tenga tanto peso en la historia o que de nuevo lo que se ha mostrado no haya sido 100% fiel a la realidad.

Al final lo que realmente importa es el enorme legado musical que nos dejó

Pero como película, como historia cuya misión es dejar pegado al sillón al espectador durante dos horas y pico deseando que lo que esta viendo no se acabe, ahí es donde Bohemian Rhapsody funciona de miedo. Y todo eso pese a los problemas que hubo durante el rodaje como los rumoreados choques entre el reparto y el director, Brian Singer, o las habituales ausencias de este que acabaron provocando su despido y su reemplazo por Dexter Fletcher (que curiosamente esta a punto de estrenar Rocketman, otro biopic musical que ha dirigido esta vez centrado en la vida de Elton John), quien tuvo que encargarse de finalizar el rodaje y la postproducción.

Es dificil saber que parte de merito merece cada uno, lo único que se es que agradezco el resultado final

Y buena parte de que la película funcione se lo debemos a su protagonista, Rami Malek, quien tuvo la dificilisima tarea de interpretar a uno de esos personajes que han acabado siendo mas grandes que la vida. Un casting que al principio no me tenia muy convencido, pese a admirar muchísimo a Malek por su trabajo en Mr. Robot, ya que no era capaz de imaginármelo en el papel. Pero tras ver la película mi admiración por el no ha hecho mas que crecer, ya que ha sido capaz de canalizar de tal forma la esencia de Freddie, su forma de caminar, de gesticular, de moverse por el escenario como si el mundo le perteneciese hasta tal extremo que no tardé demasiado en olvidarme del parecido físico solo superficial que tiene Malek con Freddie.

Si esta actuación no le hace ganar docenas de premios me sentiré muy decepcionado

Aunque lo mejor sin duda, y el principal motivo por el que me decidí a ver la película, ha sido la música. El poder disfrutar de la recreación de sus conciertos y actuaciones o incluso de los ensayos y sesiones de rodaje, con esas canciones que me se de memoria resonando a todo volumen por los altavoces de la sala ha sido toda una experiencia. Una que culmina de forma espectacular con la recreación de la mítica actuación de Queen en el concierto Live Aid de 1985. Una recreación (que aunque en la película no se muestra mas que una parte, si que se rodó entera y espero que sea uno de los extras del Blueray) en la que Rami Malek da lo mejor de si mismo comiéndose el escenario como si de verdad fuese una leyenda del rock.

Lo que daría por haber podido estar allí

Pero quizás lo que de verdad es lo mejor de esta película es lo que ya esta suponiendo para la popularidad y la leyenda de la banda, el descubrirle a las nuevas generaciones a uno de los grupos de rock mas grandes de todos los tiempos (los mas grandes si me preguntan a mi). Algo que pude vivir en directo en la sesión a la que acudí y en la que a mi lado había sentado un crio que no debía tener mas de diez años y que se pasó toda la película cantando y “bailando” cada canción que sonó durante la misma con una pasión tremenda, emocionado por el talento de un músico que falleció décadas antes de que el naciese. Y solo por eso ya ha valido mucho la pena que exista esta película.

Lo de leyenda le quedaba pequeño a Freddie Mercury

Y yo personalmente no debí quedarme muy atrás en el apartado emocional porque tengo que reconocer que hubo algún momento que otro de la película en la que tuve que secarme las lagrimas y no porque me hubiese entrado algo en el ojo precisamente. Así que si, recomiendo con todas mis fuerzas esta película a fans y no fans de Queen por igual, porque las dos horas y pico que dura se pasan volando, porque Rami Malek esta espectacular y porque debe ser una de las películas con mejor banda sonora de la historia. Y para quienes quieran conocer en profundidad la historia real de la banda, por ahí existen multitud de libros, reportajes y documentales que nos dan precisamente eso, que para el cine lo que importa es el espectáculo y como decía Queen, este debe continuar.

Anuncios