La espera se me ha hecho eterna pero hay que reconocer que ha valido la pena, por fin he podido leer el primer numero del The Green Lantern de Grant Morrison y Liam Sharp y en lineas generales, y de forma poco sorprendente, me ha dejado mas que satisfecho. Pero claro, un escritor cuyo trabajo me suele encantar escribiendo a uno de mis personajes favoritos de siempre y acompañados por un dibujante que aunque tiene un estilo algo (bastante) feista es mas que funcional, tenia todas las papeletas para convertirse en una de mis lecturas favoritas de la semana, y si se mantiene el nivel quizás incluso del año. Así que vamos a ver, con un ausencia total de imparcialidad, lo que me ha parecido este primer contacto con el nuevo capitulo de la aventuras del mas grande de los Green Lanterns, Hal Jordan. Y ojo con los SPOILERS.

In Brightest Day!

Un robo en un gigantesco mundo casino, un Green Lantern fallecido en el acto del deber y una conspiración en el mismo seno de los Corps. Tres hechos tenuemente conectados que forman parte de un todo mayor que los Guardianes de Oa han encargado a uno de los suyos que investigue, un Green Lantern recién reinstaurado a su puesto y conocido por su indisciplina y su dificultad para seguir ordenes pero que pese a todo cuenta con la confianza de sus jefes ya que siempre consigue su objetivo, un Green Lantern llamado Hal Jordan.

Y me sigo emocionando cada vez que veo una variante de esta escena…

Lo se, no soy imparcial y ni puedo ni quiero serlo. Así que ya esta todo el mundo avisado, esto mas que reseña es peloteo. Y es que por un lado me encuentro que el que ha sido desde hace mas años de los que quiero recordar uno de mis personajes favoritos, por fin sale de esa “mediocridad” en la que se había sumergido en los últimos años. Por otro tenemos a un guionista que aunque es algo irregular y en ocasiones tiende mucho a que se le vaya la pinza, cuando se toma en serio un proyecto es capaz de hacer autenticas maravillas. Y encima viene acompañado por un dibujante que aunque su elección me sigue chocando un poco por la estética de su estilo y que interpreta como le da la gana la anatomía de sus personajes, en este primer numero me ha dejado con la boca abierta en mas de una pagina.

Si es que da gusto leer cómics así

Y eso que Morrison lo que hace aquí básicamente es un “back to te basics” a su manera. No hace mucho hable de mi relectura de los cómics de la Silver Age de Green Lantern, unos cómics que aunque algo simples, muy propios de su época, derrochaban imaginación e ideas fascinantes en cada numero, conceptos que podrían dar para decenas de historias y que allí despachaban como si nada en un solo numero. Y aquí lo que esta intentando (y consiguiendo) Morrison es devolverle esa “magia” perdida a Green Lantern, volver a llevar al personaje a un Universo lleno de ideas extravagantes en el que todo es posible. Un cariño a la Silver Age que se aprecia en detalles como ese bonito homenaje a su origen o incluso en recuperar algunos de los elementos mas esperpenticos de aquella era como cuando dejo su profesión de piloto para encadenar un trabajo lamentable tras otro.

Cualquier día Hal tratara de ganarse la vida escribiendo en un blog…

Pero eso no es lo único que Morrison homenajea ya que, como es habitual en buena parte de su obra, no dejamos de ver aquí guiños al trabajo de Alan Moore no solo en Green Lantern sino con otros personajes. Guiños que van desde lo anecdotico como esa mención a que los Guardianes han encadenado demonios (los que convencieron a Abin Sur de que era mejor volar en una nave espacial) o el cameo de Rot Lop Fan el miembro de los Corps de una galaxia sin luz que utilizaba una campana sonica. Lo que no me esperaba (y aun no se como tomarme) es esa referencia que hacen los Guardianes a que algo o alguien ha reescrito el libro de Oa sin su consentimiento mientras sobre este aparece flotando el símbolo del Doctor Manhattan. Un elemento que no se si es un simple guiño a lo que se esta contando ahora en Doomsday Clock (no olvidemos que esta serie se ambienta en la actualidad) o si una señal de que esta etapa va a estar mas conectada de lo que me gustaría a esa secuela envenenada de Watchmen.

Sigh

Y el elemento que mas inquietud me provocaba, el trabajo de Liam Sharp, debido a que esperaba para esta serie a alguien con un estilo mas “clásico” ( o al menos lo que yo entiendo como tal) al final me esta convenciendo bastante. Es cierto que Sharp no es un dibujante “bonito” , que su estilo tiende al feismo, que las proporciones y anatomía de sus personajes a veces son cualquier cosa menos coherentes… pero pese a todo funciona. Sharp tiene una habilidad envidiable para crear entornos completamente alienigenas, seres grotescos y paginas tan bellamente compuestas que dan ganas de hacerse un poster con ellas. Unas grandes cualidades que hace que uno le perdone esas libertades que se toma con todo lo demás.

Quien me iba a decir que Sharp acabaría gustándome tanto

Pero ahora queda la mejor parte, disfrutar mes a mes de esta nueva etapa de uno de mis personajes favoritos que después de muchos años ha conseguido devolverme la ilusión por su lectura. Una etapa de la que espero no solo que mantenga el nivel, sino que lo supere y que acabe convirtiéndose en uno de esos momentos de la historia de un personaje de cómic que acaban formando parte de esos cómics que “hay que leer”. Y si encima eso incluye, como promete al final del primer numero, el retomar la vieja amistad de Hal con Ollie mejor que mejor.

Morrison no es el primero en querer recuperar la amistad entre estos dos, pero seguro que es el que lo hace con mas cariño
Anuncios