Este fin de semana el mundo del cómic se ha puesto de luto una vez mas con el triste fallecimiento de Russ Heath a los 91 años de edad. Con el no solo se nos ha ido unos de los pocos autores que habían estado ahí desde la Edad Dorada del cómic Estadounidense, sino un grandísimo artista de esos que crean escuela y que fue uno de los pilares fundamentales sobre los que se construyó la que probablemente fue la mejor linea editorial de cómic bélico de la que hemos podido disfrutar los lectores. Así que una vez mas, con una mezcla de tristeza por haberle perdido y con alegría por esos sesenta y pico años de carrera en los que tan buenos ratos nos hizo pasar, queremos rendirle desde aquí nuestro pequeño homenaje.

Siempre te recordaremos

Como muchos otros en su campo, Russ Heath siempre quiso dibujar y se paso su infancia imitando a artistas especializados en el salvaje oeste ya que su propio padre había sido vaquero. Una pasión por dibujar que le llevo a que durante su adolescencia en los años cuarenta Heath compaginase sus vacaciones de verano del instituto con trabajos de freelance en “Captain Aero Comics”, dibujando la serie bélica “Hammerhead Hawley”, entrando ya desde el comienzo en un genero en el que con los años se convertiría en uno de sus maximos exponentes. Unos tempranos comienzos que se vieron interrumpidos cuando se alisto en la Fuerza Aérea para luchar contra el Eje, aunque en realidad su etapa militar la dedico principalmente de nuevo a dibujar para el periódico de la base.

Tenia solo 16 años y ya apuntaba maneras

Tras aquella época, y mientras se ganaba la vida como chico de los recados en una agencia de publicidad, Heath no cejo en su empeño en ser dibujante de cómics, y para finales de los cuarenta consiguió de nuevo entrar en ese mundo de la mano de Timely Comics (que no hará falta que diga que es lo que hoy conocemos como Marvel) . El propio Heath no estaba completamente seguro de cual había sido ese primer trabajo, aunque estaba seguro de que había sido una historia de Dos Pistolas Kid. Y aunque en aquellos años no siempre se acreditaba a los autores y ni siquiera los historiadores se ponen de acuerdo en cual fue su primer trabajo, lo que si sabemos con certeza es que en aquellos años en Timely Heath volvió a su pasión infantil y se especializo en dibujar westerns.

Aun no había desarrollado todo su potencial pero se le veía mejorar a cada paso

Pero los años pasaron y Timely (que por aquel entonces se había convertido en Atlas) fue diversificando su oferta, y como todos sus colegas de la época Heath hizo un poco de todo. Western, humor, horror, drama, cómic bélico y ciencia ficción, un genero este ultimo en que que habría que destacar su co-creación, junto con Stan Lee, de Robert Grayson, el Marvel Boy original (al que muchos conocerán por ser el predecesor de Quasar). Un trabajo que alternaba con colaboraciones en EC Comics saltando de nuevo al genero bélico y en MAD con el humor, una época en la que se dieron también sus primeras colaboraciones con una editorial que fue la que le lanzó definitivamente a la fama, DC Comics.

Russ Heath era un artista bastante mas camaleonico de lo que parecia

De aquella etapa sin duda lo mas recordado sea su creación, junto a Robert Kanigher, del Tanque Embrujado, una serie bastante popular en su día y que sin embargo el propio Heath no entendía como podía gustarle a alguien por lo repetitiva que era. Pero lo que no era difícil de entender era que su trabajo se encontrase en prácticamente todos los titulos bélicos de DC de la época dada la autenticidad que le imprimía a los mismos. Y eso era algo que conseguía gracias a una pasión por su trabajo que le llevo a comprar uniformes y equipo militar para fotografiarse con ellos y a construir maquetas para utilizar todo eso como modelos para su trabajo, lo que como el propio Joe Kubert dijo una vez de el, hizo que Heath fuese el dibujante que todos los demás utilizaban como referencia.

Esto es dedicación al trabajo y lo demás son tonterías

Una atención al detalle que se puede apreciar en la precisión con la que dibujaba cada vehículo, cada uniforme, cada elemento de la composición que junto con su gran habilidad a la hora de manejar las texturas y la iluminación, y su habilidad para narrar, le convirtió en una de las grandes estrellas de la casa. Y todo eso combinado con ese no querer dormirse en los laureles le llevo a experimentar con diversas técnicas como cuando para las portadas de sus Sea Devils, comenzó a utilizar una técnica que había inventado Jack Adler, y que otros muchos dibujantes de la casa como Joe Kubert también adoptaron, a base de aplicar sombras y texturas con tinta china aguada, dando un resultado espectacular.

Nunca he leído nada de los Sea Devils, pero que nadie me diga que estas portadas no animan a hacerlo

Pero de entre toda la dilatada carrera de Russ Heath, probablemente uno de los trabajos mas recordados de la misma fuese su colaboración con Harvey Kurtzman y Will Elder en la tira “Little Annie Fanny” para la revista Playboy, por la anécdota que la acompaña. Y es que una de esas colaboraciones no acreditadas provocó que Heath tuviese que trasladarse a trabajar en la mismísima mansión Playboy con Kurtzman y Elder ya que estaban agobiadisimos con las fechas de entrega. Pero cuando el trabajo terminó y ambos autores regresaron a sus hogares… Heath se quedó. Allí tenia una habitación gratis, una cocina que funcionaba las veinticuatro horas del día preparándole todo lo que desease y estaba rodeado de las modelos de la revista, era difícil culparle. Y esa situación se prolongó durante meses ya que todo el mundo por allí asumía que ese era su lugar hasta que le pillaron y le echaron, pero dudo que se arrepintiese de nada.

Conociendo la anécdota estas paginas cobran un significado diferente

Y no podemos terminar este repaso a la vida y obra de Russ Heath sin mencionar como el y otros compañeros de profesión se volvieron tristemente famosos fuera de las fronteras del cómic cuando Roy Lichtenstein les robo a el y a otros dibujantes de cómics (una larga lista en la que encontramos a grandes artistas como John Romita, Milton Caniff o los mismísimo Jack Kirby y Joe Kubert entre muchos otros) numerosas viñetas de sus cómics que copió y combinó como le vino en gana para elaborar algunos de sus cuadros mas famosos sin molestarse en acreditarles en ningún momento porque a saber que opinión tendría de esa gente que hacia cómics para niños…sigh. Una situación que el propio Heath retrató en una tira (con color y rotulación de Darwyn Cooke) en 2014.

Resulta triste que incluso hoy en día muchos aun consideren que el cómic no es realmente un arte o que es un arte menor

Pero con lo que debemos quedarnos es con celebrar que Russ Heath tuvo una larga vida (aunque en sus ultimos años tuviese que contar con la ayuda de organizaciones como The Hero Initiative para sobrevivir) y con el inmenso legado que nos ha dejado detrás. Porque como siempre digo en estos casos, lo mejor que podemos hacer por el, lo único, es mantener viva su memoria y recordar ese trabajo que tanto le apasionaba. Aunque en este caso no vendría mal que editoriales como DC colaborasen un poco y ya que en los últimos años se han volcado tanto en recuperar su material clásico en formatos asequibles diesen el paso de hacer lo mismo con sus cómics bélicos, que hay tienen autenticas joyas de las que es difícil disfrutar por medios legales.

Anuncios