Tras dos días casi frenéticos y con la satisfacción de haber podido conocer en persona, y charlar (muy) brevemente con uno de mis autores de cómics favoritos, aun me quedaba un ultimo objetivo que lograr en la Summercon, conseguir un dibujo de Marcos Martín. Pero ya que tenia que madrugar de nuevo y asistir a una nueva sesión de firmas aproveche para llevar un tomo de Saga que aun tenia sin firmar y tener así una excusa para charlar de nuevo por ultima vez (no estoy llorando, la luz del monitor me hace daño en la vista) con Brian Vaughan. Una sesión de firmas de la que salí mas que contento gracias a una pequeña tontería que me alegro el día.

¡CUATRO DÍAS RECICLANDO LA MISMA CABECERA!

Tercer día de Summercon – Domingo 22 de Julio por la mañana

De nuevo tocaba madrugar, un poco mas que el día anterior, para tratar de conseguir el mejor puesto posible en la sesión de firmas para Marcos Martín., estaba convencido de que esta vez no se me adelantaría nadie… No contaba con la energía inagotable de los adolescentes, de los cuales de nuevo había un par de docenas acampados en la puerta jugando al Magic e incluso retozando (cuanto libertinaje) Pero por suerte gente interesada para esto de las firmas solo había una antes que yo, así que por ese lado estaba tranquilo y solo restaba aguantar con paciencia los a ratos incomprensibles gritos y estridencias de la chavaleria.

¡Es que eran muy raros!

Tras casi dos horas de espera amenizada por personas bastante menos alterados por las hormonas (para que luego Diógenes diga que no se portarme como una persona) y charlando sobre lo que habían sido estos días de convención, las puertas finalmente se abrieron y pudimos correr (ordenadamente) a pedir nuestros turnos para las diferentes firmas del día. Eso si, tras presenciar de nuevo como por parte de la organización se tenia que poner algo de orden una vez mas con las personas que gracias a sus acreditaciones habían evitado hacer cola en la puerta durante horas y querían también turno para las firmas. Eso si, todo de una forma tan educada y ordenada que casi parecía irreal.

Y por ultima vez corrí por ese pasillo

Ya solo quedaba esperar hora y pico para la sesión de firmas, una espera para la que mate el rato entrando en la charla impartida por Marc Bernabé, traductor de manga y autor de la serie de libros Japones en Viñetas quien, como el mismo dijo, estaba allí para hablar de su libro (entre otras cosas) y explicar muy por encima como de complicado es aprender Japones. Una charla bastante amena incluso si como yo no se tiene demasiado interés en aprender el idioma (lo mio me ha costado aprender ingles y lo hablo como si tuviese un calcetín metido en la boca) pero de la que tuve que salir por patas cuando en al sala de al lado comenzó por fin la ultima sesión de firmas de la convención.

Y en la charla aprendimos que Japón tiene algunas estaciones de tren con nombres curiosos para los hispanohablantes…

Por suerte el madrugón había valido la pena y no tarde nada en encontrarme de nuevo ante un amabilisimo Marcos Martín. que cuando me pregunto que personaje quería no lo dude demasiado. Y es que desde que la ultima vez que Marcos estuvo en Tenerife hace tres años y nos contó en su charla que el y Brian habían estado a punto de realizar un cómic de Powerman y Puño de Hierro (proyecto que Marcos le había recordado a Brian el día antes y este ultimo ni se acordaba ya), pero que por estar los personajes pillados para otros proyectos habían terminado haciendo el Doctor Strange: The Oath, sabia que quería tener en mis manos un Puño de Hierro dibujado por el. El único problema es que Marcos no recordaba bien como era el personaje, por suerte en mi móvil tenia aun la foto de los llaveros del día anterior, y basándose en eso conseguir por fin mi sueño de poder colocar un Puño de Hierro de Marcos Martín junto al Doctor Extraño que me había dibujado tres años atrás.

Si es que así da gusto madrugar

Con el primer objetivo del día conseguido pedí un numero para las formas de Brian y conseguí el 32, un numero algo alto pero no demasiado teniendo en cuenta la locura de gente a la que había firmado los dos días anteriores. Pero ante mi tenia un dilema, era mi ultima firma, mi ultima oportunidad de estar ante Brian y llevarme un ultimo recuerdo, pero ya tenia firmas de sobra, me había sacado una foto con el, había subido a un escenario a recoger un tomo de Saga de sus manos… ¿Que mas podía hacer? Por suerte en un alarde de originalidad se me ocurrió imitar al tipo que estaba delante de mi y pedirle lo impensable, pedirle a alguien mundialmente famoso por escribir… que me dibujase algo en el tomo de Saga. Un dibujo que demuestra no solo que a lo mejor tiene que practicar algo mas, pese a que me dijo que su objetivo es dejar a Marcos sin trabajo, sino que demuestra que ademas de ser una persona de lo mas amable tiene un gran sentido del humor. Y con ese ultimo detalle me fui de allí con un dibujo original de Brian K Vaughan y con una satisfacción enorme por lo que ha sido la Summercon de este año.

Yo creo que con un poco de practica en unos años podrá ser autor completo…

Y es que satisfacción es la palabra que mejor define lo que ha sido este evento comiquero de Tenerife que no ha hecho sino crecer y mejorar año tras año. Y eso pese a que a veces se sienta cierta marginación por parte del “evento madre” de la TLP al ser difícil, cuando no imposible, encontrar en las galerías de fotos y video resúmenes diarios de sus redes sociales algún rastro de que la Sumercon ha existido (aunque para ser justos si que anuncian puntualmente los eventos en esas mismas redes) o que en la prensa “seria” no se le de a este evento la importancia que merece y que siempre queda eclipsado por esa masiva Lan Party que se celebra conjuntamente. Pero espero que con el tiempo el equilibrio entre estos dos eventos que se necesitan mutuamente sea un poco mas justo.

Que alguien trate de encontrar en este vídeo una sola señal de que se ha celebrado allí actos relacionados con el cómic

Pero mas allá de que se echa en falta un poco de información sobre donde se celebran las cosas, y que puedes perderte un poco si no conoces a alguien que ya haya asistido antes y que te explique como funciona todo (te dicen que los números de las firmas se dan en una sala determinada pero luego no hay un plano en la puerta o en la web que te diga donde esta dicha sala) no tengo nada malo que decir de la organización de la Summercon sino todo lo contrario. La labor que están realizando, con lo que parecen ser medios bastante escasos, es mas que encomiable, no solo por haber devuelto a Tenerife un evento de estas características sino por ir mejorando poco a poco cada año y conseguir traer a la isla un plantel de invitados de primerísima linea que no hace sino mejorar en cada edición. Que para mi la única forma de superar el altísimo listón de este año seria traer a algún auto clásico de los 70/80 (Claremont, Byrne, los Simonson, Perez, etc) o a Rick Remender (si traen a este ultimo tendría que tomar posesión del blog durante una semana para reseñarlo todo)

Y ahora a esperar a ver a quien nos traen la próxima vez

Y a un nivel mas personal no podría estar mas contento (pensaba decir que no tengo palabras, pero teniendo en cuenta que según word he escrito mas de seis mil…). Tras quince años de rendida admiración hacia Brian K Vaughan he tenido la oportunidad de conocerle en persona y descubrir que no es solo un grandísimo escritor, sino una persona tremendamente amable y atenta a la que ha sido todo un placer conocer y que encima me ha ayudado a perder un poco el miedo a hablar en ingles (básicamente porque estaba tan nervioso por estar ante el que no tenia tiempo de estar nervioso ante la idea de hablar otro idioma en voz alta) Una impresión igual a la transmitida por el resto de invitados, que difícilmente podrían haber sido mas atentos o pacientes con todos sus admiradores allí presentes.

Difícilmente podrían haber sido mas atentos y amables con todo el que paó por alli

Pero ahora toca regresar a la triste realidad y volver a las mazmorras de Chateau Pantarújez, donde no hay autores de cómics y la amabilidad brilla por su ausencia, pero ni todo el hambre que Diógenes me haga pasar ni los desprecios a los que me someta podrán borrar de mi memoria lo bien que me lo he pesado esos tres días, que se me hicieron tan terriblemente cortos, o quitarme la ilusión con la que espero a las siguientes ediciones de la Summercon (presuntamente en Diciembre se celebrará otra TLP en el sur de la isla pero aun no esta claro si se celebrara también una Summer(WinterCon) para ver como tratan de superar lo de este año. Y con esto termino por fin esta larga crónica que se ha extendido mas de la cuenta no sin antes recordar de nuevo que me he cansado de estrechar la mano de Brian K. Vaughan, snifs.

Anuncios