Hola, hoy es un día muy especial porque, como ayer, tampoco debería estar aquí posteando. De hecho, lo que debería hacer es declararme en huelga en apoyo a las mujeres, que bastante tienen ya por tener que cargarnos por nueve meses como para que encima cobren menos y demás puteos varios. La cuestión es que como aquí somos tan gañanes que hasta llegamos a espantar a todas las colaboradoras que teníamos, he llegado a la conclusión de que tenemos que hacer un acto de contricción y aprender a hablar con mujeres. Así que me he ido a Steam y he cogido un programa educativo llamado “Super Seducer: How to talk to Girls”. Que al final lo de seducirlas me la trae al pairo, la cuestión es alienar al personal posteando gratis para que nos lluevan jamones del cielo. Así que venga, vamos a aprender a hablar con señoras:

Para entendernos, Bertin Osborne Simulator 2018 o It came from the Caspa!, lo que prefiráis vosotros.

De entrada tengo que decir que el juego es todo full motion video, término anacrónico donde los haya y que viene de cuando salieron los primeros CDROM en consolas como el MegaCD, Phillips CDi o 3DO plagados de juegos como Plumbers don’t wear Ties que contaban historias pseudointeractivas mediante imágenes estáticas. La cuestión es que para distinguir los juegos de fotos con los que tenían cadenas de video inventaron el término de “full motion video”, que en sí ya sonaba un tanto contradictorio porque un video sin movimiento ni es video ni es ná, son una colección de fotos. Pero creo que me estoy largando por las ramas, el caso es que después de unos tres o cuatro años de bombardearnos con juegos lamentables que en el mejor de los casos eran a lo Dragon’s Lair -películas en las que tenías que apretar un botón de vez en cuando para poder continuar- salieron la Playstation sacando juegos de verdad y el personal se olvidó de aquella moda insoportable. Hasta que llegó la nostalgia noventera y a algunos les dió por reeditar abominaciones como Night Trap o crear engendros nuevos como este Super Seducer, que se vende en una tienda de videojuegos a pesar de tener más en común con un cd multimedia que con aquellos “videojuegos” de antaño. Para entendernos, Super Seducer es el típico juego en el que te van haciendo preguntas y tu debes elegir la opción correcta para poder continuar, pero en este caso presumen de enseñarte a seducir chavalas. Así que venga, vamos a aprender a seducir gente que los posts esos no se van a escribir solos:

El caso es que empezamos a jugar y nos encontramos con nuestro Maestro Yoda, que tiene el prometedorísimo nombre de Richard LaRuina. No miento, en serio. Se llama Richard LaRuina. Y el juego no va de coña, va en serio. Repito, va en serio.

Super Seducer se compone de un modo historia en el que se simulan conversaciones con mujeres y poco más, porque el resto son extras con tomas falsas y un apartado de apuntes a modo de resumen de lo que hemos aprendido en el ya mencionado modo historia. Y dentro de este último modo nos encontramos varios capítulos a modo de lecciones que nos van contando como entrarle a una chica según el contexto, ya sea cruzándonos con ella por la calle, en una cafetería,  en una pista de baile, quitarnos de encima a la amiga si va a acompañada… Y bueno, ya os hacéis a la idea. Como somos kamikazes por naturaleza y tenemos que conseguir más y más gente para rellenar posts en caso de que M’Rabo se vuelva a escapar, vamos a empezar por dos chicas en un bar que digo yo que alguna se habrá leído los 4F de DeFalco…

Si consigo convencer a las dos ya tengo lunes y martes cubiertos, ¡y el resto de la semana que lo haga M’Rabo! ¡Paridad!

Lo primero que hay que hacer es interrumpir la conversación de estas dos muchachas, no sea que entre las dos descubran que pueden pensar por si mismas y descubrir la bisexualidad o peor todavía, votar a Podemos. Nos dan cinco opciones para romper el hielo -vamos, para molestarlas- empezando por la mejor opción del mundo que es preguntarlas si están hablando de ti y si te responden que no, preguntarles por qué no lo están haciendo. El resto de opciones son tan maravillosas como “¿Sabéis que es lo que más me gusta en una mujer? Mi polla.” o clásicos como pedirles consejo femenino para un regalo, reconocerlas de la escuela o algo parecido y la opción hentai, que es arrimar cebolleta sibilinamente y si pasa algo pues gomen nasai and the hilarity ensues (y probablemente una demanda por acoso). Como nuestro sensei se llama LaRuina, elegimos la segunda opción -la de la polla- que seguro que les da unas ganas tremendas de escribir para Brainstomping mañana mismo para cagarse en nuestra vida:

¡Eh, por lo menos a esto llegas!

Bueno, pues obviamente ha sido un fracaso absoluto, porque no solo era una opción gañana, si no que el señor LaRuina en el video va más allá y cuando las mozas le dicen que a ver como es esa polla el nota va y se la enseña en mitad del bar. Y aun así el hipster del amor este tiene suerte y las chicas en vez de molerlo a palos se ríen de él y lo mandan a paseo. La opción stalker hentai no es mucho mejor, al tipo sólo le falta ponerse una braga en la cabeza en plan cosplay de Happosai:

¡Que la está olfateando el tio ruina!

Las consecuencias andan parecidas, con las chicas tirándole cojines y mandándolo también a paseo. Obviamente dentro de la caspa que tiene el juego estas dos opciones eran las más casposas posibles, “las humorísticas” en plan “eh, yo no estoy tan mal, hay violadores que están peor”. Pero cuando elegimos la opción “correcta” -preguntar si están hablando de tí, cosa que provoca que ellas se rían y te cuentan su vida- nos encontramos con que nuestro sensei nos felicita sentado en la misma cama de antes, pero…

Por cosas como estas Doc Brown destruyó la máquina del tiempo, ¡NO SE PUEDE DEJAR QUE ELEMENTOS COMO ESTE LLEGUEN AL SIGLO XXI!

Y sí, las dos chicas aparecen como elemento decorativo, mirando al vacio mientras el pelanas del amor nos felicita por nuestra elección predefinida. Y así nos pasaremos el resto del capítulo eligiendo opciones disparatadas que en muchas ocasiones son correctas (¿cuál de las dos es la líder?, echarles en cara el comer comida rápida o directamente ir a por una chica con novio) y viendo como los intereses de las mujeres se limitan a ir de compras y cazar hombres. Llegados a este punto y dándonos cuenta de que este curso no nos va a servir para gran cosa, creo que es necesario buscar en wikipedia a este señor y repasar una de sus intervenciones en la televisión británica, en la que este señor nada tóxico aconsejaba a los votantes a favor del brexit que pasaran de las mujeres inglesas, porque “no tienen buena pinta, no se cuidan. Son conocidas por quejarse todo el rato. Piden mucho y dan poco a cambio, así que es mejor buscar mujeres de la europa del este.” La respuesta del presentador del programa fue sencillamente “You’re a dick aren’t you? I mean your name is Richard so you are literally a dick”, un juego de palabras con su nombre en el que vino a llamarlo gilipollas.

Al final de cada capítulo te hacen un resumen y evaluan tu actuación. Debo ser un fucker, porque todas las que he fallado ha sido para ilustrar este post.

Vale, pues resulta que después de complicarle la vida a las demás y hasta meterme en su matrimonio, lo único que he conseguido es sentirme sucio y de hacerme posts en Brainstomping nada de nada. Voy a tener que tomar medidas agresivas e ir a por el objetivo más complicado, la FRIENDZONE. Vamos a llamar a una amiga para que nos haga un post de sustitución, que en tiempos ya conseguimos alguno y desde que seguimos al señor Ruina no sé a santo de qué han dejado hasta de hablarnos…

Highwaaaaaaay to the frienzooooooooone!

Vaya por delante que ser tener amigas siendo un señor heterosexual es sano para la salud, y si te pasa como a Nino Bravo es que igual eso no es amor y en realidad se llama es obsesión. Pero vamos, que yo de música no tengo ni puñetera idea y la historia de amor más bonita que conozco es la de Jack y Roz, así que vamos a seguir haciendo caso al gilipollas del amor -eh, que lo ha dicho un señor de la tele británica, no yo- y vamos a conseguir que una amiga nos haga un post con nuestro poder de seducción full motion video:

Objetivo: Fornicar. Por lo menos es honesto.

Vale, esto es demasiado raro. Lo primero que vemos en este capítulo es al ruina este stalkeando el facebook de una moza con su macbook, tocando las fotos de ella y poniendo este jeto:

Glups.

Tenéis que entenderlo, esto es demasiado raro hasta para alguien que se leyó los X-Men de Lobdell. El fulano este necesita pasar por una ITV de tontos porque llegados a cierto punto te deja de hacer gracia y empieza a cabrearte. Desengañémonos, todos conocemos a gañanes como este tipo, y muchas veces confundimos su estupidez con una ignorancia que les provoca cierta falta de empatía, pero es que en este caso el fulano este pretende forrarse a costa de pardillos, y hasta se ríe de ellos. El video de la friendzone deja claro que el tipo este es un pobre infeliz, y la cosa ya ha dejado de tener gracia; siento cortaros el rollo, pero es que no podemos esperar otra cosa de un juego que se llama Super Seducer y realmente se cree lo que está diciendo. Y no, no vamos a conseguir convencer a nadie para que nos haga el post de hoy, pero con la tontería ya está escrito -eso no os los esperabáis, ¿eh?- así que llega la hora de echar el cierre y daros un pequeño consejo del estilo de los que daba el Inspector Gadget al final de un episodio; La próxima vez que alguien diga con toda su cara que no hay razones para seguir celebrando el día de la mujer, enseñadle Super Seducer. Y si no se le cae la cara de vergüenza, salid corriendo.

“Me da igual si eres rubia o morena, tengo pa ti mandanga de la buena…”

 

BONUS TRACK!

Este juego está hecho por el señor Ruina -que es británico- y una desarrolladora rusa que no se ha olvidado de meter algo de “interés humano” en el juego:

“O quedas como un mamarracho racista, o no dices nada de Putin, ¡jojojodete!”

 

Sí, aprovechan para ridiculizar a todos los que hablan mal de Putin, no sea que los envenen con polonio o algo peor.

 

 

 

 

 

Anuncios