Voy a ser directo porque en estas cosas no hay que andarse con paños calientes: A pesar de lo que dicen por ahi, no creo que XCOM 2 – War of the Chosen justifique los 40 eurazos que vale. Es cierto que le añade facciones, avances tecnológicos, clases de soldado y armas, pero creo que por ese precio deberían estar dándonos un juego nuevo, mejoras gráficas más evidentes y haber solucionado de una vez el petardeo que arrastra el título desde su estreno a principios del año pasado. Y aun así todo hay que decirlo, XCOM 2 – War of the Chosen me encanta y es un juegazo en toda regla.

Éste es uno de los elegidos del título, pura escoria alienígena. ¡Muerte al invasor!

Dando por hecho que ya conocéis XCOM -y si no lo habéis hecho ya estáis tardando, que la serie XCOM viene de viejo– así que pasaré a contaros que si XCOM 2 contaba como la Tierra había sido ocupada por el ejército alienígena y ahora se dedicaban a tratarnos como ganado al servicio de la corporación Advent, en esta expansión los bravos luchadores por la humanidad del XCOM contarán con la ayuda de otras tres facciones de resistencia contra el invasor, aportando cada una de ellas un tipo de soldado distinto con su propia progresión. Así, los Reapers serán expertos en sigilo y francotiradores, los Skirmishers contarán con un gancho al más puro estilo Batman y un arpón al más puro estilo Scorpion y los Templars pues.. Serán unas ratas miserables que se dedicarán a pegar a melee y esconderse, porque esto del combáte psíquico no lo suelen hacer normalmente clones de Elektra a lo Mariposa Mental precisamente.

La Golden Age de los cazadores de alienígenas, oiga.

Cada una de estas facciones tendrá una némesis en la figura de uno de los Elegidos -Chosen- que dan nombre al título, engendros creados por los alienígenas experimentalmente y a los que los Ancianos permiten libre albedrío porque se supone que eso los hace más competentes a la hora de cazar a los humanos. Los tres elegidos toman muy buena nota de Shadow of Mordor y el Nemesis System, apareciendo por sorpresa en mitad de una misión y procediendo a barrer el suelo con nuestros confundidos soldados. Cada elegido tendrá unas habilidades y unas debilidades determinadas que irán variando a lo largo del juego según nos apalicen o los apalicemos a ellos en cada misión, pero su objetivo final será el de localizar nuestra posición y atacarnos, porque eso de invadir es algo que a los alienígenas les encanta, que parecen yanquis.

La expansión también introduce sistemas de amistad y vínculos personales entre soldados que a veces te dan estas sorpresas.

Para acabar con tan molesta interferencia no tendremos otro remedio que el atacar a los elegidos en sus propias bases y descubrir el secreto de sus resurrecciones constantes, pero para ello tendremos que tirar de las operaciones encubiertas que nos ofrecerán las distintas facciones de la resistencia. En estas operaciones se nos solicitará que enviemos dos o tres soldados a realizarlas durante un tiempo determinado y, una vez finalizado ese periodo, volverán con los resultados de su misión y ciertas recompensas. No es lo más jugable ni divertido del mundo, pero como complemento y como una forma útil de ir subiendo a un rango decente a los soldados novatos no va mal.

El mapa del mundo nos marcará también en que zonas puede aparecer cada Elegido.

Por supuesto, el ejército “regular” de los alienígenas ha recibido nuevas incorporaciones en sus filas, y ahora contarán con un soldado psiónico -Priest- que tiene la fastidiosa manía de no dejarse matar en el primer turno y quedarse siempre con una minúscula barra de vida, la cual aprovecha al máximo neutralizando en area las armas de nuestros soldados. Gentuza, pero no tanto como los espectros, que parecen extras salidos de Tron pero que en realidad son un constructo de microbios alienígenas que tienen la aún más fastidiosa manía de capturar a nuestros soldados y clonarlos en plan Shadow Link, con lo que si no te andas con cuidado el muy canalla puede acabar reduciendo tu comando a la mitad y encima hacer que te enfrentes a las sombras de tus compañeros.

Aquí queda claro que Jack Kirby recibía todos los palos mientras Stan Lee se llevaba la gloria.

No contentos con fastidiarnos la existencia con esto, la gente de Firaxis también se ha inventado una tercera facción en la guerra entre la Tierra y los invasores, Los Perdidos. Estos últimos, para entendernos, son zombis de los de toda la vida, creados a partir de los restos de los pobres humanos que fallecieron durante los primeros ataques a ciudades de los alienígenas. Los Perdidos son una horda que va generando más y más zombis cuantas más explosiones se generen por el escenario, y supuestamente atacarán por igual a alienígenas y humanos, aunque siendo esto XCOM y Firaxis gente maligna sin sentimientos, tenderán a atacarnos más a menudo a nosotros que a ellos. Afortunadamente, si somos capaces de matar a un zombi de estos de un disparo nos darán otro turno gratis, con lo que podremos liquidar varios de estos zombis con un solo soldado mientras no se le acabe la munición -vamos, que como mucho podrás cargarte tres o cuatro y dando las gracias. Los Perdidos serán pues un aliciente extra para los distintos mapas del juego, ofreciéndonos algo más de variedad respecto a la típica misión de buscar y destruir o de saqueo de recursos.

Perdonad, creo que tengo algo en el ojo…

Y todo esto está muy bien y es un juegazo en toda regla, y sin embargo al principio del post digo que esto no vale 40 eurazos porque en esencia es el mismo juego, y creo que 2K lo podía haber vendido por la mitad. Con esto no quiero decir que te estén timando al comprarlo por cuarenta euros, pero si recomiendo esperar a las rebajas navideñas, porque por cuarenta euros deberían darte un juego entero y no un pase de temporada o algo parecido. Firaxis está haciendo las cosas bien con XCOM a pesar de algunos baches, pero el problema principal sigue siendo la política de precios y DLCs de 2K, empeñada en clavarnos precios de juego completo a expansiones, aunque lo peor de todo es que en el caso de este juego todavía tenemos que felicitarnos porque peor lo tienen los fans de NBA 2K, que tienen que pagar hasta por cambiarle el corte de pelo a su personaje.

Anuncios