Trece años después sigo oyendo los gritos: “LFG tank y heal para UBRS”, “Enano Rogue se ofrece para la instance que sea”, “tú eres un shaman, no vales para hacer dps” o el aún más perverso debate entre si el Paladin estaba más over que el Shaman. World of Warcraft era un juego completamente roto con sus gráficos a caballo entre PS2 y PS3, pero las gafas con cristales de color de rosa de muchos han conseguido resucitar a la bestia:

Maldita gnoma, ¡ya podía haberle dado otra vuelta a su cacharro y retroceder hasta el Warcraft III, que no nos iría mal un remake de los RTS!Ah, y también ha salido esta cosa. Son cortos bonitos:

¿Soy yo o el hijo de Varian cada vez se parece más a un Brad Pitt jovencito, como el que andaba detrás de Susan Sarandon y Geena Davis en Thelma & Louise?

Anuncios