El titulo del articulo puede sonar algo raro, pero es que el doble episodio piloto de Star Trek: Discovery fue algo peculiar, ya que nos presentaba a la protagonista de la serie para a continuación cambiar por completo sus circunstancias, el escenario de la acción y la practica totalidad del reparto de secundarios. Pero tras otros cinco episodios en los que ya hemos podido comprobar el tanto el autentico tono de la serie como conocer a los co-protagonistas de la serie, tengo que decir que aquella buena primera impresión que me produjo el doble piloto no solo se ha mantenido sino que ha ido a mas y que al final quizás Discovery si es que es mas fiel a lo que para mi es Star Trek de lo que me había parecido en un principio. Y ojo que habrá SPOILERS por todos lados.

Y por fin pudimos conocer a la nave titular de la serie

Tras su encuentro con los Klingons la vida de Michael Burnham ha cambiado para siempre. La Capitana Georgiou, su mentora y amiga, ha muerto, su nave la Shenzou ha sido destruida y Michael ha sido sometida a un consejo de guerra por insubordinación donde ha sido condenada a cadena perpetua. Pero las manipulaciones del Capitán Gabriel Lorca la alejan de su destino en una oscura prisión dela Flota Estelar y la devuelven a la primera linea de batalla a bordo de la U.S.S. Discovery, una nave experimental que oculta casi tantos misterios como su Capitán y en la que Michael tendrá que encontrar de nuevo su lugar en el universo.

Aunque esto igual se convierte en un salir de la sarten para caer en las brasas

Como decía al comienzo del articulo, la primera impresión que me produjo Discovery de que se trataba de una serie de ciencia-ficción excelente, se ha mantenido e incluso ha ido a mas. El nivel técnico sigue teniendo el altísimo nivel de calidad del piloto, las tramas nos han ido presentando tanto ideas bastante interesantes y novedosas dentro del genero (o que al menos yo no recuerdo haber visto antes) como el uso de viejos y clásico “tópicos” muy bien manejados. Algo que viene acompañado por un reparto de personajes, nuevos en su mayor parte, que se están convirtiendo en lo mejor de la serie.

Pero sigo sin aguantar que todos vistan prácticamente igual

Del piloto al final nos queda por un lado (obviamente) Michael Burnham. Pero se trata de una Michael muy diferente a la que conocimos en el piloto, una que ha perdido todo lo que daba sentido a su vida, incluida esa seguridad en si misma que la estaba llevando por el camino de acabar capitaneando su propia nave. Ahora en cambio se encuentra despojada del rango que tanto le costo ganar, rodeada de una tripulación que la considera una traidora y sobre todo dudando de si se merece esa segunda oportunidad que se le ha dado, pese a que en el fondo no ha perdido del todo esa ilusión por descubrir todo lo que esconde el universo, unos misterios de los que encontrara en abundancia en este nuevo viaje.

Michael ha vivido tiempos mejores

Un viaje en el que se encuentra con un viejo conocido, Saru, el antiguo oficial científico de la Shenzou y que ahora ha sido ascendido a Primer Oficial de la Discovery. Alguien que muy a su pesar y pese a que considera que la presencia de Michael pone un peligro a toda la nave, no puede evitar alegrarse de volver a verla. La relación entre ambos personajes sigue siendo uno de los mejores elementos de la serie, sobre todo ahora que se va pareciendo menos a la que existía entre Spock y McCoy en la serie original y están encontrando su propio rumbo.

Y la pena es que para mi gusto no interactuan lo suficiente

Aunque si hablamos del casting hay que mencionar lo grandes que han sido las nuevas adiciones a este tras el piloto, de entre los cuales quiero destacar a dos. Por un lado tenemos al Teniente Stamets (Anthony Rapp), ingeniero jefe de la Discovery y máximo responsable de un proyecto secreto de la Flota Estelar que podría revolucionar el campo de los viajes interestelares y dar la victoria sobre los Klingons. Un personaje que aunque en sus primeras apariciones parecía responder al estereotipo de científico seco y antipático, no tardo demasiado en ir mostrándose como un personaje mucho mas rico y complejo (me encanta el detalle de que odie que su investigación se este utilizando con fines bélicos) y que ademas esta sufriendo una de las evoluciones mas interesantes de toda la serie.

Y lo soso y aburrido que era al principio…

Y por otro lado tendríamos a un personaje que no podría ser mas radicalmente distinto, el Capitán Gabriel Lorca (Jason Isaacs). Un hombre que tras la destrucción de su antigua nave y la muerte de toda su tripulación arrastra consigo un gran numero de secuelas físicas, y sobre todo emocionales, que le han convertido en alguien dispuesto a todo con tal de derrotar al Imperio Klingons. Este no podría ser mas diferente de todos los Capitanes de Star Trek que hemos conocido (al menos los Capitanes con protagonismo) Ya que pese al igual que muchos de sus predecesores es todo un héroe carismático y admirado, todo lo que ha sufrido le ha convertido en alguien despiadado del que quizás no se pueda decir que sea del todo un villano, pero si que ha convertido en un estilo de vida esa vieja frase de “el fin justifica los medios”. Un personaje ambiguo y lleno de matices de gris que le ha venido como anillo al dedo a alguien con la presencia de Isaacs.

Hay que reconocerle que cara de villano si que tiene

Pero con lo que mas estoy disfrutando de Discovery es con que muchos de mis miedos parecían estar infundados y no solo es una gran serie de ciencia ficción, sino que de momento esta siendo una gran serie de Star Trek. Y es que pese a que la guerra contra los Klingons sigue ahí de fondo, esta no esta tomando todo el protagonismo que yo me temía para convertirse en una serie bélica mas en la linea de Battlestar: Galactica, y hay espacio para explorar temas como los misterios que aun se encuentran en el espacio, explorar los pasados de los personajes y tener episodios autocontenidos como el de esta semana que añaden un pequeño giro de tuerca a uno de los temas clásicos del genero en televisión. Y si los responsables consiguen mantener este equilibrio hasta el final, no me cabe duda de estaremos ante uno de los mejores productos de la franquicia de Star Trek.

Con suerte acabaran llevándonos realmente a donde nadie ha llegado jamas

Yo por mi parte cada día estoy mas contento con esta serie y riéndome de todos esos que parecen mas preocupados por establecer si Discovery se parece mucho o poco a Star Trek comparada con otras series actuales (sorpresa, se puede disfrutar por igual de las dos y de muchas mas) y le deseo que tenga una larga andadura en la televisión., que han sido muchos años de sequía y todo producto con un nivel de calidad tan alto es mas que bienvenido. Eso si, sigo teniendo curiosidad por si se explicara las diferencias físicas de estos Klingons con los clásicos o si habrá que dejarlo en el terreno de las licencias artísticas.

Anuncios