Como aficionado al genero fantástico siempre he agradecido cada nuevo producto que se añade a la oferta del mismo, y mas cuando en este caso se trata de una producción nacional. Y es que pese a que nunca han dejado de existir tímidos intentos aquí y allá en las ultimas décadas, estos parecían casos aislados que nunca acababan de cuajar. Pero el éxito de serie como el Ministerio del Tiempo parece haber dado un buen empujón al mismo, y Televisión Española se ha animado a añadir una nueva serie a su oferta, Estoy Vivo. Un drama policíaco que se zambulle de lleno en la ciencia ficción y que por lo visto hasta ahora promete mucho.

La cabecera es un poco moñas, pero que se le va a hacer

Andrés Vargas (Roberto Álamo) era un Inspector de Policía decidido a acabar de una vez por todas con la carrera criminal del Carnicero, un asesino en serie que ya había asesinado a cinco mujeres. Pero cuando tenia la captura del Carnicero al alcance de la mano este se revolvió como un animal herido y fallecieron los dos… Pero esto no fue el fin para el Inspector Vargas, sino solo el principio. Para el aun no había llegado su momento de morir y su muerte se había debido a un error administrativo en el mas allá. Por ello se le ofrece la oportunidad de regresar a la vida, pero habiendo transcurrido cinco años en la Tierra, la única forma de regresar es ocupando el cuerpo de otro policía que acaba de fallecer y convertirse en el Inspector Manuel Márquez (Javier Gutiérrez). A su regreso se encontrara con que su familia ha seguido adelante, que no puede quitarse de encima al enlace (Alejo Sauras) que le han asignado para ayudarle a aclimatarse en su segunda vida y que el precio a pagar por esta segunda oportunidad es librar al mundo de una amenaza diabólica que ha escapado del mas allá.

Se ve que los problemas administrativos no son solo cosa del mas acá

Tras haber visto los dos primeros episodios de esta serie, tengo que reconocer que me he quedado bastante contento. La combinación de drama con toques de comedia funciona bastante bien, aunque eso es algo en lo que la ficción española nunca ha tenido problemas. Pero lo mejor para mi, y que era lo que mas me preocupaba antes de ver la serie, es que los elementos fantásticos no se han querido dejar en un segundo plano sino todo lo contrario. Estoy Vivo abraza con todas sus fuerzas los aspectos mas inverosímiles y fantásticos de su trama, y aunque es cierto que a veces los efectos especiales no están a la altura de lo que se nos quiere mostrar, dada la escasez de productos de este tipo que tenemos en nuestro país, creo que podemos hacer un poco la vista gorda.

Este mas allá casi parece un sueño húmedo de Calatrava

Aunque lo que mejor funciona en la serie es su pareja protagonista. Javier Gutiérrez me ha sorprendido mucho ya que estaba acostumbrado a verle en en papeles de secundario cómico (No, aun no he visto la Isla Mínima, soy lo peor y doy vergüenza ajena) y verle aquí hacer de policía duro ha sido toda una sorpresa por lo convincente que resulta. Un papel para el que ademas le ha venido muy bien su vena cómica para hacer frente a las situaciones tan surrealistas a las que se tiene que enfrentar el Inspector Márquez en esta segunda vida suya, entre las cuales se encuentra su nuevo “compañero” del mas allá. Aquí Alejo Sauras debe estar pasándoselo en grande en su papel de “enlace” que no acaba de entender lo complicados que son los humanos y cuya caracterización esta a medio camino entre el Starman de la serie de tv y una regeneración del Doctor, cachivaches de aspecto ridículo incluidos.

Complejos, lo que se dice complejos, ya apenas van quedando en la ficción española

Y todo ello de la mano de Daniel Écija, responsable de algunos de los mayores éxitos de la televisión en España (nunca me avergonzare de reconocer que estuve enganchado a Medico de Familia y Los Serrano) y que ya en el pasado había creado series que si bien no eran exactamente del genero fantástico si que se salían un poco de lo habitual (el Internado, Águila Roja) y que partiendo aquí de un recurso bastante clásico como el de la reencarnación y mezclándolo con elementos que parecen salidos de Supernatural, Men in Black o incluso la mismísima Doctor Who ha conseguido crear un producto bastante divertido. Aunque eso no nos debe hacer obviar que por lo visto hasta ahora parece estar incurriendo en esa tendencia de muchas producciones nacionales de querer llegar a todo el rango de publico con sus tramas paralelas románticas, para niños, etc.

Este hombre lo mismo nos hace una comedia familiar que una ficción “histórica” enajenadisima que una serie de ciencia ficción, como poco hay que reconocerle que se atreve con todo

Pero tras haber visto los dos primeros episodios, de momento para mi los elementos positivos están pesando bastante mas que los pequeños elementos negativos (y eso que tiene una intro cantada por Pau Donés). Y teniendo en cuenta lo retrasados que estamos en este genero comparados con otros países (Aquí tuvimos Historias para no Dormir en los 60, a estas alturas tendríamos que haber tenido nuestro Black Mirror), no viene mal darle una oportunidad a esta serie a ver si sigue a racha y se nos llena la parrilla televisiva de mas producciones de genero fantástico. Que encima es una serie que aquí podemos ver gratis y legalmente, así que es mas fácil que nunca probar que nunca.

Anuncios