Saltar al contenido.
Anuncios

Doomsday Clock: Sobre Watchmen y muertos que salen a pasear

Yo no quería hablar de esto, porque en su día no lo hice -no hay mejor desprecio que no hacer aprecio- pero como en realidad estas mierdas siempre vuelven y hasta hay gente que cree que la idea de cruzar Rorschach con Batman es buenísima y “¿cómo no se les había ocurrido antes?”, pues supongo que toca hablar del tema porque sí, es inminente que DC cruce Watchmen con el universo DC. Así que vamos a hablar de Watchmen…

Sigh…

Normalmente, cuando se habla de Watchmen, se suele hablar sobre la influencia que supuso sobre el cómic en general y el género de superhéroes en particular, pero no se resalta tanto como debiera el hecho de que para ser un cómic de tipos en pijama tira muy poco del continuará y habita en un universo muchísimo más pequeño de lo que nos tienen acostumbrados en Marvel o DC. Para entendernos, en los universos creados por las dos grandes hay toda una cosmogonía montada que cartografía a dioses y semidioses, mientras que en Watchmen tenemos sólo a un tipo con poderes, el Doctor Manhattan, que aunque es cierto que tiene los poderes de un dios tampoco se puede decir que tenga el rol de Eternidad o Galactus; Manhattan sirve como una forma de contarnos hasta que punto los poderes de un superhéroe pueden llegar a deshumanizarlo dentro del contexto “realista” bajo el que se desarrolla la historia.

Irónicamente, Manhattan acaba siendo uno de los personajes más humanos de la serie.

A su vez, Watchmen también deja claro que estamos hablando de dos generaciones de superhéroes, que a su vez sirven como metáfora entre las generaciones de autores de la Golden Age y la Silver Age, haciendo particular hincapié en los mayores damnificados que hubo entre generaciones, los autores de la EC Comics que se fueron al paro por los tejemanejes de Archie, DC, Marvel y Disney con la creación del Comics Code. Moore aprovecha el hecho de que Watchmen sea una ucronía para contarnos cómo en ese universo el hecho de que existieran superhéroes y se hubieran popularizado con los cómics de Marvel y DC provoca que en el momento en el que llega Wertham a echar mierda de los cómics, el gobierno de EEUU se vuelca en su defensa porque en aquel momento los está utilizando como instrumento de propaganda, llegando a decir que los cómics son una forma de entretenimiento genuinamente americana y esas mierdas chovinistas que tan bien quedan en plena caza de brujas.

En el número 5 de Watchmen Moore ya hablaba de autores que eran perjudicados por DC y dejaban los cómics.

Así que tenemos una historia autocontenida de los 80 que hablaba sobre los diversos ámbitos de un medio como es el de los cómics, que exploraba los derechos de los autores y los atropellos de un sistema sobre los individuos, que el mundo real acaba convirtiendo en una criatura totalmente metarreferencial cuando los autores de Watchmen descubren que DC Comics se la juega tanto o más de lo que ya se la jugó a otras generaciones de autores. Porque si bien la editorial firmó un contrato con Moore y Gibbons que les devolvía los derechos de la serie un año después de su edición, DC decidió reeditar sistemáticamente la serie durante los siguientes treinta años -que se dice pronto- manteniendo así la propiedad de la obra y sus personajes a perpetuidad y provocando que Alan Moore los mandase al cuerno y tomara la decisión comprensible de no volver a trabajar para las dos grandes -de ABC ya hablamos otro día-. Watchmen se convirtió así en la gran referencia de los 80, aquel cómic que dejaba en ridículo a los ignorantes que miraban por encima del hombro al cómic de superhéroes y a la vez denunciaba sus mayores miserias al ser un género entero supeditado a la tiranía de dos editoriales.

En 1987 no era normal reeditar un cómic, y menos aún reeditarlo durante 30 años seguidos.

Durante años DC seguiría reeditando Watchmen pero nunca publicaría historias nuevas -la mera reedición del cómic ya les daba bastante dinero, y no renunciaban a conseguir algún tipo de trato con Moore para tenerlo de vuelta tarde o temprano- pero con el tiempo y la llegada del relevo generacional de editores menos sensibles como Dan DiDio, Jim Lee o Geoff Johns la editorial empezó a cambiar de política. Torpezas como la película de La Liga de los Hombres Extraordinarios o el insulto que supuso la película de Watchmen -que originalmente la iba a escribir el mismísimo Moore, pero que al final acabó perpetrando Solid Snake junto a Zack Snyder- habían provocado que las esperanzas de que el guionista de Northampton volviera a las galeras de DC se hubieran evaporado por completo, con lo que se dió luz verde al proyecto de elaborar precuelas de Watchmen y exprimir la vaca del todo. Si ya en su día Before Watchmen me pareció una aberración que ni siquiera me he molestado en leer -y que nadie se atreva a intentar convencerme de lo contrario- por considerarlas completamente innecesarias y una continuación del mangoneo a Alan Moore y Dave Gibbons, con aquello todavía nos quedaba el consuelo de que DC no había cruzado la última línea y mezclado el Universo DC con el mundo de Watchmen. Hasta hoy.

“Lo que sería horrendo es cruzar Rorschach con Batman o algo parecido”, ¡pues toma tres tazas!

Si ya había asomado la patita el smiley del Comediante en Rebirth y The Button, Doomsday Clock empieza ya a dejarnos claro que Geoff Johns ya no va a cortarse un pelo. La serie limitada de doce números -deluxe dicen las promos- viene guionizada por el propio Johns y dibujada por Gary Frank, y en su primera portada promocional vemos a Batman leyendo el diario de Rorschach. Si unimos a todo esto el hecho de que la interferencia de Manhattan en el multiverso ya se vió en Rebirth -timidamente, eso sí- empieza a quedarnos clara la grotesca idea que Johns parece tener en mente: Si los cómics del mundo real existen en el universo de Watchmen, ¿no podría ser que la mano creadora del Universo DC sea el propio Doctor Manhattan? Esta idea, que le parece tan maravillosa a cualquiera con menos seso que un botijo -con todos mis respetos a los botijos- no tiene ni pies ni cabeza y banaliza Watchmen por completo, porque en realidad no deja de ser un Watchmen 2 mezclando la serie con los mismos tópicos que subvertía.

¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!

Pero seamos honestos y admitámoslo, los propios Alan Moore y Dave Gibbons barajaron hacer una precuela de Watchmen ya en su día. Y una posible secuela en la actualidad y hablando de cómo trata el medio a los autores hoy en día no sería un disparate, porque la situación ha cambiado lo suficiente como para justificar una revisión. El problema es que en DC Comics no entienden lo que tienen entre manos, y siguen aspirando a explotar Watchmen del mismo modo en el que explotan a Green Lantern o Flash, olvidándose convenientemente de acreditar a sus creadores para poder ahorrarse unos dólares. El hecho de que Watchmen fuera una historia totalmente cerrada con un final que dejaba claras las grandes contradicciones de los superhéroes -Ozymandias llevando lo de “hacer justicia” hasta el extremo- y dificultando tremendamente futuras secuelas que poco tendrían que ver con el original y probablemente no justificarían la “resurrección”, a los jefazos de DC se la trae al pairo. La editorial ahora mismo está en pleno revival de viejas glorias de la era Kahn/Levitz y Watchmen fue uno de los mayores éxitos de la época, así que toca desenterrar al muerto y sacarlo de paseo. Triste, pero inevitable si tenemos en cuenta que los perpetradores de New52 siguen al mando…

Anuncios

27 Comentarios »

  1. Watchmen aparte de muchas otras cosas era un estudio sociologico del comic y de sus infinitas posibilidades narrativas. Todo eso ni se olio en la película, por eso es tan horriblemente hueca.
    A los gerifaltes de DC les toca llenar con sus pies unos zapatos del tamaño de piscinas olimpicas,si aspiran a hacer algo digno con esos personajes.
    ¿Alguno de ellos entendera de verdad watchmen? ¿Alguno de ellos entenderá que la verdadera segunda parte de watchmen es el trato que recibio Moore de DC, que es terrorificamente continuista con lo que se cuenta en Watchmen?

    Ahora por fastidiar un poco… ya hubo una aparición de Rorschach en la serie de Question. Aunque fue un cruce muy de aquella manera.

    • Me encanta la idea de que Watchmen 2 son los palos que recibió de DC, es tremendamente apropiado!

    • Pues Tom King hace referencia al tema en el número 23 de Batman, en el crossover con La Cosa del Pantano. Y tiene pinta que el editor a cargo ni se dió cuenta…

  2. A ver, según Morrison ahora el tema de los unviersos funciona así: hay 52 universos, y en cada uno los comics que se publican son en realidad vivencias de estos universos paralelos, siendo el 33 nuestro universo. Pero Morrison dejo sin revelar 7 universos, de los que sabríamos más tarde. Asi que Watchmen sería uno de estos universos. Lo que creo que va a hacer GEOFF! va a ser decir que Manhatan decidió rebootear todo el universo de DC post-Crisis y convertirlo en el New52, y que después de Doomsday clock presumiblemente volveríamos a la vieja realidad. O así lo he entendido.

    Lo que más nos preocupa en el fondo de todo este tema es que Watchmen, una obra tan maravillosa y malentendida, va a caer en las manos de un guionista mediocre que ya en el pasado ha demsotrado múltiples veces que no tiene ni puta idea de coger el legado de Alan Moore, y que aun así ha insistido más y más y más, para escarnio y vergüenza de los lectores

    O sea que, aunque DC no sufrió tanto los 90, con el siglo XXI el relevo de la generación de Goodwin, Levitz, Kahn, Berger y Len Wein han sido tipejos como el mamarracho ya mencionado, Didio, Jim Lee, Bob Harras, o Berganza. Luego DC, lejos de preocuparse pro esto, decide meter las cabeceras en apenas 5 o 6 líneas editoriales, con lo que hay que irse a Young Animal, o a Hannah Barbera, para ver series editadas con un poco de sentido común.

    En resumen: que hasta que no llegue el relevo generacional, habrá que seguir sufriendo la chorrada esta de Watchmen

    • Pero eso de los 52 no se lo cargaron todo en Convergence, y ahora hay un infinitos universos otra vez?

      • Para DC infinito es igual a 52

        Ahora en serio, en Dark Nights Blackhawk enseñaba un mapa del Multiverso, y era el mismo que el de Morrison

        Lo que evidencia que: al final a nadie le importa Convergence

        • Convergencia solo sirvió para traer de vuelta al Superman precrisis. Y después del retconeo de Superman: Renacido, ni siquiera para eso se van a acordar de ella.

      • Yo habia entendido que habia 52 universos cartografiados, que no e slo mismo que 52 en total, que ya nos han salido conque ademas de eso existe el “dark multiverse” asi que por poder, puede existi todo lo que quieras.

        • Segun Barry eso es todo lo que existe, asi que como no quieran explorar el dark unoverse o nos retconeen…

          • Es que eso es lo mas facil de cambiar, “segun barry”. Si nos remontamos en la historia y segun numerosos personajes historicos los limites y la forma del mundo o el lugar de este en el universo eran unos determinados hasta que se descubria que habia algo mas alla. Y si eso sucedio en la realidad mas sencillo aun es que suceda en la ficcion. Que Barry tambien creia que su mundo era unico hasta que vibro por accidente y acabo en Tierra2, como para fiarse de barry xddd

  3. A todos los que les parece una buena idea que DC perpetre esto les deberían marcar en la frente como a reses.

    • Yo supongo que es ignorancia, el pensar que Watchmen “es de DC” y lo lógico es que haya ese crossover, sin conocer toda la historia de mangoneo que hay detrás.

      Eso sí, el que se conozca la historia entera y aún así siga pensando en que es maravilloso esto del Doomsday Clock… ¡¡ÉSE ES TODO TUYO Y DE TU PALO DE MARCAR RESES!!

  4. Creo recordar que en uno de los Mark’s Remark del gran (y muy echado de menos) Mark Gruenwald, allá por los ’80 ,el hombre hablaba de como la industria (esencialmente las dos grandes) no le debían nada a nadie. Si eras un escritor, dibujante, entintador, colorista, etc. no podías más que agradecer serlo, porque el puesto te lo ganas a sudor pero el puesto no te necesita; existió, existe y existirá lo ocupes tu o no (obviamente no estoy siquiera parafraseando, esto es más bien una interpretación de eso de que “la industria del cómic no le debe nada a nadie”). Lo que vendría a “eximir de toda culpa” a las editoriales de que los autores sean abusados hasta cotas que parecen cosa del mismo Mephisto. Osea, no sé que pensaban Moore y Gibbons cuando firmaron el contrato con DC (qué era una obra demasiado niche? demasiado zeitgeist? en serio, en qué estaban pensando?), porque ya se sabía como funcionaba esto (ni siquiera el Rey fue una excepción). Que quede claro que no estoy defendiendo a DC (ni a Marvel), este tipo de cosas (Doomsday Clock, Before Wathmen, Watchmen la película) es de basura idiota sin la más mínima idea de lo que tiene entre manos. No sé como se mantienen a flote las dos grandes cuando desprecian de tal manera a sus iconos, gente revolucionaria que cambió el paradigma de como se podían hacer las cosas en cómics (de Kirby ya han hablado aquí, increíble que Marvel no haya sacado ni un puto especial de los 4F; y Moore prácticamente creo o al menos elevó y popularizó el formato en el que se escriben la mayoría de cómics hoy en día: “para el TPB”, y eso sin hablar de la calidad de las obras en sí mismas).

    • Ojo, Gruenwald se refería al contrato “work for hire”, lo que es un contrato por obra. Tu firmas un contrato según el cual juegas con los juguetes de la editorial y todo lo que te inventes, hagas y deshagas queda en manos de ella a perpetuidad; pero el contrato que firmó Alan Moore con DC para hacer Watchmen especificaba que DC tenía derecho a mantener la propiedad de la obra mientras la siguiera editando por lo menos una vez al año, cosa que por aquella época era impensable que pasara más allá de un año porque nunca se reeditaba nada, lo máximo los New Gods de Kirby diez años después de su publicación. Vamos, que a Moore y Gibbons les jodieron a base de bien, porque Watchmen ha sido reeditado todos los años desde 1987.

      Lo que es peor, Moore firmó un contrato para editar V de Vendetta en EEUU que tenía unas condiciones parecidas, y DC se la quedó a pesar de que ya en su día la había editado Warrior en Reino Unido. Con dos cojones.

      • Ya sea por algún fallo de memoria o interpretación a mi me había parecido que se refería a toda la industria (o al menos las dos grandes editoriales) y no solo al Work for hire. Supongo que sí, sería impensable lo de la reedición constante de ambas obras, pero ya Gibbons decía que DC tenía la base legal para joderlos lo más campante. Pensé que ya habiendo dejado atrás a la contracultura hippie de los ’60, el lío que fue los ’70 y como los ’80 se perfilaban con muchas denuncias de parte de los autores contra las editoriales, los creadores no serían tan inocentes a la hora de firmar un contrato así. Repito, no estoy defendiendo a DC, pero es que la situación se parece mucho a la fabula de la rana y el escorpión (y jode, porque ya podría el escorpión dejar de picar el cadáver de la rana con desesperación).

        • Uy, pero es que esta era la nueva DC. La que daba royalties, la que había empezado a distanciarse de Marvel porque los nuevos gestores “eran de los nuestros” mientras que Shooter era el emperador del mal que no quería devolverle los originales a Kirby. Ten en cuenta que DC estaba compitiendo hasta con las independientes -saqueó First de mala manera- y estaban ganando buena reputación a pasos agigantados, con lo que lo de Watchmen fue todo un palo, era la primera guarrada que hacia DC en muchos años. Te aseguro que no es que Alan Moore fuera un bobo inocentón, es que Watchmen vendió tanto y de tal forma que las altas esferas exigieron que se quedara en propiedad de WB como fuera, ¡que estaban dispuestos a hacer una película antes de que se acabara la serie, imagínate el impacto!

          • Cuesta ponerse en situación viendo todo lo que ha hecho y sigue haciendo DC (y Marvel) tanto a la obra de Moore como a la de tantos otros y con todo lo que ha cambiado el mercado. Si, con un poco de perspectiva se ve como el lavado de cara de DC (todos los esfuerzos de Kahn, Levitz, Wein, Berger) podía dar esa imagen de confiabilidad, pero sigue siendo confiar mucho (y más cuando el mercado comenzaba a dar opciones alternativas como Epic, First, Dark Horse, etc.), aunque ahí Gibbons habla de “a substantial amount of money…” lo que suena a arma de doble filo: DC es por un lado “generosa” con los creadores (en lo que más se habrán fijado los ingleses), pero por otro ve a Watchmen (y V de Vendetta) como a una propiedad intelectual lucrativa y por lo tanto una que podrían no dejar marchar tan fácilmente (y no lo han hecho, los muy basuras, para perpetuar este y otros adefesios imperdonables). Al menos valió para marcar aún más el camino rumbo a Vertigo e Image (mientras la primera está a punto de extinguirse tras un comienzo por todo lo alto la segunda tras un comienzo más apoteótico que brillante parece no parar de producir calidad propiedad de sus creadores sin temerle lo más mínimo a un “saqueo” por parte de las dos grandes). Supongo que haber nacido en un mundo en el que estas dos ya llevaban años existiendo no me permite realmente comprender el impacto de Watchmen en su totalidad (una película antes de terminar la serie, ja, Millar vendió los derechos de Huck antes de publicarlo!).

  5. Es raro. Una de las cosas que mas me indignan de hacer este crossover es la necesidad de Geoff Johns de dar una razón a todo a la hora de retconear. No sé si me explico, pero creo que lo de los new 52 es un claro ejemplo: no podían simplemente hacer una historia en la que vuelva la continuidad anterior o que se empalmen las dos; no, tiene que ser Watchmen, el Dr Manhattan es el que está detrás de eso. Otra cosa es que le echen la culpa indirectamente a Moore de haber influido en el cómic negativamente, y que toda la seriedad de los new 52 se debe a él y a su “madurez”. Que en realidad Moore no hizo nada malo, mas bien todo lo contrario, pero es que hubo una gran parva de escritores que en la década posterior a los 80, quisieron copiar una obra (Watchmen y otras mas) que en primer lugar no habían entendido, y eso tuvo resonancia hasta el 2011 con el reboot de DC. Por eso esto de enfrentar -no necesariamente en un combate- al Dr Manhattan, el ícono de esa historia junto con Rorscharch, y Superman, que es el emblema de DC y todo lo que representa el personaje. Que al final del día los que pusieron al mainstream como está son la gente que curiosamente sigue a cargo de DC (y de Marvel por otro lado).
    Con lo que respecta a la historia en sí, ya está todo dicho y es mas que obvio, es innecesario. Por un momento pensé que iban a usar a Watchmen pero sin mostrarlos, es decir, ninguno de los personajes iría a aparecer propiamente, si se entiende lo que quiero decir. Habrá que ver cómo será.
    Algo es seguro, desde el punto de vista comercial, es una gran idea consolidada aún mas por poner a ese equipo creativo.

    • ¿Para qué vas a malgastar un retconeo sin asociarlo a un evento cataclísmico a lo Crisis y vender a espuertas? Yo estoy convencidísimo de que Geoff Johns cree que es una idea estupenda, que el tío se cree que con esto está homenajeando de maravilla a Alan Moore y que todo encaja con la precisión de un reloj atómico. Y estoy convencido de lo que dices, de que la moraleja del crossover será en plan “lo que Watchmen le quitó a los cómics ahora se lo devuelve, porque Superman y compañía vuelven a sonreir y esas mierdas”, sobre todo porque el propio Johns es nostálgico de aberraciones precrisis como el Flash de Cary Bates.

    • Y encima la han retrasado y vuelven a jugar a la gallina con WB, esta vez con Wonder Woman 2! Yay!

  6. No es que DC no se entere….es que no le importa. Actualmente las dos grandes no son sino unas enormes máquinas de hacer pasta con las franquicias a través de múltiples medios dónde lo que menos importa es el cómic, aunque precisamente se supone que es eso.
    Esto quedo más que claro cuando sacaron la “precuela” bastarda de los Wachmen para no pagar derechos de autor a Moore o cuando hicieron la “gracieta” de poner a Rossach abofeteado por el Batman de Miller (que como todo sabemos eso era un globo sonda con toda la mala leche del mundo).
    Vamos que mientras haya retribución económica a través de lerdos que se compran estas cosas siempre existirán estos despropósitos, porque a la editorial solo le interesa embolsarse billetes, lo demás es problema de los aficionados.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: