La Sombra Viviente/The Living Shadow de Maxwell Grant (Walter B. Gibson) – Los curiosos primeros pasos de un personaje mítico

Hoy toca de nuevo reseña literaria y por una vez me voy a salir de la tónica habitual aunque sin alejarme demasiado de la temática del blog. Y es que recientemente cayo en mis manos una novela a la que le tenia ganas desde hacia mucho tiempo ya que se trataba de una parte importante del origen de uno de mis personajes de ficción favoritos, La Sombra/The Shadow. La Sombra Viviente/The Living Shadow de Maxwell Grant (el nombre artístico de Walter B. Gibson) Una novela que pese a haber sido una lectura entretenida e instructiva no ha sido exactamente lo que me esperaba, ya que aquellos tiempos remotos de 1931 La Sombra era un personaje muy diferente al que conocemos hoy en día.

¿Quien sabe la maldad que acecha en el corazón de los hombres…?

Harry Vincent era un hombre que creía haberlo perdido todo y al que ya no le quedaban ganas de vivir., pero la fatídica noche en la que decidió quitarse la vida arrojándose desde un puente una misteriosa figura surgida de la nada le salvo la vida. Una vida que ya no le pertenecía a Vincent, sino a ese extraño que le prometía, si aceptaba trabajar para el y convertirse en su agente, una nueva vida llena de emoción, acción, dinero, honor… y peligro. Una propuesta que Vincent, que por fin veía en su futuro algo por lo que valiese la pena vivir, aceptó sin pensárselo demasiado. Pero este no sabia el mundo en el que acababa de aceptar entrar ni quien era ese misterioso extraño que mas que un hombre casi parecía poco mas que una sombra…

Por desgracia en el libro hay poco de esto

Yo, como supongo que le sucede a muchos, descubrí al personaje de la Sombra gracias a los cómics de DC (y en una película que siempre defenderé con cariño), unos cómics en los que autores de la talla de Howard Chaykin, Andy Helfer, Bill Sienkiewickz, Denny O’Neill o Mike Kaluta entre otros nos presentaron a aquel violento vigilante que conocía la maldad que acechaba en el corazón de los hombres y que con sus resplandecientes automáticas limpiaba los bajos fondos de Nueva York sin mostrar piedad alguna por los criminales. Y algo así es lo que esperaba encontrarme en estas novelas pulps de los años 30, una Sombra omnipresente desatando violencia por doquier. Pero como he descubierto no sin una gran dosis de sorpresa, el personaje no tenia nada que ver con eso en sus inicios.

Para mi no hay mas Sombra que estos

Aunque técnicamente esto no fueron los inicios del personaje. Este había debutado un año antes como el narrador del serial radiofónico que la editorial “Street and Smith Publications” había encargado para hacer subir las ventas de su revista “Detective Story Magazine”. Pero el personaje de la Sombra acabó siendo tan popular que desbanco a las historias que debía promocionar y consiguió que los radioyentes pidiesen en los quioscos la revista de la Sombra. No queriendo desaprovechar ese éxito inesperado, la editorial encargo al escritor Walter B. Gibson que “crease” a un personaje que hasta ese momento no era mas que una voz misteriosa y una risa siniestra. Así que bajo el nombre artístico de Maxwell Grant, este perfiló a lo largo de las 283 novelas que escribió de la Sombra, a un icono que acabaría convirtiéndose en un referente de la cultura popular y en fuente de inspiración de numerosisimos personajes.

El mundo de la ficción, y sobre todo el de los superheroes, le debe bastante a este prolífico escritor

Aunque en esta primera historia en la que todo estaba aun por inventar, las cosas eran muy diferentes. Lo que mas me ha sorprendido es encontrarme con que el protagonista absoluto de la historia es Harry Vincent y que la Sombra es poco mas que un secundario que aparece de vez en cuando a lo “Deus ex Machina” para salvar a un agente que progresa en sus misiones mas por pura suerte que por otra cosa. Un agente que ademas habría muerto varias veces de no ser por la intervención de su jefe que parece estar siempre detrás de el con algún disfraz. Lo que hace que nos planteemos para que necesita la Sombra agentes si luego tiene que acompañarles en plan niñera para asegurarse de que no les maten. Una Sombra que ademas tiene unos métodos bastante menos sanguinarios de los que esperaba, limitándose en la mayoría de ocasiones a recabar información sobre los criminales para entregársela a la policía y que estos les arresten.

Esto ya se parece mas a lo que era la Sombra en sus primeras historias, un detective aficionado a trabajar de incógnito

A esta primera novela que nos presentaba a un personaje que estaba aun en pañales como quien dice, hay que añadirle algún que otro “problemilla” fruto del tipo de literatura que se trataba, de consumo rápido. Los malos son muy malos, los buenos muy buenos,  los planes de la Sombra infalibles, hay personajes que caen en los mayores estereotipos racistas y todo el mundo tiene la curiosa manía de narrar sus planes, tanto en pensamiento como incluso en voz alta (¡estando solos!) para que el lector tenga claro en todo momento que es lo que esta sucediendo y no se pierda, pero no es nada que no esperase encontrarme en un pulp de esta época. Unos “problemas” que mas bien eran convenciones del genero y la época que si uno consigue aceptarlos como tales no afectan a una lectura bastante entretenida y que se pasa en un suspiro.

Esa primer aportada con el «peligro amarillo» en primera plana ya nos recuerda que muchas de estas historias no estarían nada bien vistas hoy en día

La verdad es que pese a que no ha sido en absoluto lo que me esperaba, no puedo decir que no haya disfrutado de la lectura de esta primera novela de la Sombra, o que no haya resultado incluso algo educativo el ver los humildes orígenes de un personaje que ha trascendido de tal manera lo que fue en un principio. Así que no me queda otra mas que agradecerle a Walter B. Gibson que crease los cimientos de un personaje que, al menos para mi, transcendió no solo el medio que le vio nacer sino también el que le vio crecer y madurar para acabar convertido en ese violento vigilante del cómic que tantos buenos ratos me ha hecho pasar.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Vizh
Vizh
09/08/2017 11:35

Hace un par de años me leí una novela de La Sombra en la que se enfrentaba a Shaka Karn (el villano de la película). La película me había parecido simpática, y no es que yo tuviera mucha experiencia leyendo pulps, pero por ejemplo me gusta mucho Edgar Wallace, así que pensé que esto sería algo parecido. Pero resultó una decepción: los personajes, incluídos el héroe y el villano, no tenían ni un mínimo de personalidad, no digamos ya carisma, y el argumento era de lo más típico y rutinario. Era una novelita brevísima, pero se me hizo muy pesada.

Make Mine Marvel
Make Mine Marvel
09/08/2017 12:49

Totalmente de acuerdo contigo Mrabo.
La sombra son aquellos cómics de Clásicos DC, Chawkyn, Hefner… la película sigue siendo buena aunque desfasada.
Recomendaría leer la etapa de Matt Wagner en Shadow year one. Aunque la transformación de Margo lane es un poco extraña.

zatannasay
zatannasay
09/08/2017 16:21

Sin haber leido ninguna novela de la Sombra he de decir que no me extraña nada de lo que cuentas en la reseña. Estas novelitas pulp eran entretenimiento barato y tosco, hechas para cubrir un mercado poco exigente, tienen su gracia histórica y de género, pero poco más.
Lo que tengo curiosidad es por un medio que practicamente desapareció, los radioseriales. El Llanero Solitario, Avispón Verde, Superman, La Sombra y a saber cuantos más. Todo eso se ha perdido como lágrimas en la lluvia.

Diógenes Pantarújez
Admin
09/08/2017 16:33
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Hostia tio, ¿primero dando la paliza con los 80 y ahora con los seriales de los años 30 y 40? ¡Cada vez eres más viejuno, pronto estarás dando la paliza con el imperio bizantino y conseguirás que el universo se doble sobre si mismo!

zatannasay
zatannasay
09/08/2017 17:08
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Ya. Hay muchos seriales que están en Internet. Pero yo me refiero más bien, a que el medio y su época desaparecieron. Hay un vacio enorme en La Sombra si no va acompañado de la radio.
Cosas como esta ahora son imposibles.

Nostalgia de los años cuarenta en los ochenta. XD
Lo que me hace recordar, que Freddie también debía ser un nostálgico del quince.

Ziggy (@Ziggy_the_Rhino)
09/08/2017 18:05
Responde a  zatannasay

La televisiòn, la televisión tuvo la culpa de la desaparicón de los seriales radiofonicos. Y ahora el karma golpea y es la televisión la que languidece frente a internet.

Diógenes Pantarújez
Admin
10/08/2017 00:28
Responde a  M'Rabo Mhulargo

Vamos a hacer uno! Stan Lee contra los marcianos!

Ziggy (@Ziggy_the_Rhino)
10/08/2017 00:34

¿Stan Lee? ¡¿STAN LEE?!! ¡JACK vs los dioseszombiesmarcianosdeotradimension!! ¡Ese seria un serial demencial!

Diógenes Pantarújez
Admin
10/08/2017 00:37

Jack es más visual, necesita una serie de TV o una serie de películas, Stan es el de los discursos!

zatannasay
zatannasay
10/08/2017 07:44

La television sabía muy bien contra quien actuaba. Primero fue contra el cómic y después contra la radio.
Aquí va el primer videoclip de la MTV: