Si M’Rabo y yo hiciéramos cómics creo que seríamos como Chip Zdarsky, pero con menos cocaína. Seguramente seríamos más de vivir debajo del puente tocando la guitarra fatal y obligar a los que pasan a darnos dinero y a leerse nuestros cómics sobre vaginas cósmicas que devoran soles enteros y dan a luz agujeros negros que van dejando una estela en plan arcoiris, así que supongo que habríamos sustituido la cocaina por el ácido. Sí, lo del ácido nos pega mucho más. Pero estábamos hablando de Chip Zdarsky…

Prometo que ésta es la foto más normal de Chip Zdarsky que he encontrado.

El creador de la Zdarskycon -consistente en que Chip se ponía a la acera frente a la New York Comicon con una mesa de madera y se ponía a firmar en la calle el solito por sus santos cojones- es un señor de Canadá que ni siquiera se llama Chip Zdarsky, si no Steve Murray. Y el tipo era periodista, de esos que hacen columnas de opinión y hacen viñetas de opinión y todo eso, pero como el hombre era incapaz de tomarse las cosas en serio acabó centrándose más en la sátira y en reírse de la vida y la cultura popular que en indignarse porque no respetan sus costumbres. Las tiras de Steve Murray, que firmaba bajo el seudónimo de Chip Zdarsky, empezaron a publicarse en tomos recopilatorios y debieron de picar el interés, porque Chip empezó a hacer sus “Prison Funnies” directamente en formato comic book y hasta a colaborar en el coloreado de series como Fierce para Dark Horse Comics. Tres años después, y ya en 2006, Chip publica “Monster Cops”, una historia en la que Drácula, el Hombre Lobo y el monstruo de Frankenstein deciden reformarse y pagar su deuda con la sociedad sirviendo como policías, tratando de detener a gente como Vampirella. El cómic duraría cuatro números y mezclaría historias nuevas con algunas historias cortas de los personajes que Chip ya había publicado como colaboraciones en otros especiales. Y así siguió la cosa hasta Sex Criminals…

This man, this Chip.

Sex Criminals, el cómic que realiza junto a Matt Fraction para Image en 2013, es probablemente una de sus mejores obras y la que lo catapultó al estrellato, haciéndole hizo ganar premios de cómics y provocando que la personalidad de Chip Zdarsky lo dominara por completo. A partir de ese momento el periodista Steve Murray pasaría a mejor vida y Chip empezaría a ocuparlo todo por completo con colaboraciones en otros títulos de Image como The Wicked & the Divine, de Valiant en Quantum & Woody, en Archie con los guiones de Jughead o en Marvel con Howard the Duck y la nueva serie de Spectacular Spider-Man que está a punto de salir y de la que ya no sabemos que podemos esperarnos. Porque Chip es una fuerza de la naturaleza, y uno no sabe exactamente que puede esperarse de su siguiente historia. Sin embargo, y aprovechando que ahora es un guionista de Marvel “importante”, Chip ha participado en una encuesta promocional de Marvel Unlimited y ha comentado cuales son sus cómics favoritos de Marvel, demostrando que detrás de toda esta locura hay una mente pensante y muy espabilada…

Chip, documentándose para hacer de Spiderman.

Y es que el primer cómic de su lista -aunque no van en ningún orden en particular- es el 261 de Daredevil, recuperando la etapa de Ann Nocenti y John Romita Jr. Una etapa que normalmente se ve eclipsada por la alargadísima sombra de Frank Miller y que más gente debería descubrir, leer y compartir.

¡El mejor cómic del mundo!

Su segundo cómic de la lista es probablemente mi cómic favorito de toda la historia de Marvel, la etapa de Walter Simonson en los 4 Fantásticos y el enfrentamiento entre Reed Richards y el Doctor Muerte a través del tiempo. Un cómic que choca verlo en un servicio de cómics online, porque dadas sus peculiaridades de lectura me parece un tanto complicado de leer en un tablet. Pero, en cualquier caso, es un pedazo de cómic como la copa de un pino.

Zdarsky bañera

Chip, twitteando.

El tercero es Amazing Spider-Man GN: Hooky, la novela gráfica de Bernie Wrightson enseñándo a un mundo engullido por los McFarlanes que todas esas mamarrachadas de Venenos y Matanzas que vendrían después son solo una pálida imitación de lo que el genio es capaz de desplegar en este cómic.

Sí, a Chip le gusta disfrazarse.

The Fantastic Four: Unstable Molecules viene a contarnos la historia los personajes “reales” en los que se inspiraron Lee y Kirby para crear a Los 4 Fantásticos. Fue un cómic realmente raro y con un halo de misterio -por aquella época a Quesada le gustaba falsificar personajes e historias clásicas, de ahi vino Sentry- que mezclaba el rollo Kirby con el Slice of Life, demostrándonos que de vez en cuando en Marvel hasta hacen experimentos.

Y sí, el tipo se monta buenas campañas de publicidad.

Y el último de la lista es Nextwave, el cómic que convirtió en superestrella a Stuart Immonen tras una carrera de discreto trabajo constante y que redimió a Warren Ellis de todas sus espantadas y chapuzas. Nextwave era divertido, y aunque recogía personajes como El Hombre Máquina y lo convertía en Bender, se lo perdonas todo porque lo hace para entregarnos un cómic muchísimo más divertido de lo que nunca fueron los cómics de Aaron Stack.

¡Sí, sí, sí! ¡Chip Zdarsky ya está aquí!

Dicho esto, me pongo mi gorro de especulación… ¿Y si el próximo guionista de Los 4 Fantásticos no es Bendis si no Chip Zdarsky? ¿Puede ser que Chip sea la auténtica salvación del cuarteto, por encima de los Bendis, Remender y demás personal que ha estado en las quinielas? Dado el exquisitísimo gusto y el artistazo que es Chip, con una locura personal que probablemente sea de lo más indicada para un grupo que se ha anquilosado en más de cuarenta años de historia de vivir a la sombra del mayor loco genial de Marvel, Jack Kirby, creo que Chip Zdarsky debería ser el que nos trajera de vuelta a Los 4 Fantásticos. Si sumamos a todo esto Kaptara, el cómic que Chip creó junto a Kagan McLeod para Image en 2015 y que tiene esa chispa de creatividad desbocada que tanto se echa de menos en el grupo, como que tenemos un candidato claro a salvar al cuarteto de la mediocridad a la que Marvel parece querer condenarlos. Veremos.

Anuncios