Desde que la ciencia ficción empezó a desplegar sus alas literarias, uno de los inequívocos símbolos del futuro es el del coche volador:

Delorean, Regreso al Futuro (1985)

Han poblado nuestra imaginación en incontables películas, siendo tal vez la más emblemática Blade Runner:

Blade Runner (1982)

Podría pasarme todo el día poniendo fotos de coches voladores, porque me encantan los coches que vuelan y hablar de ellos. Pero lo que nunca haría es contar un chiste sobre un coche volador, porque eso es delito. Jamás. Nunca.

Anuncios