En todo proceso de montaje cinematográfico, llega un momento en el que se hace necesario un etalonaje y una corrección de color. Esta manipulación del color se hace necesaria por cuestiones narrativas y de diversa índole, pero siempre es muy importante porque acaba dándola a nuestras pequeñas producciones un toque de distinción. Pongamos un ejemplo:

 Doctor Doom Fox Reboot¡Soy el doctor mierda, porque mi capa es marrón como la mierda!

Puede ser que tengamos una temperatura de color demasiado baja y nos haya quedado una imagen demasiado terrosa, haciendo que tengamos una pérdida notable de colores como el verde. Para ello corregiremos un poco:

 Doctor Doom Fox Reboot 3Anda, ¡si el color verde existe!

Muchísimo mejor, ¿no? Y es que uno de los problemas que conlleva el abuso del chromakey es la existencia de la luz parásita de color verde, que provoca que muchos profesionales de la corrección tiendan a anular éste y otros colores en busca de una imagen carente de esa luz no deseada. Y es que probablemente éso es lo que ocurre en el caso que nos ocupa:

doctor-doom-in-fantastic-four-reboot¿A quién se le ocurre poner el chroma de color verde?

Aun así, el personaje necesita un poco más de corrección. La cara no se corresponde en absoluto con la del personaje del cómic, parece una especie de alienígena raro de papel albal y no uno de los supervillanos más importante de la historia del cómic. Al fín y al cabo estamos hablando de la inspiración directa del mismísimo Darth Vader. Así que vamos a emplearnos un poquito más a fondo y corregir un poquito más, procurando darle cuerpo al personaje y la presencia que le faltaba en la imagen original:

Doctor Doom Fox Reboot 4¡Así queda mucho mejor! ¡Dónde va a parar!

Aun así, con esto queda claro que nuestro problema no es sólo de color o del aspecto gráfico, aquí subyace un problema muchísimo más grave que es una de las grandes epidemias de Hollywood: La acojonitis o el miedo a hacer una adaptación. Esta enfermedad se dió mucho a finales de los 90 tras las horrendas Batman Forever y Batman & Robin, y es lo que provocó que las películas de X-Men parecieran el festival de cosplay de Matrix. Pero a grandes males grandes remedios, con lo que creo que lo mejor que podemos hacer para resolver esta situación es llamar a un tipo con cojones superlativos, al tipo más resuelto y audaz de la historia del cine, Roger Corman:

Que pasa chavales, ¿se os resiste la peliculita?

Con Roger la acojonitis es cosa del pasado, adaptar al mismísimo Jack Kirby no es algo para timoratos. El Doctor Muerte no puede ser un miembro rechazado de la Pandilla Basura, ni Galactus tiene que ser una nube cósmica, ¡aquí lo que toca es enfrentarse a lo que sea de la manera más exagerada y loca posible!

Fantastic Four cormanMíralos bien, ¡estos no tienen miedo a nada!

En un año en el que se estrenan cosas como Vengadores 2: La Era de Ultron, Mad Max: Fury Road, Terminator LoQueSea o el Episodio Esta Vez Si Que Es Bueno de Star Wars, Fox no puede andarse con menudencias y tiene que adaptar Marvel con toda la artillería posible. Ya no podemos racanear de mala manera, que los Imposibles ya hicieron una película buena de los 4 Fantásticos y no podemos quedar en ridículo. Porque señores de la Fox, ya no hay excusas: Piensen en verde.

Que igual la película está bien, pero que la llamen “Los paseos dimensionales de Paco” y no “Fantastic Four”

Anuncios