Matrix antes de Matrix: Shadowrun Returns

Shadowrun Returns es uno de esos juegos que no habría existido sin el crowdfunding, porque ya se sabe que hoy en día al personal ya no le van los RPG con perspectiva isometrica ni el rol de mesa basado en cosas cyberpunk ochenteras. Pero por obra y gracia del crowdfunding, de repente tenemos a Obsidian con su Project Eternity y a Jordan Weisman, el creado del Shadowrun original, recreando su juego en forma de RPG “obsoleto”.

Shadowrun Returns

Shadowrun era lo más de lo más antes de que llegara Vampiro: La Mascarada y se comiera el mercado…

Y sin embargo, este Shadowrun interesa más por su editor que como juego en sí. Es cierto que la campaña es entretenida, pero al jugador de Mass Effect de hoy en día todo ese rollo de que los personajes no le hablen se le debe de hacer rarísimo. Y sin embargo, pasado el shock isométrico inicial, hay que admitir que Shadowrun esta tan bien hecho y tan bien escrito que te olvidas totalmente de a que estás jugando. Te interesa la historia, te interesa el combate -táctico y por turnos, al más puro estilo Xcom y Final Fantasy Tactics- y acabas tragándote la campaña de 12 horas y pidiendo más, porque es demasiado corta y te pica el interés de ver hasta dónde puede llegar tu personaje, la historia de la ciudad en la que vives y a dónde va todo esto. Y si ya eres jugador del RPG original no veas…

Shadowrun Returns gameA uno le da la impresión de que en cualquier momento va a aparecer Dredd y se va a liar a tiros con tanto poli corrupto.

Y es en ese momento en el que, como os decia, te das cuenta de que el juego es más interesante por su editor que por cualquier otra cosa, porque va a permitir que se genere contenido constantemente por parte de la desarrolladora y de los usuarios. Como no estamos hablando de un blockbuster al estilo Bioware, la facilidad para crear historias es tan grande que se espera que haya un auténtico bombardeo de material en las próximas semanas. No vamos a ver proezas como las realizadas en el editor de Skyrim -ese Falskaar, que es un tercio del tamaño del mapa original- pero si que seguramente veamos cosas la mar de interesantes que no se ven en la campaña original como un arbol de decisiones mucho más extenso, que mientras lo jugaba no dejaba de darme repelús al ser tan lineal y poco rejugable.

Shadowrun Returns editorHoras y horas de diversión… Para algunos. Otros se conformarán con jugar las campañas que hagan otros.

Pero alguno estará diciendo, ¿de que va Shadowrun? La respuesta es tremendamente simple; es una mezcla entre cyberpunk y género de fantasía. En el mundo de juego, el año pasado -sí, en el 2012- gran parte de la población de la tierra mutó en trolls, orcos, elfos y esas zarandajas, la magia volvió al mundo y empezaron a verse hasta dragones. La idea de ver orcos conectándose al ciberespacio -o Matrix, como se llama a aquí- era bastante interesante a principios de los 90, y la cosa lo petó bastante. Y este Shadowrun Returns, siendo como es un juego barato y con “proyección”, no deja de ser una buena forma de introducirse en un mundo de juego ya olvidado por el público en general, que llegó a tener su propia serie de novelas y juegos de Supernintendo y Megadrive. De la explosión de mundos y sistemas de juego que hubo en los 90 en esto de los RPGs, seguramente Shadowrun sea uno de los que más se merezca ser redescubierto, asi que desde aquí recomiendo darle una oportunidad.

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios