Chris Claremont vs X-men (V): Uncanny X-men 240 (parte 2)

Ayer hablábamos de ese lento fundido en negro que supuso Inferno para la etapa de Chris Claremont en los mutantes, y habíamos dejado la cosa en que los Cazafantasmas eran engullidos por el ascensor de un edificio. Y que Madelyne se ha vuelto chunga, por supuesto.

Uncanny X-Men 240 Alex Madelyne dressAlguna gente se quejó en los correos de que Silvestri había hecho una chapuza al poner a Madelyne con un traje distinto en cada viñeta. Alguna gente no sabía leer tebeos…

Ajenos a la terrible muerte de aquellos-que-no-eran-los-cazafantasmas-pero-sí, la parejita sigue a su rollo mientras Madelyne va cambiando de ropa de viñeta en viñeta. La ambientación de película de terror continúa hasta que Pórtico (un mutante amigo de la Patrulla X) se carga la escenita teleportándolos de vuelta a casa en Australia sin que nadie se lo pidiera. La pareja se despide sin ningún problema, y Madelyne se va a demostrar que ahora es una villana; visita la tumba de Jean Grey y se lía a llamar mentiroso a Scott Summers, a jurar venganza y a… Transformar en demonios a los padres de Jean cuando estos aparecen de visita. Cosas de la vida, Madelyne ha hecho un pacto con el demonio N’Astirh en un número anterior y ahora tiene poderes a juego con su nueva identidad de «Reina Duende» (mucho se flipó Chris viendo a Bowie en Laberinto, creo yo). Y así es como la tierna y dulce Maddie viaja a Nebraska, al orfanato donde Scott Summers creció, donde encuentra un sótano que misteriosamente esta lleno de versiones de distintas edades de ella misma… Spiderman se echaría a llorar si viera esto.

Uncanny X-Men 240 rogue dazzler longshotLongshot y las niñas, esto parece un videoclip de la MTV de los 80… ¡Que podía ser peor, podía parecer uno de la MTV de hoy en día!

Cortamos a Dazzler, Logshot y Pícara. En el tiempo que ha pasado desde el 200 de X-men, el grupo ha adoptado a la cantante disco fracasada y al fugitivo interdimensional, y ahora son miembros de pleno derecho y blablabla. Claremont llevaba varios números cocinando un triángulo amoroso entre ellos, y en esta escena viene a detonarlo justo a tiempo para Inferno, donde la idea es que todo cristo este influenciado por el rollo demoniaco y acaben todos a tortas. Mientras tanto, Kaos ha localizado a los Merodeadores en los túneles Morlock (¿recordais que dije que eran un cabo suelto que Claremont tenía pendiente por atar?) y Lobezno y Tormenta ven con buenos ojos hacer un viaje a Nueva York para ajustar cuentas pendientes, asi que el grupo se teleporta allí desde Australia y se lía a tortas con la banda. Sin embargo, a medida que avanza la pelea, el entorno empieza a comportarse de forma un pelín extraña:

Uncanny X-Men 240 marauder infernoLo de los muros que se tragan gente lo exploró Claremont en profundidad en Excalibur, el spinoff británico de X-men.

Tal es así que, para cuando el grupo emerge a la superficie, se encuentra que Nueva York ya ha caido completamente presa de Inferno, y que la ciudad ha sido poseida por los demonios. El cómic finaliza con Madelyne descubriendo a su creador, a su padre, a Mister Siniestro, el ñapas oficial del universo mutante (en un sentido diferente al de Forja, ya me entendéis) que se ha liado a clonar a Jean Grey hasta crear una copia lo suficientemente perfecta a la que llamar Madelyne y que poder liar con Scott.

Uncanny X-Men 240 SinisterSoy Siniestro y soy maloteeeeeeeee… ¡Y ni Peter David va a ser capaz de hacer algo útil conmigo hasta que llegue Kieron Gillen!

Y no hay más. La historia continua en números siguientes con un crossover con X-Factor, un enfrentamiento cara a cara entre Madelyne y Jean y la fusión entre ambas y Fénix para que Jean pueda recordar absolutamente todo y asumir su puesto como madre del hijo de Scott, tratando de librarlo de toda condena por abandono del hogar conyugal. La chapuza no se sostiene por ningún lado, y que el perpetrador de todo el follón no deje de ser un esperpento de personaje como Siniestro (cuya motivación principal en aquel momento no dejaba de ser la de torturar a Cíclope, como si fuera una especie de alter ego del propio Claremont) no ayuda a arreglar el asunto en lo más mínimo. Como os decía, las consecuencias de esta chapuza perseguirán a Chris por el resto de su carrera, y cuando al año siguiente un dibujante llamado Jim Lee empezó a trabajar en la serie, Claremont ya no parecía el motor indispensable de la franquicia mutante, si no más bien un santo Job que aguantaría todos los palos posibles. Pero su paciencia infinita tenía un límite, y tras los cinco años de mamoneo que tuvo que soportar desde aquella lamentable resurrección de Jean Grey,  Chris Claremont decidió abandonar X-men, dejando a Bob Harras, Jim Lee y Whilce Portaccio con un palmo de narices; en 1991, toda la estrategia editorial se basaba en dejar que los dibujantes se encargaran de crear las historias y que Claremont las hiciera legibles. Acababan de anunciar el estreno de una segunda serie de X-men, los miembros de Factor X iban a volver a unirse al grupo y Xavier volvería del espacio para liderar la escuela; se volvía a los orígenes, ¿no era eso lo que quería Claremont? ¿Que Magneto volviera a ser malo, que la Patrulla X volviera a la escuela y todo eso? ¿Deshacer por completo todo el trabajo de su vida, y que todos los personajes volvieran a la casilla uno, y que hasta Lobezno volviera a llevar aquel traje amarillo chillón de los 70? Chris Claremont ya había aguantado bastante mierda, y los dejó con un palmo de narices. Él era un artista, no un mercenario.

CSC 1976 1991Su única despedida de la serie, ni siquiera le dieron las gracias por los servicios prestados en el correo ni nada parecido. Un día, de la noche a la mañana, Claremont ya no estaba y Bob Harras prefirió que nadie se enterara…

Asi que Marvel necesitaba un mercenario. El nombre que apareció inmediatamente fue el de John Byrne, que sólo por putear a Chris en lo que fuera se ofreció a escribir los diálogos de la basura que pudieran pergeñar los Lee y Portaccio. Los primeros compases del Uncanny postClaremont consistieron en cargarse el Club Fuego Infernal, a la Reina Blanca y a los Infernales, todos creaciones de Claremont. Por su lado, en la nueva serie de X-men, Jim Lee presentó a un villano plano y sin carisma llamado Rojo Omega, contó la peor historia jamás escrita sobre el mojoverso (lo de la crítica social no era lo suyo, no) y en menos de un año salía espantado hacia Image, dejando a Bob Harras con lo que se merecía: Sin dibujante ni guionista estrella. Para colmo, Byrne había dejado las dos series en menos de tres meses (putear a Claremont no compensaba el aguantar a esos niñatos) y Harras había tenido que confiar el escribir las dos series a un desastrado que mendigaba trabajo por la redacción, un tal Scott Lobdell… Pero de ese mejor hablamos la semana que viene.

scott_lobdell_mamarrachoEsto sí que va a doler…

Suscribirse
Notifícame de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comments
más antiguos
más recientes más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
AnonimusUser
AnonimusUser
23/04/2013 12:43

«Longshot y las niñas, esto parece un videoclip de la MTV de los 80… ¡Que podía ser peor, podía parecer uno de la MTV de hoy en día!» Imposible porque MTV no pasa un puto video hoy en dia. Pura mierda de realitys y programas reality hipster-emo. «Soy Siniestro y soy maloteeeeeeeee… ¡Y ni Peter David va a ser capaz de hacer algo útil conmigo hasta que llegue Kieron Gillen!» Tanto que lo convirtieron en ultimo momento en Sebastian Shaw para la peli truño «X-Men: (not) First Class»… aunque fue para mejor, porque que te interprete Kevin Bacon a de… Leer más »

AnonimusUser
AnonimusUser
23/04/2013 16:33

«…y lo que me esta costando es elegir un numero “bueno” de Lobdell. Estoy entre el inicio de la saga espacial y el 350 con el juicio de Gambito.» Agh… el juicio de Gambit es una CAGADA con mayusculas, años fumandonos lo del affair con Rogue y cuando comparten catre, de un numero a otro le viene la crisis de conciencia al afrancesado con unos dialogos truño que parecian Edward Cullen y la pendeja de Twilight. Agghh… pd: yo leei el Superman con mullet de los 90’s, viva imagen de todos los vicios de la actual sobre valorada franquicia de… Leer más »

M'Rabo Mhulargo
Admin
23/04/2013 21:42

No olvides de aquellos tiempos en superman es cuando a bogdanove le dio por «modernizarse» y estaba irreconocible.

trackback

[…] Pero con los años Claremont había ido cediendo el control de sus series y ya solo escribía la Patrulla-X. Los Nuevos Mutantes habían mantenido, y superado, el nivel gracias al trabajo de Louise Simonson. Lobezno tenia sus altibajos pero el trabajo de gente como Peter David, Archie Goodwin o Larry Hama hacían de la serie un cómic muy entretenido. Pero nos estábamos acercando al principio del fin, la Patrulla-X ya no la editaban ni Louise Simonson ni Ann Nocenti, estaba en manos de un Bob Harras que cada vez tenía más poder. Eso sumado a que Shooter había sido… Leer más »